Acep­to lan­gos­ta co­mo ani­mal de com­pa­ñía

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

cuan­do yo era jo­ven, el ve­rano era épo­ca de ex­tra­ños avis­ta­mien­tos. La fal­ta de no­ti­cias ha­cía que las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos tu­vie­ran que re­lle­nar­se con al­go más que cró­ni­cas so­cia­les y fo­tos ro­ba­das a los fa­mo­sos. ¿Y qué me­jor que ha­cer­lo con al­gún su­ce­di­do mis­te­rio­so, asom­bro­so e in­com­pren­si­ble? Año tras año, por tan­to, en­tra­ba en nues­tras vi­das el mons­truo del la­go Ness, tam­bién di­ver­sos ob­je­tos vo­lan­tes no iden­ti­fi­ca­dos que se ha­cían vi­si­bles en dis­tin­tos pun­tos del glo­bo pa­ra per­ple­ji­dad de to­dos.

Aho­ra en cam­bio ya no exis­te ese re­man­so es­ti­val, la ac­tua­li­dad con­ti­núa dán­do­nos tan­tos (y qui­zá peo­res) so­bre­sal­tos que en in­vierno, pe­ro eso no quie­re de­cir que se ha­yan aca­ba­do las ex­tra­ñas apa­ri­cio­nes ni que sean me­nos asom­bro­sas ni in­com­pren­si­bles. Ya no hay ov­nis, pe­ro sí no po­cos mar­cia­nos. Lo diré de otro mo­do: el ve­rano es per­fec­to pa­ra avis­tar con­duc­tas que lo de­jan a uno pa­ti­di­fu­so. Hoy no quie­ro ha­blar­les del bal­co­ning, ni de los con­cur­sos pa­ra ver quién tra­ji­na cin­co li­tros de ca­li­mo­cho en me­nos tiem­po, ni si­quie­ra del pas­ti­zal que le pa­gan a Pa­ris Hil­ton por –pre­sun­ta­men­te– pin­char dis­cos en Ibi­za, sino de una lan­gos­ta.

De la que ca­da año se en­tre­ga –o me­jor di­cho se en­tre­ga­ba– co­mo pre­mio al ga­na­dor de la tra­ve­sía a na­do a Sa Co­va de ses Lla­gos­tes en esa mis­ma is­la. Es­te año ya no se ce­le­bra­rá la prue­ba de tan lar­ga tra­di­ción por las fies­tas de Sant Bar­to­meu por­que el ayun­ta­mien­to del lu­gar ha de­cre­ta­do que la lan­gos­ta es un ani­mal de com­pa­ñía y co­mo tal no pue­de en­tre­gar­se en pre­mio. De na­da ha ser­vi­do que los or­ga­ni­za­do­res del con­cur­so adu­je­ran que en nin­gún ca­so es­ta­ban in­ci­tan­do al lan­gos­ti­ci­dio, que el ga­na­dor po­día guar­dar el crus­tá­ceo en un acuario y con­ver­tir­lo en mas­co­ta, si ese era su de­seo.

La edil de Ju­ven­tud y Bie­nes­tar Ani­mal se opu­so ro­tun­da­men­te al fes­te­jo, es­gri­mien­do el ar­tícu­lo 22 de la or­de­nan­za re­gu­la­do­ra de te­nen­cia de ani­ma­les do­més­ti­cos se­gún la cual es­tá prohi­bi­do «do­nar a es­tos co­mo pre­mio, re­com­pen­sa o re­ga­lo de com­pen­sa­ción pa­ra otras ad­qui­si­cio­nes de na­tu­ra­le­za di­fe­ren­te a las de la transac­ción one­ro­sa de ani­ma­les ex­cep­to los au­to­ri­za­dos por la ad­mi­nis­tra­ción». «Muy bien – ar­gu­men­ta­ba un lu­ga­re­ño al que se le pre­gun­tó en la ra­dio su opi­nión so­bre el asun­to–. En el pue­blo es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar lan­gos­ta co­mo ani­mal de com­pa­ñía y que­dar­nos sin fes­te­jo, pe­ro ¿qué pa­sa con otras reivin­di­ca­cio­nes eco­ló­gi­cas de nues­tra is­la que afec­tan no a los crus­tá­ceos, sino a los se­res hu­ma­nos?».

«¿A qué se re­fie­re us­ted?», pre­gun­tó es­cép­ti­co el en­tre­vis­ta­dor, que ya se ha­bía de­cla­ra­do par­ti­da­rio de la her­ma­na lan­gos­ta y al que no pa­re­ció gus­tar­le el cam­bio de te­ma. El en­tre­vis­ta­do ex­pli­có en­ton­ces que él for­ma­ba par­te de una pla­ta­for­ma ciu­da­da­na que lle­va años lu­chan­do por lo­grar que se ce­rra­ra un ver­te­de­ro ile­gal que ha­bía no muy le­jos de allí. Uno en el que se acu­mu­lan diez mi­llo­nes de to­ne­la­das de re­si­duos con­ta­mi­nan­do los acuí­fe­ros. Por lo vis­to, el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de Jus­ti­cia con­de­nó a Es­pa­ña por ello. Más ade­lan­te se ha­bía re­ci­bi­do una ge­ne­ro­sa do­na­ción de la Unión Eu­ro­pea pa­ra su sa­nea­mien­to, pe­ro lo úni­co que se hi­zo fue echar una ca­pa de hor­mi­gón so­bre la ba­su­ra.

«¿Dón­de ha ido a pa­rar el res­to del di­ne­ro? –in­te­rro­ga­ba el ciu­da­dano–. ¿Por qué esos par­ti­dos que se de­cla­ran tan eco­lo­gis­tas no se in­tere­san por es­te

Ya no hay ov­nis, pe­ro sí no po­cos mar­cia­nos. El ve­rano es per­fec­to pa­ra avis­tar con­duc­tas que lo de­jan a uno pa­ti­di­fu­so

pro­ble­ma?». El ciu­da­dano co­men­zó a ex­pli­car en­ton­ces el ca­so de una plan­ta as­fál­ti­ca, tam­bién ile­gal, que se al­za en una an­ti­gua can­te­ra y que es­tá pe­li­gro­sa­men­te cer­ca de una zo­na ur­ba­na, pe­ro el en­tre­vis­ta­dor le cor­tó de raíz. A él lo que le im­por­ta­ba era la lan­gos­ta, una no­ti­cia con mu­cha más sal­sa, dón­de va a pa­rar, que un abu­rri­do ver­te­de­ro y una lú­gu­bre plan­ta as­fál­ti­ca. No, no me mi­ren us­te­des con esa cara, co­mo si hu­bie­ran avis­ta­do un ov­ni. En el fon­do to­do tie­ne su ló­gi­ca y ellos lle­van ra­zón. ¿Por qué preo­cu­par­se por asun­tos tan su­cios y feos cuan­do pue­de uno que­dar co­mo los án­ge­les im­pi­dien­do que una po­bre lan­gos­ta aca­be en Ter­mi­dor?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.