"Da­lí me lle­vó a dos o tres or­gías, pe­ro di­je que no po­día ha­cer na­da allí"

Me­li­lla, 1932. Es el au­tor es­pa­ñol vi­vo más re­pre­sen­ta­do. Re­si­de en Pa­rís des­de 1955. Integró el mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta de Bre­ton y fun­dó el Gru­po Pá­ni­co. Pu­bli­ca ‘Cre­do quia con­fu­sum’ (Huer­ga & fierro).

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella &Él -

Xl­se­ma­nal. ¿De qué vi­ve us­ted? Fer­nan­do Arra­bal. ¡Es un mis­te­rio! [Ríe] Mi tea­tro se ha­ce mis­te­rio­sa­men­te. Si un día hu­bie­ra un des­gas­te muy gran­de ven­de­ría mis obras de Bo­te­ro, Pi­cas­so, Da­lí… Si no ne­ce­si­to ven­der­las, las do­na­ré a Es­pa­ña. To­dos los mi­nis­tros y em­ba­ja­do­res que han ve­ni­do a mi ca­sa se han que­da­do des­lum­bra­dos.

XL. ¿Y sus hi­jos? F.A. Mi hi­ja es más in­te­li­gen­te que yo, pe­ro es au­tis­ta y, si re­ci­be los cua­dros, va a ha­cer cual­quier lo­cu­ra. Ella no pue­de tra­ba­jar, tie­ne hán­di­cap, y el Go­bierno le pa­ga 400 eu­ros al mes. El her­mano es doc­tor en Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar y tie­ne hi­jos, pe­ro no ne­ce­si­ta los cua­dros.

XL. Tie­ne los pre­mios Ma­riano de Cavia, Na­bo­kov, Es­pa­sa, Pa­so­li­ni, Witt­gens­tein, Man­zo­ni… y en Es­pa­ña ha­brá quien so­lo lo re­cuer­de por sa­lir 'trom­pa' en un pro­gra­ma. F.A. Son mo­men­tos es­te­la­res que su­ce­den por­que bue­na gen­te me in­vi­ta, yo me to­mo unas co­pas de chin­chón y… Es cu­rio­so que se me co­noz­ca por es­tas co­sas. Sin em­bar­go, sí ten­go el pre­mio más im­por­tan­te del siglo, que se ha da­do so­lo a 50 per­so­nas en el mun­do: el Co­llè­ge de Pa­taphy­si­que me dis­tin­guió con el tí­tu­lo de Tras­cen­dant Sa­tra­pe. Lo tie­nen Um­ber­to Eco, Mar­cel Du­champ, Io­nes­co, Da­rio Fo…

XL. ¿Qué tal ha si­do su re­la­ción con las mu­je­res? F.A. Nun­ca se me han da­do bien y to­da mi vi­da he si­do cas­to. Da­lí me lle­vó a dos o tres or­gías, pe­ro di­je que no po­día ha­cer na­da allí. Ob­via­men­te, me ca­sé vir­gen, co­mo Paul Éluard y co­mo Ga­la con Da­lí, aun­que ellos lue­go vi­vie­ron un trián­gu­lo que en­fu­re­ció a los su­rrea­lis­tas.

XL. De ni­ño ga­nó un con­cur­so de su­per­do­ta­dos y de ma­yor ju­gó 20 par­ti­das de aje­drez a la vez y ga­nó 16. F.A. Fue en Por­to Ale­gre. Var­gas Llo­sa cre­yó que yo es­ta­ba en­fer­mo por­que me veía ir de una me­sa a otra en si­lla de rue­das. Era pa­ra ir más rá­pi­do.

XL. ¿Ani­ma ver a Var­gas Llo­sa apa­sio­na­do a los 80? F.A. Es­tá muy bien, aun­que a mí me gus­ta­ba más la an­te­rior no­via, que era ma­ra­vi­llo­sa.

XL. ¿Por qué lle­va dos ga­fas a la vez? F.A. Po­dría de­cir que pa­ra ver­la me­jor, pe­ro es una bro­ma que ha­ce­mos to­dos los pa­ta­fí­si­cos que nos reuni­mos en mi ca­sa. Ten­go más de 300 ga­fas, y al fi­nal de ca­da ter­tu­lia, nos ha­ce­mos una fo­to de gru­po con mu­chas de ellas.

Pis­ta­cho en ve­na «De­sa­yuno, co­mo y ceno pis­ta­chos y un hue­vo fri­to. Y un ca­fé con le­che. Co­mo es di­fí­cil en­con­trar pis­ta­chos en los ho­te­les, via­jo con una bol­si­ta lle­na de ellos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.