MOHA­MED BIN SAL­MÁN CON­FIE­SA QUE SU SUE­ÑO ERA SER CO­MO STE­VE JOBS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano -

«Si me pu­sie­ra a tra­ba­jar con sus mé­to­dos, ¿qué po­dría crear? Esa era la pre­gun­ta que me ron­da­ba de jo­ven», de­cla­ró a Bloom­berg. Lo que quie­re crear hoy es una nue­va Ara­bia Saudí, «más trans­pa­ren­te y más mo­der­na». Pa­ra ello de­be con­se­guir que el país «se li­be­re de su adic­ción al pe­tró­leo» an­tes de 2030. Es in­tere­san­te que uti­li­ce la pa­la­bra 'adic­ción', pues im­pli­ca que es­ta de­pen­den­cia ha si­do per­ju­di­cial a la lar­ga, ya que va­rias ge­ne­ra­cio­nes han vi­vi­do des­preo­cu­pa­das por su fu­tu­ro. «Es­tá ju­gan­do con fue­go. Es un in­ge­nuo y un te­me­ra­rio y pue­de des­es­ta­bi­li­zar la re­gión». Así des­cri­be el es­pio­na­je ale­mán al nue­vo hom­bre fuer­te de Ara­bia Saudí, el hi­jo fa­vo­ri­to del an­ciano rey Sal­mán, pre­sun­ta­men­te aque­ja­do de de­men­cia se­nil. El me­mo­ran­do de la in­te­li­gen­cia ger­ma­na ape­nas su­pe­ra­ba el fo­lio –ni los es­pías lo tie­nen ca­la­do aún– y el Go­bierno ger­mano tu­vo que pe­dir per­dón por su fil­tra­ción. Pe­ro es in­tere­san­te por­que con­den­sa en su bre­ve­dad la fas­ci­na­ción y tam­bién el te­mor que des­pier­ta en Oc­ci­den­te la irrup­ción de es­te prín­ci­pe hi­per­ac­ti­vo y ca­si des­co­no­ci­do que no se ajus­ta a los cli­chés so­bre los 7000 he­re­de­ros de la ca­sa de Saúd, la di­nas­tía que man­da en Ara­bia Saudí des­de su fun­da­ción en 1932, de los que unos 200 po­drían re­cla­mar al­gún de­re­cho su­ce­so­rio. Pa­ra em­pe­zar, no es un ma­ni­rro­to y ja­más se lo vio en un ca­sino o en una fies­ta noc­tur­na. En un país de ci­ga­rras que des­de los años cin­cuen­ta vi­ve de las ren­tas gra­cias al pe­tró­leo, y don­de la má­xi­ma as­pi­ra­ción pro­fe­sio­nal es la si­ne­cu­ra –un em­pleo en una em­pre­sa es­ta­tal don­de se tra­ba­je po­co y se ga­ne mu­cho–, es una ra­re­za que una hor­mi­gui­ta lle­gue al po­der. Una hor­mi­gui­ta que no pa­ra quie­ta: mi­nis­tro de De­fen­sa y pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pre­mo Eco­nó­mi­co, ade­más de vi­ce­prín­ci­pe he­re­de­ro, es de­cir, se­gun­do en la lí­nea de su­ce­sión, so­lo por de­trás de su am­bi­cio­so pri­mo Moha­med bin Na­yef, su gran ri­val en las in­tri­gas pa­la­cie­gas. Pe­ro Moha­med bin Sal­mán, en po­co más de un año, con­tro­la ya los dos gran­des ejes del po­der saudí: el pe­tró­leo y el Ejér­ci­to. Al­go sin pre­ce­den­tes en un país don­de los car­gos se re­par­ten pa­ra con­ten­tar a to­dos. Y le­jos de op­tar por el con­ti­nuis­mo, los es­tá re­es­truc­tu­ran­do de tal mo­do que tie­ne a los di­plo­má­ti­cos oc­ci­den­ta­les fro­tán­do­se los ojos. Por al­go lo lla­man Mr. Everyt­hing ('Se­ñor To­do').

CAM­BIO GE­NE­RA­CIO­NAL. Moha­med bin Sal­mán tam­bién les ha ro­to los es­que­mas a sus pro­pios com­pa­trio­tas. Es un millennial, 31 años, en un país jo­ven­cí­si­mo, don­de el 70 por cien­to de sus 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes tie­ne me­nos de 30 años, pe­ro que siem­pre ha si­do go­ber­na­do por una ge­ron­to­cra­cia cau­te­lo­sa y pre­vi­si­ble. Un país con­tra­dic­to­rio don­de con­vi­ven Twit­ter y las de­ca­pi­ta­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro al que Oc­ci­den­te le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.