Sa­lud.

La na­da­do­ra Fu Yuan­hui ex­pli­có que su ba­jo ren­di­mien­to en los Jue­gos de Río se de­bía a que te­nía la mens­trua­ción. Con­vul­sio­nó las re­des so­cia­les. ¿Có­mo al­go tan na­tu­ral pue­de ser no­ti­cia? Ha­blar de la re­gla in­co­mo­da. In­clu­so a las mu­je­res. Pe­ro el si­len­ci

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JUDY CLAR­KE

La mens­trua­ción si­gue sien­do un ta­bú, co­mo ha pues­to de ma­ni­fies­to una na­da­do­ra en los Jue­gos Olím­pi­cos. Lo ana­li­za­mos.

Ba­rack Oba­ma se con­vir­tió en enero en el pri­mer pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos en ha­cer re­fe­ren­cia a la mens­trua­ción. Y no fue por de­ci­sión pro­pia. Du­ran­te una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la you­tu­ber In­grid Nil­sen, es­ta le pre­gun­tó por qué los tam­po­nes y las com­pre­sas es­tán so­me­ti­dos en su país a ta­sas fis­ca­les pro­pias de ar­tícu­los de lu­jo. Oba­ma se que­dó asom­bra­do. «Ten­go que de­cir­le que no en­tien­do por qué se apli­can unos im­pues­tos tan al­tos –res­pon­dió–. Sos­pe­cho que por­que, en su mo­men­to, los hom­bres eran quie­nes es­ta­ble­cían las le­yes». A par­tir de ahí se desató una in­ten­sa cam­pa­ña en re­des so­cia­les que has­ta lle­gó a la por­ta­da de re­vis­tas co­mo News­week. Era ho­ra de abor­dar un te­ma que in­creí­ble­men­te si­gue sien­do ta­bú en el si­glo XXI. La na­da­do­ra chi­na Fu Yuan­hui reac­ti­vó el de­ba­te ha­ce unas se­ma­nas al co­men­tar, re­cién sa­li­da de la pis­ci­na olím­pi­ca, que su ren­di­mien­to ha­bía ba­ja­do por­que el día an­te­rior le ha­bía ba­ja­do la re­gla. Nin­gu­na de­por­tis­ta lo ha­bía di­cho an­tes en unos Jue­gos Olím­pi­cos. Y, des­de lue­go, no es a la pri­me­ra que le pa­sa. ¿Por qué ese si­len­cio? En par­te, ex­pli­can los ana­lis­tas, por­que las

pro­pias mu­je­res son po­co pro­pen­sas a ha­blar de la mens­trua­ción en pú­bli­co. A la ho­ra de ir al cuar­to de ba­ño es­con­den las com­pre­sas o tam­po­nes en las man­gas pa­ra que na­die ad­vier­ta que les ha ve­ni­do la re­gla. Y las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias no ayu­dan al pre­sen­tar lo que es un pro­ce­so san­grien­to y, co­mo po­co, in­có­mo­do co­mo un be­llo mo­men­to pa­ra co­rre­tear con ce­ñi­dos shorts mien­tras lí­qui­dos azu­les caen so­bre mu­lli­das com­pre­sas. Na­da más le­jos de la reali­dad. La mens­trua­ción es, ca­si siem­pre, do­lo­ro­sa. Cau­sa do­lo­res de ova­rios y de es­pal­da, por no ha­blar de las al­te­ra­cio­nes emo­cio­na­les... y tie­ne lu­gar ca­da mes a lo lar­go de en­tre 30 y 40 años en la vi­da de to­da mu­jer. SI FUE­SE CO­SA DE HOM­BRES. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en una re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se en 1978, la fe­mi­nis­ta Glo­ria Stei­nem res­pon­dió a la pre­gun­ta ¿qué pa­sa­ría si un día los hom­bres pu­die­ran mens­truar y las mu­je­res no? «La res­pues­ta es­tá cla­ra: la mens­trua­ción se con­ver­ti­ría en una en­vi­dia­ble cua­li­dad mas­cu­li­na». Ade­más de que se enor­gu­lle­ce­rían de ello, es muy pro­ba­ble que se hu­bie­ran in­ver­ti­do mu­cho más tiem­po y di­ne­ro en evi­tar sus con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Las mu­je­res gas­tan más de 30.000 mi­llo­nes al año en tam­po­nes, com­pre­sas y pro­tec­to­res de bra­gas en el mun­do. Y, sin em­bar­go, en más de un si­glo so­lo se han pro­du­ci­do tres in­no­va­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el sec­tor: las com­pre­sas desecha­bles, co­mer­cia­li­za­das a fi­na­les del XIX y me­jo­ra­das con ad­he­si­vo en 1969; los tam­po­nes, en la dé­ca­da de 1930; y las co­pas mens­trua­les, po­pu­la­ri­za­das en los ochen­ta. ¿Có­mo se ex­pli­ca que al­go tan im­por­tan­te no ha­ya cam­bia­do en 50 años? Pues po­si­ble­men­te por lo mis­mo que Do­nald Trump se que­jó de las du­ras pre­gun­tas que le ha­bía he­cho una pe­rio­dis­ta du­ran­te un de­ba­te ale­gan­do que ella se­gu­ra­men­te «es­ta­ba cho­rrean­do san­gre por ya sa­be­mos dón­de». No era el pri­me­ro en ape­lar al tó­pi­co. En 1970, Ed­ward Ber­man –del Par­ti­do De­mó­cra­ta– co­men­tó que las mu­je­res no es­ta­ban ca­pa­ci­ta­das pa­ra ocu­par car­gos ofi­cia­les de­bi­do a sus «tre­men­dos de­se­qui­li­brios hor­mo­na­les». Ber­man pi­dió a la opi­nión pú­bli­ca que pen­sa­ra en «una pre­si­den­ta me­no­páu­si­ca que tu­vie­ra que to­mar una de­ci­sión co­mo la de bahía Co­chi­nos». Pe­ro la opi­nión pú­bli­ca pen­só que el in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes era Ber­man. Tu­vo que di­mi­tir, pre­sio­na­do por su pro­pio par­ti­do. Pe­ro lo cier­to es que las cues­tio­nes que afec­ta­ban al tra­ta­mien­to de la mens­trua­ción no cam­bia­ron sus­tan­cial­men­te. En lo eco­nó­mi­co, los pro­duc­tos de hi­gie­ne fe­me­ni­na no es­tán con­si­de­ra­dos de pri­me­ra ne­ce­si­dad en ca­si nin­gún país. En Es­pa­ña se les apli­ca un gra­va­men al­to, un 10 por cien­to de IVA. En Ale­ma­nia es de un 19 por cien­to. Pe­ro en Fran­cia, des­de no­viem­bre y gra­cias a la pre­sión so­cial, el IVA so­bre es­tos pro­duc­tos se ha re­du­ci­do del 20 por cien­to al 5,5 por cien­to, acer­cán­do­se al gra­va­men de In­gla­te­rra, don­de es del 5 por cien­to. El al­to cos­te ha sa­ca­do a de­ba­te en nues­tro país una al­ter­na­ti­va más

Las mu­je­res gas­tan 30.000 mi­llo­nes al año en tam­po­nes y com­pre­sas, pe­ro en los úl­ti­mos 50 años no ha ha­bi­do in­no­va­cio­nes sus­tan­cia­les

eco­nó­mi­ca: las co­pas mens­trua­les, un dis­po­si­ti­vo de si­li­co­na con for­ma de cam­pa­na que se co­lo­ca en la par­te fi­nal de la va­gi­na pa­ra re­co­ger el flu­jo mens­trual. Su pre­cio os­ci­la en­tre 20 y 30 eu­ros y pue­den du­rar has­ta 10 años. Aun­que exis­ten des­de ha­ce ca­si un si­glo, en Es­pa­ña ape­nas se co­no­cen, se­gún las ac­ti­vis­tas que las de­fien­den, por los in­tere­ses y la pre­sión de los fa­bri­can­tes de tam­po­nes y com­pre­sas. So­bre es­tas em­pre­sas re­caen, ade­más, otras acu­sa­cio­nes. La fun­da­men­tal: el se­cre­tis­mo en torno a los com­po­nen­tes que usan pa­ra la ela­bo­ra­ción de tam­po­nes y com­pre­sas. La cam­pa­ña co­men­zó en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de la nor­ma­ti­va no obli­ga a las com­pa­ñías a in­cluir en el en­vol­to­rio un lis­ta­do con los ma­te­ria­les que com­po­nen sus pro­duc­tos, aun­que una mu­jer ten­ga un tam­pón me­ti­do en la va­gi­na du­ran­te más de 100.000 ho­ras a lo lar­go de la vi­da. Los tam­po­nes pue­den con­te­ner «re­si­duos de her­bi­ci­das quí­mi­cos», ase­gu­ra a News­week Sha­rra Vos­tral, una his­to­ria­do­ra de la Pur­due Uni­ver­sity, au­to­ra de Un­der wraps ('Tra­pos su­cios'). «No ter­mi­na­mos de co­no­cer las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud, por­que na­die se mo­les­ta en es­tu­diar los po­si­bles efec­tos de los tam­po­nes».

HIS­TO­RIAL DE DA­ÑOS. Co­no­cer los com­po­nen­tes no es me­ra cu­rio­si­dad. Es un re­le­van­te te­ma de sa­lud, por­que vin­cu­la­do a ellos es­tá el lla­ma­do sín­dro­me de shock tó­xi­co (SST), una en­fer­me­dad gra­ve que pue­de pro­vo­car la muer­te. Es­tá cau­sa­do por una to­xi­na pro­du­ci­da por al­gu­nos ti­pos de bac­te­rias es­ta­fi­lo­co­cos, y los pri­me­ros ca­sos que se des­cri­bie­ron afec­ta­ban a mu­je­res que es­ta­ban usan­do tam­po­nes.

El sín­dro­me de 'shock' tó­xi­co se vin­cu­la al uso de tam­po­nes. Por eso se re­cla­ma un ma­yor con­trol de los com­po­nen­tes a los fa­bri­can­tes

En 1980 fue­ron re­gis­tra­dos 890 ca­sos de sín­dro­me del cho­que tó­xi­co en los Es­ta­dos Uni­dos. Mu­rie­ron 38 mu­je­res. Por en­ton­ces, en torno al 70 por cien­to de las es­ta­dou­ni­den­ses em­plea­ban tam­po­nes y, tras la in­ves­ti­ga­ción, la mar­ca Rely re­sul­tó ser res­pon­sa­ble del 75 por cien­to de los ca­sos de SST. Fue re­ti­ra­da del mer­ca­do en 1980. Des­de en­ton­ces la in­ci­den­cia del SST se ha re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te, pe­ro no ha des­apa­re­ci­do. Phi­lip Tierno, pro­fe­sor de Mi­cro­bio­lo­gía en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, fue uno de los pri­me­ros en es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre el STT y los ma­te­ria­les sin­té­ti­cos pre­sen­tes en los tam­po­nes: ex­pli­ca que es una cues­tión de can­ti­dad. Una mu­jer uti­li­za, de me­dia, unos 12.000 tam­po­nes a lo lar­go de su vi­da. «Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias di­cen que la pre­sen­cia de dio­xi­na es ca­si irre­le­van­te, pe­ro el pro­ble­ma ra­di­ca en la acu­mu­la­ción de di­cha sus­tan­cia des­pués de de­ce­nios de uso. No to­das las mu­je­res son sus­cep­ti­bles al SST, pe­ro con­vie­ne que ten­gan pre­sen­te que el ries­go exis­te. Por mi par­te, ten­go cla­ro que la me­jor al­ter­na­ti­va es el al­go­dón al 100 por cien­to, sin pro­duc­tos sin­té­ti­cos de nin­gu­na cla­se», di­ce Tierno. IN­NO­VAR ES PO­SI­BLE. Una de las co­sas más sor­pren­den­tes en torno a los pro­duc­tos de hi­gie­ne fe­me­ni­na es que no ha­ya in­no­va­cio­nes sus­tan­cia­les. Qui­zá por ello se con­vir­tió en no­ti­cia Mi­ki Agra­wal, crea­do­ra de Thinkx, ha­ce un par de años. Di­se­ñó unas bra­gas que ab­sor­ben la san­gre del pe­rio­do mens­trual sin ne­ce­si­dad de lle­var pues­to un tam­pón o una com­pre­sa (ex­cep­to en los días más in­ten­sos). Las pren­das son an­ti­mi­cro­bia­nas y re­uti­li­za­bles. Pe­ro, se­gún cuen­ta, ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do con es­tos pro­duc­tos es más di­fí­cil de lo que de­bie­ra. Pa­ra em­pe­zar, cuan­do tra­ta­ron de des­ple­gar una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria en el me­tro de Nue­va York, fue­ron ve­ta­das. Y no por­que en­se­ña­sen na­da, sino por­que ha­cían ex­pre­sa men­ción al pe­rio­do. Y es que, se­gún Agra­wal, has­ta es­tán ve­ta­dos en los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos de la ma­ña­na en los Es­ta­dos Uni­dos. «Por la sen­ci­lla ra­zón de que no se atre­ven a usar la pa­la­bra 're­gla'. ¡Es de lo­cos!».

PA­RA SA­BER MÁS

Un­der wraps, a his­tory of mens­trual hy­gie­ne tech­no­logy, de Sha­rra Vos­tral (Le­xing­ton Books).

EN DI­REC­TO DES­DE RÍO Des­pués de que­dar cuar­ta en la com­pe­ti­ción de 4 por 100, la na­da­do­ra chi­na Fu Yuan­hui de­cla­ró que el día an­te­rior le ha­bía ve­ni­do la mens­trua­ción y no se en­con­tra­ba del to­do bien.

UNA CLA­SE CON SEN­TI­DO Dia­na Sie­rra, de Be Girl, en­se­ña a unas ni­ñas tan­za­nas a usar las com­pre­sas re­uti­li­za­bles que ella mis­ma ela­bo­ra.

DE­MA­SIA­DO ATREVIDA Ima­gen de la cam­pa­ña de Thinkx que fue ve­ta­da en el me­tro neo­yor­quino por ser «de­ma­sia­do atrevida». Su le­ma: «Ro­pa in­te­rior pa­ra mu­je­res con el pe­rio­do». Fi­nal­men­te se au­to­ri­zó su des­plie­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.