His­to­ria.

Pa­só a la his­to­ria co­mo un em­pe­ra­dor cruel y de­pra­va­do y sin du­da hi­zo mé­ri­tos pa­ra ello. Sin em­bar­go, al­gu­nos his­to­ria­do­res quie­ren reha­bi­li­tar la fi­gu­ra de Nerón. Al mis­mo tiem­po, los res­tos de su es­pec­ta­cu­lar Pa­la­cio Do­ra­do, lo­ca­li­za­do en Roma, apor­tan

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR MATÍAS SCHULZ / FO­TO­GRA­FÍA: KATATEXILUX

La in­ves­ti­ga­ción de los res­tos del es­pec­ta­cu­lar Pa­la­cio Do­ra­do de Nerón apor­ta nue­vos da­tos so­bre el cruel em­pe­ra­dor ro­mano.

Un día de di­ciem­bre del año 37, Agri­pi­na –una aris­tó­cra­ta ro­ma­na– tra­jo al mun­do a un be­bé que na­ció de nal­gas y que tiem­po des­pués, ya co­mo so­be­rano de me­dio mun­do, dis­fru­ta­ría en­se­ñan­do el tra­se­ro y sal­tán­do­se uno tras otro to­dos los ta­búes de la épo­ca. Cuan­do te­nía que go­ber­nar, can­ta­ba; en lu­gar de en­gen­drar hi­jos, se ca­só con dos hom­bres y, en lu­gar de hon­rar a su ma­dre, hi­zo que la apu­ña­la­ran. A la edad de 30 años, Nerón car­ga­ba ya con tan­tos desas­tres so­bre sus es­pal­das que el Se­na­do de­ci­dió apli­car­le el cas­ti­go de­no­mi­na­do dam­na­tio me­mo­riae: su re­cuer­do fue bo­rra­do de los anales y se le obli­gó a sui­ci­dar­se. Los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de su 'ma­la repu­tación' son so­bre to­do sus pri­me­ros bió­gra­fos: Tá­ci­to, Dion Ca­sio y Sue­to­nio. Nin­guno de ellos trans­mi­tió na­da po­si­ti­vo so­bre el so­be­rano. Lo acu­sa­ron de in­fec­tar Roma, que­mar a los pri­me­ros cris­tia­nos y cru­ci­fi­car a los após­to­les Pa­blo y Pe­dro. Se­gún la in­ter­pre­ta­ción cris­tia­na, en la Bi­blia apa­re­ce ci­ta­do co­mo bes­tia sa­tá­ni­ca con la mar­ca 666 en la fren­te, el có­di­go he­breo pa­ra el nom­bre del An­ti­cris­to. La in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca más re­cien­te se es­tá es­for­zan­do en cons­truir una ima­gen di­fe­ren­te. El ita­liano Mas­si­mo Fi­ni ha­bla de «dos mil años de di­fa­ma­cio­nes». Se­gún él, Nerón fue un «es­ta­dis­ta ex­cep­cio­nal» que im­pul­só una «re­vo­lu­ción cul­tu­ral». El nue­vo li­bro del his­to­ria­dor Hol­ger Son­na­bend, ex­per­to en la An­ti­güe­dad clá­si­ca, lo ala­ba co­mo «maes­tro de la es­ce­ni­fi­ca­ción» del po­der po­lí­ti­co. Pa­ra es­tos nue­vos de­fen­so­res de Nerón, la his­to­ria de que ma­tó a su mu­jer, em­ba­ra­za­da, de una pa­ta­da en el vien­tre es un ru­mor ma­lin­ten­cio­na­do. Se­gún ellos, lo más pro­ba­ble es que la

po­bre mu­jer fa­lle­cie­ra a con­se­cuen­cia de com­pli­ca­cio­nes pre­na­ta­les. Nerón ni si­quie­ra se­ría cul­pa­ble de ha­ber ini­cia­do el gran in­cen­dio del año 64 des­pués de Cris­to, ya que en aquel mo­men­to se en­con­tra­ba fue­ra de Roma, hu­yen­do del ca­lor del ve­rano en la ca­pi­tal… aun­que bueno, eso no le ha­bría im­pe­di­do ha­ber pa­ga­do pa­ra que al­guien desata­ra aquel in­fierno que con­su­mió la ciu­dad. La ciu­dad ale­ma­na de Tré­ve­ris ha de­di­ca­do re­cien­te­men­te tres fas­ci­nan­tes ex­po­si­cio­nes a Nerón. Mar­cus Reu­ter, di­rec­tor del mu­seo, no es­tá de acuer­do con la acu­sa­ción de que el em­pe­ra­dor es­tu­vie­se lo­co. Pa­ra pro­bar­lo, en­car­gó un pe­ri­ta­je al psi­quia­tra vie­nés Ha­rald As­chauer. Se­gún su in­for­me, no se pue­de cons­ta­tar la exis­ten­cia de una en­fer­me­dad men­tal re­le­van­te, ni si­quie­ra un «tras­torno nar­ci­sis­ta de la per­so­na­li­dad».

UN DE­LI­RIO CONS­TAN­TE Pe­ro lo cier­to es que al­gu­nas ra­zo­nes per­mi­ten cues­tio­nar es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción, co­mo por ejem­plo la cons­tan­cia de que Nerón con­tra­ta­ba a cin­co mil per­so­nas pa­ra que lo ala­ba­ran sin pau­sa du­ran­te sus ac­tua­cio­nes en el tea­tro. El em­pe­ra­dor vi­vía en un de­li­rio cons­tan­te. Y si­guen que­dan­do mul­ti­tud de da­tos in­quie­tan­tes co­mo ha­ber eli­mi­na­do a san­gre fría a la mi­tad de los miem­bros de su fa­mi­lia; en­tre ellos, a dos con­sor­tes, a su ma­dre, a una tía y a un her­ma­nas­tro. Su ejer­ci­cio del po­der fue tor­pe y ato­lon­dra­do. Cuan­do su su­ce­sor, Ves­pa­siano, hi­zo inventario, des­cu­brió que en las ar­cas es­ta­ta­les fal­ta­ban cua­ren­ta mil mi­llo­nes de ses­ter­cios… El ma­yor des­pil­fa­rra­dor del mun­do se ha­bía da­do una vi­da pa­dre. En des­car­go de es­te li­ber­tino se sue­le de­cir que du­ran­te mu­cho tiem­po fue un ins­tru­men­to en ma­nos de su per­ver­sa y am­bi­cio­sa ma­dre, Agri­pi­na. La hui­da de Nerón ha­cia el mun­do del ar­te ha­bría si­do un in­ten­to de li­be­rar­se de esa ma­ni­pu­la­ción. Ya de ni­ño em­pe­zó a to­car la cí­ta­ra. Tam­bién es­cri­bía poe­sía, pin­ta­ba y es­cul­pía. Su vi­da sen­ti­men­tal tam­bién que­dó mar­ca­da por la frial­dad afec­ti­va de su ma­dre. Sue­to­nio cuen­ta que, en sus jue­gos se­xua­les, el jo­ven­cí­si­mo Nerón se cu­bría con pie­les de ani­ma­les, olis­quea­ba los ge­ni­ta­les de es­cla­vos ata­dos y lue­go se so­me­tía en­tre so­no­ros ge­mi­dos. Mien­tras tan­to, Agri­pi­na se in­mis­cuía cuan­to po­día en los asun­tos de go­bierno, pe­ro el fi­ló­so­fo Sé­ne­ca y Sex­to

Afra­nio Bu­rro –pre­fec­to del pre­to­rio y en­car­ga­do de la di­rec­ción del Es­ta­do– pu­sie­ron fin a sus ma­nio­bras y ale­ja­ron a Agri­pi­na del pa­la­cio im­pe­rial.

EL APO­CA­LIP­SIS ESTÉTICO Po­co des­pués fue el pro­pio Nerón quien, aún ado­les­cen­te, em­pe­zó a dar­les pro­ble­mas a los pro­fe­sio­na­les del go­bierno. Se es­ca­pa­ba del pa­la­cio y pa­sea­ba por los ba­jos fon­dos de Roma ba­jo una pe­lu­ca o dis­fra­za­do de es­cla­vo. Le apa­sio­na­ban las ca­rre­ras y apren­dió a ma­ne­jar cua­dri­gas. Más tar­de le dio por be­ber ex­cre­men­tos de ja­ba­lí di­suel­tos en agua, el do­pa­je al que re­cu­rrían los au­ri­gas de la épo­ca. To­da es­ta su­ce­sión de des­pro­pó­si­tos ali­men­ta­ba el des­con­ten­to del Se­na­do. Can­tar y ac­tuar eran ac­ti­vi­da­des con ma­la repu­tación en la Roma de la épo­ca. Pe­ro lo cier­to es que el ti­món del Es­ta­do fue go­ber­na­do de una for­ma ra­zo­na­ble du­ran­te cin­co años. Mien­tras Nerón se di­ver­tía, Sé­ne­ca ma­ne­ja­ba los hi­los des­de la som­bra. En­ton­ces ocu­rrió una atro­ci­dad pa­ra la que la psi­co­lo­gía to­da­vía no ha ter­mi­na­do de en­con­trar res­pues­ta: Nerón man­dó ase­si­nar a su ma­dre. Lo in­ten­tó de va­rias for­mas y, una vez con­su­ma­do el cri­men, lo pri­me­ro que hi­zo fue su­bir­se por fin a un es­ce­na­rio y 'con­sa­grar­se' co­mo ac­tor. Pe­ro po­co des­pués el jo­ven cé­sar em­pe­zó a in­mis­cuir­se ca­da vez más en la po­lí­ti­ca, al­go que nor­mal­men­te no iba en be­ne­fi­cio del Im­pe­rio. El res­pon­sa­ble de las fi­nan­zas ro­ma­nas fue des­pe­di­do. Sé­ne­ca tam­bién aca­bó de­jan­do su car­go, to­tal­men­te des­qui­cia­do por los ca­pri­chos del em­pe­ra­dor. El nue­vo con­se­je­ro pa­só a ser Ca­yo Ofo­nio Ti­ge­lino, un mal mi­li­tar que ha­bía co­men­za­do su ca­rre­ra co­mo cria­dor de ca­ba­llos de ca­rre­ras y que se

Su úl­ti­ma lo­cu­ra fue em­bar­car­se en una gi­ra de con­cier­tos por Gre­cia du­ran­te 15 me­ses, con un sé­qui­to de mi­les de per­so­nas

en­car­ga­ba de eje­cu­tar los ase­si­na­tos que su se­ñor le or­de­na­ba. El Im­pe­rio fue ca­yen­do en lo que se po­dría de­fi­nir co­mo un apo­ca­lip­sis estético. Nerón ins­tau­ró unos fes­ti­va­les en los que com­pe­tían los me­jo­res can­tan­tes, poe­tas y au­ri­gas de la épo­ca. Mien­tras Je­ru­sa­lén her­vía y en Ar­me­nia es­ta­lla­ban re­vuel­tas, el pri­mer ciu­da­dano del Im­pe­rio pa­sa­ba el día apren­dien­do de me­mo­ria tex­tos dra­má­ti­cos, ya fue­se el pa­pel del cie­go Edi­po o el de un Hér­cu­les pre­so de la lo­cu­ra. To­do es­to le re­vol­vía el es­tó­ma­go a la no­ble­za. La aris­to­cra­cia se unió en la lla­ma­da con­ju­ra de Pi­són… y fra­ca­só en su ten­ta­ti­va de gol­pe de Es­ta­do. Es­ta in­ten­to­na de­jó el ca­mino li­bre pa­ra una úl­ti­ma gran lo­cu­ra. Su ma­jes­tad, el es­cla­vo de las mu­sas, se em­bar­có en una gi­ra de con­cier­tos por Gre­cia. Acom­pa­ña­do por una ca­ra­va­na de mi­les de per­so­nas, fue de con­cur­so en con­cur­so du­ran­te 15 me­ses. Fi­nal­men­te, el cé­sar vol­vió a Roma en triun­fo, subido a su ca­rro y ves­ti­do de púr­pu­ra en su con­di­ción de so­be­rano de la mú­si­ca. Se sa­cri­fi­ca­ron ani­ma­les en su ho­nor y se ro­ció el ca­mino con vino es­pe­cia­do. El es­pec­tácu­lo po­dría ha­ber se­gui­do así eter­na­men­te. Al pue­blo llano le gus­ta­ba su fes­ti­vo em­pe­ra­dor. Lo ma­lo es que no tar­da­ron en es­ca­sear los fon­dos, y sus fie­les em­pe­za­ron a aban­do­nar­lo y el Se­na­do aca­bó de­cla­rán­do­lo enemi­go pú­bli­co. Al fi­nal, el des­gra­cia­do cé­sar ter­mi­nó so­lo y arrui­na­do, aban­do­na­do en una vi­lla de los al­re­de­do­res de Roma. Gri­tó: «¡Qué ar­tis­ta mue­re con­mi­go!», y a con­ti­nua­ción –con­de­na­do a sui­ci­dar­se– se hun­dió una da­ga en la gar­gan­ta.

EL MATRICIDIO DE NERÓN Uno de sus crí­me­nes más so­na­dos: or­de­nar la eje­cu­ción de su ma­dre, mo­men­to que, en­tre otros, pin­tó An­to­nio Riz­zi (en la ima­gen). Agri­pi­na do­mi­na­ba a su hi­jo y, se­gún re­la­tos de la épo­ca, man­tu­vo in­clu­so re­la­cio­nes in­ces­tuo­sas con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.