Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, que con tan­tas es­pe­ran­zas po­pu­la­res ha­bía em­pe­za­do, se vio atra­pa­da en una tram­pa mor­tal de la que no po­día sal­var­la ni un mi­la­gro. De­ma­sia­da in­jus­ti­cia sin re­sol­ver, de­ma­sia­das pri­sas, de­ma­sia­do des­equi­li­brio te­rri­to­rial, de­ma­sia­da ra­di­ca­li­za­ción ideo­ló­gi­ca, de­ma­sia­do po­lí­ti­co pes­can­do en río re­vuel­to, de­ma­sia­das ga­nas de ajus­tar cuen­tas y de­ma­sia­do hi­jo de pu­ta con pis­to­la. El trián­gu­lo de las Ber­mu­das es­ta­ba a pun­to: re­for­mis­mo de­mo­crá­ti­co re­pu­bli­cano –el más dé­bil–, re­vo­lu­ción so­cial in­ter­na­cio­nal y reac­ción fas­cio-au­to­ri­ta­ria, con es­tas dos úl­ti­mas ar­mán­do­se has­ta los dien­tes y re­suel­tas, sin di­si­mu­los y gri­tán­do­lo, a cam­biar los vo­tos por las ar­mas. Los ti­tu­la­res de pe­rió­di­cos de la épo­ca, los en­tre­co­mi­lla­dos de los dis­cur­sos po­lí­ti­cos, po­nen los pe­los de pun­ta. A esas al­tu­ras, una re­pú­bli­ca real­men­te par­la­men­ta­ria y de­mo­crá­ti­ca les im­por­ta­ba a ca­si to­dos un ca­ra­jo. Has­ta Gil Ro­bles, lí­der de la de­re­chis­ta y ca­tó­li­ca CE­DA, di­jo aque­llo de «La de­mo­cra­cia no es pa­ra no­so­tros un fin, sino un me­dio pa­ra ir a la con­quis­ta de un Es­ta­do nue­vo»; dis­cur­so que era, prác­ti­ca­men­te, cal­ca­do al de so­cia­lis­tas y anar­quis­tas –«¿Con­cor­dia? ¡No! ¡Gue­rra de cla­ses!», ti­tu­la­ba El So­cia­lis­ta–. Só­lo los co­mu­nis­tas, co­mo de cos­tum­bre más fríos y pro­fe­sio­na­les –en ese tiem­po to­da­vía eran po­cos–, se mos­tra­ban cau­tos pa­ra no alar­mar a la pe­ña, es­pe­ran­do dis­ci­pli­na­dos su oca­sión, se­gún les or­de­na­ban des­de Mos­cú. Y así, las vo­ces sen­sa­tas y con­ci­lia­do­ras se iban aca­llan­do por im­po­ten­cia o mie­do ba­jo los gri­tos, los in­sul­tos, la chu­le­ría y las ame­na­zas. Quie­nes hoy ha­blan de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca co­mo de un edén so­cial frus­tra­do por el ca­pri­cho de cua­tro cu­ras y ge­ne­ra­les no tie­nen ni pu­ñe­te­ra idea de lo que pa­só, ni han abier­to un li­bro de His­to­ria se­rio en su vi­da –co­mo mu­cho leen los de Án­gel Vi­ñas o el pa­ya­so de Pío Moa–. Aque­llo era un pol­vo­rín con la me­cha en­cen­di­da y se mas­ca­ba la tra­ge­dia. Si el pri­mer in­ten­to gol­pis­ta ha­bía ve­ni­do de la de­re­cha, con el gol­pe frus­tra­do del ge­ne­ral San­jur­jo, el se­gun­do, más gra­ve y san­grien­to, vino de la iz­quier­da, y se lla­mó re­vo­lu­ción de As­tu­rias. En oc­tu­bre de 1934, mien­tras en Ca­ta­lu­ña el pre­si­den­te Com­panys pro­cla­ma­ba un Es­ta­do ca­ta­lán que fue di­suel­to con pru­den­te ha­bi­li­dad por el ge­ne­ral Ba­tet (años más tar­de fu­si­la­do por los fran­quis­tas, que no le per­do­na­ron esa pru­den­cia), el PSOE y la UGT de­cre­ta­ron una huel­ga ge­ne­ral con­tra el go­bierno de en­ton­ces –cen­tro de­re­cha re­pu­bli­cano con fle­cos po­pu­lis­tas–, que fue so­fo­ca­da por la de­cla­ra­ción del es­ta­do de gue­rra y la in­ter­ven­ción del ejér­ci­to, en­co­men­da­da al du­ro y pres­ti­gio­so ge­ne­ral (pres­ti­gio mi­li­tar ga­na­do co­mo co­man­dan­te del Ter­cio en las gue­rras de Ma­rrue­cos) Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de, ga­lle­go por más se­ñas. La co­sa se re­sol­vió con ra­pi­dez en to­das par­tes me­nos en As­tu­rias, don­de las mi­li­cias de mi­ne­ros so­cia­lis­tas apo­ya­das por gru­pos anar­quis­tas y co­mu­nis­tas, su­ble­va­das con­tra la le­gí­ti­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na –qui­zá les sue­ne a us­te­des la fra­se– le echa­ron pe­lo­tas, ba­rrie­ron a la Guar­dia Ci­vil, ocu­pa­ron Gi­jón, Avi­lés y el cen­tro de Ovie­do, y en los ra­tos li­bres se car­ga­ron a 34 sa­cer­do­tes y que­ma­ron 58 igle­sias, in­clui­da la mag­ní­fi­ca bi­blio­te­ca del Se­mi­na­rio. El go­bierno de la Re­pú­bli­ca man­dó allá arri­ba a 15.000 sol­da­dos y 3.000 guar­dias ci­vi­les, in­clui­das tro­pas de cho­que de la Le­gión, fo­guea­das en Áfri­ca, y fuer­zas de Re­gu­la­res con ofi­cia­les eu­ro­peos y tro­pa mo­ra: lo me­jor de ca­da ca­sa. Aque­llo fue un en­sa­yo ge­ne­ral con pú­bli­co, or­ques­ta y ves­tua­rio, de la Gue­rra Ci­vil que ya traía de ca­mino Te­le­piz­za; un pró­lo­go dra­má­ti­co en el que los re­vo­lu­cio­na­rios re­sis­tie­ron co­mo fie­ras y los gu­ber­na­men­ta­les ata­ca­ron sin pie­dad, lle­gán­do­se a pe­lear a la ba­yo­ne­ta en Ovie­do, que que­dó he­cha cis­co. Se­ma­na y me­dia des­pués, cuan­do aca­bó to­do, ha­bían muer­to tres cen­te­na­res de gu­ber­na­men­ta­les y más de un mi­llar de re­vo­lu­cio­na­rios, con una re­pre­sión bes­tial que man­dó a las cár­ce­les a 30.000 de­te­ni­dos. Aque­llo dio un pre­tex­to es­tu­pen­do al ala de­re­chis­ta re­pu­bli­ca­na

Si el pri­mer gol­pe con­tra la Re­pú­bli­ca (San­jur­jo) vino de la de­re­cha, el se­gun­do (As­tu­rias) vino de la iz­quier­da

pa­ra per­se­guir a sus ad­ver­sa­rios, in­clui­do el en­car­ce­la­mien­to del ex pre­si­den­te Ma­nuel Aza­ña –po­pu­lar in­te­lec­tual de la iz­quier­da cul­ta–, que na­da ha­bía te­ni­do que ver con el ci­rio as­tu­riano. La par­te prác­ti­ca fue que, des­pués de As­tu­rias, las iz­quier­das se con­ven­cie­ron de la ne­ce­si­dad de apar­car odios cai­ni­tas y pre­sen­tar­se a nue­vas elec­cio­nes co­mo un fren­te uni­do. Cos­tó do­ce me­ses de pa­cien­cia y sa­li­vi­lla, pe­ro al fin hu­bo ra­zo­na­ble uni­dad en torno al lla­ma­do Fren­te Po­pu­lar. Y así des­pe­di­mos 1935 y re­ci­bi­mos con bai­les, ma­ta­sue­gras y ser­pen­ti­nas el nue­vo año. Fe­liz 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.