Re­pi­tien­do elec­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

la fal­ta de acuer­do en­tre nues­tros prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­ne es­can­da­li­za­da a mu­cha gen­te bie­nin­ten­cio­na­da. Los más prag­má­ti­cos con­si­de­ran que el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co y el caos ad­mi­nis­tra­ti­vo no tar­da­rán en desatar­se; pe­ro ta­les ca­la­mi­da­des de­ben es­tar bien ata­das (¡por lo me­nos con un nu­do gor­diano!), por­que los ín­di­ces eco­nó­mi­cos de los úl­ti­mos me­ses re­sul­tan fa­vo­ra­bles (den­tro del es­ta­do de pos­tra­ción en que ya­ce pos­tra­da Es­pa­ña) y la ad­mi­nis­tra­ción si­gue fun­cio­nan­do (gra­cias, so­bre to­do, al tra­ba­jo ca­lla­do de los fun­cio­na­rios, a quie­nes ab­sur­da­men­te se car­ga con el mo­chue­lo de to­dos los pro­ble­mas que nos afli­gen). Los más idea­lis­tas, por su par­te, po­nen el gri­to en cie­lo, la­men­tan­do los da­ños irre­pa­ra­bles que es­ta si­tua­ción in­fli­gi­rá al ré­gi­men po­lí­ti­co vi­gen­te, que ilu­so­ria­men­te lla­man de­mo­cra­cia. Pe­ro lo mis­mo los prag­má­ti­cos que los idea­lis­tas se con­fun­den: pues tal si­tua­ción se ha ge­ne­ra­do, pre­ci­sa­men­te, pa­ra apun­ta­lar el ré­gi­men po­lí­ti­co vi­gen­te; y, por su­pues­to, su re­so­lu­ción en na­da in­flui­rá so­bre la mar­cha eco­nó­mi­ca de nues­tro país, que de­pen­de de po­de­res a los que nues­tra oli­gar­quía po­lí­ti­ca rin­de plei­te­sía. Fue Spi­no­za quien afir­mó que el me­jor mo­do de apun­ta­lar el po­der ab­so­lu­to del Es­ta­do con­sis­tía en per­mi­tir la ma­yor di­ver­si­dad de cre­dos re­li­gio­sos (pe­ro su afir­ma­ción se pue­de ha­cer ex­ten­si­va a las ideo­lo­gías, que son los su­ce­dá­neos re­li­gio­sos de nues­tra épo­ca), siem­pre que no se opu­sie­ran a los fun­da­men­tos del Es­ta­do. De es­te mo­do, a jui­cio de Spi­no­za, el Es­ta­do se con­ver­ti­ría en el úni­co ór­gano de po­der fir­me y es­ta­ble, le­gi­ti­ma­do an­te las ma­sas pa­ra ejer­cer el mo­no­po­lio de los jui­cios po­lí­ti­cos y mo­ra­les; pues la plu­ra­li­dad de cre­dos re­li­gio­sos a la gre­ña ha­ría que sus jui­cios re­sul­ta­sen con­tra­dic­to­rios y, por lo tan­to, in­vá­li­dos pa­ra re­gla­men­tar la vi­da po­lí­ti­ca. Spi­no­za fue, pues, el pri­me­ro en en­ten­der que el po­der, pa­ra per­pe­tuar­se, ne­ce­si­ta sem­brar la di­vi­sión en­tre sus ri­va­les; y que, cuan­to ma­yor es la di­vi­sión que siem­bra, ma­yor se­rá su po­der; pues los cre­dos re­li­gio­sos (hoy ideo­lo­gías) en li­za, al ato­mi­zar­se, no ha­cen sino anu­lar­se los unos a los otros. Es­te di­se­ño de Spi­no­za te­nía co­mo fin pri­mor­dial des­ac­ti­var a la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, que vin­cu­la­da por unas mis­mas creen­cias po­día plan­tar ca­ra al po­der ab­so­lu­to del Es­ta­do. Y es­te di­se­ño de Spi­no­za, re­du­ci­do a ca­ri­ca­tu­ra, es el ré­gi­men po­lí­ti­co vi­gen­te, en don­de un po­der om­ni­po­ten­te (que ya no es el del Es­ta­do na­cio­nal, re­du­ci­do a fos­fa­ti­na, sino más bien un po­der plu­to­crá­ti­co mun­dia­lis­ta) ha­ce y des­ha­ce a su an­to­jo, mien­tras las ideo­lo­gías en li­za (re­pre­sen­ta­das por los par­ti­dos po­lí­ti­cos) man­tie­nen al pue­blo en un per­pe­tuo es­ta­do de de­mo­gres­ca, es­ce­ni­fi­can­do un due­lo a ga­rro­ta­zos. Due­lo que, na­tu­ral­men­te, es de men­ti­ri­ji­llas. Pues lo cier­to es que los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de­re­chas, en las co­sas ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes pa­ra el mun­dia­lis­mo, es­tán ple­na­men­te de acuer­do (pues­to que to­dos obe­de­cen las con­sig­nas de su amo). Co­mo los ac­to­res que se atra­vie­san con el es­to­que en es­ce­na y lue­go se van jun­tos de pu­tas una vez aca­ba­da la fun­ción, los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de de­re­chas re­pre­sen­tan su fun­ción con gran as­pa­vien­to y je­ri­be­que con el úni­co ob­je­ti­vo de man­te­ner a la gen­te di­vi­di­da, en­zar­za­da en la de­mo­gres­ca es­te­ri­li­zan­te que im­pi­de em­pren­der em­pre­sas co­mu­nes. Así ha ocu­rri­do en Es­pa­ña, de for­ma más o me­nos pa­cí­fi­ca, du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das; pe­ro en la so­cie­dad es­pa­ño­la, des­vin­cu­la­da y he­cha añi­cos, en­zar­za­da en una de­mo­gres­ca per­pe­tua, ani­ma­li­za­da por el ma­te­ria­lis­mo y el dis­fru­te de de­re­chos, sur­gió una tí­mi­da chis­pa de re­be­lión. No era, na­tu­ral­men­te, una re­be­lión na­ci­da de un genuino an­he­lo de re­ge­ne­ra­ción que re­nie­ga de pa­sa­dos erro­res, sino más bien del re­sen­ti­mien­to so­cial y la pe­nu­ria eco­nó­mi­ca que unas oli­gar­quías po­lí­ti­cas ra­pa­ces y

Pa­ra des­ac­ti­var esa chis­pa de re­be­lión se ha mon­ta­do to­da es­ta pan­to­mi­ma de elec­cio­nes re­pe­ti­das e in­ves­ti­du­ras fa­lli­das

la­ca­yas de la plu­to­cra­cia ha­bían azu­za­do irres­pon­sa­ble­men­te. Tal re­be­lión era, por su­pues­to, inane, pues­to que co­mul­ga­ba con la vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca im­pues­ta por el mun­dia­lis­mo; pe­ro es­ta­ba en­tre­ve­ra­da de qui­me­ras eco­nó­mi­cas que po­dían des­en­ca­de­nar tur­bu­len­cias in­de­sea­das. Pa­ra des­ac­ti­var esa chis­pa de re­be­lión se ha mon­ta­do to­da es­ta pan­to­mi­ma de elec­cio­nes re­pe­ti­das, in­ves­ti­du­ras fa­lli­das y ca­bil­deos en­tre bam­ba­li­nas; y pa­ra con­se­guir que las aguas vuel­van a su cau­ce (una de­mo­gres­ca con­tro­la­da por el mun­dia­lis­mo, con una pa­cí­fi­ca al­ter­nan­cia en el po­der de los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de­re­chas) se han re­pe­ti­do las elec­cio­nes, y se vol­ve­rán a re­pe­tir cuan­tas ve­ces sea pre­ci­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.