MEN­SA­JE PO­SI­TI­VO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él El Personaje -

EN FA­MI­LIA

Can­di­ce se ca­só en 2011 con Matt Po­wers, un ci­neas­ta con el que le en­can­ta rea­li­zar pro­yec­tos de ví­deo. con­cur­sos de be­lle­za, y ella mis­ma em­pe­zó a ha­cer lo mis­mo con tan so­lo dos años. En la es­cue­la era más cor­pu­len­ta y de­por­ti­va que las de­más ni­ñas. «Nun­ca me pu­se a ré­gi­men pa­ra per­der pe­so». En uno de es­tos con­cur­sos, al­guien la ani­mó a via­jar a Nue­va York y pro­bar suer­te con las agen­cias de mo­de­los. «No te­nía ni idea de có­mo fun­cio­na­ba el mun­di­llo. Las úni­cas fo­tos que te­nía eran sim­ples ins­tan­tá­neas he­chas en el jar­dín de ca­sa o en el asien­to pos­te­rior del co­che». Du­ran­te sus co­mien­zos pro­fe­sio­na­les es­tu­vo sa­cán­do­se un di­ne­ro ex­tra tra­ba­jan­do co­mo ca­ma­re­ra. A di­fe­ren­cia de las de­más mo­de­los, en­gor­dó en el cur­so de los si­guien­tes tres años. «Me sa­lie­ron cur­vas, me vol­ví vo­lup­tuo­sa, cre­cí». Sin em­bar­go, cuan­tos más ki­los ga­na­ba, más ofer­tas de tra­ba­jo le lle­ga­ban. El gran sal­to lle­gó con su apa­ri­ción jun­to con Ta­ra Lynn y Robyn Law­ley en el nú­me­ro de Vo­gue Ita­lia de ju­nio de 2011, que se ven­dió co­mo ros­qui­llas. Tres años des­pués, el éxi­to con­ti­nuó cuan­do Pi­re­lli la con­tra­tó con oca­sión de una edi­ción es­pe­cial de su fa­mo­so ca­len­da­rio de­di­ca­da a mo­de­los de ta­llas gran­des, la pri­me­ra des­de su lan­za­mien­to en 1963. «So­lo el he­cho de que la mar­ca de­ci­da apos­tar por una mo­de­lo con mis me­di­das ya es sig­ni­fi­ca­ti­vo», ex­pli­ca­ba.

QCan­di­ce ha cre­ci­do des­de aque­llos días en los que fue re­cha­za­da y lo mis­mo ha pa­sa­do con el mer­ca­do de la mo­da de ta­llas gran­des. «Al prin­ci­pio me ha­cían ves­tir unos mo­de­li­tos que no me gus­ta­ban na­da. Ro­pa sin for­ma. Con­fec­cio­na­da con te­las de ma­la ca­li­dad. Re­cuer­do que en una oca­sión me pu­sie­ron una ca­mi­sa con es­tam­pa­do de ga­ti­tos a jue­go con un bol­so con mo­ti­vos fe­li­nos... Me di­je: ‘Yo no ten­go na­da en con­tra de es­tos animalitos, pe­ro ¿es­to qué tie­ne que ver con­mi­go?’. Na­die su­po con­tes­tar­la en­ton­ces en aque­lla se­sión por­que na­die te­nía la me­nor idea». Si bien Can­di­ce tie­ne unas pier­nas fan­tás­ti­cas, lar­gas y con to­bi­llos fi­nos, su fi­gu­ra no res­pon­de al tí­pi­co ca­non de be­lle­za fe­me­ni­na: la tí­pi­ca en for­ma de re­loj de are­na. En sus pro­pias pa­la­bras: «Ten­go el tor­so cor­to y an­cho en el cen­tro». La cla­ve es­tá en que to­do eso le im­por­ta un pi­mien­to. «Me sien­to muy có­mo­da a la ho­ra de mos­trar mi cuer­po. Y nun­ca me han arre­gla­do de una for­ma que cam­bia­ra mi as­pec­to na­tu­ral. La gen­te me con­tra­ta por­que soy co­mo soy. Si el he­cho de en­se­ñar el cuer­po, mis im­per­fec­cio­nes y mi ba­rri­ga pue­de in­fluir en otras mu­je­res de for­ma po­si­ti­va, en­ton­ces me sien­to muy con­ten­ta». Le gus­ta ha­cer foo­ting, bo­xea y lle­va una vi­da sa­lu­da­ble. Es evi­den­te, es mo­de­lo, y así lo ates­ti­guan las con­ti­nuas fo­tos so­bre su ru­ti­na de­por­ti­va que sube a Ins­ta­gram. Sin em­bar­go, Can­di­ce lo ha de­ja­do cla­ro en mu­chas oca­sio­nes: «La fe­li­ci­dad no de­pen­de del pe­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.