La vi­da ya no se vi­ve, se tui­tea

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ran­di Zuc­ker­berg, her­ma­na del fun­da­dor de Fa­ce­book y ex­por­ta­voz de la com­pa­ñía, se ha con­ver­ti­do en la aban­de­ra­da del JOMO. Ah, ¿que no sa­be lo que es JOMO ni tam­po­co FOMO? Lo mis­mo me pa­sa­ba a mí has­ta que leí las de­cla­ra­cio­nes de Ran­di, pe­ro me he con­ver­ti­do en fan de lo pri­me­ro y de­trac­to­ra de lo se­gun­do. FOMO es un sín­dro­me del que po­cos es­ca­pan. Si es de los que res­pon­den co­rreos elec­tró­ni­cos a las tres de la ma­dru­ga­da, ra­ra vez con­si­guen es­tar más de diez mi­nu­tos sin en­trar en What­sapp y/o Fa­ce­book y duer­men más abra­za­dos a su ta­ble­ta que a su aman­te, tal vez le in­tere­se sa­ber que el fear of mis­sing out (FOMO) o mie­do a es­tar per­dién­do­se al­go im­por­tan­te afec­ta al 50 por cien­to de las per­so­nas y ca­si al 70 en­tre los me­no­res de 30 años. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el FOMO ha­ce que, por es­tar pen­dien­te de lo que ocu­rre en el mun­do vir­tual, uno se pier­da to­do lo que pa­sa en el real. Mi­ren a su al­re­de­dor aho­ra mis­mo. ¿Cuán­tas per­so­nas de las que ven es­tán fo­to­gra­fian­do el pai­sa­je que tie­nen de­lan­te en vez de dis­fru­tar­lo? ¿Cuán­tas ha­blan o cha­tean por sus mó­vi­les sin dar pe­lo­ta a sus acom­pa­ñan­tes? ¿Cuán­tas man­dan fo­tos a sus ami­gos vir­tua­les del pes­caí­to fri­to que pien­san zam­par­se, del som­bre­ro tan chu­lo que se ha com­pra­do su no­vio o del fa­mo­sue­lo pe­dorro con el que aca­ban de ha­cer­se un sel­fie? Es lo que hay: la vi­da ya no se vi­ve, se tui­tea o se fa­ce­boo­kea. Per­so­nal­men­te, nun­ca he si­do muy de­vo­ta de las re­des so­cia­les. Co­mo les he con­ta­do en al­gu­na oca­sión, uno de mis prin­ci­pa­les de­fec­tos es que me gus­ta la so­le­dad. Soy de los es­ca­sos pe­rros ver­des que no desean es­tar in­ter­ac­tuan­do per­ma­nen­te­men­te con el res­to de la hu­ma­ni­dad. Sé que per­de­ré mu­chos 'Me gus­ta' si di­go que Fa­ce­book me pro­du­ce es­trés y más aún si con­fie­so que, cuan­do veo la can­ti­dad de men­sa­jes de gen­te que me es­cri­be (en­can­ta­do­ra, to­do sea di­cho), sien­to la mis­ma sen­sa­ción que cuan­do era pe­que­ña y me veía an­te una mon­ta­ña de de­be­res, pe­ro es la pu­ra ver­dad. En cuan­to a Twit­ter, no ten­go cuen­ta; me bro­ta una ur­ti­ca­ria so­lo de pen­sar que a ca­da ra­to ten­dría que ali­men­tar a mi pa­rro­quia di­cien­do co­sas in­ge­nio­sas/ bri­llan­tes/cho­can­tes/in­tere­san­tes. Has­ta aho­ra pen­sa­ba que era una ra­ra, una in­adap­ta­da, una psi­có­pa­ta so­cial. Hoy, y gra­cias a la se­ño­ra Zuc­ker­berg, sé que so­lo he si­do una JOMO avant la let­tre. ¿Que qué quie­re de­cir el nue­vo pa­la­bro? Si FOMO era el mie­do a es­tar per­dién­do­se al­go, JOMO (joy of mis­sing out) vie­ne a ser exac­ta­men­te lo con­tra­rio, la di­cha de es­tar des­co­nec­ta­do. Y no crean que ten­go ma­los co­rre­li­gio­na­rios en mi nue­vo club. Des­de ac­to­res de Holly­wood co­mo An­ne Hat­ha­way o Jo­die Fos­ter has­ta gu­rús de la co­mu­ni­ca­ción co­mo Arian­na Huf­fing­ton, fun­da­do­ra del dia­rio on-li­ne más leí­do en los Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo gran­des pe­rio­dis­tas de aquel país, se han apun­ta­do a una nue­va ru­ti­na sa­lu­da­ble: la del de­tox di­gi­tal. Co­mo era de es­pe­rar, de in­me­dia­to han sur­gi­do em­pre­sa­rios ho­te­le­ros in­tere­sa­dos en el fe­nó­meno. Por una na­da mó­di­ca can­ti­dad de dó­la­res los de­vo­tos de es­ta nue­va fe se so­me­ten a un re­ti­ro de des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal en la que el yo­ga sus­ti­tu­ye a los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, la co­mi­da ma­cro­bió­ti­ca a los e-mails y la ta­la­so­te­ra­pia a Twit­ter. So­lo una vez al día se per­mi­te a los hués­pe­des co­nec­tar­se. «¡Y no pa­sa na­da!», co­men­ta en­can­ta­da del tra­ta­mien­to una CEO de Wall Street. «Ni mi tra­ba­jo se ha re­sen­ti­do ni mis ami­gos pien­san que me he vuel­to lo­ca, sim­ple­men­te he des­cu­bier­to que hay vi­da más allá de mi te­lé­fono mó­vil». Ya se sa­be que el fe­nó­meno mo­da es tan ca­pri­cho­so co­mo

Tal vez em­pe­ce­mos a ver aho­ra a ex­yon­quis de las re­des so­cia­les con­ver­ti­dos en pas­tue­ños de­vo­tos de la vi­da er­mi­ta­ña

ti­rá­ni­co y ex­tre­mis­ta, por lo que tal vez em­pe­ce­mos a ver aho­ra a ex­yon­quis de las re­des so­cia­les con­ver­ti­dos en pas­tue­ños de­vo­tos de la vi­da er­mi­ta­ña. Pe­ro más allá de las mo­das es­tá la me­su­ra. Sin te­ner que re­cu­rrir a una ca­rí­si­ma cu­ra de des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal, no es­tá mal re­cor­dar lo que apun­ta esa da­ma tan ocu­pa­da de Wall Street. No pa­sa na­da por no es­tar de guar­dia no­che y día co­mo la fu­ne­ra­ria. Tras unos días de cal­ma –y el ve­rano es ideal pa­ra des­en­chu­far­se un po­co– des­cu­bri­re­mos que hay otra vi­da más allá de las re­des so­cia­les. La real, esa que uno no ve por es­tar mi­ran­do siem­pre una pan­ta­lli­ta de seis por tre­ce cen­tí­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.