En por­ta­da.

ASÍ VI­VEN LOS GUE­RRI­LLE­ROS EL PRO­CE­SO DE PA Z EN C O L O M B I A

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO: JOR­GE BENEZRA / FO­TOS: ÁL­VA­RO YBA­RRA ZA­VA­LA / REPORTAGE BY GETTY IMA­GES

La paz lle­ga a Co­lom­bia tras cin­cuen­ta años de gue­rra y 220.000 muer­tos. Nos adentramos en los cam­pa­men­tos de las FARC en sus úl­ti­mos días co­mo gru­po ar­ma­do.

El Go­bierno co­lom­biano y la gue­rri­lla han al­can­za­do un acuer­do de paz tras ca­si cua­tro años de ne­go­cia­cio­nes. Se aca­ba así con cin­co dé­ca­das de gue­rra que han de­ja­do 220.000 muer­tos. Los re­tos aho­ra son re­con­ci­liar al pue­blo y dar es­pa­cio en la po­lí­ti­ca a quie­nes fue­ron ca­li­fi­ca­dos co­mo te­rro­ris­tas. Nos adentramos en los cam­pa­men­tos de las FARC en sus úl­ti­mos días co­mo gru­po ar­ma­do.

En Co­lom­bia to­do el mun­do quie­re la paz, pe­ro la paz no es al­go que to­dos in­ter­pre­ten de la mis­ma ma­ne­ra.

La reali­dad de los gran­des cen­tros ur­ba­nos es una. Cuan­do se pre­gun­ta en las ca­lles, lo re­cu­rren­te es es­cu­char «que­re­mos que se aca­be la gue­rra», co­mo si­nó­ni­mo de ver a los gru­pos ar­ma­dos sa­lir de la sel­va aban­do­nan­do las ar­mas, pe­ro al en­trar en las mon­ta­ñas y ver que la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des de­pen­de de mu­las por­que ca­si no hay ca­rre­te­ras pa­ra trans­por­tar rá­pi­da­men­te in­su­mos bá­si­cos o, en el me­jor de los ca­sos, de lan­chas que atra­vie­san los ríos, en­ton­ces la fra­se cam­bia to­tal­men­te. En es­tos lu­ga­res, la gen­te res­pon­de: «Que­re­mos paz so­cial». En un mu­ni­ci­pio del de­par­ta­men­to oc­ci­den­tal del Cauca, una maes­tra de pri­ma­ria ha­ce su ma­yor es­fuer­zo pa­ra en­se­ñar a se­sen­ta ni­ños en so­lo un au­la las ma­te­rias de seis gra­dos dis­tin­tos. No cuen­tan con in­fra­es­truc­tu­ra y nos ex­pli­ca que mu­chos no asis­ten por­que mu­chas ve­ces no tie­nen trans­por­te pa­ra lle­gar. La asis­ten­cia sa­ni­ta­ria prác­ti­ca­men­te no exis­te; los cen­tros de sa­lud ru­ra­les ca­re­cen de per­so­nal cons­tan­te que

los atien­da. A pe­sar de sus ri­que­zas na­tu­ra­les, Co­lom­bia es uno de los paí­ses con ma­yor de­sigual­dad del mun­do, el ter­ce­ro des­pués de Hai­tí y Hon­du­ras en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Se­gún re­fle­ja el Ban­co Mun­dial en su in­for­me de es­te año, en Co­lom­bia el 10 por cien­to de la po­bla­ción más ri­ca del país ga­na cua­tro ve­ces más que el 40 por cien­to más po­bre. El Cauca se si­túa en el nu­do de la cor­di­lle­ra an­di­na del Ma­ci­zo Co­lom­biano. Allí na­cen las cor­di­lle­ras cen­tral y oc­ci­den­tal de Co­lom­bia. Es uno de los bas­tio­nes his­tó­ri­cos de la gue­rri­lla, don­de ejer­ce su po­der el Blo­que Oc­ci­den­tal

"Do­ce sa­cos y me­dio de ca­fé va­len lo mis­mo que un ki­lo de ma­rihua­na por es­tos la­dos. Us­ted me di­rá por qué ya no se cul­ti­van ca­fé y maíz...", cuen­ta Mau­ro

Al­fon­so Cano, es­ce­na­rio de gran­des enfrentamientos con la fuer­za pú­bli­ca. En es­ta re­gión, los ser­vi­cios bá­si­cos son muy pre­ca­rios. El co­mer­cio, la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra son las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes. De es­tas des­ta­can los cul­ti­vos de ca­fé y maíz, que han si­do des­pla­za­dos por los cul­ti­vos ilí­ci­tos, ya que los cam­pe­si­nos ven en ellos ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y no sien­ten la pre­sen­cia del Es­ta­do pa­ra la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de es­tos pro­duc­tos. Mau­ro, un ha­bi­tan­te de la zo­na, nos di­ce: «Do­ce sa­cos y me­dio de ca­fé va­len lo mis­mo que un ki­lo de ma­rihua­na por es­tos la­dos; us­ted me di­rá por qué han si­do des­pla­za­dos». En el de­par­ta­men­to del Cauca, la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das Con­tra la Dro­ga es­ti­ma que, ade­más de las plan­ta­cio­nes de ma­rihua­na en el va­lle, exis­ten al­re­de­dor de 3326 hec­tá­reas de co­ca y se es­ti­ma que en es­tas mon­ta­ñas se en­cuen­tran los cul­ti­vos más gran­des de es­ta plan­ta en Co­lom­bia.

UN CON­FLIC­TO AN­TI­GUO Los orí­ge­nes de es­ta gue­rra in­ter­na se re­mon­tan a 1948, al ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, can­di­da­to li­be­ral a la pre­si­den­cia. Su muer­te des­en­ca­de­nó du­ros enfrentamientos en­tre li­be­ra­les y

Mu­chos gue­rri­lle­ros no tie­nen otra fa­mi­lia que sus com­pa­ñe­ros, no co­no­cen otra for­ma de vi­da, no han pi­sa­do nun­ca una ciu­dad. La ma­yo­ría quie­re se­guir vi­vien­do en sus te­rri­to­rios

con­ser­va­do­res, que se ex­ten­die­ron por to­do el país, lo que se de­no­mi­nó el 'pe­rio­do de la Vio­len­cia', li­de­ra­do por gru­pos de au­to­de­fen­sas cam­pe­si­nas con pen­sa­mien­to li­be­ral que más tar­de se con­ver­ti­rían en co­mu­nis­tas. En 1964, los sol­da­dos to­ma­ron la po­bla­ción de Mar­que­ta­lia, un re­fu­gio de aque­llos re­vo­lu­cio­na­rios que con­ta­ba con su pro­pia or­ga­ni­za­ción de go­bierno. Quie­nes re­sis­tie­ron el ata­que se re­or­ga­ni­za­ron en gue­rri­llas mó­vi­les que dos años más tar­de die­ron pa­so al na­ci­mien­to del Blo­que Sur de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC). En­tre los cam­pe­si­nos que hu­ye­ron de la ofen­si­va se en­con­tra­ba Ma­nuel Ma­ru­lan­da Vé­lez, Ti­ro­fi­jo, quien se con­ver­ti­ría en el je­fe má­xi­mo de la or­ga­ni­za­ción. Des­de en­ton­ces, es­te con­flic­to ar­ma­do –el más an­ti­guo de Amé­ri­ca La­ti­na– ha de­ja­do más de 220.000 muer­tos y de­ce­nas de mi­les de des­apa­re­ci­dos, des­pla­za­dos, huér­fa­nos e in­con­ta­bles con­se­cuen­cias pa­ra la vi­da de los ci­vi­les, que siem­pre han si­do los más vul­ne­ra­bles. No es la pri­me­ra vez que se bus­ca ne­go­ciar con la gue­rri­lla. En 1984, du­ran­te el Go­bierno de Be­li­sa­rio Be­tan­cur, por pri­me­ra vez se to­mó la ini­cia­ti­va de es­ta­ble­cer con­ver­sa­cio­nes con gru­pos gue­rri­lle­ros, y par­tes de las FARC se in­cor­po­ra­ron a un par­ti­do po­lí­ti­co, la Unión Pa­trió­ti­ca, cu­yos miem­bros fue­ron per­se­gui­dos por es­cua­dro­nes de gru­pos ar­ma­dos de de­re­cha y mi­les fue­ron ase­si­na­dos. Lue­go lle­ga­ron Cé­sar Ga­vi­ria y An­drés Pas­tra­na, pe­ro to­dos sus in­ten­tos fra­ca­sa­ron. Ál­va­ro Uri­be, du­ran­te sus dos man­da­tos, pre­fi­rió mar­car dis­tan­cia e ini­ció una de las ofen­si­vas más fé­rreas –con­ti­nua­da por el ac­tual pre­si­den­te, Juan Ma­nuel San­tos–, que de­bi­li­tó fuer­te­men­te al gru­po in­sur­gen­te. Se­gún los úl­ti­mos re­cuen­tos rea­li­za­dos por el Ejér­ci­to Na­cio­nal, la gue­rri­lla de las FARC con­ta­ría en la ac­tua­li­dad con 6700 hom­bres ar­ma­dos, una ci­fra mu­cho me­nor que la de ha­ce 12 años, cuan­do al­can­za­ban los 20.700.

En las mon­ta­ñas de Co­lom­bia, en los úl­ti­mos días de las FARC co­mo gru­po ar­ma­do, se res­pi­ra op­ti­mis­mo. Aquí, en el em­ble­má­ti­co mu­ni­ci­pio Bue­nos Ai­res Cauca, ha­ce po­cas se­ma­nas Pa­blo Ca­ta­tum­bo, Mar­co Ca­lar­ca y otros ne­go­cia­do­res de La Ha­ba­na han rea­li­za­do jor­na­das de pe­da­go­gía pa­ra la con­cien­cia­ción de los com­ba­tien­tes pa­ra la vi­da ci­vil. Car­te­les pin­ta­dos a mano se ven por los ca­se­ríos: «Sol­da­dos so­mos del mis­mo pue­blo. No soy tu enemi­go FARC-EP». En el Fren­te mó­vil Fran­co Be­na­vi­des del Blo­que Oc­ci­den­tal, la vi­da con­ti­núa con to­tal nor­ma­li­dad. Aquí los gue­rri­lle­ros man­tie­nen la mis­ma ru­ti­na que an­tes, du­ran­te años, co­mo gru­po ar­ma­do, so­lo que aho­ra to­man cla­ses a dia­rio pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra la po­lí­ti­ca pos­con­flic­to. Analizan ca­da uno de

los acuer­dos ne­go­cia­dos y, so­bre to­do, pien­san en su fu­tu­ro, en có­mo se­rán sus vi­das sin uni­for­me, sin fu­si­les y si en reali­dad el pue­blo co­lom­biano ol­vi­da­rá las ci­ca­tri­ces de la gue­rra y les da­rá la opor­tu­ni­dad de re­in­ser­tar­se. No han per­di­do la des­con­fian­za de de­jar las ar­mas por­que te­men ser trai­cio­na­dos nue­va­men­te. Teó­fi­lo es un gue­rri­lle­ro de mu­cha ex­pe­rien­cia, lle­va 28 años en la or­ga­ni­za­ción, era un com­ba­tien­te muy cer­cano al fa­lle­ci­do Al­fon­so Cano. Afir­ma que «los te­mo­res se con­cen­tran más en el fu­tu­ro, en qué pue­de pa­sar cuan­do de­jen las ar­mas, en el re­cuer­do de ma­tan­zas de cen­te­na­res de gue­rri­lle­ros a ma­nos de pa­ra­mi­li­ta­res de de­re­cha –di­ce–. No po­de­mos ol­vi­dar que el pro­pio San­tos trai­cio­nó a nues­tro lí­der, el ca­ma­ra­da Cano, que fue un in­ca­sa­ble en la bús­que­da de una paz dia­lo­ga­da». LOS TE­RRI­TO­RIOS . La dis­cu­sión so­bre la re­in­cor­po­ra­ción de la gue­rri­lla a la vi­da ci­vil aca­ba de em­pe­zar y es uno de los pun­tos que más se de­ba­ten y ma­yor preo­cu­pa­ción ge­ne­ra. Mu­chos de es­tos hom­bres y mu­je­res no tie­nen otra fa­mi­lia que sus com­pa­ñe­ros gue­rri­lle­ros, no co­no­cen otra for­ma de vi­da, ni si­quie­ra han pi­sa­do al­gu­na zo­na ur­ba­na de Co­lom­bia. Lo cier­to es que mu­chos de los com­ba­tien­tes as­pi­ran a se­guir vi­vien­do en los lla­ma­dos 'Te­rri­to­rios Es­pe­cia­les pa­ra la Cons­truc­ción de la Paz'; allí quie­ren se­guir tra­ba­jan­do con la co­mu­ni­dad y desa­rro­llan­do pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que les ga­ran­ti­cen una sol­ven­cia eco­nó­mi­ca pa­ra su fu­tu­ro. «Que­re­mos se­guir man­te­nien­do una for­ma de vi­da cam­pa­men­ta­ria, adap­ta­da a lo ci­vil», apun­ta Pao­la, una gue­rri­lle­ra. An­drés tie­ne 33 años, 17 de los cua­les fue gue­rri­lle­ro. Co­mo mu­chos com­pa­ñe­ros, vie­ne de una fa­mi­lia cam­pe­si­na in­dí­ge­na del pro­pio Cauca. De­ci­dió su­mar­se a la gue­rri­lla pa­ra so­bre­vi­vir y pro­gre­sar en la vi­da. «La gue­rra no nos ha da­do mu­cha tre­gua pa­ra edu­car­nos, pe­ro to­do lo que ten­go se lo de­bo a la or­ga­ni­za­ción». An­drés no man­tie­ne con­tac­to con su fa­mi­lia des­de ha­ce mu­chos años y, con la fir­ma del pro­ce­so, no tie­ne in­ten­ción de re­gre­sar. La pre­gun­ta es dón­de vi­vi­rán. Has­ta el mo­men­to se sa­be que, una vez trans­cu­rri­dos 180 días des­pués de fir­mar el acuer­do de paz, las FARC de­ja­rán de

Los gue­rri­lle­ros di­cen que no se fían, que te­men ser trai­cio­na­dos cuan­do de­jen las ar­mas. Mien­tras, re­ci­ben cla­ses de pre­pa­ra­ción pa­ra la po­lí­ti­ca pos­con­flic­to

exis­tir co­mo or­ga­ni­za­ción ar­ma­da y pa­sa­rán a ser un par­ti­do po­lí­ti­co. El cro­no­gra­ma es­tá cla­ro: du­ran­te esos seis me­ses, las FARC vi­vi­rán en las zo­nas de ubi­ca­ción. Pe­ro lo que no es­tá cla­ro es dón­de vi­vi­rán des­de el día 181 des­pués de la fir­ma. Al­gu­nas vo­ces de la so­cie­dad co­lom­bia­na con­si­de­ran que de­ben ser sec­to­res dis­per­sa­dos, que la re­in­te­gra­ción sea si­mi­lar a la de los pa­ra­mi­li­ta­res. Alon­so –un gue­rri­lle­ro que for­mó par­te del Mo­vi­mien­to M19 en los años ochen­ta– nos cuen­ta que, tras la des­mo­vi­li­za­ción y al ver que los re­sul­ta­dos no eran los es­pe­ra­dos, pre­fi­rió en­fi­lar­se en las FARC. «La ex­pe­rien­cia nos di­ce que de­be­mos apren­der de los erro­res del pa­sa­do y te­ne­mos que se­guir uni­dos por la paz», di­ce. Los gue­rri­lle­ros ve­te­ra­nos sos­tie­nen que se abre una nue­va era pa­ra Co­lom­bia. Creen que el mo­vi­mien­to ha evo­lu­cio­na­do pa­ra la des­mo­vi­li­za­ción ha­cia la po­lí­ti­ca. Y su pro­pó­si­to es ocu­par fi­nal­men­te car­gos de elec­ción po­pu­lar. «Es des­de el Es­ta­do des­de don­de exis­te la po­si­bi­li­dad y la ga­ran­tía de re­sol­ver los pro­ble­mas. La suer­te del país no pue­de se­guir sien­do la gue­rra in­de­fi­ni­da. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de­ben te­ner la opor­tu­ni­dad de vi­vir en tran­qui­li­dad y co­no­cer el desa­rro­llo», di­ce Ro­que, co­man­dan­te del Fren­te 30. La or­ga­ni­za­ción so­lo se­rá re­co­no­ci­da co­mo par­ti­do po­lí­ti­co cuan­do de­je las ar­mas. Dis­pon­drán de cin­co es­ca­ños en el Se­na­do y de otros cin­co en la Cá­ma­ra. Las FARC tam­bién han pro­me­ti­do sa­lir del ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co, su prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción, a cam­bio de pro­me­sas de desa­rro­llo ru­ral. «Es­ta­mos bus­can­do la paz so­cial de la igual­dad, pe­ro no nos va­mos a des­mo­vi­li­zar», co­men­ta. «So­lo es­ta­mos adop­tan­do una nue­va for­ma», agre­ga Pa­cho Quin­to, otro de los co­man­dan­tes del Fren­te. Es un gran re­to el que de­ben afron­tar, so­bre to­do por­que en los úl­ti­mos años la iz­quier­da que ha­bía re­sur­gi­do y go­ber­na­do en Amé­ri­ca La­ti­na ha ido a me­nos, co­mo en los ca­sos de Ve­ne­zue­la, Bra­sil o Ar­gen­ti­na. «Ha­bría que es­tu­diar qué pa­só en ca­da país, por­que ca­da pro­ce­so es úni­co. No­so­tros as­pi­ra­mos a que el pro­ce­so que se desa­rro­lle en Co­lom­bia co­me­ta la me­nor can­ti­dad de erro­res», se­ña­la Ro­que.

LOS QUE SE RE­SIS­TEN Hay du­das –y gran preo­cu­pa­ción– so­bre los po­si­bles di­si­den­tes de las FARC que han anun­cia­do que no de­ja­rán las ar­mas, sin im­por­tar lo que ha­yan de­ci­di­do los ne­go­cia­do­res en La Ha­ba­na. Es­ta di­si­den­cia es­tá re­la­cio­na­da con las ga­nan­cias por el co­bro de im­pues­to en áreas de cul­ti­vo de co­ca, que son mi­llo­na­rias. Ga­briel Pa­ví, el go­ber­na­dor del res­guar­do in­dí­ge­na Nasa de To­ri­bio, en el Cauca, di­ce que en su te­rri­to­rio tie­nen pro­ble­mas con los cul­ti­vos ilí­ci­tos. Con­si­de­ra que mu­chos gue­rri­lle­ros que han es­ta­do en es­ta zo­na van a que­dar sin al­ter­na­ti­va de vi­da, por lo que pue­den ter­mi­nar en la de­lin­cuen­cia co­mún. «Es­toy con­ven­ci­do de que el pue­blo co­lom­biano es­tá can­sa­do de la gue­rra y exis­ten mil ra­zo­nes pa­ra vo­tar a fa­vor del 'sí', no po­de­mos se­guir vi­vien­do de la muer­te», cuen­ta Héc­tor Ma­rino Ca­ra­ba­lí, lí­der de las co­mu­ni­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes afro­des­cen­dien­tes, Co­na­fro, y coor­di­na­dor de la me­sa de­par­ta­men­tal de víc­ti­mas del Cauca. Él es op­ti­mis­ta y cree ne­ce­sa­rio lo­grar la uni­dad en to­dos los sec­to­res pa­ra que los acuer­dos al­can­za­dos sean una reali­dad en el te­rri­to­rio. En tan­tos años de con­flic­to, to­do co­lom­biano ha te­ni­do al­gún fa­mi­liar o ami­go ase­si­na­do o se­cues­tra­do. Hay vo­ces que cri­ti­can que los lí­de­res de las FARC no pa­sen tiem­po en pri­sión (siem­pre y cuan­do con­fie­sen sus de­li­tos en tri­bu­na­les es­pe­cia­les de ver­dad y re­con­ci­lia­ción). La so­cie­dad es­tá di­vi­di­da y se­rá a tra­vés del ple­bis­ci­to cuan­do se se­lle la des­mo­vi­li­za­ción to­tal del mo­vi­mien­to. De lo con­tra­rio, vol­ve­rían a la me­sa a ne­go­ciar. El ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, lí­der del par­ti­do opo­si­tor de de­re­chas, pi­de el 'no' en el ple­bis­ci­to so­bre el acuer­do de paz al­can­za­do con las FARC por­que con­si­de­ra que da «im­pu­ni­dad» a los gue­rri­lle­ros y que «pre­mia al te­rro­ris­mo». Los son­deos de opi­nión mues­tran que exis­te una gran pro­por­ción de vo­tan­tes in­de­ci­sos an­te el re­fe­rén­dum que se ce­le­bra­rá el 2 de oc­tu­bre y la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te San­tos se ha de­te­rio­ra­do, a pe­sar de lo cual el acuer­do se con­si­de­ra un lo­gro pa­ra la his­to­ria. Pe­ro las par­tes im­pli­ca­das pa­re­cen de­ci­di­das a lle­gar has­ta el fi­nal. En el pro­nun­cia­mien­to del ce­se de­fi­ni­ti­vo al fue­go emi­ti­do des­de La Ha­ba­na por Ro­dri­go Londoño, alias Ti­mo­chen­ko, ase­gu­ró que «las ri­va­li­da­des y ren­co­res de­ben que­dar en el pa­sa­do. Hoy más que nun­ca la­men­ta­mos tan­ta muer­te y do­lor por la gue­rra». Y fi­na­li­zó: «Se aca­bó la gue­rra, con­vi­va­mos co­mo her­ma­nos y her­ma­nas».

"Es­toy con­ven­ci­do de que el pue­blo co­lom­biano es­tá can­sa­do de la gue­rra. Exis­ten mil ra­zo­nes pa­ra vo­tar a fa­vor del 'sí'. No po­de­mos se­guir vi­vien­do de la muer­te", co­men­ta uno de los lí­de­res

MAN­TE­NER LA RU­TI­NA A las cin­co de la ma­ña­na, los gue­rri­lle­ros se reúnen en el cen­tro del cam­pa­men­to pa­ra la pri­me­ra for­ma­ción. La lla­ma­da se ha­ce a tra­vés de un so­ni­do que imi­ta el gri­to de un mono. For­man unas do­ce ve­ces al día.

FÚT­BOL EN LA MA­LE­ZA El fút­bol es una de las gran­des pa­sio­nes de los co­lom­bia­nos y los gue­rri­lle­ros no es­ca­pan a ella. En sus tiem­pos li­bres apro­ve­chan pa­ra ju­gar, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res. Aho­ra, al­gu­nos lu­cen ca­mi­se­tas de la se­lec­ción de Co­lom­bia con la fra­se: «Yo me la jue­go por la paz».

AMOR BA­JO SU­PER­VI­SIÓN Pa­ra man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal, los hom­bres de­ben so­li­ci­tar una au­to­ri­za­ción al co­man­dan­te. Si la pa­re­ja desea te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas, tam­bién de­be in­for­mar al su­pe­rior. Si la re­la­ción avan­za y lo solicitan, pue­den vi­vir en la mis­ma «ca­le­ta».

LOS MU­ROS SO­CIA­LES Co­lom­bia es uno de los paí­ses con ma­yor de­sigual­dad del mun­do, el ter­ce­ro des­pués de Hai­tí y Hon­du­ras en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Es­to ha­ce que su so­cie­dad es­té pro­fun­da­men­te frac­tu­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.