Zoom.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Analizan có­mo el Bos­co va­ti­ci­nó las crue­les imá­ge­nes que aho­ra apa­re­cen en las no­ti­cias.

"CLA­RO QUE SI­GO EL CA­SO DE MA­DE­LEI­NE, PE­RO ME SIEN­TO IN­CA­PAZ DE DAR CONSEJOS A LOS MCCANN. SE­RÍA MEN­TI­RA DE­CIR QUE SÉ QUE ES­TÁ VI­VA. LO SIEN­TO MU­CHÍ­SI­MO POR ELLOS" "SI ES­TOY SO­LA Y HAY MU­CHO SI­LEN­CIO, VUEL­VO A RE­VI­VIR LO SU­CE­DI­DO. NE­CE­SI­TO ES­TAR HA­CIEN­DO AL­GO CONS­TAN­TE­MEN­TE. NO PUE­DO SEN­TAR­ME Y RE­LA­JAR­ME"

«La ca­sa es mía, pe­ro no me sir­ve de na­da, por­que no pue­do ha­cer na­da con ella –ase­gu­ra–. No pue­do ven­der­la, alquilarla o ha­bi­tar­la, y es una es­pe­cie de las­tre. Si­go te­nién­do­la por­que no que­ría que fue­se a pa­rar a las ma­nos equi­vo­ca­das. Voy a la ca­sa ca­da dos me­ses... no con fre­cuen­cia, pe­ro ten­go que ir pa­ra man­te­ner­la un po­co. Lo prin­ci­pal es que nun­ca voy a dar a otros la opor­tu­ni­dad de ju­gar con mi vi­da».

LI­DIAR CON LA GEN­TE 'NOR­MAL'. Du­ran­te los úl­ti­mos años, Natascha ha es­ta­do tra­ba­jan­do en ven­ta por In­ter­net y ha­ce la­bo­res de voluntariado. Ha si­do por­ta­voz de PETA, el or­ga­nis­mo de­fen­sor de los de­re­chos de los ani­ma­les, y se ha pro­nun­cia­do con­tra la cruel­dad de en­ce­rrar a los ani­ma­les en jau­las. Tam­bién ha cos­tea­do de su bol­si­llo un pa­be­llón en un hos­pi­tal in­fan­til de Sri Lan­ka y ha es­cri­to 10 años de li­ber­tad, su nue­vo li­bro. «El li­bro tra­ta de la épo­ca pos­te­rior a mi fu­ga de la ca­sa –in­di­ca–. En él ha­blo de mis emo­cio­nes, sen­ti­mien­tos y ex­pe­rien­cias con la gen­te nor­mal. No siem­pre han si­do fá­ci­les. He ex­pe­ri­men­ta­do in­con­ta­bles emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos tur­ba­do­res. Me ha si­do de ayu­da po­ner­los en el pa­pel. Me pa­re­cía im­por­tan­te ex­pli­car a las per­so­nas in­tere­sa­das en mi his­to­ria quién soy yo en reali­dad». Natascha ha ido reha­cien­do su exis­ten­cia po­co a po­co. Si­gue es­tan­do uni­da a su fa­mi­lia, a la que ve con re­gu­la­ri­dad, pe­ro vi­ve so­la y se nie­ga a ha­blar de su vi­da pri­va­da. ¿Ha si­do ca­paz de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes con otros hom­bres? No res­pon­de. Sí cuen­ta que le gus­tan la mú­si­ca, el ci­ne, las no­ve­las de Agat­ha Ch­ris­tie, mon­tar a ca­ba­llo... y ha desa­rro­lla­do unos me­ca­nis­mos de de­fen­sa pa­ra man­te­ner a ra­ya a sus de­mo­nios per­so­na­les. «Ha­go una co­sa que lla­mo 'lim­pie­za psi­co­ló­gi­ca'; co­mo quien se la­va la ca­ra, yo me la­vo la men­te –ex­pli­ca–. Me acuer­do de lo su­ce­di­do du­ran­te to­dos aque­llos años, pe­ro no ha­go uso de esos re­cuer­dos. Es­tán al­ma­ce­na­dos en un ar­chi­vo de mi men­te, pe­ro no me con­tro­lan. No es­toy trau­ma­ti­za­da. No es fá­cil asu­mir del to­do lo su­ce­di­do, pe­ro he lo­gra­do su­pe­rar mu­chos de los pro­ble­mas». Con to­do, las ci­ca­tri­ces per­ma­ne­cen. Natascha re­co­no­ce que su­fre an­sie­dad y que le cues­ta es­tar a so­las en los lu­ga­res muy tran­qui­los. El si­len­cio y la so­le­dad la lle­van a pen­sar en el só­tano. «A ve­ces, si es­toy so­la y hay un si­len­cio ab­so­lu­to, vuel­vo a re­vi­vir lo su­ce­di­do –di­ce–. Es una car­ga, co­mo una lo­sa pe­sa­da. Tam­po­co me gus­tan las va­ca­cio­nes ni las fes­ti­vi­da­des. Ne­ce­si­to es­tar ha­cien­do al­go, cons­tan­te­men­te. Soy in­ca­paz de sen­tar­me y re­la­jar­me del to­do». Po­co des­pués de la fu­ga, a Natascha le ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de adop­tar una nue­va iden­ti­dad, de ac­ce­der al ano­ni­ma­to. Di­jo que no, y des­de en­ton­ces ha apren­di­do a ma­ne­jar­se con la in­ten­sa aten­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de la opi­nión pú­bli­ca. «Al prin­ci­pio me cos­ta­ba ha­blar (so­bre el se­cues­tro), pe­ro la gen­te tie­ne in­te­rés en sa­ber y, si se mues­tran res­pe­tuo­sos, yo ha­go otro tan­to –afir­ma–. Ya no lo veo co­mo al­go irri­tan­te. Cuan­do voy por la ca­lle, la gen­te me re­co­no­ce. Los des­co­no­ci­dos me abra­zan, co­sa que no me gus­ta. A ve­ces no son tan ama­bles, pe­ro tam­bién he apren­di­do a ma­ne­jar­me con es­tas otras si­tua­cio­nes. Di­ría que la gen­te se sien­te fas­ci­na­da por­que, en la ma­yo­ría de los ca­sos de des­apa­ri­ción, las víc­ti­mas apa­re­cen (muer­tas) en el in­te­rior de bol­sas de plás­ti­co, en un bos­que, un la­go o un só­tano».

UN FU­TU­RO POR DE­LAN­TE. Natascha re­co­no­ce se­guir con in­te­rés los ca­sos com­pa­ra­bles al su­yo, co­mo el de la des­apa­ri­ción de Ma­de­lei­ne Mccann. «Me sien­to in­ca­paz de dar consejos a los Mccann; es muy di­fí­cil –aña­de–. Cuen­tan con mi em­pa­tía. Se­ría men­ti­ra de­cir que sé que Mad­die es­tá vi­va. To­do es pu­ra es­pe­cu­la­ción. Lo sien­to mu­chí­si­mo por sus pa­dres y por la pro­pia Mad­die». En lo re­fe­ren­te al fu­tu­ro, Natascha tie­ne pre­vis­to con­ti­nuar con su tra­ba­jo de voluntariado. A pe­sar de to­do cuan­to ha te­ni­do que vi­vir, se nie­ga a pen­sar en sí mis­ma co­mo en una per­so­na me­re­ce­do­ra de con­mi­se­ra­ción. «Quie­ro de­vol­ver al­go al mun­do –in­sis­te–. Me sien­to agra­de­ci­da. Ten­go una se­gun­da opor­tu­ni­dad y quie­ro ha­cer al­go po­si­ti­vo. Ten­go suer­te y es una ben­di­ción com­par­tir mi fe­li­ci­dad in­te­rior».

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.