do­min­go con… Desa­yuno de

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

La me­da­llis­ta Ly­dia Va­len­tín.

Xlse­ma­nal. Ha he­cho his­to­ria en un de­por­te muy re­la­cio­na­do con los hom­bres. Ly­dia Va­len­tín. Me lle­na de or­gu­llo y me ha­ce fe­liz por­que me gus­ta lo ra­ro, sa­lir­me del mol­de, ser di­fe­ren­te. No soy una mu­jer con­ven­cio­nal. XL. ¡No ca­be la me­nor du­da! [Ri­sas]. L.V. Sí, no me gus­ta el cuer­po de la mu­jer que mar­ca un es­te­reo­ti­po en la so­cie­dad. No me gus­tan los cuer­pos Bar­bie, me gus­tan más fi­bro­sos. XL. Lo nun­ca vis­to. Ha ga­na­do tres me­da­llas en tres Olim­pia­das dis­tin­tas: oro, en Lon­dres; pla­ta, en Pe­kín; y bron­ce, en Río. L.V. Es­to es his­tó­ri­co del to­do, sí. ¡Ten­go las tres me­da­llas po­si­bles! Las de Pe­kín y Lon­dres son me­da­llas que me ha­bía ga­na­do, pe­ro que me re­co­no­cen aho­ra, cua­tro y ocho años des­pués, cuan­do se com­prue­ba que quie­nes las re­ci­bie­ron hi­cie­ron tram­pa y re­cu­rrie­ron al do­pa­je. XL. Si los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis an­ti­do­pa­je se co­no­cen des­de ha­ce cua­tro y ocho años, ¿có­mo es que sa­be so­lo aho­ra? L.V. Pue­do ima­gi­nar­lo, pe­ro no pue­do ha­blar de al­go que des­co­noz­co y que no pue­do de­mos­trar. So­lo pue­do de­cir que al mes de com­pe­tir ya se sa­bían los re­sul­ta­dos por­que a to­dos los que se suben al po­dio les ha­cen ese con­trol. XL. Las prue­bas se con­ge­lan, ¿y en cual­quier mo­men­to se pue­den re­vi­sar? L.V. Exac­to. Lo que es­tá cla­ro es que los re­sul­ta­dos se su­pie­ron en­ton­ces, que al­guien ha ta­pa­do co­sas por­que con­ve­nía ta­par­las y que se han des­ta­pa­do aho­ra: cues­tión de in­tere­ses. XL. Cua­tro años sien­do la me­jor del mun­do y sin sa­ber­lo. L.V. ¡Alu­ci­nan­te! To­dos esos mo­men­tos de glo­ria me los han qui­ta­do. XL. ¿Pe­di­rá al­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción por da­ños y per­jui­cios, por los pa­tro­ci­na­do­res que no la lla­ma­ron, las be­cas a las que no pu­do as­pi­rar, la pu­bli­ci­dad que no hi­zo…? L.V. No sé si eso se pue­de cuan­ti­fi­car tan fá­cil­men­te. Voy a pe­dir la me­da­lla fí­si­ca y el pre­mio que con­lle­va la me­da­lla. Aho­ra, el COE tie­ne que re­cla­mar­las. Ya ve­re­mos si las con­si­go. XL. ¿Quién car­ga en su ca­sa con la com­pra? L.V. ¡Yo nun­ca! [Ríe]. Soy la pri­me­ra que se es­ca­quea: ¡no me va­ya a dar un ti­rón! XL. Oi­ga, re­co­noz­ca que no de­be de ser na­da bueno pa­ra el cuer­po pa­sar­se el día le­van­tan­do has­ta 150 ki­los de pe­so. L.V. ¿Y pa­sar ocho ho­ras en una ofi­ci­na? XL. ¡Mu­cho me­jor, se­gu­ro! [Ri­sas]. L.V. El de­por­te de al­to ren­di­mien­to es du­ro y cas­ti­ga mu­cho, sí; pe­ro yo ten­go 31 años, lle­vo más de la mi­tad prac­ti­can­do hal­te­ro­fi­lia y so­lo me he le­sio­na­do una vez.

Ly­dia Va­len­tín Cam­po­na­ra­ya (León), 31 años. Des­de los 15, me de­di­co a la hal­te­ro­fi­lia. He si­do bron­ce en los Jue­gos de Río. Soy la úni­ca de­por­tis­ta es­pa­ño­la que ha ga­na­do me­da­lla en tres Olim­pia­das con­se­cu­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.