Be­lle­za.

Se lla­ma Mi­ca Ar­ga­na­raz, es ar­gen­ti­na y su pe­lo ri­za­do al más pu­ro es­ti­lo ochen­te­ro se ha im­pues­to en las pa­sa­re­las. Te da­mos to­das las cla­ves pa­ra con­se­guir el 'look' más desea­do de la tem­po­ra­da. Por Ste­fa­nie Mi­lla

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

La top Mi­ca Ar­ga­na­raz se im­po­ne con su pe­lo ri­za­do ochen­te­ro. Cla­ves de lo que ya es ten­den­cia.

AVE­CES, al­go tan ma­lea­ble co­mo el pe­lo ha­ce –o des­ha­ce– la ca­rre­ra de una mo­de­lo. Nie­ves Ál­va­rez siem­pre re­cuer­da có­mo un cor­te a tiem­po ca­ta­pul­tó su pro­yec­ción; Twiggy no se hu­bie­ra con­ver­ti­do en un icono sin su pi­xie; y Lin­da Evan­ge­lis­ta no ha­bría con­se­gui­do su esen­cia sin sus ca­ma­leó­ni­cos cam­bios. Es­te ha si­do tam­bién el ca­so de la ar­gen­ti­na Mi­ca Ar­ga­ra­naz. No es ni la más al­ta, ni la más gua­pa ni la más es­pec­ta­cu­lar, pe­ro su pe­lo es el más desea­do... y el más co­pia­do. Una com­bi­na­ción ga­na­do­ra en la mo­da del mo­men­to: lar­go mi­di + fle­qui­llo + ri­zos. Una ver­sión 3.0 del look de Jim Mo­rri­son o de aque­llos bu­cles re­bel­des y ochen­te­ros que lu­cía la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Flash­dan­ce. ¿Fue Mi­ca quien pu­so de mo­da su cor­te de pe­lo o fue el look quien pu­so de mo­da a Mi­ca? Da lo mis­mo. Ella ha da­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al ri­zo, a la vez que se mul­ti­pli­can las on­das des­de la raíz. No ha­ce fal­ta más que ver có­mo, a lo lar­go del año, mu­chas es­tre­llas se han de­ja­do su ri­zo na­tu­ral, aban­do­nan­do por fin el ali­sa­do. Se­le­na, Tay­lor Swift, Lor­de o la es­pa­ño­la Blan­ca Suá­rez son al­gu­nas de las ce­le­bri­ties que, en­tre cam­bio y cam­bio de look, se han ido apun­tan­do al ri­zo. In­clu­so ha ha­bi­do otras dis­pues­tas a via­jar

al pa­sa­do, co­mo Ky­lie Mi­no­gue y su es­ti­lo 'ove­ji­ta-lu­ce­ra-con-per­ma­nen­te-ochen­te­ra'. Tam­bién sir­ven de ejem­plo la top ru­bia Fre­de­rik­ke So­fie, con sus ri­zos ru­bios pre­rra­fae­li­tas, o la mo­de­lo es­pa­ño­la Steffy Ar­ge­lich, con su cor­te Mo­rri­son. En re­su­men: el ri­zo vuel­ve a te­ner car­ta de iden­ti­dad pro­pia, al me­nos en lo que a mo­da se re­fie­re. In­clu­so se ha per­di­do el mie­do al en­cres­pa­do. En des­fi­les co­mo los de Mis­so­ni se ce­pi­lló la me­le­na de las mo­de­los pa­ra res­tar de­fi­ni­ción al ri­zo, sin im­por­tar el has­ta aho­ra te­mi­do 'efec­to ha­lo'.

LOS ALIA­DOS DEL PE­LO

EN LI­BER­TAD. Sin du­da hay mu­chas y muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra aban­do­nar el liso a to­da cos­ta y de­jar que el pe­lo dis­fru­te de su pro­pia tex­tu­ra, dán­do­le rien­da suel­ta a su na­tu­ra­le­za más in­dó­mi­ta. En es­te sen­ti­do, Álex Aza­nar –di­rec­tor del sa­lón Des­san­ge en Puer­to Ba­nús– cree que una de las prin­ci­pa­les cla­ves con­sis­te en «dar unas va­ca­cio­nes al ca­be­llo y de­jar­lo se­car al ai­re». Cla­ro que 'al ai­re' no sig­ni­fi­ca 'a su ai­re'. Pa­ra que el pe­lo se vea bien, re­quie­re –sí o sí– de un pro­duc­to de sty­ling ade­cua­do. Es el que ha­ce o des­ha­ce el re­sul­ta­do fi­nal. Pa­ra una me­le­na ri­za­da, ha­llar el pro­duc­to que da ner­vio al pe­lo, lo de­ja bri­llan­te, re­du­ce el en­cres­pa­do y lo reavi­va no es fá­cil,

pe­ro cuan­do ese en­cuen­tro se pro­du­ce ¡es un fle­cha­zo des­ti­na­do a du­rar! Co­mo re­gla ge­ne­ral, se pue­de de­cir que cuan­to más fino es el ca­be­llo, más li­ge­ro ha de

ser el pro­duc­to. Ma­ría Ba­ras, di­rec­to­ra crea­ti­va del sa­lón Ches­ka, nos da el tru­co: apli­car­lo siem­pre so­bre el ca­be­llo muy mo­ja­do, ca­si co­mo re­cién sa­li­do de la du­cha. «Es co­mo si se in­te­gra­ra me­jor en el pe­lo, el re­sul­ta­do es mu­chí­si­mo me­jor que apli­ca­do en se­co», ex­pli­ca. ¿Qué pa­sa si ha­ce fal­ta re­cu­rrir al se­ca­dor sin re­me­dio? «Usa­re­mos el di­fu­sor tan so­lo pa­ra qui­tar el ex­ce­so de hu­me­dad en la raíz», co­men­ta el pe­lu­que­ro Eduar­do Sán­chez, mien­tras su co­le­ga bil­baí­na Yo­lan­da Abe­ras­tu­ri aña­de que es im­por­tan­te «se­car­lo sin mo­ver­lo y le­van­tan­do siem­pre la raíz». Por su par­te, Cris­tian Rue­nes –ase­sor téc­ni­co de Tér­mix– po­ne el fo­co en el pri­mer mo­men­to pos­la­va­do: «Al

Los pro­duc­tos de 'sty­ling' se de­ben apli­car siem­pre so­bre el ca­be­llo muy mo­ja­do, co­mo re­cién sa­li­do de la du­cha

sa­lir de la du­cha, se de­be qui­tar la hu­me­dad con una toa­lla de al­go­dón cien por cien o con una ca­mi­se­ta de las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, y así re­du­ci­mos el en­cres­pa­do. Hay que uti­li­zar­lo pre­sio­nan­do el ca­be­llo, sin fro­tar­lo nun­ca».

¿NA­TU­RAL O PERMANENTADO? Da­do que la mo­da mar­ca el re­gre­so del ri­zo de los ochen­ta, ca­be pre­gun­tar­se si de su mano no vuel­ve tam­bién una de las gran­des ten­den­cias ca­pi­la­res de la dé­ca­da del glit­ter, los ca­len­ta­do­res y las hom­bre­ras… ¡La per­ma­nen­te! En ge­ne­ral, es­te pei­na­do se con­si­gue apli­can­do una so­lu­ción (que con­tie­ne ge­ne­ral­men­te áci­do tio­gli­có­li­co, el com­pues­to que le da su ca­rac­te­rís­ti­co y no de­ma­sia­do agra­da­ble olor a hue­vos po­dri­dos) que rom­pe los puen­tes de sul­fu­ro del ca­be­llo, que for­man, en cier­to sen­ti­do, su 'es­que­le­to' y le dan for­ma. Tras rom­per­los, el pe­lo se en­ro­lla en di­fe­ren­tes ti­pos de mol­des re­don­dos, que van del bi­gu­dí más pe­que­ño a bo­dies de es­pu­ma más grue­sos, y una vez so­bre ellos se apli­ca otra so­lu­ción, en es­te ca­so fi­ja­do­ra, que se­lla esa nue­va for­ma del ca­be­llo. Si bien ac­tual­men­te se ha­cen per­ma­nen­tes con otros pro­duc­tos que re­du­cen esos puen­tes de sul­fu­ro, por aho­ra to­das ellas se ba­san en rom­per en ma­yor o me­nor gra­do la for­ma del pe­lo. Mu­chos pro­fe­sio­na­les afir­man que no­tan un au­men­to del in­te­rés por es­ta téc­ni­ca en sus sa­lo­nes de be­lle­za, y ca­da vez más mu­je­res pre­gun­tan por ella. San­dra Sad­ler, ex­per­ta del sa­lón Ca­mi­lle Al­ba­ne de Madrid, de­cla­ra: «No se pi­de la per­ma­nen­te de ri­zo pe­que­ño y apre­ta­do, pe­ro sí tra­ba­jos téc­ni­cos

que apor­ten más ner­vio y vo­lu­men al ca­be­llo liso». Sin em­bar­go, los pro­fe­sio­na­les son los pri­me­ros en ser cau­tos a la ho­ra de apli­car­la. «Ge­ne­ral­men­te, las mu­je­res que pi­den una per­ma­nen­te tie­nen el ca­be­llo fino y con po­co vo­lu­men – ex­pli­ca Ma­ría Ba­ras–. Y jus­to a ese ti­po de pe­lo nun­ca le re­co­men­da­ría una per­ma­nen­te, por sua­ve que sea». De la mis­ma opi­nión es Yo­lan­da Abe­ras­tu­ri: «No va­le cual­quier pe­lo. Lo pi­den so­bre to­do las per­so­nas de ca­be­llo fino y es­ca­so que lo quie­ren con vo­lu­men y ri­zo, pe­ro con­si­guen que sea vea aún más po­bre». ¿Su con­se­jo?: «Si un pro­fe­sio­nal no ve cla­ra una téc­ni­ca y te re­co­mien­da no ha­cér­te­la, no in­sis­tas».

UN LA­VA­DO DI­FE­REN­TE

Ade­más de sus curvas, hay al­go ca­rac­te­ri­za al ca­be­llo ri­za­do: es un pe­lo se­co. Muy muy se­co, pues­to que sus pro­pias curvas im­pi­den que el se­bo re­co­rra su ca­mino na­tu­ral des­de la raíz. Y to­dos los mi­mos son po­cos. Al­go que de­be co­men­zar en el pro­ce­so de la­va­do. Ca­da vez más mu­je­res de me­le­na en­sor­ti­ja­da se han da­do cuen­ta de que in­ver­tir en un cham­pú es­pe­cí­fi­co pa­ra pe­lo ri­za­do se tra­du­ce en más hi­dra­ta­ción. Es más, des­de Es­ta­dos Uni­dos lle­ga una op­ción co­no­ci­da co­mo el mé­to­do no poo, es de­cir, la­var con acon­di­cio­na­dor en sus­ti­tu­ción del cham­pú. El úni­co se­cre­to es de­jar­lo ac­tuar al me­nos de cin­co a diez mi­nu­tos, pa­ra que le dé tiem­po a dar re­sul­ta­dos y di­sol­ver la su­cie­dad. Es­te mé­to­do es un re­ga­lo pa­ra el ca­be­llo muy se­co, al igual que lo es el sis­te­ma low poo (es de­cir, ba­ja can­ti­dad de cham­pú fren­te a la au­sen­cia to­tal del mis­mo), que se rea­li­za con la ayu­da de los acon­di­cio­na­do­res la­van­tes, co­no­ci­dos co­mo clean­sing con­di­tio­ners, una com­bi­na­ción de una pe­que­ña can­ti­dad de cham­pú con una ma­yor pro­por­ción de sua­vi­zan­te. ¿Otra op­ción? Re­cu­rrir a cham­pús sin sul­fa­tos, más sua­ves con la fi­bra ca­pi­lar.

EL DÍA DES­PUÉS

Co­mo to­da mu­jer de pe­lo en­sor­ti­ja­do sa­be, uno de los prin­ci­pa­les es­co­llos a la ho­ra de lu­cir una me­le­na im­pe­ca­ble es la for­ma en la que cae el ri­zo y se que­da la­cio y po­co atrac­ti­vo. ¿Có­mo solucionarlo? Eduar­do Sán­chez lo tie­ne cla­ro: «Na­da de la­var­lo a dia­rio. Mi con­se­jo es ro­ciar el ca­be­llo por la ma­ña­na con un es­pray de agua (bas­ta cual­quier va­po­ri­za­dor com­pra­do en un ba­zar) y lue­go apli­car al­go de pro­duc­to tex­tu­ri­zan­te, co­mo un es­pray de sal». Y aña­de un con­se­jo: «¡Y fue­ra ma­nos! Las ma­nos son las peo­res enemi­gas del ri­zo. Mi con­se­jo es que, una vez se ha­ya se­ca­do el ca­be­llo, se vuel­que la ca­be­za ha­cia aba­jo y se agi­te. Sin pei­ne y sin de­dos. Ese sim­ple mo­vi­mien­to ya le da el cuer­po ne­ce­sa­rio». Yo­lan­da Abe­ras­tu­ri in­ci­de tam­bién en la im­por­tan­cia de en­con­trar el pro­duc­to de sty­ling ade­cua­do. «En ge­ne­ral, re­co­mien­do los es­práis ti­po 'agua de mar' pa­ra los ca­be­llos más fi­nos, pues los ayu­da a co­ger ten­sión, y las cre­mas o sé­rums de bri­llo pa­ra las melenas de ri­zo más grue­so, que bus­can re­du­cir el en­cres­pa­do y do­mar el vo­lu­men». Pa­ra ter­mi­nar, Cris­tian Rue­nes pien­sa tam­bién en la no­che an­te­rior al día, y lo ha­ce re­co­men­dan­do una al­moha­da de sa­tén, «re­du­ce el frizz que pro­du­ce dor­mir so­bre al­go­dón», y atar el ca­be­llo en la téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo 'la pi­ña', «ha­cer un mo­ño suel­to en lo más al­to de la ca­be­za pa­ra evi­tar que se de­for­men los ri­zos».

Una vez que se ha se­ca­do el ca­be­llo, hay que agi­tar el ri­zo con la ca­be­za ha­cia aba­jo, sin pei­ne y sin uti­li­zar los de­dos

La mo­de­lo Fre­de­rik­ke So­fie Gior­gio Ar­ma­ni Ch­loé Etro

Se­le­na Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.