Aguas es­pa­ño­las

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

creo ha­ber di­cho al­gu­na vez que, cuan­do ya no pue­do aguan­tar más es­te lu­gar al que al­gu­nos lla­ma­mos Es­pa­ña, pro­cu­ro mi­rar­lo a tra­vés de una bi­blio­te­ca a fin de com­pren­der y ha­cer so­por­ta­ble, al me­nos, su en­fer­me­dad so­cial, su vi­le­za his­tó­ri­ca y su con­ti­nua des­gra­cia. Quie­ro de­cir que re­cu­rro a los li­bros co­mo ex­pli­ca­ción y co­mo anal­gé­si­co, y eso ali­via mu­cho. Con­sue­la, y ya es al­go, pues la com­pren­sión de las co­sas ayu­da a en­ca­jar­las. Sin em­bar­go, hoy me pi­llan us­te­des dán­do­le a la te­cla con la guar­dia ba­ja, y de­bo con­fe­sar que cuan­do di­go eso de la bi­blio­te­ca no soy sin­ce­ro del to­do. Hay otros mé­to­dos anal­gé­si­cos más ele­men­ta­les, que­ri­do Wat­son. Al­guno es pe­li­gro­so, por­que tie­ne dos di­rec­cio­nes: lo mis­mo pue­de con­so­lar­te que ca­brear­te más. Pe­ro así es la vida. Me re­fie­ro a ir por la ca­lle, mi­rar y es­cu­char. Apo­yar­te en la ba­rra de un bar y ten­der la ore­ja. Bus­car la par­te di­ver­ti­da, en­tra­ña­ble a ve­ces, de lo que so­mos. O de có­mo so­mos. Y eso, que tan­tas ve­ces nos con­de­na, nos sal­va otras. Có­mo no vas a que­rer a es­tos fu­la­nos, me di­go a ve­ces. Mal­di­tos es­pa­ño­les de las na­ri­ces. Có­mo no los vas a que­rer. Les cuen­to la pe­núl­ti­ma. Des­pués de va­rios días de mar y cie­lo echo el an­cla en For­men­te­ra fren­te al Mo­lí de la Sal, cin­co me­tros de son­da y trein­ta y cin­co de ca­de­na, en un fon­dea­de­ro mag­ní­fi­co que en in­vierno siem­pre en­cuen­tro de­sier­to, pe­ro que en ve­rano se po­ne du­ran­te el día has­ta las tran­cas. Es­toy sen­ta­do en la po­pa le­yen­do por enési­ma vez Ju­ven­tud de Jo­seph Con­rad, y de vez en cuan­do al­zo los ojos y mi­ro al­re­de­dor, el va y vie­ne de ve­le­ros y bar­cos a mo­tor, las ma­nio­bras im­pe­ca­bles de quie­nes sa­ben lo que ha­cen y las cha­pu­zas pa­to­sas de los do­min­gue­ros irres­pon­sa­bles, co­mo ese im­bé­cil que lle­ga, lar­ga cin­co me­tros de ca­de­na has­ta que el an­cla to­ca el fon­do, y ac­to se­gui­do em­bar­ca en la zo­diac con la fa­mi­lia y de­ja el bar­co a la de­ri­va, pues ga­rrea po­co a po­co y va sien­do em­pu­ja­do por el le­van­te ha­cia el mar abier­to. Y yo mi­ro ale­jar­se el bar­co con ob­je­ti­va cu­rio­si­dad an­tes de vol­ver a Con­rad. Que se jo­da, pien­so pa­san­do una pá­gi­na. Que se jo­da. En­ton­ces ocu­rre la co­sa, y ol­vi­do el li­bro. Dos pe­que­ñas mo­to­ras me­nor­qui­nas con ban­de­ra es­pa­ño­la lle­gan jun­tas y fon­dean una cer­ca de la otra, pró­xi­mas a mí. Las dos car­gan a bor­do fa­mi­lia, mu­jer, sue­gra, cu­ña­dos y ni­ños. Co­mo ocho o diez en ca­da bar­co. Una ha echa­do el an­cla de­ma­sia­do cer­ca de la proa de un ya­te in­glés gran­de y lu­jo­so, de esos que lle­van me­dia do­ce­na de ma­ri­ne­ros uni­for­ma­dos a bor­do, y va­rios de és­tos se aso­man a de­cir­le al de la lan­chi­lla que es­tá de­ma­sia­do cer­ca, y que con el bor­neo se les pue­de ir en­ci­ma. Se lo di­cen a gri­tos, en in­glés. Por su­pues­to, el de la mo­to­ra –ba­rri­ga cer­ve­ce­ra, ber­mu­das ha­waia­nas, go­rra fos­fo­ri­to, y es­toy se­gu­ro de que se lla­ma Pa­co, Pe­pe o Ma­no­lo– no ha­bla una pa­la­bra de in­glés, pe­ro en­tien­de los ade­ma­nes. Y ahí sa­le la ra­za: «Ni que os lo fue­ra a rom­per», les gri­ta. Y lue­go, co­mo los otros in­sis­ten y ges­ti­cu­lan, mien­tras ti­ra de la len­güe­ta de una la­ta de cer­ve­za les acla­ra ju­rí­di­ca­men­te el asun­to: «És­tas son aguas es­pa­ño­las, y yo fon­deo don­de me sa­le de los co­jo­nes». Los ma­ri­ne­ros in­gle­ses si­guen pro­tes­tan­do. El due­ño del me­ga­ya­te, un fu­lano gor­do con el pe­lo blan­co, su se­ño­ra –su­pon­go– y dos cria­tu­ras jó­ve­nes se han aso­ma­do a ver qué pa­sa. Y to­do el gru­po, due­ño, fa­mi­lia, ma­ri­ne­ros, in­cre­pa des­de la bor­da al es­pa­ñol, que pe­ga­do a ellos, er­gui­do en la po­pa de su lan­chi­lla, im­pá­vi­do mien­tras su le­gí­ti­ma abre los tu­per­wa­res y re­par­te bo­ca­di­llos a la fa­mi­lia, se ras­ca los hue­vos con una mano y be­be cer­ve­za con la otra mien­tras les di­ce a los súb­di­tos de Su Ma­jes­tad que no con la ca­be­za. «Que no, tíos. Que vais de cu­lo con­mi­go. Que de aquí no me mue­ve ni la Guar­dia Ci­vil». Pe­ro lo me­jor es­tá por ocu­rrir. Por­que el pa­trón de la otra mo­to­ra que fon­deó un po­co más allá, o sea, el ami­go del de la cer­ve­za, que sin du­da se lla­ma­rá tam­bién Pe­pe, Pa­co o Ma­no­lo, ha vis­to la mo­vi­da,

Hay una par­te di­ver­ti­da, en­tra­ña­ble a ve­ces, de lo que so­mos. Y eso, que tan­tas ve­ces nos con­de­na, nos sal­va otras

y tras de­jar allí a la fa­mi­lia vie­ne so­lo, re­man­do en un bo­te de go­ma a to­da pri­sa, en so­co­rro de su com­pa­dre. Y cuan­do lle­ga, se in­ter­po­ne en­tre la lan­chi­lla y el ya­te in­glés, se po­ne de pie muy ca­brea­do, y gri­ta: «Lo que tenéis que ha­cer es de­vol­ver­nos Gi­bral­tar». En­ton­ces el ami­go de la lan­cha le pa­sa una cer­ve­za, y ac­to se­gui­do, an­te los es­tu­pe­fac­tos in­gle­ses, los dos com­pa­dres, co­mo si es­tu­vie­ran en el fút­bol, se po­nen a can­tar: «Soy es-pa­ñol, es-pa-ñol, es-pa-ñol». Có­mo no los vas a que­rer, me di­go. A es­tos ani­ma­les. Có­mo no los vas a que­rer.

Pa­ten­te de cor­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.