Una ín­ti­ma uni­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

en al­gún ar­tícu­lo an­te­rior he­mos afir­ma­do que los ne­go­cia­dos de iz­quier­da y de de­re­cha es­ce­ni­fi­can una dispu­ta pa­ra ali­men­tar la de­mo­gres­ca; pe­ro que en las cues­tio­nes de ve­ras im­por­tan­tes es­tán ple­na­men­te de acuer­do. Al­gún lec­tor me ha pe­di­do que tra­te de ex­pli­car es­ta afir­ma­ción, que a él le pa­re­ce gra­tui­ta. Pe­ro pa­ra ex­pli­car­la ha­bría que em­pe­zar por de­ter­mi­nar qué es lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te; pues hay gen­te tan atur­di­da por la de­mo­gres­ca que pien­sa que lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te son las cho­rra­das que se dis­cu­ten en las ter­tu­lie­tas te­le­vi­si­vas. Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te son los de­sig­nios que el mun­dia­lis­mo ha di­se­ña­do pa­ra los pue­blos, que bá­si­ca­men­te con­sis­ten en con­ver­tir­los en una pa­pi­lla amor­fa y bar­da­je, des­vin­cu­la­da e in­di­vi­dua­lis­ta, in­fa­tua­da de sus de­re­chos e in­ca­pa­ci­ta­da pa­ra el es­fuer­zo co­lec­ti­vo. Pues, de es­te mo­do, el mun­dia­lis­mo pue­de ha­cer con los pue­blos lo que le vie­ne en ga­na, que bá­si­ca­men­te con­sis­te en or­de­ñar­los has­ta la con­sun­ción, po­nién­do­los al ser­vi­cio de la usu­ra. En es­te sen­ti­do, sal­ta a la vis­ta que los ne­go­cia­dos de iz­quier­da y de de­re­cha com­par­ten una mis­ma vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca, que con­sis­te en fa­bri­car in­di­vi­duos en­fer­mos de so­lip­sis­mo, cu­yos ca­pri­chos se­xua­les (del adul­te­rio al cam­bio de se­xo, pa­san­do por la in­fe­cun­di­dad en to­das sus for­mas) se atien­den so­lí­ci­ta­men­te; pues el mun­dia­lis­mo, pa­ra crear una hu­ma­ni­dad la­ca­ya, ne­ce­si­ta gen­tes flo­jas y en­si­mis­ma­das en su bra­gue­ta, yer­mas pa­ra el sa­cri­fi­cio. En otros asun­tos, sin em­bar­go, los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de­re­chas no mues­tran una con­for­mi­dad tan des­ca­ra­da, sino que re­pre­sen­tan una dispu­ta que en oca­sio­nes in­clu­so pue­de pa­re­cer fe­roz, co­mo si de­fen­die­ran po­si­cio­nes an­tí­po­das; cuan­do lo cier­to es que de­fien­den lo mis­mo, aun­que por ca­mi­nos dis­tin­tos. Ocu­rre es­to, por ejem­plo, en la cues­tión is­lá­mi­ca. El ne­go­cia­do de iz­quier­das ha de­fen­di­do siem­pre el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, que con­tri­bu­ye a la crea­ción de esa so­cie­dad amor­fa y des­vin­cu­la­da an­he­la­da por el mun­dia­lis­mo, en la que las tra­di­cio­nes lo­ca­les ha­yan si­do arra­sa­das (y muy es­pe­cial­men­te si ta­les tra­di­cio­nes son cris­tia­nas). Des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas, por el con­tra­rio, se ali­men­ta la des­con­fian­za ha­cia el Is­lam, que en cier­tos sec­to­res neo­co­nes pue­de re­sul­tar, in­clu­so, bur­da is­la­mo­fo­bia que elu­de cues­tio­nes me­du­la­res. Así, por ejem­plo, se ins­ti­la el mie­do al mu­sul­mán sin ha­cer dis­tin­gos en­tre su­ni­tas y chií­tas; así, se me­te en el mis­mo sa­co al lla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co y a los mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia con­tra el an­glo­sio­nis­mo (que, por cier­to, sue­len pro­te­ger a las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas); y, por su­pues­to, se elu­de que las or­ga­ni­za­cio­nes is­la­mis­tas más cri­mi­na­les son ar­ma­das y fi­nan­cia­das (y a ve­ces crea­das) por aque­llas po­ten­cias ex­tran­je­ras que acau­di­llan el pro­yec­to mun­dia­lis­ta. Del mis­mo mo­do, des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas se apro­ve­chan las su­ce­si­vas ava­lan­chas mi­gra­to­rias de mu­sul­ma­nes pa­ra ins­ti­lar el mie­do en­tre la po­bla­ción eu­ro­pea; pe­ro se ca­lla que ta­les ava­lan­chas son con­se­cuen­cia di­rec­ta de las gue­rras pro­vo­ca­das en Orien­te Pró­xi­mo (aplau­di­das a ra­biar des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas), o bien de una glo­ba­li­za­ción (tam­bién aplau­di­da des­de es­te ne­go­cia­do) que ne­ce­si­ta mano de obra pa­ga­da con suel­dos ín­fi­mos, pa­ra asen­tar más fir­me­men­te el rei­na­do de la usu­ra. Pe­ro, en­ton­ces, ¿cuál es la ra­zón úl­ti­ma por la que des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas se ins­ti­la el mie­do con­tra los mu­sul­ma­nes? No pue­de ser, des­de lue­go, la de­fen­sa de unas tra­di­cio­nes cris­tia­nas que han si­do re­du­ci­das a es­com­bros gra­cias a la im­po­si­ción de una an­tro­po­lo­gía com­par­ti­da con el ne­go­cia­do de iz­quier­da. Por el con­tra­rio, de­trás de la is­la­mo­fo­bia la­ten­te o ram­pan­te que se fo­men­ta des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas des­cu­bri­mos el odio del hom­bre mo­derno ha­cia una ci­vi­li­za­ción que, a di­fe­ren­cia de la oc­ci­den­tal, no ha re­ne­ga­do to­da­vía de sus raí­ces re­li­gio­sas; una ci­vi­li­za­ción que aún no es­tá en­tre­ga­da por

La de­re­cha pro­mue­ve la is­la­mo­fo­bia por lo mis­mo que la iz­quier­da el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Com­ba­ten un mis­mo enemi­go: la re­li­gión

com­ple­to al ma­te­ria­lis­mo, que de­fien­de la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar y re­pu­dia los ca­pri­chos de bra­gue­ta que aquí se atien­den so­lí­ci­ta­men­te. En de­fi­ni­ti­va, des­de el ne­go­cia­do de de­re­chas se pro­mue­ve la is­la­mo­fo­bia por la mis­ma ra­zón que des­de el ne­go­cia­do de iz­quier­das se pro­mue­ve el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo: por­que, aun­que con es­tra­te­gias dis­tin­tas (el uno con un ro­deo, el otro con un ata­jo), am­bos com­ba­ten al mis­mo enemi­go, que no es otro sino la re­li­gión. Por su­pues­to, su enemi­go prin­ci­pal siem­pre se­rá el cris­tia­nis­mo; pe­ro sa­ben que en las de­más re­li­gio­nes tam­bién hay di­se­mi­na­das ver­da­des par­cia­les (aque­llo que san Jus­tino lla­ma­ba «se­mi­llas del Lo­gos») que son gra­ves es­co­llos pa­ra los de­sig­nios mun­dia­lis­tas.

por Juan Ma­nuel de Pra­da

Ani­ma­les de com­pa­ñía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.