La bo­ba­da del 'spoi­ler'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gistau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

du­ran­te la se­ma­na en que es­cri­bo es­to, fue es­tre­na­da la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie nar­cos. Es un buen re­la­to de la gue­rra que sos­tu­vie­ron el cár­tel de Me­de­llín y el Es­ta­do co­lom­biano que ado­le­ce tan só­lo de un in­con­ve­nien­te que es­tro­pea en par­te el dis­fru­te: el ac­tor que in­ter­pre­ta a Pa­blo Es­co­bar, Wag­ner Mou­ra, es bra­si­le­ño, y su ma­ne­ra de im­pos­tar el es­pa­ñol de Co­lom­bia, con in­fle­xio­nes ca­rio­cas y di­fi­cul­ta­des pa­ra vo­ca­li­zar, es por mo­men­tos tan ri­dí­cu­la que per­ju­di­ca mu­cho el re­sul­ta­do de su tra­ba­jo. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rría con Vig­go Mor­ten­sen cuan­do hi­zo de Ala­tris­te ha­blan­do co­mo si aca­ba­ra de su­pe­rar un ic­tus. Las pá­gi­nas web de los dia­rios ge­ne­ra­lis­tas re­co­gie­ron la no­ti­cia del es­treno y anun­cia­ron que es­ta tem­po­ra­da era la de­fi­ni­ti­va por­que lle­ga­ba has­ta la muer­te de Pa­blo Es­co­bar, aba­ti­do en un te­ja­do por un francotirador acer­ca del cual aún exis­ten du­das de si era o no un ti­ra­dor de la Del­ta For­ce nor­te­ame­ri­ca­na eje­cu­tan­do una black op en el pa­tio tra­se­ro. Lo que me sor­pren­dió fue que, en los co­men­ta­rios de los lec­to­res, mu­chos se ex­pre­sa­ban con có­le­ra por­que con­si­de­ra­ban que, así re­dac­ta­da, la no­ti­cia les ha­bía des­tri­pa­do el fi­nal. O, co­mo se di­ce aho­ra en la jer­ga del se­rié­fi­lo fe­tén, ha­bía co­me­ti­do spoi­ler. Sé que Pa­blo Es­co­bar fue me­nos co­no­ci­do que Je­su­cris­to. Pe­ro esos men­sa­jes me re­cor­da­ron la vez que fui a ver en el ci­ne con un ami­go La pasión de Cris­to. Y mi ami­go, por bro­mear, di­jo que ya co­no­cía la his­to­ria: «Al fi­nal, lo cru­ci­fi­can». Y un es­pec­ta­dor co­lin­dan­te se enojó y di­jo que éra­mos unos ca­pu­llos por­que él no ha­bía vis­to la pe­lí­cu­la y ha­bría pre­fe­ri­do no en­te­rar­se: «Tran­qui­lo, hom­bre, que lue­go re­su­ci­ta», le di­ji­mos. «¡Que no me lo des­tri­péis más!». Se ve que no ha­bía leí­do la no­ve­la ori­gi­nal. Es­te ar­tícu­lo po­dría ha­ber ver­sa­do so­bre la su­pers­ti­ción snob del spoi­ler, un có­di­go de si­len­cio acer­ca del con­te­ni­do de las se­ries más es­tric­to que la omer­tà si­ci­lia­na. Cual­quier día ve­re­mos su­bir al ca­dal­so, pa­ra ser ahor­ca­da, a gen­te cu­yo úni­co de­li­to fue an­ti­ci­par un desen­la­ce de Jue­go de Tro­nos. Pe­ro pre­fie­ro que ver­se so­bre la ig­no­ran­cia. Nar­cos es una se­rie ba­sa­da en acon­te­ci­mien­tos reales que es­tu­vie­ron en las por­ta­das de to­dos los pe­rió­di­cos del mun­do du­ran­te años en la dé­ca­da de los ochen­ta. Pa­blo Es­co­bar fue en esa épo­ca uno de los hom­bres más fa­mo­sos del pla­ne­ta. Su muer­te tu­vo una re­per­cu­sión com­pa­ra­ble a la de Bin La­den. Pe­ro aún que­da gen­te, no sé si am­pa­ra­da en la coar­ta­da de la ju­ven­tud, que se sien­ta a ver un re­la­to so­bre aque­llos acon­te­ci­mien­tos tan in­tac­ta de in­for­ma­ción, tan bru­ta de no ha­ber te­ni­do ja­más un dia­rio en­tre las ma­nos, que pi­de que se le con­ser­ve el sus­pen­se acer­ca de la suer­te fi­nal del je­fe del cár­tel de Me­de­llín. Es­tas obras, ya sean ci­ne­ma­to­grá­fi­cas o li­te­ra­rias, no vi­ven pre­ci­sa­men­te de la in­cer­ti­dum­bre re­la­cio­na­da con los gran­des desen­la­ces: par­ten de la ba­se de que su pú­bli­co tie­ne dos de­dos de fren­te y ya los co­no­ce. Por eso no hay pro­fa­na­ción ni spoi­ler si di­ces que a Pa­blo Es­co­bar le vo­la­ron la ca­be­za. O que a Cris­to lo cru­ci­fi­ca­ron. Más allá de que el di­cho de la «ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria» me pa­rez­ca ca­da vez más un sar­cas­mo de al­guien, una iro­nía, me pre­gun­to so­bre qué otros re­la­tos de pro­ce­den­cia his­tó­ri­ca ha­bría que im­po­ner el có­di­go de si­len­cio pa­ra pro­te­ger a los ig­no­ran­tes en su ne­ce­si­dad de sus­pen­se. ¿Se de­be pre­sen­tar una bio­gra­fía so­bre Hitler ocul­tan­do que al fi­nal el pro­ta se sui­ci­da en su bún­ker? ¿Hay que con­tar la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la pro­cu­ran­do que el lec­tor/ es­pec­ta­dor no se en­te­re has­ta el fi­nal de qué ban­do la ga­na? ¿De­be el re­la­to so­bre la ex­pe­di­ción del Apo­lo cus­to­diar el sus­pen­se de si al fi­nal Arms­trong pi­sa o no la Lu­na? ¿Te­ne­mos que in­ten­tar que ha­ya gran emo­ción so­bre si Ju­lio Cé­sar lo­gra­rá sa­lir vi­vo de la cu­ria, des­pués de ba­tir­se a es­pa­da con los se­na­do­res, en los Idus de Mar­zo? (Con es­pa­da de sa­mu­rái, ya pues­tos). Lo me­jor es que los au­to­res ti­ren p’alan­te sin es­pe­rar a los idio­tas.

Mi ami­go, por bro­mear, di­jo que ya co­no­cía la his­to­ria: «Al fi­nal, lo cru­ci­fi­can». Y un es­pec­ta­dor se enojó: ha­bría pre­fe­ri­do no en­te­rar­se. «Tran­qui­lo, hom­bre, que lue­go re­su­ci­ta»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.