6 RA­ZO­NES PA­RA HA­CER­SE ADIC­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

BUEN RO­LLO

El ejer­ci­cio in­cre­men­ta el flu­jo de san­gre que lle­ga al ce­re­bro, crean­do nue­vos va­sos san­guí­neos. Ade­más, fo­men­ta la pro­duc­ción de ele­men­tos quí­mi­cos (se­ro­to­ni­na, en­dor­fi­na, do­pa­mi­na…) que ali­vian el do­lor, re­du­cen el es­trés y me­jo­ran nues­tro es­ta­do aními­co.

EFEC­TO RE­JU­VE­NE­CE­DOR

El ejer­ci­cio pro­te­ge los te­ló­me­ros, que son los ex­tre­mos de los cro­mo­so­mas, que, en­tre otras co­sas, con­fie­ren es­ta­bi­li­dad a las cé­lu­las en su pro­ce­so de di­vi­sión. Es­to se tra­du­ce en un en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar más len­to.

HUE­SOS FUER­TES

La con­trac­ción re­pe­ti­da que pro­du­ce el le­van­ta­mien­to de un pe­so –va­le una pe­sa, pe­ro tam­bién, por ejem­plo, una ga­rra­fa de agua– ha­ce que los múscu­los crez­can e in­cre­men­ten así la pre­sión so­bre los hue­sos. Co­mo re­sul­ta­do, es­tos in­cre­men­tan su den­si­dad.

EFEC­TO CICATRIZANTE

El ejer­ci­cio in­cre­men­ta tam­bién el flu­jo de san­gre ha­cia la piel. De es­te mo­do, la epi­der­mis re­ci­be nu­trien­tes que con­tri­bu­yen a una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción de las he­ri­das.

CO­RA­ZÓN AC­TI­VO

El mo­vi­mien­to in­cre­men­ta el ni­vel de san­gre que el co­ra­zón bom­bea ha­cia los te­ji­dos cor­po­ra­les, in­clui­dos los múscu­los. Apor­ta así una ‘do­sis’ ex­tra de oxí­geno, que ayu­da a so­por­tar la fa­ti­ga mus­cu­lar.

QUE­MAN­DO GRA­SAS

El cuer­po ob­tie­ne ener­gía que­man­do las gra­sas en lu­gar de los car­bohi­dra­tos. Así, las cé­lu­las gra­sas re­du­cen su ta­ma­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.