Una his­to­ria de España (LX­XI)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

en con­tra de lo que mu­chos creen, al em­pe­zar 1936 la Fa­lan­ge eran cua­tro ga­tos. Fa­lan­gis­tas de ver­dad, de lo que lue­go se lla­ma­ron ca­mi­sas vie­jas, ha­bía po­cos. Más tar­de, con la su­ble­va­ción de la de­re­cha, la guerra y so­bre to­do la post­gue­rra, con la apro­pia­ción que el fran­quis­mo hi­zo del asun­to, aque­llo cre­ció co­mo la es­pu­ma. Pe­ro al prin­ci­pio, co­mo di­go, los fa­lan­gis­tas ape­nas te­nían pe­so po­lí­ti­co. Eran mar­gi­na­les. Su ideo­lo­gía era abier­ta­men­te fas­cis­ta, par­ti­da­ria de un es­ta­do to­ta­li­ta­rio que li­qui­da­se par­la­men­tos y otras ma­ri­co­na­das. Pe­ro a di­fe­ren­cia de los na­zis, que eran una pan­di­lla de gángs­ters li­de­ra­dos por un psi­có­pa­ta y se­cun­da­dos con en­tu­sias­mo por un pue­blo al que le en­can­ta­ba de­la­tar al ve­cino y mar­car el pa­so, y tam­bién a di­fe­ren­cia de los fas­cis­tas ita­lia­nos, cu­yo je­fe era un pa­ya­so me­ga­ló­mano con plu­mas de pa­vo real a quien Cur­zio Ma­la­par­te –que por un tiem­po fue de su cuer­da– de­fi­nió con ple­na exac­ti­tud co­mo «un gran im­bé­cil», la Fa­lan­ge ha­bía si­do fun­da­da por Jo­sé Antonio Pri­mo de Ri­ve­ra, hi­jo del dictador don Mi­guel. Y aquí ha­bía sus ma­ti­ces, por­que Jo­sé Antonio era abo­ga­do, cul­to, via­ja­do, ha­bla­ba in­glés y fran­cés, y ade­más era gua­po, el tío, con una plan­ta es­tu­pen­da, que ante las jó­ve­nes de de­re­chas, y ante las no tan jó­ve­nes, le da­ba un au­ra me­lan­có­li­ca de hé­roe ro­mán­ti­co; y ante los chi­cos de la bur­gue­sía y cla­ses al­tas, de don­de sa­lió la ma­yor par­te de los fa­lan­gis­tas de la pri­me­ra ho­ra, lo mar­ca­ba con un en­can­to amis­to­so de cla­se y un ai­re de vi­ril ca­ma­ra­de­ría que los em­pu­ja­ba a se­guir­lo con en­tu­sias­mo; y más en aque­lla España don­de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les se es­ta­ban re­ve­lan­do tan irres­pon­sa­bles, opor­tu­nis­tas e in­fa­mes co­mo los que te­ne­mos en 2016, só­lo que en­ton­ces ha­bía más ham­bre e in­cul­tu­ra que aho­ra, y ade­más la gen­te lle­va­ba pis­to­la. Y aun­que de to­do ha­bía en de­re­chas e iz­quier­das, o sea, cla­se al­ta, me­dia y ba­ja, po­dría­mos apun­tar, para acla­rar­nos, que pe­se a sus es­fuer­zos la Fa­lan­ge nun­ca lle­gó a cua­jar en­tre las cla­ses po­pu­la­res, que la con­si­de­ra­ban co­sa de se­ño­ri­tos; y que en aquel 1936, que tan­ta co­la iba a traer, lo me­jor de la ju­ven­tud es­pa­ño­la no es ya que es­tu­vie­ra di­vi­di­da en­tre fa­lan­gis­tas, car­lis­tas, ca­tó­li­cos y de­re­chis­tas en ge­ne­ral, de una par­te, y so­cia­lis­tas, anar­quis­tas y co­mu­nis­tas –és­tos úl­ti­mos tam­bién to­da­vía mi­no­ri­ta­rios– de la otra, sino que ta­les jó­ve­nes, fuer­te­men­te po­li­ti­za­dos, in­clu­so com­pa­ñe­ros de es­tu­dios o de pan­di­lla de ami­gos, em­pe­za­ban a ma­tar­se en­tre sí a ti­ro lim­pio, en la ca­lle, con ac­cio­nes, re­pre­sa­lias y con­tra­rre­pre­sa­lias que au­men­ta­ban la pre­sión en la olla. Has­ta los es­tu­dian­tes se en­fren­ta­ban, unos co­mo fa­lan­gis­tas y otros co­mo miem­bros de la Fe­de­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Es­pa­ño­la (FUE), de ca­rác­ter mar­xis­ta. So­bre to­do los fa­lan­gis­tas, du­ros y ac­ti­vos, es­ta­ban de­ci­di­dos a des­truir el sis­te­ma po­lí­ti­co vi­gen­te para im­po­ner un es­ta­do fas­cis­ta. Eran agre­si­vos y va­lien­tes, pe­ro tam­bién lo eran los del ban­do opues­to; de mo­do que se su­ce­dían las pro­vo­ca­cio­nes, los ti­ro­teos, los en­tie­rros, los desafíos y ajus­tes de cuen­tas. Ha­bía ve­la­to­rios en las mor­gues don­de se en­con­tra­ban, jun­to a los fé­re­tros de sus muer­tos, jó­ve­nes obre­ros so­cia­lis­tas y jó­ve­nes fa­lan­gis­tas. A ve­ces se acer­ca­ban unos a otros a dar­se ta­ba­co y mi­rar­se de cerca, en trá­gi­cas tre­guas, an­tes de sa­lir a la ca­lle y ma­tar­se de nue­vo. De­re­chas e iz­quier­das cons­pi­ra­ban sin re­bo­zo, y só­lo al­gu­nos prin­ga­dos pro­nun­cia­ban la pa­la­bra con­cor­dia. Los vio­len­tos y los ase­si­nos se­guían sien­do mi­no­ri­ta­rios, pe­ro ha­cían mu­cho rui­do. Y ese rui­do era apro­ve­cha­do por los gol­fos que con­ver­tían las Cor­tes en un pa­tio in­fa­me de re­yer­tas, chu­le­rías y ame­na­zas. El des­or­den ca­lle­je­ro cre­cía im­pa­ra­ble, y los su­ce­si­vos go­bier­nos per­dían el con­trol del or­den pú­bli­co por de­ma­go­gia, in­de­ci­sión, co­bar­día o par­cia­li­dad po­lí­ti­ca. La lla­ma­da gen­te de or­den es­ta­ba har­ta, y las iz­quier­das sos­te­nían que só­lo una re­vo­lu­ción po­día de­rri­bar aque­lla «re­pú­bli­ca bur­gue­sa» a la que con­si­de­ra­ban «tan re­pre­si­va co­mo la mo­nar­quía» (ti­tu­la­res de pren­sa). Unos se vol­vían ha­cia Ale­ma­nia e Ita­lia co­mo so­lu­ción y otros ha­cia la Unión So­vié­ti­ca, mien­tras los sen­sa­tos que mi­ra­ban ha­cia las de­mo­cra­cias de Gran Bre­ta­ña o Fran­cia eran so­fo­ca­dos por el rui­do y la fu­ria. La pre­gun­ta que a esas al­tu­ras se ha­cían to­dos era si el si­guien­te gol­pe de Es­ta­do, el pun­ti­lla­zo a la mal­tre­cha Re­pú­bli­ca, lo iban a dar las de­re­chas o las iz­quier­das. Aque­llo se ha­bía con­ver­ti­do en una ca­rre­ra ha­cia el abis­mo. Y cuan­do pita la lo­co­mo­to­ra de cual­quier abis­mo, los es­pa­ño­les nun­ca per­de­mos la oca­sión de su­bir­nos al tren.

Pe­se a sus es­fuer­zos, la Fa­lan­ge nun­ca lle­gó a cua­jar en­tre las cla­ses po­pu­la­res, que la con­si­de­ra­ban co­sa de se­ño­ri­tos

[Con­ti­nua­rá].

por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

Pa­ten­te de cor­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.