Ani­ma­les de com­pa­ñía

A gol­pe de te­cla

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - Por Juan Manuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

se­gu­ra­men­te las tres o cua­tro lec­to­ras que to­da­vía me so­por­tan ha­yan oí­do ha­blar del ‘ex­pe­ri­men­to de Mil­gram’, lle­va­do a ca­bo ha­ce me­dio si­glo por el psi­có­lo­go del mis­mo nom­bre (exis­te, in­clu­so, una me­ri­to­ria pe­lí­cu­la que lo re­crea, Ex­pe­ri­men­ter, di­ri­gi­da por Mi­chael Al­me­rey­da). Mil­gram in­ten­tó de­mos­trar que la obe­dien­cia a la au­to­ri­dad es, en la ma­yo­ría de los hom­bres, una con­duc­ta cie­ga que aca­lla sus es­crú­pu­los mo­ra­les. Para ello, Mil­gram fin­gió que su ex­pe­ri­men­to ver­sa­ba so­bre la me­mo­ria; y a los vo­lun­ta­rios que res­pon­die­ron a sus anun­cios en el pe­rió­di­co les pro­pu­so que apli­ca­ran des­car­gas eléc­tri­cas so­bre otro su­pues­to vo­lun­ta­rio (en reali­dad, un ac­tor con­tra­ta­do), ca­da vez que su me­mo­ria fa­lla­se, ante unos ejer­ci­cios ne­mo­téc­ni­cos de en­dia­bla­da di­fi­cul­tad. El vo­lun­ta­rio te­nía la or­den de in­cre­men­tar el vol­ta­je de las des­car­gas, a me­di­da que los erro­res del ac­tor se re­pe­tían; pe­ro la má­qui­na de las des­car­gas es­ta­ba en reali­dad des­ac­ti­va­da, y el ac­tor no ha­cía sino fin­gir –con ala­ri­dos y con­tor­sio­nes– que las des­car­gas lo es­ta­ban des­tro­zan­do. Una in­men­sa ma­yo­ría de los vo­lun­ta­rios ac­ce­dió im­per­té­rri­ta a rea­li­zar des­car­gas al­tí­si­mas, aun vien­do (só­lo los se­pa­ra­ba una mam­pa­ra de cris­tal) que el ac­tor se re­tor­cía de do­lor. Mil­gram lle­gó a una se­rie de pa­vo­ro­sas con­clu­sio­nes, al­gu­nas irre­fu­ta­bles, otras más dis­cu­ti­bles, so­bre la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Sin em­bar­go, sus con­clu­sio­nes pa­sa­ban de pun­ti­llas so­bre una cir­cuns­tan­cia fun­da­men­tal y evi­den­te: los vo­lun­ta­rios in­fli­gían el cas­ti­go a tra­vés de una má­qui­na. San­tia­go Al­ba Ri­co, en su li­bro Pe­núl­ti­mos días (Li­bros de la Ca­ta­ra­ta), nos in­vi­ta a re­pa­rar en es­ta cir­cuns­tan­cia: pues, en efec­to, la má­qui­na evi­ta­ba el con­tac­to fí­si­co en­tre el vo­lun­ta­rio que apli­ca­ba la des­car­ga y su apa­ren­te víc­ti­ma; y, a la vez, de un mo­do frío e im­per­so­nal, se con­ver­tía en la au­tén­ti­ca au­to­ri­dad a la que obe­de­cía el vo­lun­ta­rio, cu­ya mano (al pul­sar la te­cla que li­be­ra­ba la des­car­ga) y cu­ya con­cien­cia (al acep­tar ru­ti­na­ria­men­te el cas­ti­go) se con­ver­tían en me­ras pro­lon­ga­cio­nes de la má­qui­na. «La tecnología –se­ña­la Al­ba Ri­co– ha na­tu­ra­li­za­do en la con­cien­cia de los se­res hu­ma­nos la vio­la­ción del de­re­cho co­mo un efec­to ru­ti­na­rio del uso de má­qui­nas». Y po­ne co­mo ejem­plos de ar­ti­lu­gios que anu­lan nues­tro dis­cer­ni­mien­to mo­ral los dro­nes que se em­plean para bom­bar­dear a dis­tan­cia a se­res hu­ma­nos con­cre­tos, o las má­qui­nas que pue­den es­piar nues­tras con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas o nues­tros men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co. Quien, ante un pa­nel de man­dos, aprie­ta la te­cla que des­car­ga una bom­ba en los arra­ba­les del atlas, o sa­quea la in­ti­mi­dad de una per­so­na cu­yo ros­tro ni si­quie­ra co­no­ce, no tie­ne la con­cien­cia de es­tar ha­cien­do al­go ma­lo, por la sen­ci­lla ra­zón de que la má­qui­na ha su­pli­do su con­cien­cia, ha au­to­ma­ti­za­do de tal ma­ne­ra sus de­ci­sio­nes que ni si­quie­ra le con­ce­de tiem­po para ha­cer un dis­cer­ni­mien­to mo­ral que me­rez­ca tal nom­bre. En efec­to, la tecnología ca­si nun­ca es un ins­tru­men­to neu­tro en nues­tras ma­nos. La tecnología abre­via y en­vuel­ve de im­per­so­na­li­dad y ex­tra­ña­mien­to nues­tras de­ci­sio­nes mo­ra­les, las ba­na­li­za y tor­na in­sig­ni­fi­can­tes, pro­te­ge con su fal­sa asep­sia nues­tra vi­le­za, ade­cen­ta con su pos­ti­za ‘ra­cio­na­li­dad’ nues­tra ab­yec­ción. Al­ba Ri­co nos pro­po­ne ejem­plos que afec­tan a la con­cien­cia de la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca; pe­ro po­dría­mos po­ner ejem­plos que ata­ñen a la con­cien­cia del hom­bre co­rrien­te, que ca­lum­nia y di­fa­ma desde el ano­ni­ma­to, que ame­na­za y vo­mi­ta su odio desde una red so­cial, que con­su­me a des­ta­jo la por­no­gra­fía más abe­rran­te. Y to­do lo ha­ce pul­san­do te­clas, co­mo los vo­lun­ta­rios de Mil­gram o el en­car­ga­do de con­du­cir un dron. Se­gu­ra­men­te, si tu­vie­ra que ca­lum­niar y di­fa­mar, ame­na­zar y vo­mi­tar su odio a ros­tro des­cu­bier­to no lo ha­ría por te­mor a que sus ve­ci­nos lo se­ña­la­sen, por te­mor a una de­nun­cia, por te­mor a ser con­si­de­ra­do un in­de­sea­ble. Se­gu­ra­men­te, si tu­vie­ra que ba­jar al quios­co de la es­qui­na y pe­dir­le al quios­que­ro re­vis­tas de por­no­gra­fía abe­rran­te se re­pri­mi­ría, aun­que só­lo fue­ra por mie­do a que lo vie­ra la hi­ja del quios­que­ro o se en­te­ra­sen sus ve­ci­nos. Pe­ro la má­qui­na nos pro­te­ge de agre­sio­nes ex­ter­nas, des­per­so­na­li­za nues­tra vi­le­za, alivia y anes­te­sia nues­tra con­cien­cia. Le­jos de

La tecnología abre­via y en­vuel­ve de im­per­so­na­li­dad nues­tras de­ci­sio­nes mo­ra­les, pro­te­ge con su fal­sa asep­sia nues­tra vi­le­za

Qser ‘neu­tra’, se ha adue­ña­do de no­so­tros sin que nos de­mos cuen­ta. Y la sen­sa­ción de pro­tec­ción que la tecnología nos brin­da es, por su­pues­to, fal­sa. Si po­de­mos vo­mi­tar nues­tro odio a tra­vés de in­ter­né, o con­su­mir por­no­gra­fía abe­rran­te, es por­que así con­vie­ne a al­guien que nos es­pía. Pues, si no le con­vi­nie­se, nos man­da­ría tran­qui­la­men­te un dron para que nos re­du­je­se a fos­fa­ti­na, a gol­pe de te­cla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.