Are­nas mo­ve­di­zas

La neu­mo­nía de Hi­llary

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - Por www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ace unos cuan­tos días, con mo­ti­vo de los ac­tos de ho­me­na­je a las víc­ti­mas del 11-S en York, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, fue no­ti­cia por una suer­te de ma­reo que la obli­gó a aban­do­nar la ce­re­mo­nia en la que tam­bién coin­ci­dió con su opo­nen­te re­pu­bli­cano, Do­nald Trump. No se­ría ello no­ti­cia ni ob­je­to de co­men­ta­rio si no fue­ra por va­rias ra­zo­nes, en­tre ellas que Hi­llary se en­cuen­tra en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, que su opo­nen­te es­tá cerca en las en­cues­tas, que la opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na tie­ne no po­cas du­das so­bre su ho­nes­ti­dad y que un en­fer­mo tie­ne me­nos pro­ba­bi­li­da­des que un no en­fer­mo de ga­nar unas elec­cio­nes. No di­ga­mos las es­ta­dou­ni­den­ses, don­de to­do de­ta­lle de trans­pa­ren­cia se mi­de al mi­lí­me­tro. Los mé­di­cos se apre­su­ra­ron a ase­gu­rar que la se­ño­ra Clin­ton pa­de­cía una le­ve neu­mo­nía, co­mo ya es sa­bi­do, y que ello era la cau­sa de ese vahí­do, co­mo que­rién­do­le qui­tar tras­cen­den­cia a al­go que sa­ben pue­de te­ner con­se­cuen­cias elec­to­ra­les y no pre­ci­sa­men­te gra­tas para la pri­me­ra mu­jer con pro­ba­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Desde el cuar­tel ge­ne­ral de Trump se ve­nía acu­san­do a Clin­ton de es­tar en­fer­ma, de ha­ber pa­de­ci­do un ic­tus y arras­trar no po­cas re­per­cu­sio­nes vas­cu­la­res co­mo con­se­cuen­cia de ello, dan­do a en­ten­der que una per­so­na en esas con­di­cio­nes no pue­de desem­pe­ñar el car­go al que as­pi­ra, lo cual irri­tó so­bre­ma­ne­ra a los mis­mos que aho­ra han re­co­no­ci­do el con­tra­tiem­po res­pi­ra­to­rio de la can­di­da­ta. Ni que de­cir tie­ne que Trump in­sis­ti­rá en la he­ri­da y ya ve­re­mos qué con­se­cuen­cias tie­ne de ca­ra a sus pre­ten­sio­nes, que só­lo pa­re­cen te­ner op­ción cuan­do se ca­lla y no di­ce las bar­ba­ri­da­des que ve­ni­mos es­cu­chan­do desde que se pre­sen­tó a las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas. ¿De ve­ras un ti­po co­mo Trump pue­de ga­nar las elec­cio­nes en Nor­tea­mé­ri­ca?: nin­guno de los que es­ta­mos a es­te la­do del océano y mu­chos de los ami­gos que te­ne­mos en aquél de allá hu­bié­ra­mos di­cho que sí, pe­ro com­pro­ban­do qué ha pa­sa­do en lu­ga­res su­pues­ta­men­te sen­sa­tos no de­be­ría­mos atre­ver­nos a ne­gar esa po­si­bi­li­dad. Hi­llary, cu­rio­sa­men­te, no cae bien; es una po­lí­ti­ca den­sa, se­gu­ra, con­sis­ten­te, pe­ro no go­za de sim­pa­tías, mu­chos com­pa­trio­tas su­yos creen que es de hon­ra­dez es­pe­sa y ni si­quie­ra las mu­je­res es­tán por su cau­sa. Cuan­do ser­vi­dor vio a Hi­llary a es­ca­sos me­tros en el desa­yuno de ora­ción en el que Oba­ma in­vi­tó a Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que­dó fas­ci­na­do con el dis­cur­so po­lí­ti­co que se lar­gó en aque­lla ma­ña­na de in­vierno de Washington: sen­ci­lla­men­te so­ber­bio, po­lí­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble, co­mu­ni­ca­ti­va­men­te so­bre­sa­lien­te. Creí de ve­ras que se­ría una can­di­da­ta im­ba­ti­ble. Sin em­bar­go, es­tá a pun­to de ade­lan­tar­la un su­je­to ex­tem­po­rá­neo que asus­ta has­ta a sus co­rre­li­gio­na­rios más sen­sa­tos y que ca­da vez que abre la bo­ca es para de­cir bar­ba­ri­da­des in­ca­li­fi­ca­bles. Al­gu­nos no se ex­tra­ñan del to­do: des­pués del triunfo del bre­xit cual­quier co­sa es po­si­ble. Son tiem­pos de po­pu­lis­mo, de gen­te que ase­gu­ra que pue­de so­lu­cio­nar las co­sas con tres pa­ta­das; es tiem­po de Le Pen; de los ale­ma­nes de ex­tre­ma de­re­cha; de Po­de­mos; de Sy­ri­za; de lo que que­da de Chávez en Ma­du­ro; de Trump; de los ab­sur­dos bri­tá­ni­cos que han arras­tra­do a su país a una tra­ve­sía in­ne­ce­sa­ria por el de­sier­to más in­cier­to y que, ade­más, con­de­nan a la ju­ven­tud del Reino Uni­do a un fu­tu­ro inevi­ta­ble­men­te peor; de po­lí­ti­cos co­mo la al­cal­de­sa de Ro­ma, que la es­tá de­jan­do para el arras­tre en so­lo tres meses en el car­go; del de­sas­tre ese de Car­me­na en Ma­drid… Es tiem­po de po­lí­ti­cos sim­ples, pe­ro no por ello de efec­tos be­né­fi­cos. No sé có­mo evo­lu­cio­na­rá la neu­mo­nía de Hi­llary desde la re­dac­ción de es­tas lí­neas has­ta su pu­bli­ca­ción, pe­ro le de­seo que el neu­mo­co­co (si es de ori­gen bac­te­riano y de ese bi­cho en con­cre­to) ce­da al pa­so de los an­ti­bió­ti­cos. Y que de­ci­da lo me­jor para su cam­pa­ña:

QUn en­fer­mo tie­ne me­nos pro­ba­bi­li­da­des que un no en­fer­mo de ga­nar unas elec­cio­nes. No di­ga­mos las es­ta­dou­ni­den­ses

trans­pa­ren­cia con su en­fer­me­dad o pru­den­te re­ser­va para no dar pis­tas al enemi­go. En Es­ta­dos Uni­dos hay una vie­ja tra­di­ción de ocul­tar en­fer­me­da­des de sus pre­si­den­tes, unas ve­ces con éxi­to y otras no (en reali­dad, en to­do el or­be); pre­ci­sa­men­te de ello les quie­ro ha­blar a raíz de la lec­tu­ra de un li­bro del ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co Da­vid Owen que me pa­re­ce ex­cep­cio­nal. La se­ma­na que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.