LA OBE­SI­DAD MÓR­BI­DA DE SAN­CHO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Come & Lo -

San­cho I de León se pu­so a die­ta en el si­glo X. Pe­sa­ba 21 arro­bas (unos 240 ki­los). Co­mía unos 17 pla­tos al día; la ma­yo­ría, de car­ne de ca­za. La obe­si­dad lo ha­bía con­ver­ti­do en un in­vá­li­do y le im­pe­día de­mos­trar que ha­bía con­su­ma­do el ma­tri­mo­nio. Fue de­pues­to por los no­bles. Pe­ro su abue­la, la rei­na To­da de Na­va­rra, pi­dió ayu­da al ca­li­fa de Cór­do­ba, que le pres­tó a su mé­di­co per­so­nal, el ju­dío Has­day ibn Sa­prut. El rey, al que co­sie­ron los la­bios, so­lo be­bió in­fu­sio­nes con una pa­ji­ta du­ran­te cua­ren­ta días. El ré­gi­men se com­ple­tó con ba­ños de va­por y ca­mi­na­tas en los que era ti­ra­do con cuer­das por es­cla­vos. Per­dió 120 ki­los y re­cu­pe­ró el trono. por­fi­ria que pa­de­cie­ron mu­chos mo­nar­cas bri­tá­ni­cos, que su­frían de alu­ci­na­cio­nes, pa­ra­noias y an­sie­dad. Los ro­ma­nos, por ejem­plo, se en­ve­ne­na­ban sin sa­ber­lo, pues aña­dían plo­mo al vino para en­dul­zar­lo y tam­bién al ma­qui­lla­je de las mu­je­res, so­bre to­do las cla­ses al­tas. La con­cen­tra­ción del me­tal era 16.000 ve­ces superior a la do­sis que se con­si­de­ra tó­xi­ca. Los tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos de mu­chos em­pe­ra­do­res po­drían de­ber­se al sa­tur­nis­mo o en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo. Es es­ta con­fluen­cia en­tre los gran­des per­so­na­jes y los acha­ques que

Mu­chos em­pe­ra­do­res ro­ma­nos mu­rie­ron por aña­dir plo­mo al vino: to­ma­ban una con­cen­tra­ción 16.000 ve­ces tó­xi­ca

aca­ban trun­can­do sus pla­nes la que in­tere­sa al doc­tor Pedro Gar­gan­ti­lla, pro­fe­sor de His­to­ria de la Me­di­ci­na en las uni­ver­si­da­des Fran­cis­co de Vi­to­ria y Eu­ro­pea de Ma­drid, que aca­ba de pu­bli­car En­fer­me­da­des que cam­bia­ron la His­to­ria, una obra lle­na de cu­rio­si­da­des, y en la que se ci­tan desde la pan­crea­ti­tis que aca­bó pre­ma­tu­ra­men­te con la vi­da de Alejandro Magno y, de pa­so, con su im­pe­rio, has­ta el em­ba­ra­zo fan­tas­ma de Ma­ría Tu­dor, ca­sa­da con Fe­li­pe II. El vien­tre de la so­be­ra­na in­gle­sa se en­san­chó y lle­gó a sen­tir las pa­ta­das del fe­to, pe­ro al no­veno mes to­do des­apa­re­ció. Era un tras­torno psi­co­ló­gi­co. De ha­ber si­do un em­ba­ra­zo real, su hi­jo ha­bría he­re­da­do las co­ro­nas de España, In­gla­te­rra y Paí­ses Ba­jos, de ma­ne­ra que el ma­pa de Eu­ro­pa ha­bría cam­bia­do por com­ple­to. Pe­ro Ma­ría Tu­dor mu­rió sin des­cen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.