El be­bé de Ro­se­mary quie­re en­se­ñar en Har­vard

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

co­mo ateos –ex­pli­có ha­ce po­co el por­ta­voz de El Tem­plo Sa­tá­ni­co– lu­cha­mos por una ver­da­de­ra libertad re­li­gio­sa». Des­pués de es­ta de­cla­ra­ción pa­só a ex­pli­car que el cul­to a Sa­tán pro­gre­sa ade­cua­da­men­te. «Es­te oto­ño –di­jo–, con la vuel­ta de los ni­ños al co­le­gio, em­pe­za­rán a fun­cio­nar nues­tros pri­me­ros clubs in­fan­ti­les. Y el pa­sa­do mes de agos­to, en el es­ta­do de Alas­ka –aña­dió–, la reunión de un gobierno lo­cal co­men­zó con una in­vo­ca­ción a Sa­tán mien­tras que en Oklaho­ma, y a pe­sar de que se lo­gra­ron re­unir mi­les de fir­mas para evi­tar su celebración, tu­vo lu­gar y en lu­gar pú­bli­co una misa ne­gra. Una –ex­pli­có or­gu­llo­so– en la que rea­li­za­mos, ade­más, la 'con­su­ma­ción' de la Vir­gen Ma­ría». Se­gu­ro que cuan­do Ro­man Po­lans­ki ro­dó su mí­ti­ca La se­mi­lla del dia­blo ja­más ima­gi­nó que ca­si cin­cuen­ta años más tar­de y en pleno avan­za­do y su­pues­ta­men­te lai­co si­glo XXI ve­ría el au­ge y la pre­sen­cia pú­bli­ca del prín­ci­pe de las ti­nie­blas. Y sin em­bar­go ya ven, al pa­re­cer el be­bé de Ro­se­mary, aho­ra cin­cuen­tón, go­za de muy bue­na sa­lud. El he­cho no de­ja de te­ner su la­do chus­co. Re­sul­ta, por ejem­plo, pin­to­res­co que los ado­ra­do­res de Sa­tán se pro­cla­men ateos. Un ateo es por de­fi­ni­ción al­guien que des­cree de cual­quier ti­po de di­vi­ni­dad o en­ti­dad so­bre­na­tu­ral. ¿Qué ha­cen en­ton­ces ado­ran­do a Bel­ce­bú? Tam­bién su es­té­ti­ca, así co­mo los pos­tu­la­dos de su sa­tá­ni­co Tem­plo, es bas­tan­te ri­si­ble. Bas­ta en­trar en In­ter­net para com­pro­bar que no re­nun­cian a nin­guno de los cli­chés al uso, desde los cuer­nos al azu­fre, desde el ra­bo a las pa­tas de ca­bra. Di­cho esto, exis­ten otros as­pec­tos de la no­ti­cia que re­sul­tan in­quie­tan­tes. Desde ha­ce años, los ado­ra­do­res del mal in­ten­tan ga­nar 'res­pe­ta­bi­li­dad'. Am­pa­rán­do­se en la libertad de cul­to, los sa­ta­nis­tas (ca­si) lo­gra­ron ce­le­brar ha­ce un par de años una misa ne­gra na­da me­nos que en la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Los alum­nos que, alar­ma­dos, in­ten­ta­ron evi­tar­la pen­sa­ron que bas­ta­ría con in­for­mar a las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas de la uni­ver­si­dad para que se hi­cie­ran car­go del asun­to. Ante su sor­pre­sa, des­cu­brie­ron que es­tas no te­nían la me­nor in­ten­ción de ha­cer­lo, ar­gu­yen­do que «tra­tar de coar­tar la libertad re­li­gio­sa de los sa­ta­nis­tas po­dría cau­sar­le pro­ble­mas a los cris­tia­nos en el fu­tu­ro». La cer­ca­na igle­sia de Saint Paul, por su par­te, se li­mi­tó a to­mar una mí­ni­ma pre­cau­ción, ha­cer que los fie­les con­su­mie­ran la sa­gra­da for­ma de­lan­te del sa­cer­do­te, para evi­tar que al­guien pu­die­se guar­dár­se­la con áni­mo de pro­fa­nar­la en la ve­ni­de­ra y ne­gra ce­re­mo­nia. A aque­llos alum­nos, sin em­bar­go, la me­di­da no les pa­re­ció pre­cau­ción su­fi­cien­te y de­ci­die­ron lla­mar a otras puer­tas. Es­cri­bie­ron una no­ta en la que que­rían re­sal­tar los va­lo­res que siem­pre ha­bía de­fen­di­do su uni­ver­si­dad y có­mo Har­vard prohi­bía la de­ni­gra­ción de la ra­za, la re­li­gión y el se­xo de las per­so­nas. Ad­jun­ta­ron a su no­ta más de cien mil fir­mas re­ca­ba­das en po­co más de una se­ma­na a tra­vés de las re­des so­cia­les y re­mi­tie­ron am­bas co­sas a la pre­si­den­ta de Har­vard, cu­yo nom­bre, mi­ren us­te­des qué cu­rio­so, es la doc­to­ra Faust. La doc­to­ra Faust res­pon­dió que, aun­que de­plo­ra­ba la misa ne­gra, no can­ce­la­ría su celebración, en aras de la libertad de cul­to, aun­que sí pen­sa­ba asis­tir a la ho­ra de ora­ción que, en des­agra­vio, pen­sa­ban or­ga­ni­zar los cre­yen­tes. Fi­nal­men­te el be­bé de Ro­se­mary no ofi­ció en Har­vard. Des­pués de un gran re­vue­lo me­diá­ti­co se de­ci­dió que la misa ne­gra, en vez de ce­le­brar­se en uno de los co­me­do­res, tu­vie­se lu­gar a po­cos me­tros de allí, pe­ro fue­ra del re­cin­to de la uni­ver­si­dad. Desde en­ton­ces y mon­ta­dos en los

La doc­to­ra Faust res­pon­dió que, aun­que de­plo­ra­ba la misa ne­gra, no can­ce­la­ría su celebración, en aras de la libertad de cul­to

siem­pre grá­ci­les cor­ce­les de la libertad de ex­pre­sión y de cul­to, los sa­ta­nis­tas han se­gui­do ca­bal­gan­do. Pe­ro ¿qué ha­bría pa­sa­do si la pro­vo­ca­ción fue­ra otra? Una que ofen­die­ra no a los cris­tia­nos, sino a de­vo­tos de otros cre­dos y/o sen­si­bi­li­da­des. Ne­ga­cio­nis­tas del Ho­lo­caus­to, por ejem­plo, o crí­ti­cos del is­lam. ¿Qué callos ideo­ló­gi­cos, re­li­gio­sos o de gé­ne­ro se pue­den pi­sar y cuá­les no? To­dos lo sa­be­mos de so­bra y nos au­to­cen­su­ra­mos a diario. Una pe­na. Co­mo tam­bién lo es que no sal­ga­mos en defensa de nues­tra cul­tu­ra, de nues­tras creen­cias. Se­gu­ro que el be­bé de Ro­se­mary es­tá en­can­ta­do con nues­tra ti­bie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.