"Los de­trac­to­res de las ayu­das pú­bli­cas al ci­ne sa­ben po­co de có­mo se dan y em­plean"

Soy se­vi­llano del 71. Di­rec­tor de ci­ne ('Gru­po 7', 'La Is­la mí­ni­ma'). Aca­bo de es­tre­nar mi nue­va pe­lí­cu­la, 'El hom­bre de las mil ca­ras’. Cuen­ta la his­to­ria de Fer­nan­do Pae­sa y la fu­ga de Luis Rol­dán.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El -

Xlse­ma­nal. Una pe­lí­cu­la es­pa­ño­la con 5 mi­llo­nes de eu­ros de pre­su­pues­to… Al­ber­to Ro­drí­guez. Los re­que­ría. Trans­cu­rre en di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes. XL. Th­ri­ller, pe­lí­cu­la de es­pías, no­ve­la po­li­cia­ca, re­la­to po­lí­ti­co… A.R. Es una his­to­ria de tram­po­sos. Hay una frase en el fil­me que lo de­fi­ne muy bien: «Los es­pías es­pa­ño­les no via­ja­mos con pis­to­la, via­ja­mos con che­que­ra». XL. Co­rrup­ción ha­ce 20 años. ¿Cam­bia­mos? A.R. Por des­gra­cia, esto se re­pi­te. Cuan­do leí el li­bro de Cer­dán, me lla­mó la aten­ción que se tra­ta­ba de una no­ti­cia del 94 que po­día ser de cual­quier te­le­dia­rio de hoy. XL. ¿Us­ted cree que, a fi­nal, to­do el di­ne­ro que ro­bó Rol­dán se lo lle­vó Pae­sa? A.R. Eso pa­re­ce. La pe­lí­cu­la sos­tie­ne esa teo­ría, la más com­par­ti­da, pe­ro hay más. La ver­da­de­ra his­to­ria no la sa­bre­mos. XL. Con su pri­mer cor­to lo­gró 15 premios; y con sus lar­gos Gru­po 7 y La Is­la mí­ni­ma, 16 y 17 no­mi­na­cio­nes a los Go­ya. A.R. No siem­pre ha si­do así. He te­ni­do suer­te con es­tas dos úl­ti­mas pe­lí­cu­las.

XL. ¿La Is­la mí­ni­ma lo­gró 10 premios Go­ya por suer­te? ¿Cuán­tas no­mi­na­cio­nes es­pe­ra ‘por azar’ con El hom­bre de las mil ca­ras? A.R. [Ríe]. Esto es muy cam­bian­te y pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Yo es­toy pa­ga­do de so­bra, lo que quie­ro es que el pú­bli­co va­ya a ver es­ta pe­lí­cu­la. XL. ¿Ha­bi­ta ya el Olim­po del ci­ne es­pa­ñol? A.R. Hay gen­te muy bue­na para pen­sar en eso; sí sé que ten­go la suer­te de ser al­guien que vi­vi­rá de esto. Su­fi­cien­te. XL. Su pa­dre era pro­yec­cio­nis­ta de ci­ne A.R. Lo fue oca­sio­nal­men­te. Era téc­ni­co de RTVE y nos traía pe­lí­cu­las a ca­sa. Me en­can­ta­ban las de los her­ma­nos Marx. XL. Es de­fen­sor de las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas, ¿no le pa­re­cen ar­bi­tra­rias? A.R. Ten­go cla­ro que sin ayu­das no ten­dría­mos ci­ne. Los de­trac­to­res de las sub­ven­cio­nes sa­ben po­co de có­mo se em­plean y de có­mo se dan. XL. ¿Las ayu­das van se­gún quién go­bier­na? A.R. En España, sí; pe­ro en Fran­cia la de­re­cha y la iz­quier­da hi­cie­ron un fren­te co­mún para pro­te­ger el ci­ne y la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les tie­nen fal­ta de mi­ras. XL. Di­ce que, al lle­gar un fil­me a los pi­ra­tas, la ta­qui­lla ba­ja a la mi­tad. ¿Có­mo evi­tar­lo? A.R. Hay unos be­ne­fi­cia­dos di­rec­tos: las ope­ra­do­ras de te­le­fo­nía. Se­ría fá­cil res­pon­sa­bi­li­zar­las de lo que se con­su­me por sus vías. Si pue­den anu­lar la por­no­gra­fía, tam­bién po­drán con­tro­lar el con­su­mo ile­gal de ci­ne. Se ha ins­ta­la­do la cul­tu­ra de que el ci­ne no va­le na­da y se con­su­me gra­tis a tra­vés de la Red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.