A fon­do.

Los ro­bots ame­na­zan la exis­ten­cia mis­ma de la cla­se me­dia: ya no so­lo es­tán en pe­li­gro los pues­tos de tra­ba­jo en la in­dus­tria, sino que la di­gi­ta­li­za­ción tam­bién es­tá em­pe­zan­do a afec­tar a pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos en ofi­ci­nas, bu­fe­tes de abo­ga­dos y cons

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR MARKUS DETTMER, MAR­TIN HESSE, ALE­XAN­DER JUNG, MAR­TIN U. MÜ­LLER, THO­MAS SCHULZ

Ya es un he­cho: los ro­bots ha­rán en el fu­tu­ro los tra­ba­jos que hoy rea­li­zan las per­so­nas de cla­se me­dia. Así se pre­sen­ta el fu­tu­ro al que nos en­fren­ta­mos.

YA HE­MOS LLE­GA­DO A UN PUN­TO EN EL QUE HAY RO­BOTS TRA­BA­JAN­DO CO­MO ABO­GA­DOS.

Es­te en con­cre­to lo ha­ce en la es­pe­cia­li­dad de sus­pen­sión de pa­gos. La má­qui­na se lla­ma Ross, los abo­ga­dos ha­blan con ella co­mo con un com­pa­ñe­ro ve­te­rano. Pre­gun­ta: «¿Una em­pre­sa en sus­pen­sión de pa­gos pue­de se­guir eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va?». Ross ana­li­za mi­les de do­cu­men­tos, lee tex­tos le­ga­les, co­te­ja co­men­ta­rios y en se­gun­dos for­mu­la una res­pues­ta. Y lo ha­ce en cual­quie­ra de las 20 len­guas que do­mi­na y, por su­pues­to, ci­tan­do fuen­tes. «¡Mu­chas gra­cias, Ross!» Es­te ro­bot ju­rí­di­co ya se usa en bu­fe­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de una de las apli­ca­cio­nes que IBM ha desa­rro­lla­do a par­tir de Wat­son; un sis­te­ma ca­paz de ras­trear enor­mes ba­ses de da­tos, que apren­de de ca­da nue­va in­ves­ti­ga­ción y que nun­ca ol­vi­da na­da. Wat­son ayu­da a on­có­lo­gos a iden­ti­fi­car tu­mo­res y a con­ti­nua­ción pro­po­ne dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de tra­ta­mien­to. Les di­ce a los ase­so­res de in­ver­sio­nes cuá­les son las car­te­ras idó­neas para ca­da clien­te. Ras­trea mon­ta­ñas de da­tos cli­má­ti­cos en bus­ca de pa­tro­nes para ha­cer más pre­ci­sos los pro­nós­ti­cos del tiem­po. Wat­son es el asis­ten­te per­fec­to para mé­di­cos, ban­que­ros o me­teo­ró­lo­gos. Y tam­bién po­dría con­ver­tir­se en su pró­xi­mo y más fé­rreo com­pe­ti­dor. Mu­cho de lo que los tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos son ca­pa­ces de ha­cer tam­bién lo sa­be ha­cer él. Y, ade­más, me­jor y más ba­ra­to. Nun­ca se can­sa, no ne­ce­si­ta va­ca­cio­nes, no ha­ce huel­gas y su ca­pa­ci­dad para afron­tar ta­reas com­ple­jas es ca­si ili­mi­ta­da. Wat­son es­tá en con­di­cio­nes de de­jar en la ca­lle a mu­chos hi­per­cua­li­fi­ca­dos hu­ma­nos. Ya no es­tán ame­na­za­dos úni­ca­men­te los pues­tos del sec­tor pro­duc­ti­vo, en cu­yas ca­de­nas de mon­ta­je hay ejér­ci­tos de ro­bots ator­ni­llan­do, sol­dan­do y pin­tan­do desde ha­ce dé­ca­das. Aho­ra, las má­qui­nas son ca­pa­ces de asu­mir ta­reas de ofi­ci­na y ges­tión de em­pre­sas, al me­nos en par­te.

LA LIS­TA DE EM­PLEOS EN PE­LI­GRO ES LAR­GA: los tra­ba­ja­do­res de em­pre­sas de lo­gís­ti­ca, desde que los sis­te­mas de trans­por­te au­tó­no­mos mue­ven las mer­can­cías ellos so­los; los pro­té­si­cos den­ta­les, por­que las im­pre­so­ras 3D mo­de­lan las pie­zas con la ma­yor de las pre­ci­sio­nes; los car­te­ros, si al fi­nal los dro­nes se en­car­gan de en­tre­gar los en­víos... To­das es­tas pro­fe­sio­nes tie­nen su con­ti­nui­dad tan ase­gu­ra­da co­mo un téc­ni­co de re­ve­la­do de fo­to­gra­fías ha­ce 20 años. Es­ta re­vo­lu­ción no ten­drá lu­gar en al­gún mo­men­to del fu­tu­ro; ya es­ta­mos asis­tien­do a ella. Los or­de­na­do­res se em­pie­zan a en­car­gar has­ta de ta­reas que exi­gen cier­to ni­vel de in­te­li­gen­cia, co­mo por ejem­plo de­mos­trar unas mí­ni­mas do­tes co­mu­ni­ca­ti­vas. En la ac­tua­li­dad hay ro­bots que re­suel­ven con­sul­tas te­le­fó­ni­cas sen­ci­llas o que ela­bo­ran tra­duc­cio­nes en tiem­po real. Las má­qui­nas in­clu­so des­plie­gan al­go pa­re­ci­do a la crea­ti­vi­dad: imi­tan las téc­ni­cas pic­tó­ri­cas de los gran­des maes­tros, com­po­nen mú­si­ca, di­se­ñan pren­das.

Los 'co­bots' son ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos, ca­pa­ces de cons­truir jun­tos ob­je­tos de for­ma efi­cien­te y au­tó­no­ma. Es una nue­va era

«Ape­nas hay ám­bi­tos la­bo­ra­les que no se es­tén vien­do cues­tio­na­dos por el avan­ce de la di­gi­ta­li­za­ción», ase­gu­ra Sa­bi­ne Jesch­ke, de 48 años, pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca en Aquis­grán, Ale­ma­nia. Es­ta ex­per­ta en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial nos pro­yec­ta un ví­deo con un ex­pe­ri­men­to lle­va­do a ca­bo en su la­bo­ra­to­rio. Dos ro­bots api­lan pie­zas de Le­go. Ca­da uno de ellos re­co­no­ce lo que ha­ce el otro y ajus­ta su ac­ti­vi­dad en con­se­cuen­cia: es­pe­ra si ve que se en­cuen­tra en su ra­dio de ac­ción, se­lec­cio­na las pie­zas que se en­cuen­tran más cerca de él… Co­bots es el nom­bre que se les da a es­tos au­tó­ma­tas co­la­bo­ra­ti­vos a los que en el ví­deo ve­mos cons­truir una pi­rá­mi­de en­tre los dos, de for­ma efi­cien­te y au­tó­no­ma. «Nos en­con­tra­mos ante una nue­va era», di­ce Jesch­ke. Los co­bots sa­ben qué ca­mino de­ben se­guir. En breve ya no se­rá el hu­mano el que les di­ga a las má­qui­nas lo que tie­nen que ha­cer; de he­cho, las pro­pias má­qui­nas ya lo em­pie­zan a de­ci­dir por sí mis­mas. Ob­ser­van lo que ocu­rre a su al­re­de­dor y sa­can con­clu­sio­nes. Y en al­gún mo­men­to pa­sa­rán a ser ellas las que den ins­truc­cio­nes a los hu­ma­nos. Cuan­do eso ocu­rra, el com­pa­ñe­ro ro­bot se­rá nues­tro je­fe. A co­mien­zos del XIX, los tra­ba­ja­do­res tex­ti­les in­gle­ses ya em­pe­za­ron a preo­cu­par­se por la ra­pi­dez de los te­la­res me­cá­ni­cos; aque­lla fue la pri­me­ra vez que se plan­tea­ba «el te­ma de las má­qui­nas». Un si­glo más tar­de lle­gó la pro­duc­ción en ca­de­na. Y, en los años cin­cuen­ta, la au­to­ma­ti­za­ción re­ci­bió otro em­pu­jón con los ro­bots in­dus­tria­les. No obs­tan­te, el ba­lan­ce fi­nal en cuan­to al em­pleo fue po­si­ti­vo. Ca­da trans­for­ma­ción aca­ba­ba con mu­chos de los ele­men­tos an­ti­guos, pe­ro siem­pre traía con­si­go otros nue­vos, in­clu­so

Ni la pro­duc­ción en ca­de­na ni la au­to­ma­ti­za­ción de las fá­bri­cas aca­ba­ron con el em­pleo. Sur­gían nue­vas ne­ce­si­da­des. Pe­ro aho­ra las co­sas son de otra ma­ne­ra

ge­ne­ra­ba más em­pleos de los que se per­dían. Aho­ra, por pri­me­ra vez, las co­sas po­drían ser de otra ma­ne­ra. El pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Mar­tin Ford (au­tor del li­bro El au­ge de los ro­bots) apre­cia un cam­bio fun­da­men­tal en la re­la­ción en­tre los se­res hu­ma­nos y las má­qui­nas. En su opi­nión, los ro­bots ya no son so­lo he­rra­mien­tas que per­mi­ten a los tra­ba­ja­do­res au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad, sino que ellos mis­mos se convierten en tra­ba­ja­do­res, en unos tra­ba­ja­do­res muy bue­nos ade­más. Si los or­de­na­do­res ya son ca­pa­ces de com­po­ner mú­si­ca, en breve es­ta­rán en con­di­cio­nes de desa­rro­llar es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les o re­sol­ver pro­ble­mas de ges­tión, cree Ford. Las con­se­cuen­cias, ase­gu­ra, se­rían enor­mes: «Ca­si to­dos los em­pleos en los que al­guien se sien­ta de­lan­te de un or­de­na­dor y pro­ce­sa in­for­ma­ción es­tán ame­na­za­dos». Por otro la­do, los pro­duc­tos fí­si­cos se van trans­for­man­do ca­da vez más en soft­wa­re. Ya ha pa­sa­do con la mú­si­ca, las fo­tos y las pe­lí­cu­las, lo pró­xi­mo se­rá que las en­tra­das y los tic­kets o in­clu­so el di­ne­ro pa­sen a ser su­per­fluos y, con ellos, to­da la mano de obra que aho­ra se de­di­ca a su pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción.

LAS CON­SE­CUEN­CIAS SE­RÁN DE GRAN AL­CAN­CE. Si ya no hay que im­pri­mir una en­tra­da, si se re­du­ce a un có­di­go guar­da­do en el smartp­ho­ne, no so­lo que­da ob­so­le­to el en­car­ga­do de ven­der­la, tam­po­co ha­rá fal­ta na­die que fa­bri­que el pa­pel o la má­qui­na en­car­ga­da de im­pri­mir­la. Tam­bién se­rán in­ne­ce­sa­rios los téc­ni­cos que atien­den la má­qui­na o el con­duc­tor del ca­mión que trans­por­ta el pa­pel. El pre­cio más ade­cua­do para las en­tra­das tam­po­co lo cal­cu­la­rá una per­so­na, sino que el or­de­na­dor dis­pon­drá de un vo­lu­men de in­for­ma­ción acu­mu­la­da más ap­ta y con­fia­ble que le per­mi­ti­rá ha­cer­lo mu­cho me­jor. Po­co a po­co, to­do irá con­ver­gien­do en el soft­wa­re.

Las 'fin­techs', ban­cos sin su­cur­sa­les ni ca­je­ros, as­pi­ran a ser el Ama­zon del mun­do fi­nan­cie­ro. Las má­qui­nas de­ci­den has­ta la con­ce­sión de cré­di­tos

Es­te mis­mo pro­ce­so de des­apa­ri­ción del so­por­te fí­si­co se pue­de ob­ser­var ya en el pa­go. An­tes, los ciu­da­da­nos iban al mos­tra­dor del ban­co para dis­po­ner de efec­ti­vo. Lue­go fue­ron los ca­je­ros au­to­má­ti­cos los que dis­pen­sa­ron bi­lle­tes. Aho­ra pa­ga­mos en las ca­jas sin usar bi­lle­tes, y lo si­guien­te se­rá ha­cer­lo me­dian­te un chip re­mo­to sin ne­ce­si­dad de con­tac­to al­guno. El sec­tor fi­nan­cie­ro no so­lo es­tá re­cor­tan­do em­pleos en sus su­cur­sa­les, sino que ya ha em­pe­za­do a usar las ti­je­ras en las lla­ma­das ta­reas de back of­fi­ce, es de­cir, los de­par­ta­men­tos de tras­tien­da, de ges­tión in­ter­na sin con­tac­to con el clien­te.

"Ca­si to­dos los em­pleos en los que al­guien se sien­ta de­lan­te de un or­de­na­dor y pro­ce­sa in­for­ma­ción es­tán ame­na­za­dos", ase­gu­ra un ex­per­to

En mu­chos ban­cos se sigue fun­cio­nan­do de la si­guien­te ma­ne­ra: el clien­te acu­de al mos­tra­dor, el ase­sor re­lle­na el for­mu­la­rio de so­li­ci­tud de cré­di­to en su or­de­na­dor. Lue­go lo im­pri­me, el clien­te lo fir­ma y se en­vía por men­sa­je­ría in­ter­na al ser­vi­cio de back of­fi­ce. Allí, la in­for­ma­ción se vuel­ve a in­tro­du­cir en el or­de­na­dor a mano o me­dian­te un escáner y se re­vi­sa una vez más. So­lo en­ton­ces el em­plea­do es­pe­cia­li­za­do en cré­di­tos tra­mi­ta la so­li­ci­tud del clien­te. Den­tro de unos años, el em­plea­do de la su­cur­sal se li­mi­ta­rá a in­tro­du­cir los da­tos en el or­de­na­dor, gi­ra­rá la pan­ta­lla para que el clien­te los re­vi­se, le pe­di­rá que fir­me en un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo y la so­li­ci­tud pa­sa­rá di­rec­ta­men­te al en­car­ga­do de eva­luar­la. Los ban­que­ros ha­blan de «ges­tión en la som­bra». To­da la lo­gís­ti­ca ac­tual de im­pre­sos se­rá in­ne­ce­sa­ria en tres años co­mo mu­cho, cal­cu­lan en el sec­tor. Eso su­po­ne un ter­cio me­nos de per­so­nal.

LAS FI­NAN­ZAS TEC NOLÓGICAS. Tam­bién las nue­vas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas del sec­tor fi­nan­cie­ro, co­no­ci­das co­mo fin­techs, es­tán obli­gan­do a las com­pa­ñías clá­si­cas a adap­tar­se a su rit­mo. Es­tas em­pre­sas ca­re­cen de una red de su­cur­sa­les y de ca­je­ros au­to­má­ti­cos, pe­ro no de­jan de ga­nar nue­vos clien­tes. Su ob­je­ti­vo: ser el Ama­zon del mun­do fi­nan­cie­ro. En las fin­techs son las má­qui­nas las que de­ci­den so­bre la con­ce­sión de cré­di­tos o so­bre el ni­vel de ries­go de un clien­te, ade­más de ase­so­rar en las in­ver­sio­nes y de­pó­si­tos. Es­tos ase­so­res ro­bó­ti­cos in­vier­ten el di­ne­ro de los clien­tes

de acuerdo con cri­te­rios pre­via­men­te es­ta­ble­ci­dos. Los al­go­rit­mos es­tán en con­di­cio­nes de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes de una for­ma más efi­caz y, so­bre to­do, más ba­ra­ta que los ase­so­res hu­ma­nos, se­gún mu­chos eje­cu­ti­vos. A pe­sar de to­do lo di­cho has­ta aho­ra, los em­plea­dos no es­tán ne­ce­sa­ria­men­te con­de­na­dos a aca­bar sien­do pres­cin­di­bles, pue­den adap­tar­se a nue­vos ro­les y, por ejem­plo, ayu­dar a los clien­tes a usar o in­ter­pre­tar las nue­vas al­ter­na­ti­vas di­gi­ta­les, co­mo si fue­ran ase­so­res tec­no­ló­gi­cos. La cues­tión es cuán­tos de ellos son real­men­te ne­ce­sa­rios… y a cuán­tos la tecnología ha­rá su­per­fluos. Los cien­tí­fi­cos Carl Frey y Mi­chael Os­bor­ne, de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, han eva­lua­do el ni­vel de ries­go para 903 pro­fe­sio­nes. Sus con­clu­sio­nes son in­quie­tan­tes: el 47 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res tie­ne pro­fe­sio­nes que con bas­tan­te pro­ba­bi­li­dad po­drían ser au­to­ma­ti­za­das en los pró­xi­mos 10 a 20 años. El gra­do de afec­ta­ción es di­fe­ren­te en fun­ción del ni­vel de for­ma­ción: los ciu­da­da­nos con li­cen­cia­tu­ras uni­ver­si­ta­rias tie­nen so­lo un 25 por cien­to de ries­go de ver des­apa­re­cer su pues­to de tra­ba­jo, por­cen­ta­je que se ele­va al 80 por cien­to en los em­pleos de me­nor cua­li­fi­ca­ción. Una re­la­ción si­mi­lar se ob­ser­va en cuan­to a los in­gre­sos: el 10 por cien­to me­jor re­tri­bui­do so­lo es­tá ame­na­za­do al 20 por cien­to, mien­tras que el 10 por cien­to con me­nor ni­vel de in­gre­sos lo es­tá al 60.

CUES­TIÓN DE CON­FIAN­ZA. El re­ver­so de es­ta his­to­ria es que tam­bién apa­re­ce­rán nue­vas ta­reas que ten­drán muy po­co en co­mún con las an­ti­guas. «¿Los mé­di­cos del fu­tu­ro se­gui­rán te­nien­do que ser li­cen­cia­dos en Me­di­ci­na? –se pre­gun­ta el mé­di­co Markus Müs­che­nich–. Ima­gí­nen­se que us­ted lle­ga a ur­gen­cias con una en­fer­me­dad que na­die sa­be cuál es. Ca­da vez se sien­te peor. Se acer­ca el mé­di­co je­fe y di­ce que tie­ne 30 años de ex­pe­rien­cia, que no se preo­cu­pe, que va a ave­ri­guar qué le pa­sa. Y a con­ti­nua­ción se sien­ta a su la­do su asis­ten­te, un es­tu­dian­te de pri­mer año, que le di­ce que tie­ne un or­de­na­dor con los co­no­ci­mien­tos reu­ni­dos en 600 años de ejer­ci­cio del pues­to de mé­di­co je­fe. ¿En quién con­fia­ría?». Müs­che­nich ve al mé­di­co del fu­tu­ro evo­lu­cio­nan­do ha­cia un nue­vo pa­pel. Es­tá con­ven­ci­do de que el soft­wa­re se en­car­ga­rá de la ma­yor par­te del tra­ba­jo y cree que «eso ha­rá que la me­di­ci­na sea me­jor». Má­qui­nas do­ta­das de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drían ac­ce­der a un nú­me­ro ili­mi­ta­do de his­to­ria­les mé­di­cos al­ma­ce­na­dos en su «me­mo­ria». Es­ta tecnología, lla­ma­da deep lear­ning, 'apren­di­za­je pro­fun­do', les ha­ría que­dar por en­ci­ma de cual­quier ex­per­to. El pa­no­ra­ma pa­re­ce ame­na­za­dor; por eso, los po­lí­ti­cos es­tán bus­can­do ma­ne­ras de re­dis­tri­buir los di­vi­den­dos di­gi­ta­les. En los úl­ti­mos tiem­pos, la idea que más agi­ta el de­ba­te es la de la ren­ta bá­si­ca: el Es­ta­do fi­nan­cia a los ciu­da­da­nos el sus­ten­to y los li­be­ra del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. La ren­ta bá­si­ca es un ex­pe­ri­men­to cos­to­so que exi­ge a la so­cie­dad un ele­va­do gra­do de ma­du­rez, pues im­pli­ca­ría que to­dos los ciu­da­da­nos ten­drían de­re­cho a ese di­ne­ro, tan­to los ne­ce­si­ta­dos co­mo los de­más.

RE­VER­TIR LA PRO­PIE­DAD. Otras vo­ces abo­gan por la crea­ción de un im­pues­to a las má­qui­nas para com­pen­sar la pér­di­da de em­pleos. La cues­tión es có­mo apli­car­lo: ¿en fun­ción del nú­me­ro de ro­bots que la em­pre­sa po­see? ¿Por el vo­lu­men de da­tos que ma­ne­ja? Es muy po­si­ble que un im­pues­to de es­te ti­po fre­na­ra el pro­gre­so. Por su par­te, Ri­chard Free­man, eco­no­mis­ta de Har­vard, pro­po­ne que los tra­ba­ja­do­res se im­pli­quen de otra for­ma. Por ejem­plo, al­guien que hoy se de­di­que a con­du­cir un ta­xi o un ca­mión de­be­ría lan­zar­se a com­prar ac­cio­nes de Uber o de Goo­gle an­tes de que los vehícu­los sin con­duc­tor le qui­ten el tra­ba­jo. «Los que po­seen los ro­bots con­tro­lan el mun­do», afir­ma el cien­tí­fi­co. La idea de Free­man de trans­for­mar a los tra­ba­ja­do­res en pro­pie­ta­rios no sua­vi­za­rá de­ma­sia­do el con­flic­to en­tre tra­ba­jo y ca­pi­tal, pe­ro sí que plan­tea una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te. Si no se con­si­gue en­con­trar un equi­li­brio so­cial, avi­sa el pro­fe­sor, po­dría sur­gir una nue­va for­ma de feu­da­lis­mo. Los tra­ba­ja­do­res se­rían co­mo sier­vos de un gru­po re­du­ci­do, la éli­te que do­mi­na la tecnología. No obs­tan­te, es­te des­tino no es inevi­ta­ble. La gen­te tie­ne en su mano al­zar­se con­tra es­te fu­tu­ro. La ad­qui­si­ción con­ti­nua de nue­vos co­no­ci­mien­tos ofre­ce la pro­tec­ción más efec­ti­va con­tra la caí­da en la po­bre­za. «En un mun­do que cam­bia tan rá­pi­da­men­te, ya no tie­ne sen­ti­do de­di­car cin­co años a es­tu­diar y lue­go el res­to de la vi­da a tra­ba­jar en la mis­ma em­pre­sa», di­ce Se­bas­tian Th­run, uno de los pre­cur­so­res que pue­blan Si­li­con Va­lley. Th­run tie­ne más de 200 per­so­nas em­plea­das en Uda­city, una aca­de­mia on-li­ne que ofre­ce a los tra­ba­ja­do­res la po­si­bi­li­dad de ac­tua­li­zar sus co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ci­da­des. La for­ma­ción que ofre­ce se pa­re­ce más a un cur­so in­ten­si­vo de for­ma­ción pro­fe­sio­nal que a una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. Los par­ti­ci­pan­tes tra­ba­jan con pro­fe­sio­na­les en pro­yec­tos y pro­duc­tos con­cre­tos. El pro­gra­ma cues­ta 200 dó­la­res al mes, du­ra por lo ge­ne­ral seis meses y al fi­nal los es­tu­dian­tes re­ci­ben lo que la em­pre­sa de­no­mi­na un 'na­no­tí­tu­lo'.

La tecnología tam­bién tie­ne sus lí­mi­tes. Nin­gún su­per­ce­re­bro ar­ti­fi­cial pue­de pro­nun­ciar un ale­ga­to fi­nal con­vin­cen­te ante un tri­bu­nal

Cuan­do Th­run tra­ba­ja­ba en Goo­gle, se de­di­ca­ba so­bre to­do al desa­rro­llo de vehícu­los sin con­duc­tor. Tie­ne una idea cla­ra del po­ten­cial que en­cie­rra la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Cuan­do un con­duc­tor co­me­te un error, so­lo él apren­de del fa­llo, mien­tras que cuan­do un ro­bot se equi­vo­ca, com­par­te su ex­pe­rien­cia con los de­más y ese error ya no se vuel­ve a pro­du­cir ja­más. «Eso sig­ni­fi­ca que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial apren­de mu­cho más rá­pi­do que las per­so­nas –con­clu­ye el em­pre­sa­rio–. De­be­ría­mos apre­su­rar­nos a ha­cer to­do lo po­si­ble por no que­dar­nos atrás». Para Th­run, es­te pro­ce­so es una ca­rre­ra en­tre el ser hu­mano y la má­qui­na: «Si los hu­ma­nos no nos ha­ce­mos más rá­pi­dos, aca­ba­rán ga­nan­do las má­qui­nas».

HAY MU­CHO EN JUEGO. La tecnología ha he­cho po­si­bles co­sas inima­gi­na­bles, pe­ro tam­bién tie­ne sus lí­mi­tes. Sigue en vi­gor una an­ti­gua re­gla de la ro­bó­ti­ca: lo que las má­qui­nas ha­cen sin es­fuer­zo po­ne en aprie­tos a las per­so­nas, pe­ro aque­llo que las per­so­nas ha­cen con fa­ci­li­dad po­ne a las má­qui­nas en di­fi­cul­ta­des. Al­go tan sen­ci­llo co­mo do­blar un pa­ñue­lo le lle­va una pe­que­ña eter­ni­dad in­clu­so al más in­te­li­gen­te de los ro­bots. Nin­gún su­per­ce­re­bro ar­ti­fi­cial es­tá en con­di­cio­nes de pro­nun­ciar un ale­ga­to fi­nal con­vin­cen­te ante un tri­bu­nal. Nin­gún al­go­rit­mo go­za de la su­fi­cien­te com­pe­ten­cia so­cial co­mo para te­ner en cuen­ta có­mo se lle­van en­tre sí los di­fe­ren­tes tra­ba­ja­do­res a la ho­ra de pla­ni­fi­car el re­par­to de tur­nos en una em­pre­sa. Para to­do esto se­gui­rán ha­cien­do fal­ta per­so­nas. Un ro­bot es­tá per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do para pre­gun­tar­le el vo­ca­bu­la­rio a un alumno, pe­ro nun­ca irra­dia­rá la au­to­ri­dad de un pro­fe­sor res­pe­ta­do. «Hay mu­chas si­tua­cio­nes en las que las per­so­nas pre­fie­ren tra­tar con otras per­so­nas», afir­ma la ex­per­ta en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial Sa­bi­ne Jesch­ke. Es­ta afir­ma­ción es es­pe­cial­men­te cier­ta en lo que se re­fie­re a la úl­ti­ma fron­te­ra hu­ma­na, las úl­ti­mas ho­ras de vi­da. Aun­que un ro­bot pu­die­ra aten­der sin des­can­so a una per­so­na ago­ni­zan­te, cual­quie­ra con un há­li­to de vi­da pre­fe­ri­ría sen­tir el con­tac­to de una mano de ver­dad. En si­tua­cio­nes co­mo es­ta, las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas no im­por­tan na­da, lo úni­co que cuen­ta es la hu­ma­ni­dad.

Los ciu­da­da­nos con li­cen­cia­tu­ras uni­ver­si­ta­rias tie­nen so­lo un 25 por cien­to de ries­go de ver su tra­ba­jo des­apa­re­cer. Los no li­cen­cia­dos, el 80

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.