La ten­den­cia.

La mo­da de to­mar zu­mos y ba­ti­dos na­tu­ra­les ha muer­to. ¡Vi­va la sopa! Más sa­cian­tes, más sa­bro­sas y más ver­sá­ti­les, las so­pas se han con­ver­ti­do en la úl­ti­ma ten­den­cia en die­tas de­pu­ra­ti­vas. La mo­da vie­ne de Es­ta­dos Uni­dos. Y arra­sa.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXO­NE DÍAZ LANDALUCE

El sou­ping –la die­ta a ba­se de so­pas que arra­sa en Nue­va York– lle­ga a España.

Co­rría el año 2013 y el ac­ce­so­rio fe­ti­che de las ce­le­bri­ties era un va­so, ge­ne­ral­men­te de plás­ti­co y ador­na­do con una pa­ji­ta, con un zu­mo ver­de no iden­ti­fi­ca­do en su in­te­rior. No ha­bía es­tam­pa de Ins­ta­gram o Twit­ter que no in­mor­ta­li­za­ra la be­bi­da más mí­ti­ca. En­ton­ces, la fie­bre por los zu­mos de fru­tas y ver­du­ras pa­re­cía no te­ner lí­mi­tes ni fe­cha de ca­du­ci­dad. No eran sim­ple­men­te una be­bi­da re­fres­can­te, sino el sím­bo­lo de un es­ti­lo de vi­da. Va­rias mar­cas co­mer­cia­li­za­ban die­tas de­pu­ra­ti­vas con pre­cios prohi­bi­ti­vos, y las es­tre­llas de Holly­wood ha­bla­ban ma­ra­vi­llas de la nue­va die­ta para des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. Pe­ro, co­mo a cual­quier otra mo­da, al jui­cing (co­mo se ha he­cho lla­mar in­ter­na­cio­nal­men­te) po­dría ha­ber­le lle­ga­do su ho­ra. Aho­ra, el sou­ping –¿qué fue an­tes el nom­bre o la ten­den­cia?– ame­na­za con arre­ba­tar­le el trono. La ten­den­cia con­sis­te en cam­biar la pa­ji­ta por la cu­cha­ra y du­ran­te cin­co días (co­mo má­xi­mo) li­mi­tar la die­ta a la in­ges­ta de so­pas. De es­ta nue­va mo­da ya ha­bló Gwyneth Paltrow (¿quién si no?) en Goop, su muy se­gui­da y muy vi­li­pen­dia­da (por es­nob) web de­di­ca­da a te­mas de es­ti­lo de vi­da. Y de la no­che a la ma­ña­na se con­vir­tió en ten­den­cia. Para sus adep­tos, que em­pie­zan a ser le­gión en ciu­da­des co­mo Nue­va York o Los Án­ge­les, las ven­ta­jas de la sopa fren­te a los zu­mos son in­nu­me­ra­bles. Al apro­ve­char el agua de la coc­ción

de las ver­du­ras, las so­pas con­ser­van to­dos los nu­trien­tes de los ali­men­tos. Ade­más, aun­que son ba­jas en ca­lo­rías, re­sul­tan mu­cho más sa­cian­tes que cual­quier zu­mo, pues en su ela­bo­ra­ción no se des­car­ta la fi­bra. Eso ayu­da a con­tro­lar el ape­ti­to y a per­der pe­so. Ade­más, ape­nas tie­nen azú­car, una de las prin­ci­pa­les con­tra­in­di­ca­cio­nes del jui­cing. Y, so­bre to­do, las so­pas son más ver­sá­ti­les: se pue­den con­su­mir frías o ca­lien­tes y ad­mi­ten es­pe­cias y hier­bas co­mo el co­mino, la pi­mien­ta o la cúr­cu­ma, que ha­cen que sean mu­cho más sa­bro­sas.

EL PO­DER DE LA CU­CHA­RA. La fie­bre so­pe­ra se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio muy bo­yan­te en Es­ta­dos Uni­dos. Sus pre­cios sue­len ser desor­bi­ta­dos. Sou­pe­li­na, una de las mar­cas más re­co­no­ci­das en es­te mer­ca­do cre­cien­te, co­bra 65 dó­la­res por una die­ta de­pu­ra­ti­va de 24 ho­ras y 325 por una de cin­co días. Y Splen­did Spoon, que na­ció en 2013 en el ba­rrio neo­yor­quino de Wi­lliams­burg, ade­más de co­mer­cia­li­zar so­pas (to­das ellas, ve­ga­nas y sin glu­ten) o clean­ses co­mo la com­pe­ten­cia, tam­bién ofre­ce su pro­pio

A DI­FE­REN­CIA DE LOS ZU­MOS, LAS SO­PAS NO TIE­NEN AZÚ­CAR, POR LO QUE AYU­DAN A CON­TRO­LAR ME­JOR EL PE­SO, AFIR­MAN SUS DE­FEN­SO­RES

pro­gra­ma nu­tri­cio­nal de sie­te días. Sin em­bar­go, la mar­ca pio­ne­ra fue Sou­pu­re, que em­pe­zó en­vian­do so­pas a do­mi­ci­lio en Los Án­ge­les y ya ope­ra a ni­vel na­cio­nal con una am­plia ofer­ta de so­pas sin pes­ti­ci­das ni in­gre­dien­tes mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te. Sus fun­da­do­ras, Vi­vien­ne Ve­lla y An­ge­la Blat­teis, de­ci­die­ron po­ner en mar­cha el ne­go­cio cuan­do, du­ran­te una co­mi­da en un res­tau­ran­te, les sir­vie­ron una sopa me­dio­cre. «Nos que­da­mos per­ple­jas con el ni­cho de mer­ca­do que exis­tía. Las dos ha­bía­mos pro­ba­do die­tas con zu­mos y es­tá­ba­mos de acuerdo en que pa­sá­ba­mos ham­bre y nos po­nía­mos an­sio­sas. Así que de­ci­di­mos crear Sou­pu­re», ex­pli­ca Ve­lla. Aho­ra se de­di­can a evan­ge­li­zar so­bre el po­der de la sopa y sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios. «El sou­ping uti­li­za to­do el ali­men­to y de­ja que tu cuer­po se des­in­to­xi­que co­mo dic­ta la ma­dre na­tu­ra­le­za: de­jan­do que tus ri­ño­nes y tu hí­ga­do ha­gan su tra­ba­jo –di­ce Ve­lla–. En mu­chas die­tas a ba­se de zu­mos, el cuer­po en­tra en una es­pe­cie de pá­ni­co de su­per­vi­ven­cia en el que sien­te la ne­ce­si­dad de be­ber zu­mo cons­tan­te­men­te y en el que se desatan pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos so­bre la co­mi­da. Eso no ocu­rre con las so­pas por­que es­tás ali­men­tan­do a tu cuer­po con las par­tes más den­sas en nu­trien­tes de la fru­ta o la ver­du­ra en vez de de­jar que pa­se ham­bre. Por eso, la pér­di­da de pe­so es más sos­te­ni­ble. Ade­más, sin los be­ne­fi­cios de los ma­cro­nu­trien­tes, co­mo las pro­teí­nas y las gra­sas bue­nas, mu­chas de las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les son inu­ti­li­za­bles. Y al­gu­nas ver­du­ras tie­nen que ser co­ci­na­das para ma­xi­mi­zar sus be­ne­fi­cios», ar­gu­men­ta. Cla­ro que, co­mo a cual­quier otra die­ta de­tox, a es­ta tam­po­co le fal­tan de­trac­to­res. Mu­chos nu­tri­cio­nis­tas re­co­mien­dan que las so­pas no sus­ti­tu­yan a otras co­mi­das, sino que for­men par­te de una die­ta va­ria­da. En España, el sou­ping no ha ate­rri­za­do de mo­men­to. Al me­nos, co­mo die­ta de­tox. Eso sí, al­gu­nas mar­cas, co­mo Kai­ku sin lac­to­sa, han apro­ve­cha­do el ti­rón para pro­mo­cio­nar su ga­ma de lác­teos li­ge­ros y di­ges­ti­vos en la ela­bo­ra­ción de so­pas más cre­mo­sas con le­ches des­na­ta­das y que­sos sin lac­to­sa. Pe­ro que no cum­pla los es­tric­tos re­qui­si­tos de la ten­den­cia (na­da de lác­teos ni que­sos) no quie­re de­cir que la sopa no es­té de mo­da. Co­mer de cu­cha­ra siem­pre se­rá la ten­den­cia oto­ño-in­vierno por ex­ce­len­cia.

LOS FANS Mo­de­los co­mo Gi­se­le Bünd­chen o Mi­ran­da Kerr y es­tre­llas de Holly­wood co­mo Gwyneth Paltrow han si­do las pri­me­ras en apun­tar­se a la fie­bre por la cu­cha­ra. La sopa de mi­so y be­rros y la de ca­la­ba­za o bró­co­li son al­gu­nas de las pre­fe­ri­das por las ce­le­bri­ties.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.