Ani­ma­les de com­pa­ñía

Eco­no­mía ba­su­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ue­ve de ca­da diez pro­duc­tos que com­pra­mos tar­dan de seis me­ses en in­cor­po­rar­se a la bol­sa de la ba­su­ra. Es una pro­por­ción que ex­pli­ca a la per­fec­ción el mo­de­lo eco­nó­mi­co en el que nos he­mos ins­ta­la­do. Nues­tra eco­no­mía ba­su­ra arro­ja, des­de lue­go, da­tos mu­cho más ma­rean­tes y ver­ti­gi­no­sos (por ejem­plo, los cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de en­va­ses desecha­bles que ge­ne­ra­mos ca­da año); pe­ro bas­ta ese da­to pa­ra el pro­pó­si­to de es­te ar­tícu­lo, pues aun­que no in­cor­po­ra ci­fras tre­me­bun­das ni in­ti­mi­dan­tes nos mues­tra al des­nu­do el fun­cio­na­mien­to del con­su­mis­mo, una sór­di­da ca­de­na de mon­ta­je en don­de el rit­mo de pro­duc­ción fre­né­ti­co de­pen­de di­rec­ta­men­te de nues­tras pul­sio­nes, de nues­tros ca­pri­chos, de nues­tra an­sie­dad y ava­ri­cia in­sa­cia­bles, de nues­tro has­tío y can­san­cio, de nues­tro de­li­rio de po­se­sión y nues­tro de­sen­can­to. La pri­me­ra prue­ba de la exis­ten­cia de una eco­no­mía en­fer­ma es su des­co­ne­xión con la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Y el ser hu­mano, al me­nos mien­tras no es­tá ma­lea­do, es un sem­pi­terno bus­ca­dor de víncu­los: con sus se­me­jan­tes, en pri­mer lu­gar; pe­ro a con­ti­nua­ción con su pro­pio há­bi­tat y con las co­sas que le ro­dean. Y, co­mo nos en­se­ña el prin­ci­pi­to de Saint-exu­péry, nos vin­cu­la­mos a tra­vés del amor y el cui­da­do: tal vez ha­ya ro­sas mu­cho más her­mo­sas, pe­ro la ro­sa que pre­fe­ri­mos en­tre to­das es aque­lla que he­mos cul­ti­va­do con nues­tras pro­pias ma­nos. Cier­ta­men­te, no siem­pre po­de­mos cul­ti­var nues­tra ro­sa; pe­ro, al me­nos, he­mos de apren­der a amar la ro­sa que ele­gi­mos, he­mos de desear­la muy de­no­da­da­men­te (y só­lo de es­ta aten­ción con­cre­ta a la ro­sa que ele­gi­mos pue­de na­cer el des­ape­go ha­cia el res­to de ro­sas). Si, por el con­tra­rio, com­pra­mos ro­sas ru­ti­na­ria­men­te, aca­ba­re­mos inevi­ta­ble­men­te de­jan­do que se amus­tien, o in­clu­so desean­do que se amus­tien, pa­ra po­der sus­ti­tuir­las pron­to. Es­ta eco­no­mía de la re­po­si­ción in­me­dia­ta, tan sór­di­da y des­truc­ti­va, es la rue­da en la que he­mos en­tra­do. Y mien­tras no nos atre­va­mos a sa­lir de ella, o a que­brar su eje, o si­quie­ra a po­ner chi­nas en su avan­ce, se­gui­re­mos ro­dan­do con ella has­ta el abis­mo. Por­que una eco­no­mía que pre­ten­de con­ver­tir el mun­do en un in­men­so ce­men­te­rio de ba­su­ra inevi­ta­ble­men­te que­rrá tam­bién ha­cer de no­so­tros un des­per­di­cio. No so­la­men­te con­vir­tién­do­nos en an­sio­sos aca­pa­ra­do­res de chis­mes pe­re­ce­de­ros, sino tam­bién po­ten­cian­do re­la­cio­nes la­bo­ra­bles más in­con­sis­ten­tes y ad­ven­ti­cias, me­nos vin­cu­la­das y com­pro­me­ti­das. No cree­mos ne­ce­sa­rio ex­pli­car a nues­tros lec­to­res có­mo, a me­di­da que se ha ex­ten­di­do es­ta eco­no­mía de­pre­da­do­ra, han ido em­peo­ran­do las con­di­cio­nes del tra­ba­ja­dor, has­ta con­ver­tir por com­pa­ra­ción el «tra­ba­jo ba­su­ra» de pa­sa­das dé­ca­das en una año­ra­da re­li­quia. Des­pués de to­do, si los pro­duc­tos que se ofre­cen al con­su­mo es­tán lla­ma­dos a con­ver­tir­se en de­se­chos en ape­nas seis me­ses, ¿por qué un pues­to de tra­ba­jo ha­bría de du­rar más? Si una em­pre­sa fa­bri­ca un ob­je­to di­ri­gi­do a con­su­mi­do­res que, tras un dis­fru­te fu­gaz del mis­mo, lo arro­ja­rán al cu­bo de la ba­su­ra, ¿por qué no ha­cer lo mis­mo con los tra­ba­ja­do­res que lo fa­bri­ca­ron? Si en seis me­ses un pro­duc­to ha pro­vo­ca­do el has­tío de sus con­su­mi­do­res, que lo re­po­nen por otro más ru­ti­lan­te, ¿por qué una em­pre­sa no va a des­ha­cer­se de sus em­plea­dos re­sa­bia­dos y ex­haus­tos, su­plién­do­los por otra re­me­sa más vi­go­ro­sa e in­ge­nua? Una eco­no­mía ba­su­rien­ta aca­ba, inevi­ta­ble­men­te, ge­ne­ran­do tra­ba­jos pú­tri­dos y ma­lo­lien­tes (y la atro­fia del ol­fa­to mo­ral per­mi­ti­rá que se con­si­de­ren le­ga­les). Así, por ejem­plo, no de­be ex­tra­ñar­nos que la mo­da­li­dad la­bo­ral po­pu­la­ri­za­da por una em­pre­sa lla­ma­da Uber se ha­ya con­ver­ti­do en la ex­pre­sión más ca­rac­te­rís­ti­ca de la eco­no­mía ba­su­ra. Has­ta la im­po­si­ción de es­te mo­de­lo de­ge­ne­ra­do, se per­mi­tía que la em­pre­sa des­po­ja­se al tra­ba­ja­dor de to­do ti­po de ga­ran­tías; aho­ra se le per­mi­te tam­bién que ni si­quie­ra se preo­cu­pe de or­ga­ni­zar la pro­duc­ción. Se­rá el tra­ba­ja­dor quien apor­te los ins­tru­men­tos que le per­mi­ten de­sa­rro­llar su tra­ba­jo (el co­che si es un chó­fer, el te­lé­fono si tie­ne que aten­der con­sul­tas, la mo­to si re­par­te piz­zas); y, por su­pues­to, co­bra­rá por ser­vi­cio rea­li­za­do, no por el nú­me­ro de

Si los pro­duc­tos ofre­ci­dos al con­su­mo es­tán lla­ma­dos a ser de­se­chos en seis me­ses, ¿por qué un pues­to de tra­ba­jo ha­bría de du­rar más?

Qho­ras en que per­ma­ne­ce al fren­te del vo­lan­te, ni en­zar­za­do en dis­cu­sio­nes con sus con­sul­tan­tes. Ya no se tra­ta­ría pro­pia­men­te de ex­plo­ta­ción la­bo­ral, sino de un cí­ni­co pa­ra­si­tis­mo que, a la vez que obli­ga al tra­ba­ja­dor a desen­vol­ver­se co­mo un au­tó­no­mo, lo tra­ta co­mo a un por­dio­se­ro. Co­mo el ji­ne­te que ca­bal­ga no­che y día aca­ba amol­dan­do su hor­ca­ja­du­ra al lo­mo de su ca­ba­llo, el tra­ba­ja­dor de una eco­no­mía ba­su­ra aca­ba con­vir­tién­do­se en des­per­di­cio. Y ni si­quie­ra tie­ne el con­sue­lo del re­ci­cla­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.