Are­nas mo­ve­di­zas

En el po­der y en la en­fer­me­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

da­vid Owen fue, en el úl­ti­mo go­bierno la­bo­ris­ta an­tes del ad­ve­ni­mien­to de la se­ño­ra That­cher, mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Su Gra­cio­sa Ma­jes­tad: tam­bién fue rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Li­ver­pool y mi­nis­tro de Sa­ni­dad. Y, ade­más, es mé­di­co. To­das las cir­cuns­tan­cias an­te­rio­res le han lle­va­do a es­cri­bir con cier­ta au­to­ri­dad un en­sa­yo mag­ní­fi­co so­bre las en­fer­me­da­des de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de los úl­ti­mos cien años y la in­fluen­cia que es­tas ha­brían te­ni­do so­bre la to­ma de de­ci­sio­nes en su ejer­ci­cio del po­der. Owen des­cri­be con acier­to lo que él ca­li­fi­ca co­mo «sín­dro­me de Hy­bris», ca­tá­lo­go de sín­to­mas no cla­si­fi­ca­dos por la me­di­ci­na, pe­ro sí por la po­lí­ti­ca. La Hy­bris la su­fri­rían aque­llos lí­de­res de­mo­crá­ti­cos o dic­ta­to­ria­les que mos­tra­sen una per­ver­sa per­sis­ten­cia en po­lí­ti­cas de­mos­tra­da­men­te in­via­bles y con­tra­pro­du­cen­tes, un ma­ni­fies­to des­pre­cio por quie­nes le ro­dean o ad­vier­ten de su error, ca­yen­do en el au­to­en­ga­ño, en la em­bria­guez de po­der y or­gu­llo, sien­do in­ca­pa­ces de cam­biar de di­rec­ción y dan­do mues­tras, en po­cas pa­la­bras, de que el éxi­to se les subió a la ca­be­za. Ad­vier­te el au­tor que to­do aquel que pa­de­ce una Hy­bris re­ci­be con­se­cuen­te­men­te una Né­me­sis, co­mo era lla­ma­da la dio­sa del cas­ti­go, co­mo res­pues­ta a su des­mán. Bush y Blair son ci­ta­dos por Owen en es­te apar­ta­do. El se­cre­tis­mo es otro de los as­pec­tos más cu­rio­sos en los pro­ce­sos pa­to­ló­gi­cos que han su­fri­do gran­des lí­de­res: de ha­ber­se sa­bi­do al­gún de­ta­lle de di­ver­sas en­fer­me­da­des, agu­das o cró­ni­cas, que so­me­tie­ron a di­ri­gen­tes va­rios qui­zá hu­bie­ran cam­bia­do al­gu­nos pa­sa­jes de la his­to­ria. Pa­ra mu­chos, la sa­lud de un je­fe de Es­ta­do es una cues­tión de se­gu­ri­dad na­cio­nal: Mit­te­rrand su­frió du­ran­te ca­tor­ce años un cán­cer de prós­ta­ta y los fran­ce­ses só­lo lo su­pie­ron al fi­nal. El sah de Per­sia su­frió un se­ve­ro lin­fo­ma –que, de he­cho, aca­bó con su vi­da– del que no te­nía no­ti­cias go­bierno al­guno: de ha­ber­lo sa­bi­do, hu­bie­ran po­di­do en­ta­blar ne­go­cia­cio­nes pa­ra que fue­ra tra­ta­do en Sui­za de­jan­do en Tehe­rán un go­bierno de tran­si­ción que, po­si­ble­men­te, hu­bie­ra he­cho más di­fí­cil la vuel­ta del lo­co de Jo­mei­ni y to­do lo que ha ve­ni­do des­pués. Fran­klin Roo­se­velt, uno de los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos más que­ri­dos, ha­bía pa­de­ci­do po­lio y, por tan­to, era in­ca­paz de ca­mi­nar: pues los es­ta­dou­ni­den­ses no le vie­ron en si­lla de rue­das –tam­po­co los años cua­ren­ta eran per­ma­nen­te­men­te te­le­vi­sa­dos co­mo aho­ra–, ya que siem­pre apa­re­cía sen­ta­do o con al­gún ar­ti­lu­gio que le per­mi­tía es­tar unos mi­nu­tos ca­si de pie de­trás de un atril. A otros lí­de­res les atri­bui­mos lo­cu­ra, fun­da­men­tal­men­te por la enor­mi­dad de sus crí­me­nes o por su es­ti­lo re­tó­ri­co, co­mo Hitler o Sta­lin o Mao, pe­ro con­ven­dría no en­ga­ñar­nos. Hitler, por ejem­plo, no es­ta­ba lo­co; es de­cir, no su­fría pa­to­lo­gía que le in­ca­pa­ci­ta­ra, an­tes bien ac­ce­dió al po­der y lo con­so­li­dó con una au­to­dis­ci­pli­na bár­ba­ra; sí pa­de­cía, evi­den­te­men­te, un des­co­mu­nal sín­dro­me de Hy­bris, amén de ras­gos in­du­da­bles de psi­có­pa­ta de to­mo y lo­mo. Otros, co­mo Ken­nedy, pa­de­cían tal his­to­rial mé­di­co que, de sa­ber­se en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, di­fí­cil­men­te hu­bie­ran si­do ele­gi­dos. El pro­ta­go­nis­ta de la Nue­va Fron­te­ra pa­de­cía sín­dro­me de Adi­son (com­pro­me­te la ener­gía que pro­por­cio­na la adre­na­li­na, men­gua­da es­ta por la in­su­fi­cien­cia cor­ti­co­su­pra­rre­nal), hi­po­ti­roi­dis­mo, úl­ce­ras, aler­gias (que ha­bía que tra­tar con an­ti­his­ta­mí­ni­cos que le cau­sa­ban fa­ses de­pre­si­vas), in­fec­cio­nes uri­na­rias, in­fla­ma­ción de colon y, por su­pues­to, os­teo­po­ro­sis, la cual le pro­du­cía unos pa­vo­ro­sos do­lo­res de es­pal­da que en oca­sio­nes de­bían ser com­ba­ti­dos con seis o sie­te in­yec­cio­nes an­tes de al­gu­na com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca. ¿In­flu­ye­ron es­tas pa­to­lo­gías en su to­ma de de­ci­sio­nes? Owen sos­tie­ne que sí. Hay un Ken­nedy muy dis­tin­to en la in­va­sión de bahía de Co­chi­nos o en la en­tre­vis­ta

Hay un Ken­nedy muy dis­tin­to en la in­va­sión de bahía de Co­chi­nos del que ma­ne­jó se­re­na­men­te la cri­sis de los mi­si­les ru­sos en Cu­ba

Qcon Krus­chev en Vie­na del que ma­ne­jó se­re­na y acer­ta­da­men­te la cri­sis de los mi­si­les ru­sos en Cu­ba. En­tre am­bas, del arro­jo ri­dícu­lo o la va­ci­la­ción aton­ta­da a la pru­den­cia, se­gu­ri­dad y sen­ti­do de la ne­go­cia­ción, me­dió un abis­mo. La di­fe­ren­cia es­tu­vo en los mé­di­cos y los tra­ta­mien­tos: unos, inade­cua­dos; otros, acer­ta­dos. La lec­tu­ra de es­te li­bro es re­co­men­da­ble pa­ra aman­tes de la me­di­ci­na, la po­lí­ti­ca y la his­to­ria. Es­cri­to, por cier­to, con la ele­gan­cia que se le su­po­ne a un bri­tá­ni­co de ese por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.