LOS SE­CRE­TOS DE LA MOS­CA DEL VI­NA­GRE

¿Có­mo un in­sec­to co­mo es­te, con una es­truc­tu­ra bio­ló­gi­ca mu­cho más sen­ci­lla que la nues­tra, pue­de ayu­dar­nos tan­to a des­cu­brir los me­ca­nis­mos del cuer­po hu­mano?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Biología -

Pue­de re­sul­tar sor­pren­den­te que una mos­ca sir­va pa­ra en­ten­der có­mo el ser hu­mano y otros ma­mí­fe­ros con­tro­lan su cre­ci­mien­to cor­po­ral. Sin em­bar­go, son mu­chos los ex­pe­ri­men­tos con­du­ci­dos con la mos­ca del vi­na­gre, Dro­sop­hi­la me­la­no­gas­ter. ¿Por qué? Es un ex­ce­len­te ani­mal de la­bo­ra­to­rio por­que vi­ve po­co y se re­pro­du­ce rá­pi­do. Es­to per­mi­te que los in­ves­ti­ga­do­res pue­dan ob­ser­var su ci­clo bio­ló­gi­co com­ple­to y pue­dan es­tu­diar tam­bién a va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Ade­más, se ha des­ci­fra­do el ma­pa com­ple­to de su ge­no­ma y se han iden­ti­fi­ca­do en él has­ta un 60 por cien­to de ge­nes de en­fer­me­da­des hu­ma­nas. Otra ven­ta­ja es que abun­da y es­tá muy a mano: se ali­men­ta de las co­lo­nias de le­va­du­ra que anidan en man­za­nas, uvas, plá­ta­nos y otras fru­tas dul­ces. Des­de su ges­ta­ción, es­te in­sec­to vi­ve una gran me­ta­mor­fo­sis con es­ta­dios su­ce­si­vos –em­brión, lar­va y pu­pa– que se pa­re­cen mu­cho a nues­tro cre­ci­mien­to des­de el em­brión, pa­san­do por la in­fan­cia y pu­ber­tad, has­ta con­ver­tir­nos en adul­tos. El cre­ci­mien­to de la mos­ca de­pen­de de que ob­ten­ga unas pro­teí­nas su­fi­cien­tes, co­mo no­so­tros ne­ce­si­ta­mos el ali­men­to. En el pro­ce­so, la Dro­sop­hi­la desa­rro­lla unos ór­ga­nos, co­mo múscu­los, epi­der­mis… y una cu­tí­cu­la ex­te­rior, que sir­ve a un tiem­po de pro­tec­ción fren­te al me­dio y pa­ra otor­gar una ri­gi­dez a su cuer­po. Es de­cir, jue­ga el pa­pel de nues­tro es­que­le­to y nues­tra piel. Asi­mis­mo, en su pro­ce­so de cre­ci­mien­to se pro­du­ce una co­mu­ni­ca­ción en­tre ór­ga­nos y el ce­re­bro que es com­pa­ra­ble al de los ma­mí­fe­ros. En un la­bo­ra­to­rio po­de­mos in­ter­ve­nir –pri­ván­do­le de ali­men­to, pro­vo­cán­do­le en­fer­me­da­des y tu­mo­res o ma­ni­pu­lan­do su in­for­ma­ción ge­né­ti­ca– de un mo­do que nun­ca po­dría­mos apli­car a un ser hu­mano sin caer en una fal­ta de éti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.