La dé­ca­da per­di­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Da­vid Gis­tau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

en mu­chos sen­ti­dos, el no­ve­lis­ta que uno que­rría ha­ber si­do se lla­ma Budd Schul­berg. Su nom­bre no sue­na a to­do el mun­do, tal vez por­que bue­na par­te de su ca­rre­ra trans­cu­rrió en los gal­po­nes de Holly­wood don­de los guio­nis­tas eran ab­sor­bi­dos co­mo en una ca­de­na de mon­ta­je de las ideas. A ello atri­bu­yo que sea tan di­fí­cil en­con­trar obras su­yas tan im­por­tan­tes co­mo Más du­ra se­rá la caída, de la cual ape­nas exis­te una pé­si­ma tra­duc­ción an­ti­gua en la que en­ci­ma al edi­tor le pa­re­ció ade­cua­do ampu­tar cua­ren­ta o cin­cuen­ta pá­gi­nas pa­ra ha­cer que el vo­lu­men pe­sa­ra me­nos a los lec­to­res de va­gón de Me­tro. Se ve que, en la épo­ca de la que ha­bla­mos, las ur­ba­nís­ti­cas no eran las úni­cas tro­pe­lías del feís­mo co­me­ti­das en Es­pa­ña. Una de mis edi­to­ria­les fa­vo­ri­tas, Acan­ti­la­do, que si por al­go se ha ca­rac­te­ri­za­do es por re­des­cu­brir jo­yas ex­tra­via­das, pu­bli­có ha­ce po­co El de­sen­can­ta­do. Es una no­ve­la con la cual Schul­berg nos sa­ca un po­co de su at­mós­fe­ra fa­vo­ri­ta, la de los gangs­ters y los bo­xea­do­res, pa­ra ex­plo­rar otro ám­bi­to que es­tu­vo en­tre sus ob­se­sio­nes: Holly­wood, lo que se dio en lla­mar la Edad Do­ra­da de Holly­wood, y que en reali­dad es­con­día mons­truos de­ba­jo de la epi­der­mis. El Holly­wood de los gran­des pro­duc­to­res ti­rá­ni­cos, de los ac­to­res fra­ca­sa­dos, de los es­cri­to­res hu­mi­lla­dos, de los pea­jes se­xua­les y de los tra­jes cu­ya úni­ca des­crip­ción vá­li­da era el pre­cio. El li­bro de Schul­berg es apa­sio­nan­te por­que par­te de una re­la­ción au­tén­ti­ca que él man­tu­vo, en la épo­ca fi­nal del no­ve­lis­ta, con Fran­cis Scott Fitz­ge­rald, dis­fra­za­do en la obra ba­jo la más­ca­ra de Man­nie Ha­lli­day. En aquel Holly­wood an­te­rior a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a los pro­duc­to­res les gus­ta­ba con­tra­tar co­mo guio­nis­tas a in­men­sos au­to­res de la li­te­ra­tu­ra. Has­ta Wi­lliam Faulk­ner, tan im­pro­ba­ble le­jos del óxi­do de los sa­bles de su Sur ex­tin­gui­do, ter­mi­nó apo­rrean­do má­qui­nas de es­cri­bir, ves­ti­do con un pan­ta­lón cor­to, en bal­co­nes que da­ban al Pa­cí­fi­co. Pa­ra los pro­duc­to­res, era una for­ma de com­prar coar­ta­das li­te­ra­rias e in­clu­so de ex­hi­bir en sus fies­tas, co­mo si se tra­ta­ra de ani­ma­les cau­ti­vos des­ti­na­dos al di­ver­ti­men­to, a los adus­tos pró­ce­res de las le­tras. Pa­ra los es­cri­to­res, era un mo­do de ga­nar di­ne­ro, de le­van­tar un di­ne­ro rá­pi­do y cuan­tio­so, inima­gi­na­ble en el la­bo­rio­so pro­ce­so de la no­ve­la. Pe­ro se mor­ti­fi­ca­ban por­que sen­tían ha­ber­se pros­ti­tui­do, de for­ma que el pro­pio Schul­berg cuen­ta que ahí na­ció un gé­ne­ro de la al­ta li­te­ra­tu­ra: el odio a Holly­wood, el an­ta­go­nis­mo en­tre Holly­wood y la Cul­tu­ra Ver­da­de­ra, que to­da­vía gra­vi­ta so­bre mu­chas de las pe­lí­cu­las de Woody Allen y de su Broad­way. Así era el Scott Fitz­ge­rald que Schul­berg co­no­ció po­co an­tes de que lo ma­ta­ra un in­far­to: una vie­ja glo­ria de las le­tras con tra­je des­fa­sa­do y acu­cia­do por las deu­das, un cua­ren­tón al­cohó­li­co que emer­gía es­pec­tral de una dé­ca­da en­te­ra de­di­ca­da al tra­go y a la fies­ta, de­di­ca­da a ser gua­po y sim­pá­ti­co jun­to con su mu­jer Zel­da, jun­to con otros crea­do­res des­arrai­ga­dos que más tar­de com­pon­drían en los tra­ta­dos la ali­nea­ción de la Ge­ne­ra­ción Per­di­da. La nos­tal­gia es­pe­sa por ello el li­bro en­te­ro. Abun­dan los re­cuer­dos de aque­llas erran­cias eu­ro­peas que traen el sa­bor de la Fies­ta de He­ming­way, in­clui­da la es­ce­na en la que él y Scott Fitz­ge­rald ba­jan a un cuar­to de ba­ño por­que a Scott Fitz­ge­rald le preo­cu­pa te­ner el pe­ne pe­que­ño y ne­ce­si­ta una opi­nión. Mien­tras Hitler se pro­pa­ga co­mo una in­fec­ción y el mun­do flu­ye ha­cia otra gran gue­rra que da­rá una opor­tu­ni­dad a otra ge­ne­ra­ción de na­rra­do­res que ter­mi­na­rá de ma­tar a la que emer­gió

Scott Fitz­ge­rald/ha­lli­day, in­mi­nen­te la muer­te, re­co­rre los es­ce­na­rios de la dé­ca­da que año­ra, y cu­ya prin­ci­pal año­ran­za es de sí mis­mo

de la Gran Gue­rra, Scott Fitz­ge­rald/ Ha­lli­day, in­mi­nen­te la muer­te, re­co­rre los es­ce­na­rios de la dé­ca­da que año­ra, y cu­ya prin­ci­pal año­ran­za es de sí mis­mo. Pe­ro los ba­res ce­rra­ron. Los ami­gos mu­rie­ron. Las mu­je­res ama­das, las que des­lum­bra­ban en las fies­tas, son aho­ra amar­ga­das en­ve­je­ci­das que lo ven­de­rían to­do al dia­blo con tal de vol­ver a es­tar en aquel Pa­rís du­ran­te cin­co mi­nu­tos. Dis­fru­ten de su dé­ca­da an­tes de que sea tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.