CRI­MEN DE ES­TA­DO

El nue­vo pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Ro­dri­go Du­ter­te, se ha da­do a co­no­cer por in­sul­tar a Oba­ma y has­ta al Pa­pa, pe­ro den­tro del país su fa­ma es mu­cho más te­rri­ble. Ba­jo la ban­de­ra de lu­char con­tra el nar­co­trá­fi­co, su Po­li­cía y los pa­ra­mi­li­ta­res que am­pa­ra h

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR JUDY CLAR­KE / FO­TO­GRA­FÍA DE NOEL CE­LIS

ATODOS LOS QUE ES­TÁIS ME­TI­DOS EN LAS DRO­GAS, A VO­SO­TROS, HI­JOS DE PU­TA, OS VOY A MA­TAR A TO­DOS» Así de 'co­me­di­do' se ex­pre­sa­ba Ro­dri­go Du­ter­te du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, mi­cró­fono en mano mien­tras era acla­ma­do por la mul­ti­tud. Jus­to des­pués de ser ele­gi­do pre­si­den­te el 30 de ju­nio, fue aún más cla­ro cuan­do se di­ri­gió a los agen­tes de Po­li­cía del país: «Cum­plid con vues­tro de­ber y si en el pro­ce­so ma­táis a mil per­so­nas, yo os pro­te­ge­ré». Pe­ro no so­lo in­vi­tó a la Po­li­cía a ha­cer 'jus­ti­cia': ha ofre­ci­do me­da­llas y re­com­pen­sas a to­dos los ciu­da­da­nos que ma­ten a un ca­me­llo o a un nar­co­tra­fi­can­te. Va­len tam­bién con­su­mi­do­res de dro­ga. Aun­que 'co­ti­zan' me­nos. Así que cuan­do las ca­lles de Fi­li­pi­nas han apa­re­ci­do re­ga­das por más de dos mil ca­dá­ve­res, na­die se ha sor­pren­di­do. Du­ter­te lo di­jo con to­da cla­ri­dad an­te el ma­si­vo apo­yo de la po­bla­ción fi­li­pi­na y la mi­ra­da ató­ni­ta –o más bien in­di­fe­ren­te– del res­to del mun­do. «Ol­ví­den­se de las le­yes so­bre de­re­chos hu­ma­nos. Co­mo pre­si­den­te ha­ré lo mis­mo que hi­ce sien­do al­cal­de. Tra­fi­can­tes, atra­ca­do­res, va­gos y ma­lean­tes: es me­jor que os mar­chéis. Si no os en­tre­gáis, os ma­ta­re­mos». No es so­lo la ame­na­za de un 'bo­ca­zas'. Él mis­mo, le con­ta­ba a un pe­rio­dis­ta, se ha man­cha­do de san­gre. «He ma­ta­do, lo ad­mi­to... Tu­ve que ani­qui­lar a tres per­so­nas». Así que, ga­na­das las elec­cio­nes, em­pe­zó la ma­tan­za. En es­ta gue­rra con­tra las dro­gas van, ofi­cial­men­te, 1916 muer­tos. El di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía, Ro­nald de­la Ro­sa, lo con­ta­ba con or­gu­llo an­te el Se­na­do en agos­to. Un to­tal de 712 per­so­nas han muer­to en ope­ra­cio­nes po­li­cia­les –en las que los agen­tes ma­ta­ron en de­fen­sa pro­pia– y otros 1067 han muer­to a ma­nos de los «vi­gi­lan­tes», es de­cir, los pa­ra­mi­li­ta­res. Es­tos ope­ran de ma­ne­ra si­mi­lar a las fuer­zas del or­den, pe­ro de paisano. Lle­gan al lu­gar en tres o cua­tro mo­tos sin ma­trí­cu­la y dis­pa­ran sin me­diar pa­la­bra. Los vi­gi­lan­tes tie­nen la cos­tum­bre de de­jar so­bre los ca­dá­ve­res de sus víc­ti­mas un pe­da­zo de pa­pel con una lis­ta de los de­li­tos que se les atri­bu­yen. Pa­ra el je­fe de Po­li­cía, la po­lí­ti­ca del pre­si­den­te es al­ta­men­te efi­caz por­que tie­ne un efec­to di­sua­so­rio: ca­si 60.000 pre­sun­tos tra­fi­can­tes y ca­me­llos se han en­tre­ga­do pa­ra evi­tar la muer­te, se­gún el comisario. Es­te in­for­me po­li­cial se re­su­me en un 'sen­ci­llo' da­to: 45 muer­tes dia­rias.

¿Y QUIÉ­NES SON LOS MUER­TOS? La gue­rra de Du­ter­te, a quie­nes los ciu­da­da­nos apo­dan el Cas­ti­ga­dor, va di­ri­gi­da, en prin­ci­pio, con­tra tra­fi­can­tes y con­su­mi­do­res de sha­bu –nom­bre lo­cal pa­ra la an­fe­ta­mi­na–, la dro­ga más ha­bi­tual en el país y que se ven­de a unos 31 dó­la­res el gra­mo, un pre­cio ele­va­do, que ha fo­men­ta­do la apa­ri­ción de to­do ti­po de de­ri­va­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.