EL PRE­SI­DEN­TE DE FI­LI­PI­NAS HA PRO­ME­TI­DO DI­NE­RO A TO­DO CIU­DA­DANO QUE MA­TE A UN CA­ME­LLO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Pe­ro lo cu­rio­so –por no de­cir 'inex­pli­ca­ble'– es que Fi­li­pi­nas no es un país que ten­ga un es­pe­cial pro­ble­ma con la dro­ga. Se­gún la Ofi­ci­na pa­ra las Dro­gas de Naciones Uni­das, el con­su­mo de an­fe­ta­mi­na en la po­bla­ción al­can­za un por­cen­ta­je de 2,35. No es po­co, pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos es del 2,20 y en Aus­tra­lia, del 2,90. En el ca­so de los opiá­ceos, la ci­fra de prevalencia en Fi­li­pi­nas es del 0,05 fren­te al 5,41 en Es­ta­dos Uni­dos y el 3,30 en Aus­tra­lia. Con es­tos da­tos, ¿có­mo ha con­ven­ci­do Du­ter­te a los fi­li­pi­nos de que su prin­ci­pal pro­ble­ma es la dro­ga? Es­tas gue­rras del Es­ta­do con­tra el nar­co son re­cu­rren­tes en la re­gión. En Tai­lan­dia, Chi­na, Sin­ga­pur, Ma­la­sia o Viet­nam, los go­bier­nos las uti­li­zan pa­ra ocul­tar los ver­da­de­ros pro­ble­mas. Mien­tras la co­rrup­ción se con­vier­te en en­dé­mi­ca, la de­sigual­dad cre­ce y la im­pu­ni­dad se ins­ta­la en el po­der, se se­ña­la a un úni­co cri­mi­nal: los nar­co­tra­fi­can­tes. La 'es­tra­te­gia' fun­cio­na. Pe­ro en Fi­li­pi­nas tie­ne al­gu­nas pe­cu­lia­ri­da­des.

¿CÓ­MO SE HA LLE­GA­DO AQUÍ? En Fi­li­pi­nas se ha pro­du­ci­do un gi­ro po­pu­lis­ta que tie­ne con­fun­di­dos a los ana­lis­tas. Du­ter­te se pro­cla­mó pre­si­den­te con 16 mi­llo­nes de vo­tos (el 39 por cien­to), pe­ro so­lo un mes des­pués su po­pu­la­ri­dad cre­ció has­ta al­can­zar el 91 por cien­to. To­do gra­cias a su pe­cu­liar po­lí­ti­ca de «ley y or­den», que ya ha­bía pues­to en prác­ti­ca en Dá­vao, ciu­dad de la que fue al­cal­de du­ran­te 20 años. El pre­si­den­te Be­nigno Aquino III, su pre­de­ce­sor, ha­bía lo­gra­do que Fi­li­pi­nas al­can­za­ra unas co­tas de cre­ci­mien­to in­creí­bles: de 2010 a 2015 las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras cre­cie­ron de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, la in­fla­ción se man­tu­vo ba­ja, la mo­ne­da per­ma­ne­ció es­ta­ble y las re­me­sas de di­ne­ro pro­ce­den­tes de los mi­llo­nes de emi­gran­tes iban en cons­tan­te au­men­to. En 2015, Fi­li­pi­nas era el cuar­to país del mun­do que más cre­cía. ¿Por qué en es­te con­tex­to de bon­dad eco­nó­mi­ca sur­ge un per­so­na­je co­mo Du­ter­te? La res­pues­ta

EL 90 POR CIEN­TO DE LOS AL­TOS CAR­GOS SE RE­PAR­TE EN­TRE LAS MIS­MAS FA­MI­LIAS. EL PRE­SI­DEN­TE PER­TE­NE­CE A UNA DE ELLAS

"SI CO­NO­CES A UN DRO­GA­DIC­TO, MÁ­TA­LO" El ataúd de un hom­bre ase­si­na­do por los pa­ra­mi­li­ta­res es in­tro­du­ci­do en un ni­cho en Manila. «Si co­no­ces a al­gún dro­ga­dic­to, má­ta­lo. Se­ría muy cruel pe­dír­se­lo a sus pa­dres», di­jo Du­ter­te en cam­pa­ña pa­ra ani­mar a los ci­vi­les a en­trar en su par­ti­cu­lar gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.