La im­por­tan­cia de ser si­mé­tri­co

La si­me­tría no es un de­ta­lle es­té­ti­co. Es un ele­men­to cru­cial pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia. Tan­to es así que nues­tro cuer­po es­tá pro­gra­ma­do pa­ra man­te­ner­la a to­da cos­ta. Pe­ro ¿có­mo lo ha­ce? Un gru­po de cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les lo ha des­cu­bier­to. Se lo con­ta­mos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Biología - POR DA­NIEL MÉN­DEZ

Si nos pu­sie­sen de­lan­te la ra­dio­gra­fía de las ro­di­llas de Usain Bolt, se­ría­mos in­ca­pa­ces de di­fe­ren­ciar la iz­quier­da de la de­re­cha. Una es una ré­pli­ca exac­ta de la otra, y en es­ta per­fec­ción si­mé­tri­ca ya­ce el se­cre­to de su ve­lo­ci­dad. Es una de las con­clu­sio­nes del de­no­mi­na­do Pro­yec­to Si­me­tría en Jamaica, una se­rie de es­tu­dios di­ri­gi­dos por el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Ro­bert Tri­vers, que ha com­pa­ra­do las pier­nas de los co­rre­do­res de éli­te ja­mai­ca­nos con las de ha­bi­tan­tes de zo­nas ru­ra­les del país. Y ha en­con­tra­do que los más rá­pi­dos mues­tran una si­me­tría en ro­di­llas y to­bi­llos más pre­ci­sa que en el res­to. La si­me­tría que lu­ce nues­tro cuer­po –al­can­za­da a lo lar­go de mi­le­nios de evo­lu­ción– nos ha per­mi­ti­do ven­cer la gra­ve­dad y ca­mi­nar so­bre nues­tras pier­nas. Tam­bién el he­cho de te­ner dos ojos ha­ce que sea­mos ca­pa­ces de ver en tres di­men­sio­nes, lo mis­mo que po­seer un oído a ca­da la­do de la ca­be­za nos per­mi­te no so­lo es­cu­char, sino co­no­cer la di­rec­ción del so­ni­do. La si­me­tría bi­la­te­ral, co­mo la han lla­ma­do los bió­lo­gos, se ha

La cla­ve es­tá en el ce­re­bro. Nues­tra men­te ac­túa co­mo un je­fe de con­trol de ca­li­dad e im­pi­de que per­da­mos la si­me­tría

ido per­fec­cio­nan­do a lo lar­go de la evo­lu­ción. Y son nu­me­ro­sos los es­tu­dios que sos­tie­nen que in­flu­ye tam­bién en nues­tros gus­tos se­xua­les. Un ros­tro si­mé­tri­co nos re­sul­ta más atrac­ti­vo, por­que nues­tro in­cons­cien­te aso­cia esa si­me­tría con la bue­na sa­lud y una bue­na he­ren­cia ge­né­ti­ca. La si­me­tría bi­la­te­ral –que com­par­ti­mos con la ma­yor par­te de los gran­des ver­te­bra­dos, ar­tró­po­dos y mo­lus­cos– es un fe­nó­meno co­no­ci­do des­de ha­ce mu­cho, pe­ro ¿có­mo se lo­gra? ¿Qué me­ca­nis­mos uti­li­za el cuer­po pa­ra ga­ran­ti­zar que am­bas pier­nas ten­gan la mis­ma lon­gi­tud? Se in­tuía que los ani­ma­les en cre­ci­mien­to de­bían de con­tar con un me­ca­nis­mo de con­trol por el cual los ór­ga­nos del cuer­po co­mu­ni­can su ta­ma­ño a otros te­ji­dos y, en ca­so ne­ce­sa­rio, co­rri­gen cual­quier ano­ma­lía pro­vo­ca­da por al­gún ti­po de error ge­né­ti­co, en­fer­me­dad, ac­ci­den­te o cau­sas am­bien­ta­les. Pe­ro có­mo se pro­du­cía es­to era una gran in­cóg­ni­ta… Has­ta hoy.

UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de Ali­can­te –de­pen­dien­te del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y de la Uni­ver­si­dad Mi­guel Her­nán­dez– ha en­con­tra­do el mo­do en que nues­tro or­ga­nis­mo re­gu­la el cre­ci­mien­to pa­ra ga­ran­ti­zar es­ta si­me­tría. Y la cla­ve es­tá en la co­mu­ni­ca­ción en­tre los dis­tin­tos ór­ga­nos y el ce­re­bro. En sus in­ves­ti­ga­cio­nes han ha­lla­do, por un la­do, el con­jun­to de neu­ro­nas en­car­ga­das de de­tec­tar y eva­luar el cre­ci­mien­to cor­po­ral de ca­da ór­gano y, por otro, el re­cep­tor neu­ro­nal que re­ci­be y pro­ce­sa es­ta in­for­ma­ción, po­nien­do en mar­cha los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra

con­tra­rres­tar po­si­bles tras­tor­nos en el cre­ci­mien­to. La neu­ro­bió­lo­ga Ma­ría Do­mín­guez, co­di­rec­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción, lo ex­pli­ca con una ana­lo­gía. «Se pen­sa­ba que era la car­ga ge­né­ti­ca la que de­ter­mi­na­ba el cre­ci­mien­to del cuer­po. Aho­ra he­mos vis­to que fun­cio­na de otro mo­do. Es co­mo si tu­vie­ras dis­tin­tas em­pre­sas en di­ver­sos paí­ses pre­pa­ran­do las pie­zas que des­pués com­po­nen un de­ter­mi­na­do pro­duc­to. Si una pie­za es de­fec­tuo­sa y se tie­ne que vol­ver a fa­bri­car, la cen­tral re­ci­bi­rá una lla­ma­da pa­ra que el res­to de los fa­bri­can­tes ra­len­ti­cen su pro­duc­ción de ma­ne­ra que to­dos ter­mi­nen a la vez. Es co­mo un con­trol de ca­li­dad». La cen­tral que coordina el pro­ce­so es el ce­re­bro. Un ejem­plo: en un ac­ci­den­te, un ni­ño se rom­pe una pier­na. Mien­tras se re­cu­pe­ra, esa pier­na ra­len­ti­za­rá ne­ce­sa­ria­men­te

su cre­ci­mien­to. Si ‘na­die’ avi­sa­ra al ce­re­bro, los de­más ór­ga­nos con­ti­nua­rían desa­rro­llán­do­se y el ni­ño aca­ba­ría con una ex­tre­mi­dad más lar­ga que la otra. «Es­to ex­pli­ca la enor­me ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción de los pe­que­ños an­te los ac­ci­den­tes, en­fer­me­da­des o ci­ru­gías», con­clu­ye la doc­to­ra Do­mín­guez.

¡EU­RE­KA! ME­CA­NIS­MO DE ALAR­MA IDEN­TI­FI­CA­DO. Aun­que los re­sul­ta­dos del es­tu­dio de es­te equi­po es­pa­ñol son ex­tra­po­la­bles al ser hu­mano, los ex­pe­ri­men­tos de la­bo­ra­to­rio se han cen­tra­do en un in­sec­to: la mos­ca del vi­na­gre o Dro­sop­hi­la me­la­no­gas­ter. En su desa­rro­llo has­ta con­ver­tir­se en una mos­ca adul­ta mul­ti­pli­ca su ta­ma­ño por 200. Lo que han he­cho los cien­tí­fi­cos en el la­bo­ra­to­rio ha si­do pro­vo­car dis­tin­tas ano­ma­lías, co­mo tu­mo­res o ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les, que afec­tan al cre­ci­mien­to de la mos­ca. Es­tu­dian­do la res­pues­ta de su or­ga­nis­mo se per­ca­ta­ron de que los ór­ga­nos da­ña­dos en su fa­se de cre­ci­mien­to se­cre­ta­ban una hor­mo­na no iden­ti­fi­ca­da has­ta hoy y que han bau­ti­za­do co­mo Dilp8, abre­via­tu­ra de Dro­sop­hi­la in­su­lin-li­ke pep­ti­de 8. Aun­que que­da aún mu­cho del puz­le por com­po­ner, se ha con­se­gui­do es­ta­ble­cer el me­ca­nis­mo por el que los ór­ga­nos afec­ta­dos se co­mu­ni­can con el ce­re­bro pa­ra ga­ran­ti­zar un cre­ci­mien­to si­mé­tri­co. Po­dría te­ner múl­ti­ples apli­ca­cio­nes clí­ni­cas. Por un la­do, el Dilp8 se se­gre­ga cuan­do hay ano­ma­lías en el cre­ci­mien­to y apa­re­ce tam­bién cuan­do sur­gen tu­mo­res, por lo que po­dría con­te­ner cla­ves de ca­ra al desa­rro­llo de tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer. Ade­más, es evi­den­te el pa­pel de to­do es­te cir­cui­to en el cre­ci­mien­to de los me­no­res. De he­cho, se ha vis­to que en la mos­ca del vi­na­gre es­tas neu­ro­nas so­lo se en­cuen­tran ac­ti­vas en su fa­se de cre­ci­mien­to. La neu­ro­bió­lo­ga Ma­ría Do­mín­guez Cas­te­llano re­su­me así el ar­tícu­lo y, en par­te, la in­ves­ti­ga­ción. «Des­de que na­ce un ni­ño, los pe­dia­tras mo­ni­to­ri­zan su cre­ci­mien­to: mi­den bra­zos y pier­nas, la cir­cun­fe­ren­cia de su ca­be­za… Por­que cuan­do el cre­ci­mien­to no si­gue un pa­trón nor­mal, pue­de re­ve­lar que hay al­gu­na en­fer­me­dad de­trás. Des­de un tu­mor que afec­te al sis­te­ma neu­ro­en­do­crino, que con­tro­la las hor­mo­nas que pro­mue­ven el cre­ci­mien­to, has­ta fac­to­res ex­ter­nos, co­mo una des­nu­tri­ción o una ca­ren­cia de sue­ño. Lo que he­mos com­pro­ba­do es que el cuer­po tam­bién mo­ni­to­ri­za es­te cre­ci­mien­to». Te­ne­mos pues un pe­dia­tra den­tro y rea­li­za un ex­ce­len­te tra­ba­jo.

Si un ni­ño se rom­pe una pier­na, una hor­mo­na –la Dilp8– ha­ce que la otra ra­len­ti­ce su cre­ci­mien­to has­ta que se re­pa­re la le­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.