Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

yal fin, co­mo se es­ta­ba vien­do ve­nir, lle­gó la tra­ge­dia y los vo­tos se cam­bia­ron por las ar­mas. Un pe­rió­di­co de Car­ta­ge­na sa­có en primera pá­gi­na un ti­tu­lar que re­su­mía bien el am­bien­te: «Cuán­to cuen­to y cuán­ta mier­da». Ése era el ver­da­de­ro tono del asun­to. En vís­pe­ras de las elec­cio­nes de prin­ci­pios de 1936, a las que las iz­quier­das, con­tra su cos­tum­bre, se pre­sen­ta­ban por fin uni­das en el lla­ma­do Fren­te Po­pu­lar, el lí­der de la de­re­cha, Gil Ro­bles, ha­bía afir­ma­do «So­cie­dad úni­ca y pa­tria úni­ca. Al que quie­ra dis­cu­tir­lo hay que aplas­tar­lo». Por su par­te, Lar­go Ca­ba­lle­ro, lí­der del ala so­cia­lis­ta ra­di­cal, ha­bía si­do aun más ex­plí­ci­to e irres­pon­sa­ble: «Si ga­nan las derechas, ten­dre­mos que ir a una gue­rra ci­vil de­cla­ra­da». Ca­si diez mi­llo­nes de los tre­ce y pi­co mi­llo­nes de vo­tan­tes (el 72 por cien­to, que se di­ce pron­to) fue­ron a las ur­nas: 4,7 mi­llo­nes vo­ta­ron iz­quier­das y 4,4 mi­llo­nes vo­ta­ron derechas. Di­fe­ren­cia es­ca­sa, o sea, 300.000 co­chi­nos vo­tos. Po­ca co­sa, aun­que el nú­me­ro de es­ca­ños, por la ley elec­to­ral, fue más de do­ble para los fren­te­po­pu­lis­tas. Eso echó a la ca­lle, en­tu­sias­ma­dos, a sus par­ti­da­rios. Ha­bían ganado las iz­quier­das. Así que quie­nes de­ci­die­ron ir a la gue­rra ci­vil, con las mis­mas ga­nas, fue­ron los otros. Mien­tras Ma­nuel Aza­ña re­ci­bía el en­car­go de for­mar go­bierno, reac­ti­van­do to­das las re­for­mas so­cia­les y po­lí­ti­cas anu­la­das o apar­ca­das en los úl­ti­mos tiem­pos, la de­re­cha se echó al mon­te. Ban­que­ros de pos­tín co­mo Juan March, que a esas al­tu­ras ya ha­bían pues­to la pas­ta a buen re­cau­do en el ex­tran­je­ro, em­pe­za­ron a ofre­cer­se para fi­nan­ciar un gol­pe de Es­ta­do co­mo Dios man­da, y al­gu­nos des­ta­ca­dos ge­ne­ra­les con­tac­ta­ron dis­cre­ta­men­te con los go­bier­nos de Ale­ma­nia e Ita­lia para son­dear có­mo ve­rían el sar­te­na­zo a la Re­pú­bli­ca. En to­da Es­pa­ña los mi­li­ta­res lea­les y los des­con­ten­tos se mi­ra­ban unos a otros de reojo, y se­ña­la­dos je­fes y ofi­cia­les em­pe­za­ron a to­mar ca­fé cons­pi­ran­do en voz ca­da vez más al­ta, sin ape­nas di­si­mu­lo. Pe­ro tam­po­co el go­bierno se atre­vía a po­ner del to­do los pa­vos a la som­bra, por no irri­tar­los más. Y por su­pues­to, des­de el día siguiente de ga­nar las elec­cio­nes la uni­dad de la iz­quier­da se ha­bía ido al ca­ra­jo. La de­ma­go­gia al­ter­na­ba con la irres­pon­sa­bi­li­dad y la chu­le­ría. Con ca­si 900.000 obre­ros y cam­pe­si­nos en pa­ro y con ham­bre, la eco­no­mía he­cha tri­zas, el ca­pi­tal aco­jo­na­do, la me­dia­na y pe­que­ña bur­gue­sía in­quie­ta, los más pre­vi­so­res lar­gán­do­se –quie­nes po­dían– al ver­las ve­nir, la ca­lle re­vuel­ta y el pis­to­le­ris­mo de am­bos ban­dos ajus­tan­do cuen­tas en ca­da es­qui­na, el am­bien­te se pu­dría con ra­pi­dez. Aque­llo apes­ta­ba a pól­vo­ra y a san­gre. El po­lí­ti­co Cal­vo So­te­lo, que es­ta­ba des­pla­zan­do a Gil Ro­bles al fren­te de la de­re­cha, di­jo en las Cor­tes eso de «Cuan­do las hor­das ro­jas avan­zan, só­lo se les co­no­ce un freno: la fuer­za del Es­ta­do y la trans­fu­sión de las vir­tu­des mi­li­ta­res: obe­dien­cia, dis­ci­pli­na y je­rar­quía. Por eso in­vo­co al Ejér­ci­to». Cual­quier pre­tex­to ca­sual o bus­ca­do era bueno. Fal­ta­ba la chis­pa de­to­na­do­ra, y és­ta lle­gó el 12 de ju­lio. Ese día, pis­to­le­ros fa­lan­gis­tas –el jefe, Jo­sé An­to­nio, es­ta­ba en­car­ce­la­do por esas fe­chas, pe­ro se­guían ac­tuan­do sus es­cua­dras– le die­ron ma­ta­ri­le al te­nien­te Cas­ti­llo, un co­no­ci­do so­cia­lis­ta que era ofi­cial de la guar­dia de Asal­to. Para agra­de­cer el de­ta­lle, al­gu­nos su­bor­di­na­dos y com­pa­ñe­ros del fi­na­do se­cues­tra­ron y ase­si­na­ron a Cal­vo So­te­lo, y Gil Ro­bles se les es­ca­pó por los pe­los. La fo­to de Cal­vo So­te­lo he­cho un cris­to, fiam­bre so­bre una me­sa de la mor­gue, con­mo­cio­nó a to­da Es­pa­ña. «Es­te aten­ta­do es la gue­rra», ti­tu­ló El So­cia­lis­ta. Y va­ya si lo era, aun­que si no hu­bie­ra si­do ése habría si­do cual­quier otro –cuan­do te to­ca, ni aun­que te qui­tes, co­mo di­cen en Mé­xi­co–. Por aque­llas fe­chas del ve­rano, to­do el pes­ca­do es­ta­ba ven­di­do. Unas ma­nio­bras mi­li­ta­res en Ma­rrue­cos sir­vie­ron para en­gra­sar los me­ca­nis­mos del gol­pe que, des­de Pam­plo­na y con apo­yo de im­por­tan­tes ele­men­tos car­lis­tas, coor­di­na­ba el ge­ne­ral Emi­lio Mo­la Vidal, en co­mu­ni­ca­ción con otros

Y al fin, co­mo se es­ta­ba vien­do ve­nir, lle­gó la tra­ge­dia y los vo­tos se cam­bia­ron por las ar­mas

es­pa­do­nes en­tre los que se con­ta­ban el con­tu­maz gol­pis­ta ge­ne­ral San­jur­jo y el res­pe­ta­do ge­ne­ral Fran­co. En vís­pe­ras de la su­ble­va­ción, pre­vis­ta para el 17 de ju­lio, Mo­la –un ti­po in­te­li­gen­te, du­ro y frío co­mo la ma­dre que lo pa­rió– ha­bía pre­pa­ra­do lis­tas de per­so­na­li­da­des mi­li­ta­res, po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les a de­te­ner y fu­si­lar. El plan era un gol­pe rá­pi­do que tum­ba­se a la Re­pú­bli­ca e ins­tau­ra­se una dic­ta­du­ra mi­li­tar. «La ac­ción ha de ser en ex­tre­mo vio­len­ta para re­du­cir lo antes po­si­ble al enemi­go», es­cri­bió a los con­ju­ra­dos. Na­die es­pe­ra­ba que esa ac­ción pun­tual en ex­tre­mo vio­len­ta fue­ra a con­ver­tir­se en una fe­roz gue­rra de tres años. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.