Ani­ma­les de com­pa­ñía

Di­vi­sión

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

si bu­cea­mos en la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra dia­blo, des­cu­bri­re­mos que pro­ce­de del ver­bo grie­go dia­ba­llein, que a su vez de­ri­va del ver­bo ba­llein, que sig­ni­fi­ca ti­rar o arro­jar. Así pues, el dia­blo se­ría el que arro­ja a unas per­so­nas con­tra otras; es de­cir, el que crea desunión e in­qui­na, el ci­za­ñe­ro, el que di­vi­de. Y es que, en efec­to, en la di­vi­sión, que siem­pre nos ha­ce más dé­bi­les, se ha­lla la raíz de to­dos nues­tros ma­les. Siem­pre que se ha que­ri­do mi­nar la re­sis­ten­cia de las per­so­nas o de los pue­blos se ha em­pe­za­do por se­pa­rar­los de aque­llas reali­da­des tan­gi­bles o es­pi­ri­tua­les que cons­ti­tuían su for­ta­le­za: su fa­mi­lia, su pa­tria, sus tra­di­cio­nes, su Dios. Del mis­mo mo­do, to­das las per­so­nas y pue­blos que han desea­do man­te­ner­se fuer­tes, han pro­cu­ra­do evi­tar a to­da cos­ta el des­arrai­go; y se han afian­za­do en la defensa de aque­llas reali­da­des tan­gi­bles y es­pi­ri­tua­les que los cons­ti­tuían co­mu­ni­ta­ria­men­te. Nues­tros an­te­pa­sa­dos nun­ca per­die­ron la lu­ci­dez de iden­ti­fi­car al enemi­go con quien an­he­la­ba se­pa­rar­los. Pe­ro es­ta con­cien­cia na­tu­ral se em­pe­zó a ex­tra­viar en un mo­men­to de­ter­mi­na­do de la His­to­ria que tie­ne que ver con la ‘es­pi­ri­tua­li­za­ción’ del Di­ne­ro; pues el Di­ne­ro, para mul­ti­pli­car­se sin tra­bas (para lue­go con­cen­trar­se más có­mo­da­men­te), ne­ce­si­ta so­juz­gar a los pue­blos, sem­bran­do en ellos la di­vi­sión. De ahí que el Di­ne­ro apo­ya­se, allá por el si­glo XVI, las re­vuel­tas de clé­ri­gos le­van­tis­cos, y más tar­de las lla­ma­das re­vo­lu­cio­nes. Se tra­ta­ba, en fin, de arra­sar to­dos los víncu­los fi­du­cia­rios que unían a los hom­bres, para con­ver­tir la con­fian­za fa­tua del ser hu­mano en sí mis­mo en el úni­co sos­tén del mun­do; se tra­ta­ba de in­fun­dir la creen­cia men­te­ca­ta de que un hom­bre so­lo pue­de con­tra to­dos los de­más, de que el in­di­vi­dua­lis­mo es el te­so­ro de los fuer­tes, de que la re­sis­ten­cia dia­man­ti­na de un úni­co hom­bre es ca­paz de ven­cer to­dos los obs­tácu­los. To­das es­tas te­sis gro­tes­cas cris­ta­li­za­ron en la en­te­le­quia del su­per­hom­bre; y al­can­za­ron su apo­teo­sis char­la­ta­nes­ca en las no­ve­las de Ayn Rand, que siem­pre han gus­ta­do mu­cho a los min­dun­dis con de­li­rios de gran­de­za, pues mien­tras se co­men los mo­cos les per­mi­ten fan­ta­sear con la qui­me­ra de co­mer­se el mun­do. Por su­pues­to, to­das es­tas pa­pa­rru­chas fue­ron in­ven­ta­das para de­bi­li­tar la re­sis­ten­cia de los pue­blos, que en­fer­mos de in­di­vi­dua­lis­mo aca­ba­ron con­ver­ti­dos en ma­sa cre­ti­ni­za­da con la que los po­de­ro­sos pu­die­ron ha­cer des­de en­ton­ces al­bón­di­gas de car­ne pi­ca­da. Pe­ro es­te mons­truo­so plan de di­vi­sión te­nía que acom­pa­ñar­se de pla­ce­bos o go­lo­si­nas que man­tu­vie­ran en­tre­te­ni­dos a los pue­blos, mien­tras eran des­arrai­ga­dos; y ta­les pla­ce­bos no fue­ron otros sino los lla­ma­dos «de­re­chos» y «li­ber­ta­des», que a la vez que se dis­fru­tan y sa­bo­rean pro­pi­cian una ma­yor di­vi­sión. Es muy in­tere­san­te cons­ta­tar, por ejem­plo, có­mo el li­be­ra­lis­mo se es­for­zó des­de un prin­ci­pio en des­truir las cor­po­ra­cio­nes y los gre­mios, con la ex­cu­sa de que en la aso­cia­ción se da­ba una «enaje­na­ción de la li­ber­tad» de los in­di­vi­duos. Y, a la vez, se afa­nó en po­ten­ciar los par­ti­dos po­lí­ti­cos, que en cam­bio pre­sen­tó co­mo al­ta­vo­ces de la li­ber­tad in­di­vi­dual. Por su­pues­to, los se­pul­tu­re­ros de los gre­mios y los fun­da­do­res de los par­ti­dos po­lí­ti­cos an­sia­ban lo mis­mo: rom­per los víncu­los hu­ma­nos y di­vi­dir la co­mu­ni­dad con la ex­cu­sa de fa­vo­re­cer que el in­di­vi­duo se ex­pre­se li­bre­men­te. Y es que una so­cie­dad di­vi­di­da, in­te­gra­da por in­di­vi­duos in­fa­tua­dos de su au­to­no­mía per­so­nal, ahí­tos de li­ber­tad, bo­rra­chos de de­re­chos, es más mo­llar y ma­ne­ja­ble; y su­cum­be más fá­cil­men­te an­te el Di­ne­ro, que no en­cuen­tra di­que al­guno con­tra sus so­bor­nos y ase­chan­zas. La di­vi­sión la ha­lla­mos hoy en to­dos los ór­de­nes de la exis­ten­cia hu­ma­na: en el or­den po­lí­ti­co, a tra­vés de una de­mo­gres­ca cons­tan­te que ali­men­ta las ten­den­cias dis­gre­ga­do­ras y se­pa­ra­tis­tas; en el ám­bi­to do­més­ti­co, con­vir­tien­do las fa­mi­lias en campos de Agra­man­te don­de las rup­tu­ras y vio­len­cias se han eri­gi­do en el pan nues­tro de ca­da día; y has­ta en el seno de la pro­pia per­so­na, en­tur­bian­do su con­cien­cia de los mo­dos más des­qui­cia­dos, ha­cién­do­la sen­tir in­clu­so ex­tran­je­ra en su pro­pio cuer­po. Pe­ro se tra­ta de una tra­ge­dia con sus tin­tes de­li­ran­tes: pues, mien­tras su­fri­mos en nues­tras car­nes y es­pí­ri­tus las con­se­cuen­cias cru­de­lí­si­mas de es­ta obra del dia­blo –mien­tras nos to­ca emi­grar, mien­tras nos to­ca apren­der len­guas

Es muy in­tere­san­te cons­ta­tar có­mo el li­be­ra­lis­mo se es­for­zó des­de un prin­ci­pio en des­truir las cor­po­ra­cio­nes y los gre­mios

Qex­tra­ñas para que nos pa­guen un suel­do de mier­da, mien­tras acu­di­mos a un juez para que nos deje vi­si­tar a nues­tros hi­jos, mien­tras re­cu­rri­mos a un pi­to­ni­so o a un psi­quia­tra por­que no te­ne­mos a quién re­zar–, se­gui­mos cre­yén­do­nos ab­sur­da­men­te se­res in­fi­ni­ta­men­te más li­bres que nues­tros an­te­pa­sa­dos, en­ca­de­na­dos a sus reali­da­des tan­gi­bles y es­pi­ri­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.