Are­nas mo­ve­di­zas

El di­cho­so re­fe­rén­dum de la Fe­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

los ha­bi­tan­tes de la muy her­mo­sa ciu­dad de Se­vi­lla he­mos es­ta­do lla­ma­dos por la au­to­ri­dad para di­ri­mir me­dian­te nues­tro vo­to un asun­to re­la­ti­vo a la or­ga­ni­za­ción de nues­tra fies­ta lo­cal. Da­se la cir­cuns­tan­cia de que tal fes­te­jo es uno de los más po­pu­la­res de to­da Es­pa­ña y de que se cuen­tan por mi­les, o de­ce­nas de mi­les, los vi­si­tan­tes que acu­den a com­par­tir con los lu­ga­re­ños la pe­cu­liar ale­gría con la que se desa­rro­llan los fas­tos con­cre­tos, con­sis­ten­tes, co­mo se sa­be, en re­unir­se en efí­me­ras cons­truc­cio­nes de tu­bos y lo­nas, de­bi­da y gra­cio­sa­men­te or­na­men­ta­dos, al ob­je­to de can­tar y bai­lar mien­tras se de­gus­tan pro­duc­tos lo­ca­les de uni­ver­sal apre­cio, tan­to en su ver­sión só­li­da co­mo lí­qui­da. Es de­cir, con­vie­ne se­ña­lar, co­mo pri­mer ele­men­to de des­car­go del an­sia fes­ti­va de aque­llos que go­zan de esos días del mes de abril, que acu­den a la lla­ma­da de los fa­ro­li­llos tan­to pro­pios co­mo ex­tra­ños, tan­to se­vi­lla­nos fa­mi­lia­ri­za­dos con la ci­ta fe­rian­te co­mo ami­gos, fa­mi­lia­res y ad­mi­ra­do­res del ‘se­vi­llano mo­do’ de to­do con­fín, pa­trio o fo­rá­neo. O sea, que no só­lo so­mos de aquí quie­nes de­di­ca­mos unos días al le­gí­ti­mo de­re­cho a di­ver­tir­nos, a re­la­jar­nos, a en­con­trar­nos, a can­tu­rrear nues­tras co­plas tra­di­cio­na­les, a ves­tir nues­tros ro­pa­jes de fies­ta o a exal­tar nues­tra amis­tad en unos cuan­tos días de asue­to. Tam­bién son ma­dri­le­ños, bar­ce­lo­ne­ses, vas­cos, fran­ce­ses o ame­ri­ca­nos. Y esos sí que se abs­tie­nen de tra­ba­jar. El asue­to lo­cal no es tal, por cier­to: en Se­vi­lla, los días de Fe­ria son la­bo­ra­bles, to­do si­gue abier­to y quien más quien me­nos se las com­po­ne para aten­der sus de­be­res y, a la par, ro­bar­le ho­ras al sue­ño con tal de pres­tar­le tiem­po al dis­fru­te y a lo que vie­ne sien­do una fies­ta pa­tro­nal, co­mo ha­cen los al­ba­ce­te­ños, ala­ve­ses, pam­plo­ni­cas o ti­ner­fe­ños. Ocu­rre, por con­tras­te, que a los abo­rí­ge­nes de esos lu­ga­res se les asig­na, e ig­no­ro por qué, otra dis­po­si­ción fes­ti­va me­nos sos­pe­cho­sa que la se­vi­lla­na, cuan­do co­gen unas cur­das de co­jo­nes y se ‘eva­den’ de sus ci­tas ciu­da­da­nas co­mo to­do quis­que: co­mo si la de es­tos fue­ra una fies­ta más le­gí­ti­ma y la de la ca­pi­tal de An­da­lu­cía es­tu­vie­se tin­ta­da de per­ma­nen­te y bo­rra­chu­za ten­den­cia a la in­do­len­cia, es de­cir, co­mo si la Fe­ria no fue­se más que un es­pa­cio en­tre otros di­ver­ti­men­tos so­cia­les que per­mi­ti­rían, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, pa­sar de juer­ga a juer­ga sin to­car el sue­lo. Pues mi­re us­ted, no. Soy el me­nos in­di­ca­do para ha­blar, ya que la co­no­ci­da co­mo Fe­ria de Abril prác­ti­ca­men­te no la piso. Soy alér­gi­co al al­be­ro y ten­go po­ca pre­dis­po­si­ción a tras­no­char. Pe­ro en­tien­do a mis con­ciu­da­da­nos. Sé que el pri­mer re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por la mu­ni­ci­pa­li­dad ha coin­ci­di­do con un as­pec­to qui­zá no con­ve­nien­te para la pro­pa­gan­da ciu­da­da­na. Na­da me­nos que so­bre la re­or­ga­ni­za­ción de una fies­ta (acer­ta­da, por cier­to), cuan­do hu­bie­ra si­do más con­ve­nien­te pre­gun­tar si pre­fe­ri­mos a Mu­ri­llo o a Zur­ba­rán, si que­re­mos que la lí­nea 2 del me­tro se em­pie­ce ma­ña­na o si de­rri­ba­mos las pu­tas se­tas de la En­car­na­ción o las mul­ti­pli­ca­mos por dos. Pe­ro sé tam­bién que el PIB de la ciu­dad de­pen­de muy mu­cho de con­vo­ca­to­rias ciu­da­da­nas co­mo la cues­tio­na­da; que hay mu­chas fa­mi­lias que se ga­nan la vi­da or­ga­ni­zan­do y aten­dien­do un es­ce­na­rio co­mo el Real de la Fe­ria; que la hos­te­le­ría, ta­xis­tas, trans­por­tis­tas en ge­ne­ral, can­tan­tes y gru­pos de fol­clo­re lo­cal, re­pre­sen­tan­tes lo­ca­les de ne­go­cios na­cio­na­les que re­ci­ben a sus se­ño­ri­tos y abra­za­fa­ro­las en ge­ne­ral tie­nen en esa se­ma­na uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de in­gre­sos de to­do el año. Y sé, por­que me lo han con­ta­do, que la gen­te es fe­liz du­ran­te una se­ma­na en la que se en­cuen­tra con el que odia o el que quie­re y se eva­de de otros agra­vios dia­rios que le pro­por­cio­na la vi­da. Y sé tam­bién, cu­rio­sa­men­te, que a na­die se le obli­ga a asis­tir, que el que quie­ra pue­de que­dar­se en ca­sa y des­col­gar el te­lé­fono. A ver si va a re­sul­tar que va­mos a te­ner que pe­dir per­dón por or­ga­ni­zar una de las fies­tas más po­pu­la­res del mun­do y por

A los al­ba­ce­te­ños, ala­ve­ses o pam­plo­ni­cas se les asig­na, e ig­no­ro por qué, otra dis­po­si­ción fes­ti­va me­nos sos­pe­cho­sa que la se­vi­lla­na

Qque­rer eva­dir­nos de las co­sas de ca­da día du­ran­te el mis­mo tiem­po que uti­li­zan los de­más en ce­le­brar sus co­sas. Lo de­cía mi hi­jo Al­ber­to sien­do muy pe­que­ño cuan­do al­guien le ha­cía ver la su­pues­ta dis­po­si­ción de los se­vi­lla­nos al jol­go­rio: «Te­ne­mos los mis­mos días de fies­ta que los de­más; si los sa­be­mos apro­ve­char me­jor, es gra­cia nues­tra». Ole.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.