LAU­RA PON­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Moda La Portada -

Co­men­zó co­mo mo­de­lo por ca­sua­li­dad («real­men­te, que­ría ha­cer di­se­ño»). Su fa­ma ‘ro­sa’ cre­ció con su ma­tri­mo­nio con Bel­trán Gó­mez Ace­bo, so­brino del Rey Juan Car­los, más nun­ca ju­gó la car­ta de per­so­na­je po­pu­lar. A los 42 años, con dos hi­jos de 12 y 10, que es­tu­dian en el ex­tran­je­ro, Lau­ra es al­guien li­bre que va ha­cien­do su vi­da «so­bre la mar­cha».

Xl­se­ma­nal. Con la edad, ¿có­mo se cui­da? Lau­ra Pon­te. No ha­go na­da. Me doy cuen­ta de que el cuer­po cam­bia, pe­ro… no pa­sa na­da. No me ti­ño el pe­lo, no me de­pi­lo las cejas… Sé que cuer­pos y ca­ras se pue­den mo­de­lar, pe­ro eso es ale­jar­se de la ma­ra­vi­lla del ser hu­mano, que con­sis­te en que to­dos so­mos úni­cos. XL. ¿Qué le ha en­se­ña­do la mo­da? L.P. Yo era muy ra­ra, con mu­chos com­ple­jos y mie­dos, y ha si­do mi gran es­cue­la. Me vino bien para sa­lir del cas­ca­rón. XL. Pe­ro de joven to­do pa­re­ce po­si­ble… L.P. ¡No, en mi ca­so era al con­tra­rio! Te­nía mu­chos sue­ños, sí, pe­ro un mie­do bru­tal. To­da­vía ten­go mis co­si­tas ra­ras –por ejem­plo, no me pon­go en tra­je de ba­ño de­lan­te de la gen­te en la pla­ya–, pe­ro soy así des­de los 14. XL. ¿Có­mo está aho­ra? L.P. Fe­no­me­nal. En­can­ta­da. Ca­da día ten­go más cla­ri­dad. XL. ¿Có­mo se da ese pro­ce­so? L.P. Bueno, ¡to­da­vía me queda! Es un pro­ce­so de lim­pie­za. So­lía ha­cer míos los pro­ble­mas de los de­más, y aho­ra me he he­cho más egoís­ta. Es una pa­la­bra que no sue­le gus­tar, pe­ro me pa­re­ce sa­ní­si­ma. Se tra­ta de po­ner­se en si­tua­ción de cui­dar­se. XL. ¿Qué pla­nes tie­ne para el fu­tu­ro? L.P. Lle­vo un año dán­do­le vuel­tas a pro­yec­tos. Pe­ro no quie­ro crear ob­je­tos nue­vos, sino trans­for­mar, pen­sar en con­su­mo res­pon­sa­ble. XL. ¿Qué pa­só con la em­pre­sa de jo­ye­ría que mon­tó? L.P. Fue­ron cin­co años con un so­cio que me hi­zo un buen más­ter prác­ti­co en lo que no se de­be ha­cer. Está bien, es una ex­pe­rien­cia, aun­que pier­das di­ne­ro. XL. No creo que ha­ga na­da por di­ne­ro. L.P. ¡Y así me va! [Ríe]. No ne­ce­si­to gran­des lu­jos. He es­ta­do en si­tios in­creí­bles y no me han he­cho más fe­liz. XL. ¿Có­mo lle­va la dis­tan­cia con sus hi­jos? L.P. Es una pe­na que no se va a ir. Es un do­lor ama­ble al que me ten­go que acos­tum­brar por­que ellos es­tán bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.