Co­sas te­rri­bles que so­lo les pa­san a otros

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ha­ce unas se­ma­nas, Can­to­ne, gua­pa, joven y con un fu­tu­ro pro­me­te­dor, ba­jó al só­tano de la ca­sa en la que vi­vía, pa­só una cuer­da al­re­de­dor, de su cue­llo y se ahor­có de una vi­ga. En reali­dad ha­bía em­pe­za­do a mo­rir un año y me­dio antes, con­cre­ta­men­te el día en que des­cu­brió que se ha­bía he­cho vi­ral el ví­deo que su no­vio le to­mó te­nien­do ella re­la­cio­nes se­xua­les con otro. Ni si­quie­ra tu­vo el ma­gro con­sue­lo de po­der de­cir que ha­bía si­do en­ga­ña­da. Su no­vio, un tal Sergio di Pa­lo, al que por lo vis­to le iba el ro­llo vo­yeur, la con­ven­ció para que se de­ja­se gra­bar y lue­go ella con­sin­tió en que el ví­deo se en­via­ra a cin­co ami­gos de Di Pa­lo. En él po­día ver­se có­mo Ti­zia­na, en pleno fra­gor, se vol­vía ha­cia su no­vio para de­cir. «¿Es­tás ha­cien­do un ví­deo? ¡Bra­vo!». La fra­se no tar­dó en con­ver­tir­se en una es­pe­cie de es­lo­gan bur­les­co. Se im­pri­mie­ron ca­mi­se­tas con el tex­to, ob­je­tos de re­cuer­do co­mo ta­zas y lla­ve­ros e in­clu­so dos fut­bo­lis­tas fa­mo­sos col­ga­ron en la red una pa­ro­dia de la es­ce­na ro­da­da en un con­cu­rri­do su­per­mer­ca­do. Ti­zia­na in­ten­tó por to­dos los me­dios so­bre­vi­vir a la ver­güen­za. Tam­bién –o tal vez habría que de­cir so­bre to­do– al ri­dícu­lo, que es aún más cruel, do­lo­ro­so y di­fí­cil de su­pe­rar que la in­dig­ni­dad. Pro­bó sin éxi­to cam­biar de nom­bre, de ciu­dad, en to­das par­tes la re­co­no­cían y era dia­na de chu­fla por par­te de to­dos esos biem­pen­san­tes que sue­len re­go­dear­se fa­ri­sai­ca­men­te en la des­gra­cia o des­cré­di­to ajeno pen­san­do que ese ti­po de co­sas te­rri­bles so­lo les pa­san a otros. In­ten­tan­do bus­car el am­pa­ro de la ley, Ti­zia­na in­ter­pu­so y ga­nó en ca­so ju­di­cial el lla­ma­do 'de­re­cho al ol­vi­do' que obli­gó a que se eli­mi­na­ran de va­rios si­tios y bus­ca­do­res, in­clui­do Fa­ce­book, el ví­deo de su in­for­tu­nio. No sir­vió de mu­cho, la gra­ba­ción te­nía para en­ton­ces vi­da pro­pia y si­guió cir­cu­lan­do por ahí. In­clu­so más que antes, co­mo ocu­rre con to­do lo que tie­ne cier­to tin­te os­cu­ro o clan­des­tino. Para col­mo, se la obli­gó a pa­gar los cos­tes le­ga­les, vein­te mil eu­ros, una for­tu­na para al­guien que, en to­do es­te des­gra­cia­do asun­to, ha­bía per­di­do tam­bién su tra­ba­jo. En­ton­ces es­cri­bió: «Es­toy su­frien­do una to­tal de­vas­ta­ción. Es cier­to que no he si­do pre­ca­vi­da al ha­cer jue­gos es­tú­pi­dos con per­so­nas des­co­no­ci­das, pe­ro lo que está su­ce­dien­do me acer­ca de for­ma rá­pi­da a ins­tin­tos sui­ci­das». Meses más tar­de apa­re­ció ahor­ca­da. Co­mo siem­pre que un epi­so­dio así aca­ba en tra­ge­dia, se ha abier­to un de­ba­te. En Ita­lia mu­chos abo­gan in­clu­so por acu­sar de in­duc­ción al sui­ci­dio a aque­llos que ha­bían di­fun­di­do el ví­deo. En Es­pa­ña, por su par­te, la Guar­dia Ci­vil pen­só que po­día usar su tris­te ca­so para que sir­vie­ra de ejem­plo y col­gó el siguiente tuit: «El ca­so de #Ti­zia­na­can­to­ne nos pue­de ha­cer pen­sar so­bre el ries­go del #sex­ting. ¿Lo co­no­ces?». Pocas ho­ras más tar­de se vio obli­ga­da a rec­ti­fi­car por­que mu­chos tui­te­ros ar­gu­ye­ron, y no sin ra­zón, que el tuit en cues­tión pa­re­cía cul­pa­bi­li­zar a Ti­zia­na de su in­for­tu­nio. «¿No ha si­do el no­vio el que co­me­tió el de­li­to? –de­cía uno de ellos–. ¿Pre­fe­rís cul­par a la víc­ti­ma del de­li­to?». Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­cuer­dan es­tos días cuá­les son las pe­nas que se con­tem­plan para es­te ti­po de de­li­to. De tres meses a un año de pri­sión, o mul­tas que van des­de dos a tres­cien­tos eu­ros dia­rios por un pe­rio­do de tres a seis meses a quien «sin au­to­ri­za­ción de la per­so­na afec­ta­da di­fun­da o re­ve­le ví­deos, imá­ge­nes y gra­ba­cio­nes que hu­bie­ra ob­te­ni­do con su anuen­cia cuan­do la di­vul­ga­ción me­nos­ca­be gra­ve­men­te su in­ti­mi­dad per­so­nal». ¿Cuán­to va­le la dig­ni­dad de una per­so­na? ¿Has­ta qué pun­to es­ta­mos to­dos –y es­pe­cial­men­te los me­no­res– ex­pues­tos a es­te ti­po

En Ita­lia mu­chos abo­gan in­clu­so por acu­sar de in­duc­ción al sui­ci­dio a aque­llos que ha­bían di­fun­di­do el ví­deo

de 're­ve­la­cio­nes' y qué se pue­de ha­cer para evi­tar­las? De mo­men­to no hay res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria para nin­gu­na de es­tas pre­gun­tas, pe­ro no es­ta­ría de más em­pe­zar a pen­sar que im­pru­den­cias co­mo la de Ti­zia­na no son un ca­so ais­la­do. No son «ese ti­po de co­sas te­rri­bles que so­lo les pa­san a otros», sino al­go que le pue­de ocu­rrir a nues­tros hi­jos, a nues­tros her­ma­nos o nie­tos, a no­so­tros mis­mos, in­clu­so. Si los biem­pen­san­tes tu­vie­ran es­to en cuen­ta, tal vez se evi­ta­ría al me­nos el es­car­nio de quien, ade­más de te­ner la des­gra­cia de ser víc­ti­ma de un de­li­to, aca­ba con­ver­ti­do en ob­je­to de bur­la y me­nos­pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.