En­tre­vis­ta.

El rey del 'best se­ller' de sus­pen­se se re­ti­ra. A sus 78 años, con más de 70 mi­llo­nes de li­bros ven­di­dos, el es­cri­tor bri­tá­ni­co cie­rra su ca­rre­ra li­te­ra­ria con un li­bro de me­mo­rias. Ajus­tes de cuen­tas, con­fe­sio­nes y epi­so­dios des­ga­rra­dos pue­blan los re­cue

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FER­NAN­DO GOI­TIA / FO­TO­GRA­FÍA: GRAHAM JEPSON

A sus 78 años, Frederick Forsyth, el rey del best se­ller de sus­pen­se, se re­ti­ra tras más de 70 mi­llo­nes de li­bros ven­di­dos. Lo vi­si­ta­mos en Lon­dres.

por dón­de em­pe­zar? Frederick Forsyth se ini­ció co­mo co­rres­pon­sal per­si­guien­do a De Gau­lle a la es­pe­ra de que es­te fue­ra ase­si­na­do. Una cró­ni­ca su­ya des­de Ber­lín Orien­tal a pun­to es­tu­vo de pro­vo­car la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. De­fen­dió a los ni­ños fa­mé­li­cos de Bia­fra con­tra las men­ti­ras del Go­bierno bri­tá­ni­co. Y, de re­pen­te, un buen día, sin pre­me­di­ta­ción ni ale­vo­sía, se con­vir­tió en un es­cri­tor ri­co y de fa­ma mun­dial. Tras ven­der más de 70 mi­llo­nes de co­pias de sus obras, a sus 78 años, el au­tor de tí­tu­los tan po­pu­la­res co­mo El día del Cha­cal, Los pe­rros de la gue­rra o El cuar­to pro­to­co­lo ha de­ci­di­do no es­cri­bir más. «Me lo pi­dió mi mu­jer –ad­mi­te–. Ca­da no­ve­la im­pli­ca para mí un via­je, o va­rios, a lu­ga­res pe­li­gro­sos y ya es­toy muy ma­yor para esos fre­ga­dos. Y, cla­ro, soy in­ca­paz de es­cri­bir agra­da­bles ro­man­ces sen­ta­do en mi des­pa­cho». Co­mo des­pe­di­da, eso sí, el es­cri­tor bri­tá­ni­co pu­bli­ca aho­ra El in­tru­so. Mi vi­da en cla­ve de in­tri­ga [en Pla­za & Ja­nés, el 13 de oc­tu­bre], unas me­mo­rias sal­pi­ca­das de in­ten­sos re­cuer­dos: des­de su in­fan­cia ex­pues­ta a los bom­bar­deos de la Luft­waf­fe, en el sur de In­gla­te­rra, has­ta su úl­ti­mo via­je en bus­ca de ins­pi­ra­ción a la ca­pi­tal de So­ma­lia, la te­mi­da Mo­ga­dis­cio. Apro­ve­chan­do la oca­sión, Forsyth, con­ven­ci­do eu­ro­es­cép­ti­co, ac­ti­vo par­ti­da­rio del bre­xit y buen co­no­ce­dor de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial y las in­te­rio­ri­da­des del espionaje –reali­zó va­rias mi­sio­nes para los ser­vi­cios se­cre­tos de su país–, re­ci­be a Xl­se­ma­nal en Lon­dres para char­lar so­bre to­do lo que a uno se le pa­se por la ca­be­za pre­gun­tar­le.

Xl­se­ma­nal. Ha di­cho que no va a es­cri­bir más th­ri­llers... Frederick Forsyth. Sí, ya no es­toy para mu­chos tro­tes. Voy a ha­cer­le ca­so a mi es­po­sa y de­jar­me de aven­tu­ras [se ríe]. XL. El mun­do del espionaje, en to­do ca­so, ya no es lo que era... F.F. ¡Ah, sí! Antes ha­bía que co­rrer gran­des pe­li­gros e in­fil­trar­se para ro­bar se­cre­tos o re­clu­tar mi­li­tan­tes. Hoy to­do se ha­ce des­de un or­de­na­dor a mi­les de ki­ló­me­tros

de dis­tan­cia. Hay dos ele­men­tos nue­vos: la ra­di­ca­li­za­ción y el re­clu­ta­mien­to on-li­ne y los dro­nes, y es­to ya lo abor­dé en La lis­ta. XL. ¿Se com­ba­ten ade­cua­da­men­te las nue­vas ame­na­zas? F.F. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad dan lo me­jor de sí mis­mas, pe­ro ¿qué ha­cer an­te un lo­bo so­li­ta­rio? Nun­ca hi­zo na­da, no se co­mu­ni­ca con na­die y, de re­pen­te, lan­za un ca­mión por el paseo ma­rí­ti­mo de Ni­za. ¿Có­mo com­ba­tes eso? XL. La res­pues­ta, co­mo re­ve­ló Ed­ward Snow­den, era vi­gi­lar a to­do el mun­do de for­ma ma­si­va... F.F. Sí, bueno, son me­di­das de­ses­pe­ra­das... Snow­den nos pu­so en un se­rio pe­li­gro, por­que les di­jo a los te­rro­ris­tas lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do para com­ba­tir­los. Cam­bia­ron su mo­do de ac­tuar para evi­tar que los con­tro­lá­ra­mos y hu­bo que re­plan­tear­se to­do de nue­vo. Eso no me gus­tó. XL. ¿Está a fa­vor del espionaje ma­si­vo y sin nin­gún con­trol? F.F. Tam­po­co, pe­ro cuan­do su­fri­mos ata­ques co­mo los de Pa­rís o Ni­za to­dos re­cla­man más con­tun­den­cia y más vi­gi­lan­cia. ¿En qué que­da­mos? To­do tie­ne su pre­cio. XL. Ha­ble­mos de su vi­da. Iba para pi­lo­to de com­ba­te, pe­ro se me­tió a pe­rio­dis­ta. ¿A qué se de­bió el cam­bio de rum­bo? F.F. Cuan­do aca­bé el ser­vi­cio mi­li­tar y con­se­guí mis alas de la RAF, me di­je­ron que te­nía pocas po­si­bi­li­da­des de in­gre­sar en un es­cua­drón de com­ba­te. Yo no que­ría pi­lo­tar bom­bar­de­ros ni avio­nes de trans­por­te, así que me pu­se a ba­ra­jar op­cio­nes. Más que pe­rio­dis­ta, que­ría ser co­rres­pon­sal. No es que me gus­ta­ra es­cri­bir o que qui­sie­ra in­for­mar al gran pú­bli­co; que­ría co­no­cer mun­do y me­ter­me en pro­ble­mas [se ríe]. XL. Para lle­gar a ese pues­to, mu­chos pe­rio­dis­tas pa­san años en redacción has­ta que son as­cen­di­dos. F.F. Tu­ve suer­te. Y se lo agra­dez­co a mis pa­dres que me en­via­ron un ve­rano a Fran­cia con nue­ve años. En­tré en Reuters, en la ofi­ci­na de Lon­dres, y un día al­guien pre­gun­tó: «¿Al­guno de vo­so­tros ha­bla fran­cés? Hay una va­can­te en Pa­rís». To­mé el vuelo de la no­che y, co­mo era joven, sin no­via y es­ta­ba dis­po­ni­ble a to­das ho­ras me asig­na­ron al «es­cua­drón de se­gui­mien­to de De Gau­lle». XL. ¿Su primera ta­rea fue se­guir al pre­si­den­te de Fran­cia? F.F. Sí, bueno, es que a De Gau­lle lo se­guía una nu­be de pe­rio­dis­tas a to­das par­tes, pe­ro a nin­guno nos im­por­ta­ba si iba a inau­gu­rar al­go o a pro­nun­ciar un dis­cur­so. Es­tá­ba­mos allí para no per­der­nos el mo­men­to en que fue­ra ase­si­na­do. Ima­gí­na­te, ¡se­ría la ma­yor his­to­ria del pla­ne­ta! XL. Lle­gó us­ted a Pa­rís en 1962, en los años más con­vul­sos de la his­to­ria re­cien­te de Fran­cia... F.F. ¡Y con 24 años! Le de­bo mu­cho a aque­lla épo­ca, la ver­dad, por­que me ins­pi­ró la idea para mi primera no­ve­la, El día del Cha­cal. Pa­san­do los días en aquel «es­cua­drón de se­gui­mien­to», se me ocu­rrió que el úni­co mo­do de ase­si­nar­lo se­ría con­tra­tar a un ex­tran­je­ro, des­co­no­ci­do para los fran­ce­ses, y que le dis­pa­ra­ra con un ri­fle a lar­ga dis­tan­cia. XL. ¿Ya pen­sa­ba en­ton­ces que aque­lla ocu­rren­cia aca­ba­ría con­ver­ti­da en un best se­ller? F.F. ¡Para na­da! Sie­te años des­pués, al re­gre­sar a Lon­dres de una es­tan­cia en Bia­fra, con­ver­ti­do en un pa­ria para los me­dios bri­tá­ni­cos –de es­to po­de­mos ha­blar des­pués–, se me ocu­rrió es­cri­bir un li­bro para sa­lir de aquel aprie­to. Me ins­ta­lé en el piso de un amigo que me ha­bía de­ja­do su so­fá y la ter­mi­né en 35 días. Na­die re­se­ñó el li­bro, pe­ro un día mi edi­tor me pre­gun­tó si po­día es­cri­bir más. ¡Lle­va­ba ven­di­dos 20.000 ejem­pla­res! De­jé el pe­rio­dis­mo y me hi­ce es­cri­tor. XL. Des­pués de Pa­rís fue a Ber­lín Orien­tal y, se­gún cuen­ta, una cró­ni­ca su­ya, ad­vir­tien­do de mo­vi­mien­tos de tro­pas ha­cia el Mu­ro, ca­si desata la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. ¿No exa­ge­ra? F.F. Bueno, es di­fí­cil sa­ber qué hu­bie­ra su­ce­di­do, pe­ro sé que cun­dió el pá­ni­co en Lon­dres y Was­hing­ton y hu­bo lla­ma­das ur­gen­tes al Krem­lin. Cuan­do se su­po la ver­dad, to­do el mun­do se ca­chon­deó de mí, cla­ro. Lo que ha­bía vis­to, en reali­dad, era el en­sa­yo –noc­turno y por las os­cu­ras ca­lles de Ber­lín Es­te– de las tro­pas so­vié­ti­cas para la fies­ta del 1 de ma­yo [se ríe]. XL. Ha­blan­do de aque­llos años, Pu­tin pa­re­ce que va a re­su­ci­tar el KGB, crean­do un su­per-mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do... F.F. Sí, eso es re­su­ci­tar el KGB, di­rec­ta­men­te. Quie­re sa­ber to­do lo que se mue­ve den­tro y fue­ra de Ru­sia. Pa­re­ce que nos abo­ca­mos a una nue­va Gue­rra Fría, aun­que el mun­do ya no ten­ga na­da que ver con aque­llos tiem­pos. Hoy te­ne­mos el yiha­dis­mo, el po­de­río de Chi­na... XL. En EE.UU., los de­mó­cra­tas acu­san a Pu­tin de in­ter­ve­nir en las pre­si­den­cia­les en fa­vor de Trump. ¿Lo cree po­si­ble? F.F. No lo sé, pe­ro es pro­ba­ble que Pu­tin pre­fie­ra a Trump por­que con­si­de­ra que su vic­to­ria de­bi­li­ta­rá a su gran ri­val. XL. ¿Con Trump pe­li­gra­ría la «re­la­ción es­pe­cial» en­tre Was­hing­ton y Lon­dres? F.F. Se ha­ría más di­fí­cil, sin du­da, pe­ro aho­ra te­ne­mos una primera mi­nis­tra muy in­te­li­gen­te y, se­gu­ra­men­te, se­rá The­re­sa May quien li­die con el pró­xi­mo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. XL. ¿El bre­xit ha re­for­za­do a los con­ser­va­do­res? F.F. Ha de­bi­li­ta­do a los la­bo­ris­tas, que son la úni­ca opo­si­ción real. Je­remy Corbyn pue­de ha­ber­se re­for­za­do den­tro del par­ti­do con las úl­ti­mas pri­ma­rias, pe­ro sus vo­tan­tes pre­fie­ren a May o in­clu­so al UKIP aho­ra que se ha ido Ni­gel Fa­ra­ge. ¿No es de lo­cos? So­lo le apo­yan los más jó­ve­nes del la­bo­ris­mo: co­mu­nis­tas, mar­xis­tas, maoís­tas y tros­kis­tas que han

"Eu­ro­pa es una en­ti­dad in­go­ber­na­ble. Bep­pe Gri­llo, Po­de­mos, los re­fu­gia­dos, la ex­tre­ma de­re­cha... Un bri­tá­ni­co ve to­do eso y di­ce: 'Yo me mar­cho'"

to­ma­do po­se­sión del par­ti­do. En ma­yo, May po­dría con­vo­car elec­cio­nes y ob­te­ner una ma­yo­ría aplas­tan­te. XL. ¿The­re­sa May con­tro­la el Par­ti­do Con­ser­va­dor? F.F. Sí, sí. May ha si­do sub­es­ti­ma­da. Cuan­do era mi­nis­tra del In­te­rior, man­tu­vo un per­fil ba­jo. Mu­chos con­fun­die­ron eso con de­bi­li­dad o es­tu­pi­dez, pe­ro... [se ríe]. XL. David Ca­me­ron se sui­ci­dó po­lí­ti­ca­men­te con el re­fe­rén­dum. ¿Es­ta­ba to­do el par­ti­do al ace­cho? F.F. Sí, bueno, na­die sa­be bien qué lle­vo a Ca­me­ron a lan­zar­se a al­go así. Se con­vir­tió en el eje de una cam­pa­ña muy agre­si­va que di­vi­dió al par­ti­do y al país. XL. En prin­ci­pio, la con­vo­ca­to­ria res­pon­día a la pre­sión de los eu­ro­es­cép­ti­cos... F.F. Pue­de ser, pe­ro eso de­mos­tró su de­bi­li­dad in­ter­na. Lo cier­to es que, antes del re­fe­rén­dum, nun­ca nos ha­bía­mos tra­ta­do así en­tre eu­ro­es­cép­ti­cos y proeu­ro­peos. XL. Us­ted se po­si­cio­nó a fa­vor del bre­xit. ¿Me­re­ció la pe­na? F.F. To­das las men­ti­ras que se di­je­ron: que se­ría el co­lap­so eco­nó­mi­co, que los in­ver­so­res sal­drían en es­tam­pi­da, que el des­em­pleo se dis­pa­ra­ría... Na­da de eso ha su­ce­di­do. XL. Los par­ti­da­rios de Eu­ro­pa ha­blan de otro re­fe­rén­dum... F.F. No sa­ben lo que di­cen. Hoy vo­ta­ría más gen­te a fa­vor, gen­te muy en­fa­da­da por to­das esas men­ti­ras. XL. Bo­ris John­son, Ni­gel Fa­ra­ge y Mi­chael Go­ve, prin­ci­pa­les va­le­do­res del bre­xit, min­tie­ron en sen­ti­do opues­to y, ade­más, fo­men­ta­ron la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo... F.F. To­do el mun­do min­tió. Co­mo le di­go, la gran víc­ti­ma es la di­vi­sión del país, pe­ro quie­nes em­pe­za­ron con los in­sul­tos

fue­ron los par­ti­da­rios de la per­ma­nen­cia, di­cien­do a quie­nes vo­ta­ran por el bre­xit que eran es­tú­pi­dos e ig­no­ran­tes. XL. Us­ted –y mu­cha gen­te– res­pon­sa­bi­li­za a la pro­pia UE por la desafec­ción que vie­ne pro­vo­can­do en los úl­ti­mos años... F.F. A ver, no es que los bri­tá­ni­cos nos ha­ya­mos vuel­to lo­cos, es que el pa­no­ra­ma es des­alen­ta­dor. La ex­tre­ma de­re­cha se ha­ce fuer­te en Po­lo­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Hun­gría; le com­pli­ca la vi­da a An­ge­la Mer­kel y en Fran­cia li­de­ra las en­cues­tas. En Ita­lia, mu­cha gen­te se lan­za en bra­zos de Bep­pe Gri­llo, o de Po­de­mos en Es­pa­ña. Te­ne­mos, ade­más, una co­lum­na in­con­tro­la­ble de per­so­nas atra­pa­das en Gre­cia, un país que­bra­do y con­ver­ti­do en in­men­so cam­po de re­fu­gia­dos... Pues ves to­do eso y di­ces: «¡Me mar­cho!». Mi­re, yo no habría plan­tea­do nun­ca un re­fe­rén­dum, pe­ro ya que me pre­gun­tan... XL. ¿La so­lu­ción que pro­po­ne, en­ton­ces, aho­ra que to­do ame­na­za de­rrum­be, es: «El úl­ti­mo... que cie­rre la puerta»? F.F. [Se ríe]. Bueno, es que Eu­ro­pa se ha con­ver­ti­do en una en­ti­dad in­go­ber­na­ble. No tie­ne sen­ti­do que el vo­to en con­tra de un so­lo país blo­quee to­do el pro­yec­to. Cree­mos que nos irá me­jor en so­li­ta­rio sin te­ner que pa­sar por Bru­se­las. XL. Los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses no aprue­ban el bre­xit... F.F. ¡Y us­te­des tie­nen un pro­ble­ma si­mi­lar con Ca­ta­lu­ña! XL. En Es­co­cia un so­lo par­ti­do mo­no­po­li­za el in­de­pen­den­tis­mo y en Ca­ta­lu­ña se jun­tan tres an­ta­gó­ni­cos... F.F. Pe­ro si con­si­guen la in­de­pen­den­cia, ten­drán el mis­mo pro­ble­ma. Eso de in­de­pen­di­zar­se para que­dar­se en la UE no es po­si­ble. Hay que so­li­ci­tar la ad­he­sión. Ma­drid se ne­ga­ría, Ita­lia se ne­ga­ría, Fran­cia se ne­ga­ría... Con fran­que­za, no creo que vea­mos la se­ce­sión de Es­co­cia. XL. Di­jo antes que al vol­ver de Bia­fra se con­vir­tió en un pa­ria para los me­dios bri­tá­ni­cos. ¿Qué ocu­rrió? F.F. El pro­ble­ma fue, so­bre to­do, con la BBC. El en­te pú­bli­co sus­cri­bía la te­sis del ga­bi­ne­te de Ha­rold Wil­son, que apo­ya­ba al Go­bierno ni­ge­riano, de que la re­be­lión se­ría aplas­ta­da en dos se­ma­nas. A mí me en­via­ron para cu­brir la gue­rra y con­fir­mar esa pre­mi­sa. Re­sul­tó ser to­tal­men­te fal­sa, lo di­je, y co­mo no les gus­tó lo que con­ta­ba me de­fe­nes­tra­ron. XL. Aque­lla gue­rra mar­có su vi­da para siem­pre... F.F. Sí, to­tal­men­te. Iba a du­rar dos se­ma­nas y du­ró tres años... Yo vi a to­dos aque­llos ni­ños con la piel pe­ga­da a las cos­ti­llas mu­rien­do en bra­zos de sus ma­dres; el mun­do nun­ca ha­bía vis­to na­da igual, pe­ro el Go­bierno y la BBC de­cían que era «pro­pa­gan­da re­bel­de, sen­sa­cio­na­lis­mo». Se en­ro­ca­ron en una es­pi­ral de ne­ga­ción to­tal y me pu­sie­ron en la lis­ta ne­gra. Men­ti­ro­so, mer­ce­na­rio, ra­di­cal..., me lla­ma­ron de to­do [se ríe]. XL. Ha­bla de un pe­rio­dis­ta, Wal­ter Par­ting­ton, que le usur­pó las cró­ni­cas que en­via­ba des­de allí. ¿Por qué ha ca­lla­do es­tos años? F.F. Bueno, ya mu­rió y aque­llo sir­vió para que el mun­do vie­ra la tra­ge­dia y se ini­cia­ra la primera ope­ra­ción hu­ma­ni­ta­ria mo­der­na, así que no qui­se dis­traer la aten­ción. Su fo­tó­gra­fo, David Cairns, si­gue vi­vo y tam­bién se acuer­da: Par­ting­ton no es­cri­bió una lí­nea. Me ha­bía con­tra­ta­do co­mo ayu­dan­te, pe­ro es­ta­ba siem­pre bo­rra­cho en su bun­ga­ló, mien­tras Cairns y yo íba­mos al fren­te. Lue­go en­via­ba mis cró­ni­cas con su nom­bre y cuan­do re­gre­só a Lon­dres le die­ron el pre­mio a me­jor co­rres­pon­sal del año [se ríe]. XL. En Ma­na­gua cuen­tan los ni­ca­ra­güen­ses que la ma­yo­ría de los co­rres­pon­sa­les, en los años ochen­ta, nun­ca sa­lía del ho­tel... F.F. Me lo creo. Vi al­go así cuan­do es­ta­ba en la RAF, en Bei­rut, el día en que es­ta­lló la lla­ma­da 'cri­sis de Lí­bano', en 1958, que me pi­lló en la ca­lle y vi com­ba­tes, muer­tos... El ca­so es que aca­bé en el ho­tel pun­to de reunión de la co­lo­nia bri­tá­ni­ca, y allí es­ta­ban to­dos los co­rres­pon­sa­les be­bien­do. Pu­bli­ca­ron to­dos la mis­ma his­to­ria; la que yo les con­té [se ríe]. Su­pon­go que me sir­vió para sa­ber en qué no me que­ría con­ver­tir. XL. Lo de Bia­fra, su­pon­go, le ha­ría per­der la fe en su Go­bierno. ¿Có­mo la re­cu­pe­ró? F.F. Bueno, cuan­do me hi­ce fa­mo­so, vol­ví a ser Fredy otra vez. «Ho­la, Fredy». «Ho­la, pri­mer mi­nis­tro». [Se ríe]. XL. De he­cho, ha pres­ta­do al­gu­nos ‘ser­vi­cios’ a su país... F.F. Sí, pe­ro nun­ca he si­do un es­pía, co­mo di­cen al­gu­nos. Pre­fie­ro con­si­de­rar­me un ‘ac­ti­vo’. El es­pía ro­ba in­for­ma­ción, se in­fil­tra y yo he si­do, más bien, una ayu­da. XL. ¿Qué sig­ni­fi­ca «una ayu­da»? F.F. Ima­gi­na que vas a un país enemi­go por asun­tos de ne­go­cios o per­so­na­les. Te di­cen: «Dis­cul­pe, si un so­bre lle­ga­ra a des­li­zar­se ba­jo su puerta, ¿se­ría tan ama­ble de traér­nos­lo?» [se ríe]. Cuan­do re­gre­sas, te dan las gra­cias y si­gues con tu vi­da. XL. ¿Tan fá­cil re­sul­ta­ba siem­pre? F.F. No, no. En la RDA an­du­ve con unos do­cu­men­tos ocul­tos en un com­par­ti­men­to ba­jo la ba­te­ría del co­che y ca­si no lo cuen­to. Me to­pé de no­che con una pa­tru­lla y ya me veía en un cam­po de con­cen­tra­ción en Si­be­ria, pe­ro con­se­guí en­ga­ñar­los [se ríe]. Co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, siem­pre pu­de ha­cer pre­gun­tas en cual­quier lu­gar sin le­van­tar sos­pe­chas. XL. ¿Cuán­tos ‘ac­ti­vos’ de ese ti­po pue­de te­ner Reino Uni­do? F.F. No lo sé, pe­ro hay mu­chos ama­teurs. De he­cho, una de las ra­zo­nes de que nues­tros ser­vi­cios se­cre­tos fun­cio­nen tan bien es su re­du­ci­do ta­ma­ño. Aun­que está cre­cien­do por la ame­na­za te­rro­ris­ta, ya que hay que re­clu­tar a gen­te que ha­ble ára­be. ¿Se ima­gi­na a un an­glo­sa­jón de ojos azu­les en una mez­qui­ta di­cien­do: «Ho­la, cuén­te­me to­dos sus se­cre­tos, por fa­vor»?

"Nun­ca he si­do un es­pía, co­mo di­cen al­gu­nos. Pre­fie­ro con­si­de­rar­me un 'ac­ti­vo'. El es­pía ro­ba in­for­ma­ción, se in­fil­tra y yo he si­do, más bien, una ayu­da"

MI PRO­TEC­TO­RA Con su se­gun­da es­po­sa, Sandy Mo­lloy, en su ca­sa de He­re­fords­hi­re. «Mi mu­jer me ha con­ven­ci­do para que deje de es­cri­bir th­ri­llers y de me­ter­me en líos».

MO­MEN­TO CUM­BRE Forsyth ob­tu­vo sus alas de la Fuer­za Aé­re­za de su Ma­jes­tad con 19 años. «Nun­ca me ha­bía sen­ti­do tan or­gu­llo­so». Des­pués, sin em­bar­go, de­jó los avio­nes por el pe­rio­dis­mo.

MOTO Y AVIÓN Con 16 años, su pa­dre le com­pró es­ta Dou­glas Ves­pa de se­gun­da mano, para que pu­die­ra acu­dir al club de vuelo don­de se ini­ció co­mo avia­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.