La car­ta de la se­ma­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Cartas - MARCELA ARREBOLA SILVINO. LA­RE­DO (CAN­TA­BRIA)

Por qué la he pre­mia­do… Por­que la vi­da, lo que de ella va­le, es­tá aquí, en es­tas es­qui­nas, y no en esas otras don­de la des­per­di­cia­mos sin pen­sar. Tra­ba­jé en el turno de tar­de y sa­lí a las diez del hos­pi­tal, no­che fría y ce­rra­da de un di­ciem­bre in­ver­nal. En el ca­mino de vuel­ta a ca­sa se­guía sin po­der ol­vi­dar­te, re­cor­dán­do­te, vie­ji­ta lin­da de ca­no­so pe­lo, so­la, en la 16-1 an­tes de ya­cer. Nos mi­ra­mos y me re­cor­das­te có­mo se aca­ri­cia el al­ma des­de los ojos an­tes de ce­rrar los tu­yos en el si­len­cio del atardecer. Ape­nas ha­bía per­ci­bi­do tu vuel­ta por ir res­guar­da­da por el ano­ni­ma­to de tu ve­jez. Mi­ré de­trás de tus arru­gas y te ima­gi­né lu­chan­do en tu ju­ven­tud y en tu ma­du­rez y me in­quie­ta­ba ver­te so­la, sin una mano ami­ga que te hi­cie­ra es­tre­me­cer. Y sin de­jar va­cío ni olor a des­pe­di­da, des­pol­van­do el co­ra­zón de re­cuer­dos, par­tías… To­da tu exis­ten­cia, to­do tu pa­sa­do, to­da tu vi­da, se re­du­cían a unas po­bres per­te­nen­cias que de­ja­rías. Lle­gué a ca­sa, se­guí con mi vi­da, y son­reí. Son­reí por­que po­co an­tes de que per­die­ras tú la tu­ya, sin co­no­cer­nos, deseé que sin­tie­ras mi cer­ca­nía, co­gien­do tu mano y tú apre­tan­do la mía.

Vie­ji­ta lin­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.