Ani­ma­les de com­pa­ñía

Edu­ca­ción a la bo­lo­ñe­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

en­tre los ins­tru­men­tos de co­lo­ni­za­ción que el mun­dia­lis­mo ha dis­pues­to, pa­ra con­ver­tir a los pue­blos en una pa­pi­lla in­for­me y ge­nu­fle­xa, desem­pe­ña un pa­pel me­du­lar y efi­ca­cí­si­mo el con­trol de la edu­ca­ción; pues, co­mo afir­ma­ba Leib­niz, «el due­ño de la edu­ca­ción es el due­ño del mun­do». Y pa­ra me­jor lle­var a ca­bo los pla­nes del mun­dia­lis­mo se in­ven­tó el lla­ma­do Plan Bo­lo­nia, cu­ya im­plan­ta­ción ha arra­sa­do con los úl­ti­mos ves­ti­gios del sa­ber aca­dé­mi­co, con­vir­tien­do la uni­ver­si­dad en una suer­te de ne­go­cia­do mer­can­til. To­do ello (¡fal­ta­ría más!) re­bo­za­di­to de tó­pi­cos me­lo­sos que nos ha­blan de po­ner la uni­ver­si­dad «al ser­vi­cio de la so­cie­dad» y pa­re­ci­das za­ran­da­jas; cuan­do de lo que se tra­ta es de po­ner­la al ser­vi­cio del Di­ne­ro. Pe­ro el Plan Bo­lo­nia no ha­bría po­di­do eje­cu­tar­se tan ri­ca­men­te si no hu­bie­se llo­vi­do so­bre un te­rreno pro­pi­cio. Car­los Fer­nán­dez Li­ria lo se­ña­la en su ex­ce­len­te obra ¿Pa­ra qué ser­vi­mos los fi­ló­so­fos? (Li­bros de la Ca­ta­ra­ta), que a la vez que nos ex­po­ne de una for­ma atrac­ti­va al­gu­nos de los pro­ble­mas más abs­tru­sos de la fi­lo­so­fía lan­za una no­ble y con­vin­cen­te dia­tri­ba con­tra la de­pau­pe­ra­ción del sa­ber aca­dé­mi­co. Fer­nán­dez Li­ria acu­sa sin am­ba­ges a esos pe­da­go­gos que, du­ran­te dé­ca­das, se han de­di­ca­do a di­na­mi­tar la en­se­ñan­za pri­ma­ria y se­cun­da­ria, in­tro­du­cien­do en ella «mo­ti­va­cio­nes lú­di­cas, psi­co­ló­gi­cas y he­te­ró­no­mas pa­ra el co­no­ci­mien­to»; o sea, ‘mé­to­dos de apren­di­za­je’ que han ter­mi­na­do ma­tan­do el an­he­lo de sa­ber, que es la más no­ble as­pi­ra­ción hu­ma­na, se­gún nos en­se­ña­se Aris­tó­te­les. Así, el atrac­ti­vo del co­no­ci­mien­to en sí mis­mo ha si­do po­co a po­co aplas­ta­do por un ba­ti­bu­rri­llo de sa­be­res ins­tru­men­ta­les que apa­ren­te­men­te se ofre­cen pa­ra brin­dar me­jo­res ‘sa­li­das’ a los es­tu­dian­tes; pe­ro que, por su­pues­to, es­tán di­se­ña­dos por los ‘due­ños del mun­do’ pa­ra la con­se­cu­ción de sus fi­nes de do­mi­nio so­cial. Así, las dis­ci­pli­nas que fue­ron con­ce­bi­das pa­ra sa­ciar (o si­quie­ra nu­trir) aquel aris­to­té­li­co an­he­lo de sa­ber se han con­ver­ti­do en –ci­ta­mos a Fer­nán­dez Li­ria– «téc­ni­cas es­pe­cia­li­za­das pa­ra re­pa­rar des­per­fec­tos». Tras el es­tro­pi­cio de la en­se­ñan­za pri­ma­ria y se­cun­da­ria ha­bía que des­truir tam­bién la en­se­ñan­za su­pe­rior. Fer­nán­dez Li­ria afir­ma sin am­ba­ges que se tra­ta­ba de con­ver­tir­la «en una suer­te de for­ma­ción pro­fe­sio­nal». El Plan Bo­lo­nia ha sig­ni­fi­ca­do el des­man­te­la­mien­to com­ple­to de los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, una suer­te de ‘re­con­ver­sión’ im­pues­ta con cri­te­rios ex­clu­si­va­men­te mer­can­ti­les que, con el ca­ra­me­li­to de po­ner el co­no­ci­mien­to ‘al ser­vi­cio de la so­cie­dad’, ha arrui­na­do por com­ple­to las dis­ci­pli­nas clá­si­cas e im­pues­to en las fa­cul­ta­des cri­te­rios pro­pios del mar­ke­ting em­pre­sa­rial. To­do ello, na­tu­ral­men­te, en­ga­la­na­do de ‘fle­xi­bi­li­dad’, ‘op­ta­ti­vi­dad’, ‘mul­ti­dis­ci­pli­na­ri­dad’ y de­más en­ga­ña­bo­bos que han fa­vo­re­ci­do la con­ver­sión de la uni­ver­si­dad en una suer­te de ofi­ci­na ex­pen­de­do­ra de cur­si­llos pa­pa­rru­ches­cos y ca­rí­si­mos (los ce­le­bé­rri­mos ‘más­te­res’). Así has­ta sus­ti­tuir los tí­tu­los aca­dé­mi­cos, una re­li­quia del pa­sa­do, por una suer­te de ‘tar­je­ta de pun­tos’ que el es­tu­dian­te com­ple­ta li­bre­men­te, co­mo quien en­tra en una tien­da de chu­ches y va lle­nan­do la bol­sa con cur­si­llos mis­ce­lá­neos y cho­rra­das va­rias que lo ha­cen creer­se el rey del mam­bo; y que, en reali­dad, lo con­vier­ten en el pa­ria que el mun­dia­lis­mo an­he­la: un ti­po que sa­le de la uni­ver­si­dad tan ig­na­ro co­mo en­tró en ella y acu­de en pe­lo­tas al mer­ca­do la­bo­ral, don­de ten­drá que arre­glár­se­las en so­li­ta­rio, ofre­cien­do sus des­tre­zas al peor pos­tor y sa­bien­do que nun­ca ha­brá un con­ve­nio co­lec­ti­vo que lo pro­te­ja. Por­que, a la vez que fa­vo­re­ce la de­sin­te­gra­ción de las dis­ci­pli­nas, Bo­lo­nia fa­vo­re­ce tam­bién la des­apa­ri­ción de las pro­fe­sio­nes; a la vez que pri­va al es­tu­dian­te del abri­go de la sa­bi­du­ría, lo em­pu­ja a la in­tem­pe­rie de la fal­ta de ga­ran­tías la­bo­ra­les. Y no só­lo al es­tu­dian­te. Pues, co­mo se­ña­la Fer­nán­dez Li­ria, al sus­ti­tuir los tí­tu­los aca­dé­mi­cos por una des­qui­cia­da e in­ver­te­bra­da ‘for­ma­ción con­ti­nua’, se pre­ca­ri­za el tra­ba­jo del pro­fe­sor, al que se re­mu­ne­ra más mi­se­ra­ble­men­te y trans­for­ma en un ‘es­pe­cia­lis­ta’ en áreas ca­da vez más res­trin­gi­das o, por el con­tra­rio, en un fle­xi­ble zas­can­dil que, te­nien­do al­gún co­no­ci­mien­to so­me­ro de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas, sir­va lo mis­mo pa­ra

To­do ello en­ga­la­na­do de ‘mul­ti­dis­ci­pli­na­ri­dad’ y de­más en­ga­ña­bo­bos que han re­du­ci­do la uni­ver­si­dad a una ex­pen­de­do­ra de cur­si­llos

Qun ro­to que pa­ra un des­co­si­do, se­gún las pre­fe­ren­cias del mer­ca­do. A la pos­tre, Bo­lo­nia ha si­do el mo­do de en­tre­gar la uni­ver­si­dad al van­da­lis­mo del Di­ne­ro, que así dis­pon­drá de re­no­va­das re­me­sas de apli­ca­dos eje­cu­to­res de sus de­sig­nios, a los que ni si­quie­ra in­quie­ta­rá aquel an­he­lo de sa­ber del que nos ha­bla­ba Aris­tó­te­les, otra re­li­quia del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.