Are­nas mo­ve­di­zas

Barry Gibb, una voz so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

bar­ba­ra Gibb, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da a la edad de 95 años, vio mo­rir a tres de sus cua­tro hi­jos va­ro­nes. Siem­pre cre­yó que su des­gra­cia es­ta­ba cau­sa­da por al­gún ti­po de mal­di­ción; la vi­da le ha­bía brin­da­do gran­des ale­grías mer­ced al éxi­to ar­tís­ti­co de sus cua­tro hi­jos, pe­ro qui­so re­vol­ver­se con­tra ellos una vez pa­sa­dos los años do­ra­dos. Los cua­tro her­ma­nos va­ro­nes Gibb no fue­ron otros que Barry, Ro­bin, Mau­ri­ce y Andy: só­lo que­da vi­vo el ma­yor de to­dos, Barry, el cual se la­men­ta de no ha­ber si­do el pri­me­ro en mar­char, co­mo le hu­bie­ra co­rres­pon­di­do cro­no­ló­gi­ca­men­te. Los Bee Gees, con al­ti­ba­jos y cla­ros­cu­ros, co­mo ca­si to­dos, han ve­ni­do a sig­ni­fi­car la ter­ce­ra pa­ta del ta­bu­re­te de los gran­des crea­do­res de la mú­si­ca pop y rock. Los otros dos, sal­vo opi­nio­nes con­tra­rias, han si­do Beatles y Rolling. Los her­ma­nos Gibb, de Mán­ches­ter a Mia­mi pa­san­do por Aus­tra­lia, nos brin­da­ron mo­men­tos im­pa­ga­bles, pe­ro, co­mo ocu­rre con tan­tos se­res be­né­fi­cos, des­apa­re­cie­ron de­ma­sia­do pron­to: Andy, el me­nor, una es­tre­lla­za del pop en los se­ten­ta, fa­lle­ció co­mo con­se­cuen­cia de una mio­car­di­tis en la que in­flu­yó, y no po­co, su de­pen­den­cia de la co­caí­na; Mau­ri­ce, una bue­na voz tan só­lo de­di­ca­da a las ar­mo­nías y la di­rec­ción mu­si­cal de la ban­da, lo cual no es po­co, fa­lle­ció de for­ma im­pre­vi­si­ble co­mo con­se­cuen­cia de una com­pli­ca­ción in­tes­ti­nal en 2003; Ro­bin, su me­lli­zo, la voz por ex­ce­len­cia de to­dos ellos, des­apa­re­ció en 2012 a cuen­ta de un cán­cer de co­lon. De los cua­tro só­lo que­da­ba el ma­yor, Barry, el que ejer­cía el pa­pel de lí­der de la ban­da, com­po­si­tor de bue­na par­te de sus éxi­tos y un ex­ce­len­te in­tér­pre­te de to­da la obra BG’S. La muer­te de Ro­bin le su­mió en una de­pre­sión no­ta­ble. No que­ría can­tar ni ha­blar, ni sa­lir a la ca­lle. ¿Có­mo era po­si­ble que hu­bie­ran pa­sa­do de los ma­si­vos éxi­tos de sus me­jo­res años a la so­le­dad ab­so­lu­ta de es­tos tiem­pos? No es co­sa de re­cor­dar­lo de for­ma por­me­no­ri­za­da, pe­ro los se­gui­do­res y fanáticos de Bee Gees te­ne­mos mu­chas ra­zo­nes pa­ra es­tar­les eter­na­men­te agra­de­ci­dos. Quien es­to es­cri­be, al me­nos, por to­das las can­cio­nes de To Whom it may con­cern (‘A quien pue­da in­tere­sar’) y por el des­per­tar dis­co de me­dia­dos de los se­ten­ta, el que co­men­zó con Ji­ve tal­kin y lle­gó a su es­plen­dor con Night fe­ver. Se rein­ven­ta­ron va­rias ve­ces a lo lar­go de su ca­rre­ra y en ca­da trá­mi­te de­ja­ron per­las im­pa­ga­bles. In­clu­so cuan­do la mú­si­ca dis­co des­apa­re­ció mer­ced al odio que lle­gó a pro­vo­car su om­ni­pre­sen­cia (las ra­dios in­gle­sas ce­le­bra­ban el Bee Gees Free Wee­kends, o sea, el Fin de Se­ma­na Sin Bee Gees), los her­ma­nos Gibb su­pie­ron cu­brir los ni­ve­les exi­gi­bles de ca­li­dad que re­cla­má­ba­mos sus se­gui­do­res. Su úl­ti­ma en­tre­ga fue This is whe­re I ca­me in, año 2001. Es­ta era la hora pa­ra el re­sur­gir de Barry, el ar­tis­ta que me­jor su­po ex­plo­tar un muy opor­tuno fal­se­te en las in­ter­pre­ta­cio­nes de sus éxi­tos. Su ta­len­to co­mo com­po­si­tor es­tá con­tras­ta­do y co­mo pro­duc­tor tam­bién: que se lo pre­gun­ten a Bar­bra Strei­sand, Dion­ne War­wick o Dia­na Ross. Aho­ra, Barry, por quien na­die da­ba ya un du­ro, ha de­ci­di­do pre­sen­tar­se de nue­vo an­te to­dos co­mo una voz so­la. Una so­la voz sin el per­fec­to con­jun­to de sus inol­vi­da­bles her­ma­nos. Ha sa­li­do de las som­bras, ha pues­to a tra­ba­jar a sus hi­jos y ha gra­ba­do In the now, dis­co edi­ta­do ha­ce po­cos días. Ape­nas he te­ni­do tiem­po de es­cu­char dos o tres co­sas, co­rrec­tas y en la lí­nea de la ca­rre­ra mu­si­cal de los Gibb. No es­pe­ra­ba otra co­sa. La pri­me­ra sen­sa­ción que ten­go es la de cier­ta or­fan­dad de vo­ces y cier­to agra­do en can­cio­nes sin ro­zar sus mo­men­tos más ple­tó­ri­cos. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da –que no se­rá ex­ce­si­va­men­te com­pla­cien­te con él–, yo es­toy dis­pues­to a per­do­nár­se­lo to­do: no ne­ce­si­ta arries­gar­se a na­da, pe­ro ha que­ri­do dar otro sus­pi­ro de su ta­len­to.

QTen­drá siem­pre el res­pe­to que me­re­cen los gran­des, los que no arras­tran su pres­ti­gio por el ba­rro y los que guar­dan, has­ta en las cir­cuns­tan­cias más ad­ver­sas, la ca­pa­ci­dad de emo­cio­nar con al­gu­nos quie­bros. Ha si­do una agra­da­ble sorpresa de oto­ño. Larga vi­da a Barry Gibb. Larga vi­da a la me­mo­ria de los hi­jos de Bar­ba­ra. In the now. O sea, en el aho­ra.

Es­toy dis­pues­to a per­do­nár­se­lo to­do: no ne­ce­si­ta arries­gar­se a na­da, pe­ro ha que­ri­do dar otro sus­pi­ro de su ta­len­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.