PRE­MIOS PRIN­CE­SA DE AS­TU­RIAS 2016

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Premios Princesa De Asturias 2016 -

Es­ta­dos Uni­dos. En el fu­tu­ro ima­gi­na­do por Herr y su equi­po po­dre­mos te­ner tres bra­zos si que­re­mos, la de­pre­sión no tie­ne por qué exis­tir y po­dre­mos es­tar tan en for­ma a los 70 co­mo a los 20. Se­gún él, la tec­no­lo­gía pron­to lo per­mi­ti­rá. Por su­pues­to, el de­ba­te tie­ne mu­chas otras im­pli­ca­cio­nes: éti­cas, ju­rí­di­cas, po­lí­ti­cas e in­clu­so es­té­ti­cas. Ha­bla­mos con él de to­do es­to en su des­pa­cho a ori­llas del río Char­les, que se­pa­ra las ciu­da­des de Cam­brid­ge y Bos­ton, po­cos días an­tes de su via­je a Es­pa­ña, don­de re­co­ge­rá el pró­xi­mo vier­nes el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca. una tec­no­lo­gía in­te­gra­da en el cuer­po hu­mano, una unión sin fi­su­ras en­tre am­bos. El hom­bre ya no ve­rá la par­te di­se­ña­da de su cuer­po co­mo una he­rra­mien­ta. Irá más allá. Cuan­do le po­ne­mos un miem­bro bió­ni­co a un pa­cien­te, di­ce fra­ses co­mo: «Me ha­béis de­vuel­to la vi­da. Me ha­béis de­vuel­to mi cuer­po. Me ha­béis de­vuel­to mi pier­na». ¡Eso nun­ca lo di­rías si te die­ran un mar­ti­llo! Es una he­rra­mien­ta, es útil, pe­ro no es par­te de tu cuer­po. XL. Us­ted va más allá: plan­tea que mu­chos de no­so­tros usa­re­mos exoes­que­le­tos. No so­lo aque­llos con dis­ca­pa­ci­da­des. H.H. Nues­tras ca­pa­ci­da­des se ve­rán au­men­ta­das de mu­chas ma­ne­ras di­fe­ren­tes. El exoes­que­le­to es una de ellas, otra vía se­rán los im­plan­tes neu­ro­na­les. ¡Pe­ro hoy día ya es­ta­mos au­men­ta­dos! Te­ne­mos te­lé­fo­nos mó­vi­les, or­de­na­do­res, una am­plia­ción de nues­tra me­mo­ria, es­ta­mos co­mu­ni­ca­dos, yo he ve­ni­do hoy des­de Los Án­ge­les en un avión… Es­te au­men­to, es­ta me­jo­ra, nos ro­dea ya. Sim­ple­men­te se con­ver­ti­rá en al­go mu­cho más pro­nun­cia­do, más per­so­nal e ín­ti­mo. Se­re­mos ca­pa­ces de ha­cer co­sas tan nor­ma­les co­mo ca­mi­nar me­jor gra­cias a la tec­no­lo­gía. XL. ¿Có­mo ocu­rri­rá? ¿A tra­vés de la tec­no­lo­gía? H.H. So­mos to­tal­men­te in­cons­cien­tes de nues­tros cuer­pos. Nos due­le una ro­di­lla y nos sor­pren­de. Te­ne­mos un feed­back te­rri­ble­men­te po­bre so­bre el mo­men­to en que nues­tro cuer­po es­tá es­tre­sa­do y ne­ce­si­ta des­can­sar. La tec­no­lo­gía pue­de ofre­cer­nos es­to. Pue­de ayu­dar­nos a mo­ver­nos de un mo­do sa­lu­da­ble, a avi­sar­nos cuan­do su­pe­ra­mos el ni­vel de es­trés; pue­de de­cir­nos cuán­do cam­biar nues­tros há­bi­tos. XL. Y me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to... H.H. Ima­gí­na­te un mun­do don­de los atle­tas no se le­sio­nen. El ejer­ci­cio fí­si­co ex­tre­mo pro­du­ce le­sio­nes y nos im­pi­de lle­gar al si­guien­te ni­vel... XL. Si­ga, si­ga... H.H. La tec­no­lo­gía nos pue­de ser­vir pa­ra man­te­ner nues­tras ca­pa­ci­da­des in­na­tas, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra edad. Ima­gí­na­te un mun­do don­de pue­das co­rrer tu me­jor ma­ra­tón a los 60, aun­que ha­yas em­pe­za­do a los 18. La tec­no­lo­gía nos pue­de per­mi­tir vi­vir in­de­pen­dien­te­men­te de la edad. XL. En­tran mu­chos com­po­nen­tes éti­cos en es­ce­na. ¿Dón­de po­ne­mos el lí­mi­te? H.H. No de­be­mos per­mi­tir que la tec­no­lo­gía nos lle­ve a la re­duc­ción de la di­ver­si­dad hu­ma­na o que ame­na­ce las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les. Más allá de eso, en mi opi­nión, to­do va bien. Si al­guien quiere te­ner un ter­cer bra­zo, ade­lan­te. ¿Por qué de­te­ner­lo? Es­to cam­bia­rá la no­ción de lo que es un ser hu­mano. Nues­tra no­ción so­bre la be­lle­za. Eso es bueno. XL. ¿So­mos de­ma­sia­do cor­tos de mi­ras? H.H. Aho­ra mis­mo, nues­tra vi­sión es muy es­tre­cha. No pue­de fal­tar­te una ex­tre­mi­dad, o ser cie­go, y ser con­si­de­ra­do be­llo. Si hay cual­quier des­via­ción, eres im­per­fec­to. Es­to es una de las co­sas emo­cio­nan­tes de la bió­ni­ca, ade­más de la re­duc­ción del su­fri­mien­to hu­mano: ha­brá una ex­plo­sión de la di­ver­si­dad hu­ma­na. Se­rá co­mo un Re­na­ci­mien­to del cuer­po hu­mano, don­de to­do en­ca­je y sea her­mo­so. XL. ¿Ese es el es­ce­na­rio que ima­gi­na? H.H. Ya he­mos vis­to ca­sos de una mo­de­lo a la que le fal­ta un bra­zo y tie­ne una mano bió­ni­ca pre­cio­sa. Y no la es­con­de, la con­vier­te en par­te del out­fit, de su ves­ti­men­ta. Es­ta­mos en un mo­men­to de la his­to­ria don­de hay una trans­for­ma­ción de la con­cien­cia. Es muy emo­cio­nan­te. XL. No se­rá al­go rá­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.