PRE­MIOS PRIN­CE­SA DE AS­TU­RIAS 2016

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Premios Princesa De Asturias 2016 -

J.N. No soy agre­si­vo, no co­rro ni pro­vo­co re­vue­lo, pre­fie­ro de­jar que las co­sas ocu­rran. De al­gún mo­do con­si­go ha­cer­me in­vi­si­ble, pe­se a es­tar ahí. In­clu­so pa­ra mí re­sul­ta ex­tra­ño. De­be de ser al­go que pro­yec­to. O que no pro­yec­to... XL. ¿Ha cam­bia­do mu­cho su apro­xi­ma­ción a lo lar­go de los años? J.N. No. Los fo­tó­gra­fos de gue­rra de­be­mos im­pro­vi­sar, es­cu­char a nues­tra in­tui­ción, uti­li­zar nues­tros ins­tin­tos y ex­pe­rien­cia y ha­cer lo po­si­ble pa­ra con­se­guir la his­to­ria que que­re­mos con­tar. XL. ¿Y el mie­do? ¿Có­mo se ma­ne­ja? J.N. El mie­do for­ma par­te del ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. Siem­pre se sien­te, pe­ro lo im­por­tan­te es no per­mi­tir que te pa­ra­li­ce o te ha­ga en­trar en pá­ni­co. En mi ca­so, an­te las si­tua­cio­nes muy pe­li­gro­sas, con­si­go man­te­ner la cal­ma de un mo­do muy na­tu­ral. Eso me per­mi­te to­mar de­ci­sio­nes cru­cia­les de for­ma más cla­ra y más rá­pi­da. XL. En 2014 fue he­ri­do de ba­la en una pier­na en Tai­lan­dia. ¿Cuá­les han si­do los epi­so­dios en que se ha vis­to más cer­ca de su­frir, di­ga­mos, un da­ño irre­pa­ra­ble? J.N. Ha ha­bi­do va­rios. Soy muy cons­cien­te de que no es­toy he­cho a prue­ba de ba­las, pe­ro acep­to el ries­go. Siem­pre que pa­sa al­go así, si­go tra­ba­jan­do. Esa vez en Tai­lan­dia, por ejem­plo, no fui al hos­pi­tal has­ta que aca­bé el tra­ba­jo. An­tes de eso, en Irak, nos lan­za­ron una gra­na­da al in­te­rior del Hum­vee don­de via­ja­ba y se­guí dis­pa­ran­do has­ta que per­dí el co­no­ci­mien­to... XL. ¡«Has­ta que per­dí el co­no­ci­mien­to»! J.N. Sí, yo y to­dos los que íba­mos en el vehícu­lo es­ta­mos vi­vos por mi co­le­ga Mi­chael Weiss­kopf. In­ten­tó lan­zar la gra­na­da fue­ra y nos sal­vó, pe­ro per­dió la mano... Bueno, y mu­cho an­tes to­da­vía, el 11-S, es­ta­ba jus­to de­ba­jo de la to­rre nor­te del World Tra­de Cen­ter cuan­do se vino aba­jo. Tu­ve cin­co se­gun­dos pa­ra bus­car un lu­gar don­de po­ner­me a sal­vo y, mi­la­gro­sa­men­te, lo en­con­tré. XL. ¿Es cier­to que lo pa­só mal en Gre­cia, mien­tras cu­bría la cri­sis de refugiados? J.N. Oh, sí, su­frí una he­ri­da y se me in­fec­tó. Pasé 16 días en la UCI. Ca­si no lo cuen­to. He te­ni­do mu­cha suer­te. XL. No to­das sus vi­ven­cias ha­brán si­do tan te­rri­bles... J.N. No. Ha­ber vi­vi­do la fa­se fi­nal de la lu­cha de li­be­ra­ción en Su­dá­fri­ca, en 1994, fue emo­cio­nan­te. Vi­ví la tra­ge­dia de los sud­afri­ca­nos de un mo­do muy per­so­nal –mi gran ami­go y co­le­ga Ken Oos­ter­brook fue ase­si­na­do a ti­ros de­lan­te de mí–, pe­ro nun­ca he pre­sen­cia­do na­da tan im­pre­sio­nan­te e ins­pi­ra­dor co­mo ver a Nel­son Man­de­la ser in­ves­ti­do presidente. Al día si­guien­te me fui a Ruanda, en pleno ge­no­ci­dio. Un ver­ti­gi­no­so des­cen­so de lo me­jor a lo peor de la hu­ma­ni­dad. XL. En los días de Ins­ta­gram, Fa­ce­book y Twit­ter, ¿có­mo ve el fu­tu­ro de su pro­fe­sión? J.N. Ga­nar­se la vi­da yen­do por li­bre co­mo pe­rio­dis­ta es ca­da vez más di­fí­cil. Las ta­ri­fas que pa­gan los me­dios se han re­du­ci­do de for­ma drás­ti­ca; las re­vis­tas de­di­can ca­da vez me­nos pá­gi­nas a re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos so­bre asun­tos crí­ti­cos de in­te­rés so­cial... Así que hay que rein­ven­tar­se. Ne­ce­si­ta­mos ser más em­pren­de­do­res y crear­nos nues­tras pro­pias opor­tu­ni­da­des. XL. ¿Có­mo le ha afec­ta­do a us­ted? J.N. Si­go sien­do muy ac­ti­vo, aun­que tra­ba­jo me­nos. Es inevi­ta­ble, por­que en los úl­ti­mos años ve­mos un én­fa­sis en las his­to­rias de co­ti­lleo y en­tre­te­ni­mien­to, en de­tri­men­to de los asun­tos de ca­rác­ter so­cial. Las de­ci­sio­nes de mar­ke­ting pri­man so­bre los va­lo­res pe­rio­dís­ti­cos. Se ha per­di­do al­go vi­tal, por­que el pe­rio­dis­mo es, por su­pues­to, un ne­go­cio, pe­ro tam­bién un ser­vi­cio pú­bli­co vi­tal pa­ra la de­mo­cra­cia.

OXL. ¿Has­ta qué pun­to los fo­tó­gra­fos man­tie­nen hoy el po­der de in­fluen­cia que tu­vie­ron en los años se­sen­ta? J.N. Di­ga­mos que los cam­bios so­cia­les si­guen sien­do im­po­si­bles sin la in­for­ma­ción. Pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas, pri­me­ro hay que iden­ti­fi­car­los, y esa si­gue sien­do la ta­rea del pe­rio­dis­mo. Por otro la­do, aun­que he­mos per­di­do te­rreno de­bi­do a In­ter­net y a las cá­ma­ras de los mó­vi­les, es­tas he­rra­mien­tas se han mos­tra­do muy efec­ti­vas con­tra la cen­su­ra en re­gí­me­nes opre­si­vos. Con­tro­lar la in­for­ma­ción es hoy más di­fí­cil pa­ra los po­de­ro­sos, ya que cual­quier ciu­da­dano pue­de con­tar lo que ve y vi­ve. Ca­da uno tie­ne su pa­pel. XL. ¿Dón­de se en­cuen­tra hoy el ma­yor pro­ble­ma que afron­ta la hu­ma­ni­dad? J.N. El gran pro­ble­ma es que los ci­vi­les se han con­ver­ti­do en el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de to­das las gue­rras. Irak, Af­ga­nis­tán, Si­ria, Ga­za; lo que su­ce­dió en Che­che­nia, en Ruanda, en los Bal­ca­nes... Se des­tru­yen pue­blos, se ata­can mer­ca­dos, ciu­da­des en­te­ras son re­du­ci­das a es­com­bros pa­ra sem­brar el te­rror y mos­trar po­der de des­truc­ción. Lo que es­tá ocu­rrien­do con las po­bla­cio­nes en los paí­ses en gue­rra son crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad. Es­te es, por cier­to, el te­ma del que ha­bla mi li­bro In­ferno. XL. Tras to­da una vi­da cu­brien­do gue­rras. ¿Cuál se­ría su gran con­clu­sión? J.N. Que es mu­cho más fá­cil em­pe­zar una gue­rra que po­ner­le fin. To­do con­flic­to aca­ba de for­ma inevi­ta­ble en una es­pi­ral in­jus­ti­fi­ca­ble de ma­tan­zas, car­ni­ce­ría y bar­ba­rie. En la vi­da hay mu­chas co­sas por las que me­re­ce la pe­na lu­char, pe­ro de­be­mos apren­der a ha­cer­lo de ma­ne­ras que no nos con­duz­can a nue­vas gue­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.