Neu­tral corner

El bos­que ani­ma­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ace al­gu­nas se­ma­nas, es­tu­vi­mos ha­blan­do en la ra­dio con el na­tu­ra­lis­ta Joa­quín Él ni se acor­da­rá, pe­ro en reali­dad nos co­no­ci­mos ha­ce mu­chos años cuan­do yo pasé por su fin­ca ex­tre­me­ña con su her­mano Ángel, ex­ce­len­te fo­tó­gra­fo. Te­nía­mos la in­ten­ción de re­co­rrer a ca­ba­llo to­do el va­lle des­de Cas­ta­ñar de Ibor has­ta Gua­da­lu­pe. En al­gún mo­men­to, nos per­di­mos en la no­che y Joa­quín tu­vo que sa­lir a bus­car­nos con un des­ven­ci­ja­do to­do­te­rreno. Nos en­con­tró cuan­do yo em­pe­za­ba a pe­gar bo­ca­dos a Ángel ale­gan­do el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia de los rug­biers ac­ci­den­ta­dos en los An­des de la pe­lí­cu­la ¡Vi­ven! y él res­pon­día que le pa­re­cía muy bien, pe­ro que al me­nos es­pe­ra­ra a que se nos ter­mi­na­ran los bo­ca­di­llos. Me con­vier­to a la an­tro­po­fa­gia con mu­cha ra­pi­dez: gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción dar­wi­nis­ta, la mía. Cuan­do ha­bla­mos en la ra­dio, Araú­jo di­jo que él plan­ta un ár­bol to­dos los días. Lle­va la cuen­ta de los que ha plan­ta­do, y dan pa­ra que la fa­mo­sa ar­di­lla que en tiem­pos po­día cru­zar la Pe­nín­su­la sin to­car el sue­lo vuel­va a ha­cer­lo. Por su­pues­to, el que­ri­do Sostres hi­zo lue­go un co­men­ta­rio mor­daz, de cí­ni­co ur­ba­ni­ta y co­man­do an­ti­bu­co­lis­mo. Y me que­dé pen­san­do: cier­tas sen­si­bi­li­da­des y vo­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pro­vo­can una reac­ción fu­ri­bun­da en aque­llas per­so­nas que, pa­sán­do­lo to­do por el ta­miz ideo­ló­gi­co, las vin­cu­lan a una vi­sión 'pro­gre­sis­ta' de la vi­da. Es de­cir, cier­tas per­so­nas ta­la­rían to­dos los ár­bo­les y ma­ta­rían a to­das las ba­lle­nas só­lo por­que creen que de­fen­der y amar ár­bo­les y ba­lle­nas es co­sa de 'pro­gres' y pro­ba­ble­men­te de ve­ga­nos. A mí nun­ca de­ja­rá de sor­pren­der­me la ca­pa­ci­dad que hay en Es­pa­ña de ideo­lo­gi­zar­lo to­do y de adop­tar posturas in­flui­das siem­pre por pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos, in­clu­so en aque­llos ám­bi­tos don­de a la po­lí­ti­ca no se le ha per­di­do na­da. Has­ta el he­cho de ir o no a los to­ros se ha con­ver­ti­do en una pro­cla­ma­ción po­lí­ti­ca. Plan­tar ár­bo­les es al­go que a mí me pa­re­ce her­mo­so. Al­gu­na vez les ha­blé ya del pra­do de mi tío Ro­dri­go en Rui­lo­ba y de lo im­por­tan­te y ver­te­bra­dor que fue pa­ra la me­mo­ria sen­ti­men­tal de to­dos los miem­bros fa­mi­lia­res de mi ge­ne­ra­ción. Ro­dri­go mu­rió ha­ce años, y al des­apa­re­cer él que­dó ro­to al­go que nos unía a to­dos, un al­ma­cén de re­cuer­dos, un víncu­lo con una fa­mi­lia que es la nues­tra ha­ce unos cuan­tos sal­tos ge­ne­ra­cio­na­les: los muer­tos se veían aún jó­ve­nes, los jó­ve­nes de aho­ra to­da­vía no ha­bían na­ci­do. Una de las úl­ti­mas apor­ta­cio­nes del ins­tin­to pa­triar­cal de Ro­dri­go fue plan­tar en su pra­do un bos­que ale­gó­ri­co de la fa­mi­lia. Ca­da miem­bro plan­ta­ría el su­yo, que ade­más se­ría ele­gi­do pa­ra que coin­ci­die­ra en lo po­si­ble con su per­so­na­li­dad. Ca­da nue­vo ma­tri­mo­nio, ca­da na­ci­mien­to, ten­drían co­mo con­se­cuen­cia un nue­vo ár­bol. Es ver­dad que, en lo que a mí con­cier­ne, aque­lla fue una épo­ca de mi vi­da al­go des­or­de­na­da en lo sen­ti­men­tal, pró­di­ga en ma­tri­mo­nios ex­prés y di­vor­cios, por lo que pasé con mu­cha fre­cuen­cia por el pra­do a to­mar la aza­da y ter­mi­né sien­do pro­pie­ta­rio de me­dio bos­que: las mu­je­res per­di­das se me con­ver­tían en mo­nu­men­to ve­ge­tal, co­mo en un cuen­to de te­rror en el que pu­die­ra ha­ber­las atra­pa­do en un bos­que de al­mas cau­ti­vas. La plan­ta­ción de ca­da ár­bol era ador­na­da con cier­to sen­ti­do de la li­tur­gia, de la tras­cen­den­cia. En ese sen­ti­do, en el pri­mer ár­bol que yo plan­té ocu­rrió una anéc­do­ta que lue­go se re­ve­ló pro­fé­ti­ca. Era un ár­bol com­par­ti­do con una de esas pa­re­jas fu­ga­ces que eran las mías de la épo­ca, y el pra­do qui­so co­mu­ni­car­nos con

Aque­lla fue una épo­ca de mi vi­da al­go des­or­de­na­da en lo sen­ti­men­tal, pró­di­ga en ma­tri­mo­nios ex­prés y di­vor­cios, por lo que pasé con fre­cuen­cia por el pra­do a to­mar la aza­da

Qu­na bro­ma es­ca­to­ló­gi­ca que aque­llo no sal­dría ade­lan­te: cuan­do cla­vé la aza­da pa­ra em­pe­zar a ex­ca­var el hue­co, no­té que da­ba con al­go. Lo sa­qué y re­sul­tó ser un cal­zon­ci­llo ca­gado que al­guien ha­bía en­te­rra­do allí. En los úl­ti­mos años, yo ha­bría se­gui­do plan­tan­do más ár­bo­les que na­die en el pra­do de Ro­dri­go. Pe­ro es­ta vez no ha­brían con­me­mo­ra­do mu­je­res pa­sa­je­ras, sino hi­jos. Un bos­que­ci­to pro­pio. Pe­ro Ro­dri­go no es­tá ya, y esa cos­tum­bre se per­dió. De­ma­sia­do si la ma­le­za no lo cu­bre to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.