Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

del 17 al 18 de ju­lio, la su­ble­va­ción mi­li­tar ini­cia­da en Me­li­lla se ex­ten­dió al res­to de pla­zas afri­ca­nas y a la pe­nín­su­la con el apo­yo ci­vil de car­lis­tas y fa­lan­gis­tas. De 53 guar­ni­cio­nes mi­li­ta­res, 44 die­ron el can­te. En­tre quie­nes lle­va­ban uni­for­me, al­gu­nos se echa­ron pa­ra ade­lan­te con en­tu­sias­mo, otros de ma­la ga­na y otros se ne­ga­ron en re­don­do (en con­tra de lo que sue­le con­tar­se, una par­te del ejér­ci­to y de la Guar­dia Ci­vil per­ma­ne­ció fiel a la Re­pú­bli­ca). Pe­ro el cuar­te­la­zo se lle­vó a ca­bo, co­mo or­de­na­ban las ins­truc­cio­nes del ge­ne­ral Mo­la, sin pa­ños ca­lien­tes. Allí don­de triun­fó el gol­pe, je­fes, ofi­cia­les y sol­da­dos que no se su­ma­ron a la re­be­lión, in­clu­so in­de­ci­sos, fue­ron apre­sa­dos y fu­si­la­dos en el ac­to –pa­sa­dos por las ar­mas era el de­li­cio­so eu­fe­mis­mo– o en los días si­guien­tes. En las lis­tas ne­gras em­pe­za­ron a ta­char­se nom­bres vía cár­cel, cu­ne­ta o pa­re­dón. Mi­li­ta­res desafec­tos o ti­bios, po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, gen­te se­ña­la­da por sus ideas de iz­quier­da, em­pe­zó a pa­sar por la má­qui­na de pi­car car­ne. La re­pre­sión de cuan­to olía a Re­pú­bli­ca fue de­li­be­ra­da des­de el pri­mer mo­men­to, fría e im­pla­ca­ble; se tra­ta­ba de ate­rro­ri­zar y pa­ra­li­zar al ad­ver­sa­rio. Que, por su par­te, reac­cio­nó con no­ta­ble ra­pi­dez y efi­ca­cia, den­tro del caos rei­nan­te. La pe­que­ña par­te del ejér­ci­to que per­ma­ne­ció fiel a la Re­pú­bli­ca, mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les apo­ya­dos por mi­li­cias obre­ras y cam­pe­si­nas ar­ma­das a to­da pri­sa, mal or­ga­ni­za­das pe­ro re­suel­tas a com­ba­tir con en­tu­sias­mo a los gol­pis­tas, re­sul­tó cla­ve en aque­llos días de­ci­si­vos, pues se opu­so con fir­me­za a la re­be­lión y la aplastó en me­dia pe­nín­su­la. En Bar­ce­lo­na, en Ovie­do, en Ma­drid, en Va­len­cia, en la mi­tad de An­da­lu­cía, la su­ble­va­ción fra­ca­só; y mu­chos re­bel­des, que no es­pe­ra­ban tan­ta re­sis­ten­cia po­pu­lar, que­da­ron ais­la­dos y en su ma­yor par­te aca­ba­ron pal­man­do –ahí se ha­cían po­cos pri­sio­ne­ros–. Cua­tro días des­pués, lo que iba a ser un gol­pe de es­ta­do rá­pi­do y bru­tal, vis­to y no vis­to, se em­pe­zó a es­tan­car. Las co­sas no eran tan fá­ci­les co­mo en el pa­pel. So­bre el 21 de ju­lio, Es­pa­ña ya es­ta­ba par­ti­da en dos. El go­bierno re­pu­bli­cano con­ser­va­ba el con­trol de las prin­ci­pa­les zo­nas in­dus­tria­les –los obre­ros, ba­tién­do­se du­ro, ha­bían si­do de­ci­si­vos– y una bue­na par­te de las zo­nas agrí­co­las, ca­si to­da la cos­ta can­tá­bri­ca y ca­si to­do el li­to­ral me­di­te­rrá­neo, así co­mo la ma­yor par­te de la flo­ta y las prin­ci­pa­les ba­ses aé­reas y ae­ró­dro­mos. Pe­ro en las zo­nas que los re­bel­des con­tro­la­ban, y a par­tir de ellas, és­tos se mo­vían con ra­pi­dez, du­re­za y efi­ca­cia. Gra­cias a la ayu­da téc­ni­ca, avio­nes y de­más, que ale­ma­nes e ita­lia­nos –cu­ya te­cla ha­bían pul­sa­do los gol­pis­tas an­tes de ti­rar­se a la pis­ci­na– pres­ta­ron des­de el pri­mer mo­men­to, los le­gio­na­rios del Ter­cio y los mo­ros de Re­gu­la­res em­pe­za­ron a lle­gar des­de las guar­ni­cio­nes del norte de Áfri­ca, y las co­lum­nas re­bel­des ase­gu­ra­ron po­si­cio­nes y avan­za­ron ha­cia los cen­tros de re­sis­ten­cia más pró­xi­mos. Se en­fren­ta­ban así efi­ca­cia y com­pe­ten­cia mi­li­tar, de una par­te, con­tra en­tu­sias­mo po­pu­lar y ga­nas de pe­lear de la otra; has­ta el pun­to de que, a fuer­za de co­jo­nes y es­co­pe­ta­zos, am­bas fuer­zas tan di­fe­ren­tes lle­ga­ron a equi­li­brar­se en aque­llos pri­me­ros mo­men­tos. Lo que di­ce mu­cho, si no de la pre­pa­ra­ción, sí de la fir­me­za com­ba­ti­va de las iz­quier­das y su par­te co­rres­pon­dien­te de pue­blo ar­ma­do. Em­pe­zó así la pri­me­ra de las tres fa­ses en las que iba a desa­rro­llar­se aque­lla gue­rra ci­vil que ya es­ta­ba a pun­to de nie­ve: la de con­so­li­da­ción y es­ta­bi­li­za­ción de las dos zo­nas, que se pro­lon­ga­ría has­ta fi­na­les de año con el frus­tra­do in­ten­to de los su­ble­va­dos por to­mar Ma­drid (la se­gun­da fa­se, has­ta di­ciem­bre de 1938, fue ya una gue­rra de fren­tes y trin­che­ras; y la ter­ce­ra, la des­com­po­si­ción re­pu­bli­ca­na y las ofen­si­vas fi­na­les de las tro­pas re­bel­des). Los su­ble­va­dos, que ape­la­ban a los va­lo­res cris­tia­nos y pa­trió­ti­cos fren­te a la bar­ba­rie mar­xis­ta, em­pe­za­ron a lla­mar­se a sí mis­mos tro­pas na­cio­na­les, y en la ter­mi­no­lo­gía ge­ne­ral que­dó es­te tér­mino pa­ra ellos, así co­mo el de ro­jos pa­ra los re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro el pro­ble­ma prin­ci­pal era que esa di­vi­sión en dos zo­nas, ro­ja y na­cio­nal, no co­rres­pon­día

La re­pre­sión de cuan­to olía a Re­pú­bli­ca fue de­li­be­ra­da des­de el pri­mer mo­men­to. Se tra­ta­ba de ate­rro­ri­zar y pa­ra­li­zar al ad­ver­sa­rio

exac­ta­men­te con quie­nes es­ta­ban en ellas. Ha­bía gen­te de iz­quier­das en zo­na na­cio­nal y gen­te de de­re­chas en zo­na ro­ja. In­clu­so sol­da­dos de am­bos ban­dos es­ta­ban don­de les ha­bía to­ca­do, no don­de ha­brían que­ri­do es­tar. Tam­bién gen­te aje­na a unos y otros, a la que aquel san­grien­to dis­pa­ra­te pi­lla­ba en me­dio. Y en­ton­ces, ape­lan­do al ver­du­go y al in­qui­si­dor que si­glos de his­to­ria in­fa­me nos ha­bían de­ja­do en las ve­nas, los que te­nían las ar­mas en una y otra zo­na se apli­ca­ron, con cri­mi­nal en­tu­sias­mo, a la ta­rea de cla­ri­fi­car el pai­sa­je.

[Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.