Ani­ma­les de com­pa­ñía

El si­len­cio fér­til

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

el des­ve­la­mien­to de la iden­ti­dad de la es­cri­to­ra que se ocul­ta­ba tras el seu­dó­ni­mo de Ele­na Fe­rran­te ha pro­vo­ca­do eso que to­da­vía se­gui­mos de­no­mi­nan­do (con hi­pér­bo­le nos­tál­gi­ca) ‘ríos de tin­ta’. Ofre­ci­do co­mo una se­su­da ‘in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca’, sos­pe­cho que el des­en­mas­ca­ra­mien­to de Ele­na Fe­rran­te se lo­gró más bien ja­quean­do con la ma­yor des­fa­cha­tez y be­lla­que­ría los or­de­na­do­res de la edi­to­rial en la que pu­bli­ca­ba sus no­ve­las, don­de Ani­ta Ra­ja (que es el nom­bre po­co agra­cia­do que se ocul­ta tras el eu­fó­ni­co seu­dó­ni­mo) fi­gu­ra­ba co­mo tra­duc­to­ra al in­glés de sus pro­pias no­ve­las (pe­ro las can­ti­da­des que per­ci­bía, abul­ta­dí­si­mas, en na­da se pa­re­cían a las can­ti­da­des ra­quí­ti­cas que sue­le per­ci­bir un tra­duc­tor). La re­ve­la­ción de la iden­ti­dad de Fe­rran­te nos en­fren­ta des­car­na­da­men­te con la emer­gen­cia de un pe­rio­dis­mo ba­su­rien­to y fe­lón, ca­paz de de­lin­quir or­gu­llo­sa­men­te y a sa­bien­das de que sus tra­pa­ce­rías nun­ca se­rán des­ve­la­das, por­que la clan­des­ti­ni­dad tec­no­ló­gi­ca las am­pa­ra. Y, des­de lue­go, nos con­fron­ta con el sen­ti­do úl­ti­mo del pe­rio­dis­mo, que ya no se­ría tan­to alum­brar una ver­dad cu­yo ocul­ta­mien­to per­ju­di­ca a su au­dien­cia co­mo ex­ci­tar en su au­dien­cia una cu­rio­si­dad mor­bo­sa que nin­gún be­ne­fi­cio pro­cu­ra a la co­mu­ni­dad, ni a las per­so­nas que la in­te­gran. Y que, a la vez que ex­ci­ta esa cu­rio­si­dad mor­bo­sa, in­fli­ge un da­ño gra­tui­to a la per­so­na cu­ya in­ti­mi­dad se ex­po­lia. Pe­ro so­bre es­tos as­pec­tos del ca­so ya se ha es­cri­to so­bra­da­men­te. En cam­bio, se ha pa­sa­do de pun­ti­llas so­bre una reali­dad sustantiva que tal vez se ha­lle en la raíz del odio que Ele­na Fe­rran­te pro­vo­ca­ba en el pe­rio­dis­mo ba­su­rien­to y fe­lón. Ani­ta Ra­ja, cuan­do de­ci­dió pu­bli­car sus no­ve­las con seu­dó­ni­mo, no lo hi­zo por­que tu­vie­ra na­da que ocul­tar, ni por­que qui­sie­ra ju­gar al es­con­di­te con sus lec­to­res, sino por una ra­zón mu­cho más sen­ci­lla: no so­por­ta­ba la no­to­rie­dad pú­bli­ca, no que­ría que le die­sen la la­ta con pe­ti­cio­nes de com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca, no que­ría con­ce­der en­tre­vis­tas, no que­ría par­ti­ci­par en re­des so­cia­les ni pa­re­ci­das za­ran­da­jas. Que­ría, tan só­lo, es­cri­bir no­ve­las, en­ce­rra­da en su ca­sa, ro­dea­da de ese si­len­cio fér­til que es la me­jor com­pa­ñía del es­cri­tor, pues lo man­tie­ne cen­tra­do en lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta. Que­ría per­ma­ne­cer al mar­gen de la fe­ria de las va­ni­da­des li­te­ra­rias, que­ría aho­rrar­se las te­dio­sas pro­mo­cio­nes que las edi­to­ria­les im­po­nen a los es­cri­to­res de éxi­to, que­ría de­sen­ten­der­se del des­tino pos­te­rior de sus obras, una vez que las en­tre­ga­ba a su edi­tor. Tu­vo la suer­te de en­con­trar un edi­tor que acep­tó sus con­di­cio­nes; y, co­mo la for­tu­na fa­vo­re­ce a los au­da­ces, las no­ve­las de Ele­na Fe­rran­te lo­gra­ron des­ta­car­se en las li­bre­rías, sin otro apo­yo que el en­tu­sias­mo de los lec­to­res que las dis­fru­ta­ron y co­rrie­ron a con­tár­se­lo a sus ami­gos. Al lo­grar un triun­fo que aca­ba­ría sien­do apo­teó­si­co des­de ese si­len­cio fér­til que es la me­jor com­pa­ñía del es­cri­tor, sin par­ti­ci­par en pro­mo­cio­nes es­tre­pi­to­sas, sin con­ce­der ja­más una en­tre­vis­ta, sin re­ba­jar­se a sol­tar pa­ri­das ru­bo­ri­zan­tes y ha­cer­se sel­fies pa­té­ti­cos en las mal­ha­da­das re­des so­cia­les, Ele­na Fe­rran­te es­ta­ba lan­zan­do un men­sa­je desafian­te a nues­tra épo­ca. Y nues­tra épo­ca, en­car­na­da en ese pe­rio­dis­mo ba­su­rien­to y fe­lón que ha des­ve­la­do su iden­ti­dad, se en­ra­bie­tó. No po­día so­por­tar que una os­cu­ra tra­duc­to­ra me­ti­da a no­ve­lis­ta pu­die­ra al­can­zar el éxi­to sin pa­sar an­tes por las hor­cas cau­di­nas de la pu­bli­ci­dad. No po­día so­por­tar que no se re­sig­na­ra a acep­tar los có­di­gos mer­can­ti­les al uso, que exi­gen al ar­tis­ta con­ver­tir­se en char­la­tán de su pro­pia mer­can­cía (cuan­to más ave­ria­da, me­jor). No po­día so­por­tar que mos­tra­ra al mun­do que la ubi­cui­dad me­diá­ti­ca, las re­des so­cia­les y los es­truen­dos pu­bli­ci­ta­rios na­da tie­nen que ver con la crea­ción li­te­ra­ria, sino que más bien la nie­gan y re­pe­len. Nues­tra épo­ca, en fin, no po­día so­por­tar que el si­len­cio fér­til de Ele­na Fe­rran­te se al­za­se, a la pos­tre, en el re­cla­mo más efi­caz, en me­dio de un mun­do ates­ta­do de rui­do, pro­vo­can­do mu­chas más ad­he­sio­nes que el es­tré­pi­to que sue­le ro­dear a los es­cri­to­res más famosos. Ele­na Fe­rran­te fue, a la pos­tre, víctima del re­sen­ti­mien­to de nues­tra épo­ca, que no pue­de su­frir que un ar­tis­ta per­ma­nez­ca abra­za­do al si­len­cio, mien­tras los de­más aca­ta­mos nues­tra con­di­ción de zas­can­di­les, con­de­na­dos a

Ele­na Fe­rran­te es­ta­ba lan­zan­do un men­sa­je desafian­te a nues­tra épo­ca. Y nues­tra épo­ca se en­ra­bie­tó

Qpo­sar an­te los fo­tó­gra­fos, con­de­na­dos a tui­tear ma­ma­rra­cha­das, con­de­na­dos a re­buz­nar an­te los mi­cró­fo­nos, con­de­na­dos en fin a aca­tar los có­di­gos mer­can­ti­les que han con­ver­ti­do el ar­te en un zo­co de ba­na­li­dad. Ele­na Fe­rran­te era un es­cu­pi­ta­jo en el ros­tro de to­da es­ta tra­mo­ya; y por eso el pe­rio­dis­mo ba­su­rien­to y fe­lón des­ce­rra­jó su iden­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.