Va por us­ted, maes­tro Adrián

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

to­da­vía co­lea, y es nor­mal, el ca­so del chi­qui­llo va­len­ciano que quie­re ser to­re­ro. Adrián, co­mo sa­ben, tie­ne me­nos de diez años y pa­de­ce un sar­co­ma del que se es­tá tra­tan­do gra­cias al ex­ce­len­te sis­te­ma de sa­lud que al­can­za a to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña. Lo nor­mal en un país de desa­rro­llo me­dio-ba­jo es que el jo­ven va­len­ciano pu­die­ra su­pe­rar con di­fi­cul­ta­des la ad­ver­si­dad de su en­fer­me­dad; sin em­bar­go, en Es­pa­ña, gra­cias a los tra­ba­ja­do­res ex­cep­cio­na­les de la sa­ni­dad pú­bli­ca, lo más pro­ba­ble es que Adrián su­pere su pa­to­lo­gía y pa­sa­do ma­ña­na es­té pe­gan­do pases por el cam­po o co­rrien­do de­trás de un ba­lón co­mo la ma­yo­ría de los cha­va­les de su edad. Ocu­rre y con­cu­rre que Adrián quie­re ser to­re­ro, y le ala­bo el gus­to: yo tam­bién lo qui­se ser, pe­ro me fal­tó la crian­za y los reaños. En aquel Ma­ta­ró de la épo­ca, de­li­cio­so por otra par­te, na­die en su sano jui­cio apos­ta­ba por ser to­re­ro; lo más ha­bi­tual era que­rer ser ju­ga­dor de hoc­key pa­ti­nes y emu­lar a Vi­la, a Car­los Lar­go y a Ga­llén y bo­rrar del ma­pa a los del Reus De­por­ti­vo, que eran nues­tros enemi­gos más re­cal­ci­tran­tes (y que con­ta­ban, to­do hay que de­cir­lo, con ju­ga­do­res ex­cep­cio­na­les co­mo Santi García, el mí­ti­co por­te­ro de la se­lec­ción es­pa­ño­la, re­cien­te­men­te des­apa­re­ci­do y an­te cu­yo re­cuer­do me re­clino). Los cha­va­les de la épo­ca ju­gá­ba­mos en los al­re­de­do­res del par­que y del ve­ló­dro­mo, siem­pre con un stick, no con una mu­le­ta. Los reaños, por de­más, siem­pre me han fal­ta­do: un sim­ple eral me pa­re­ce el peor de los miu­ras. En épo­cas nor­ma­les, ven­go a de­cir, que­rer ser to­re­ro te­nía co­mo freno a la pro­pia fa­mi­lia: ¡qué ma­dre que­ría ser un su­fri­mien­to per­pe­tuo de do­min­go a do­min­go es­pe­ran­do una lla­ma­da que cal­ma­se los ner­vios de un de­but o de una pre­sen­ta­ción en fe­ria con to­dos los avíos! ¡Qué ma­dre que­ría ser la ému­la de do­ña An­gus­tias, la pro­ge­ni­to­ra de Ma­no­le­te, con tan­tas lu­nas su­fri­das co­mo tar­des de triun­fo! En épo­cas de ho­ga­ño re­sul­ta evi­den­te que hay que con­tar con otros im­pe­di­men­tos. Y uno de ellos es lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to que han con­se­gui­do ins­tau­rar unos cuan­tos in­to­le­ran­tes en for­ma de su­pues­tos ani­ma­lis­tas. Muy vio­len­tos, por cier­to. No hay na­die más ani­ma­lis­ta que un tau­rino o un cazador, pe­ro eso no vie­ne aho­ra a cuen­to. No ten­go in­con­ve­nien­te en desa­rro­llar­lo an­te cual­quier es­tó­li­do. Lo pre­cep­ti­vo hoy es vol­ver a lo que fue ar­gu­men­to de dig­ni­dad an­te la muer­te de Víc­tor Ba­rrio, a quien Dios ten­ga a su ve­ra. Un par de es­tú­pi­dos sin más sus­tan­cia desea­ron la muer­te de un chi­qui­llo que que­ría ser to­re­ro, co­mo hu­bié­ra­mos que­ri­do ser mu­chos de ha­ber na­ci­do en el tiem­po y en el si­tio. Es­ta tal Aiz­pea, una jo­ven de­di­ca­da a la os­teo­pa­tía (al pa­re­cer), y otro tal Ma­nuel Olle­ro Cor­de­ro desea­ron la muer­te ex­prés de Adrián, al que a es­tas al­tu­ras co­no­ce to­da Es­pa­ña. Adrián pue­de, cier­ta­men­te, mo­rir co­mo con­se­cuen­cia del pro­ce­so pa­to­ló­gi­co que le in­cum­be, pe­ro lo más pro­ba­ble es que sal­ga ade­lan­te, co­mo an­tes de­cía, ya que las te­ra­pias evo­lu­cio­nan que es una bar­ba­ri­dad, co­mo las cien­cias de Don Hi­la­rión. Na­da po­de­mos desear más. Una vez se dis­pon­ga a cre­cer y evo­lu­cio­nar, va­ya us­ted a sa­ber lo que de­ci­di­rá ser. Pe­ro si de­ci­de ser to­re­ro, se­re­mos mu­chos los que es­ta­re­mos a su ve­ra pa­ra aplau­dir­le y pa­ra ce­le­brar que ha­ya si­do ca­paz de sa­lir de la no­che os­cu­ra del cán­cer. Y si es fi­gu­ra, ya ni te cuen­to. So­lo es­pe­ro, Adrián, que nun­ca leas es­tas lí­neas. Que tus pa­dres te las es­con­dan has­ta den­tro de mu­chos años, seas in­ge­nie­ro o ma­ta­dor de to­ros. Y que en ese mo­men­to se­pas que has na­ci­do en un mun­do en el que las ra­tas tie­nen

Un par de es­tú­pi­dos sin más sus­tan­cia desea­ron la muer­te de un chi­qui­llo que que­ría ser to­re­ro

Qdos pa­tas, ca­mi­nan er­gui­das y ha­blan tu mis­mo idio­ma, pe­ro que, fe­liz­men­te, en tu país hay mu­chas más per­so­nas bue­nas que ma­las, y que to­das es­tas, las pri­me­ras, brin­dan por tu vi­da con la co­pa al­ta y la pa­la­bra lim­pia. Ya te veo en los car­te­les. O no. Pe­ro eso lo de­ci­di­rás tú. No el vó­mi­to de la chus­ma mi­se­ra­ble. Di­cho sea con to­do ca­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.