A la vis­ta de to­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Car­men Po­sa­das

una muer­te es una tra­ge­dia, un mi­llón de muer­tes so­lo es es­ta­dís­ti­ca. La fra­se, atri­bui­da al artífice de las gran­des pur­gas so­vié­ti­cas, Ió­sif Sta­lin (de vein­te a cua­ren­ta mi­llo­nes de víc­ti­mas so­bre sus es­pal­das, se­gún se ha­ga la cuen­ta), es más cier­ta que nun­ca hoy en un mun­do don­de las tra­ge­dias, las in­jus­ti­cias y los es­cán­da­los tie­nen fe­cha de ca­du­ci­dad, co­mo los yo­gu­res. Es­ta se­ma­na quie­ro ha­blar­les de una tra­ge­dia, una in­jus­ti­cia y un es­cán­da­lo que, co­mo en la pa­rá­bo­la del ri­co epu­lón y el po­bre Lá­za­ro, no so­lo es­pe­ra en vano las mi­ga­jas de nues­tra com­pa­sión, sino que la ve­mos (ca­si) a dia­rio sin que nos de­mos por alu­di­dos ni mu­cho me­nos pen­se­mos en acu­dir en su ayu­da. Me re­fie­ro a la tra­ta de per­so­nas, y en es­pe­cial de mu­je­res con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual y la­bo­ral, un ne­go­cio, por cier­to, que so­lo en Es­pa­ña ge­ne­ra cin­co mi­llo­nes de eu­ros al día. Si­guien­do el tan cí­ni­co co­mo cer­te­ro co­men­ta­rio del ca­ma­ra­da Sta­lin, no voy a ha­blar­les de ci­fras. No ha­ré hin­ca­pié por tan­to en que cua­tro mi­llo­nes y me­dio de mu­je­res son víc­ti­mas de ella ca­da año ni tam­po­co en que tan lu­cra­ti­va 'in­dus­tria' mue­ve en el mun­do trein­ta y dos mil mi­llo­nes de dó­la­res al año y es el se­gun­do ne­go­cio ile­gal más im­por­tan­te des­pués del trá­fi­co de ar­mas y por de­lan­te del de dro­gas. Tam­po­co les ha­bla­ré de que si la tra­ta de per­so­nas ha su­pe­ra­do al trá­fi­co de dro­gas es por­que, a di­fe­ren­cia de es­te, el tras­la­do del 'pro­duc­to' des­de el lu­gar de ori­gen al de dis­fru­te tie­ne cos­te ce­ro, pues­to que co­rre a car­go de las pro­pias víc­ti­mas. En efec­to, en­ga­ña­das con fal­sas pro­me­sas y qui­me­ras, son ellas mis­mas quie­nes pa­gan su via­je y to­dos los gas­tos. Pe­ro bas­ta de ci­fras, aun­que son har­to elo­cuen­tes. Tam­po­co quie­ro re­cu­rrir a grá­fi­cos ni es­ta­dís­ti­cas, sino ha­blar­les de mi ami­ga Ya­ni­ra. Ya­ni­ra es pa­ra­gua­ya, tie­ne aho­ra vein­ti­dós años, y con ape­nas die­ci­sie­te res­pon­dió a un anun­cio de un periódico de su ciu­dad na­tal de Con­cep­ción. La ofer­ta que le hi­zo La Se­ño­ra no po­día ser más atra­yen­te. Via­jar a Es­pa­ña con to­dos los per­mi­sos pa­ra tra­ba­jar en una pe­lu­que­ría de mo­da. La Se­ño­ra –ami­ga de una ami­ga de su tía– ex­pli­có a Ya­ni­ra y a su ma­dre que la ofer­ta la­bo­ral te­nía su ló­gi­co pre­cio. «Una ba­ga­te­la real­men­te. So­lo se le co­bra­rá el bi­lle­te de avión, otra can­ti­dad si­mi­lar pa­ra cu­brir los gas­tos de in­mi­gra­ción en la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea y por su­pues­to la pues­ta a pun­to». «¿Pues­ta a pun­to?» –pre­gun­ta­ron ma­dre e hi­ja–. «Sí, que­ri­das mías –con­ti­nuó pe­ro­ran­do La Se­ño­ra–. In­ver­ti­re­mos unos bue­nos dó­la­res en pe­lu­que­ría, ma­qui­lla­je y en el ves­tua­rio ade­cua­do pa­ra ha­cer pa­sar a Ya­ni­ra por una tu­ris­ta de posibles. El pre­cio to­tal es de unos cua­tro o cin­co mil dó­la­res, na­da que ella no pue­da pa­gar en có­mo­dos pla­zos con su tra­ba­jo en Es­pa­ña». El res­to de la his­to­ria se la pue­den fi­gu­rar us­te­des. Ya­ni­ra aca­bó en uno de los mu­chos pu­ti­clu­bes que, a la vis­ta de to­dos, y a pe­sar de que sa­be­mos de so­bra lo que pa­sa ahí den­tro, en­cien­den dia­ria­men­te sus neo­nes de co­lo­res en mul­ti­tud de ca­rre­te­ras es­pa­ño­las. Al lle­gar a Es­pa­ña se le in­for­mó que la deu­da que ha­bía con­traí­do te­nía unos in­tere­ses del 480 por cien­to (sic), por lo que de­bía acep­tar las 'con­di­cio­nes de tra­ba­jo' de la or­ga­ni­za­ción pa­ra pa­gar­la. Se le re­cal­có que era una in­mi­gran­te ile­gal y por tan­to bus­ca­da por la Po­li­cía, y que cual­quier in­ten­to de fu­ga o re­bel­día po­dría re­dun­dar en re­pre­sa­lias con­tra su fa­mi­lia en Pa­ra­guay. Ya­ni­ra, que me ha con­ta­do su his­to­ria, es en reali­dad una afor­tu­na­da. Al me­nos ella no tie­ne que pa­gar ni la mi­tad de los 'gas­tos ex­tra' que se les exi­gen a sus co­le­gas que tra­ba­jan en la ca­lle. A las chi­cas que ejer­cen la pros­ti­tu­ción en los po­lí­go­nos se les co­bra por to­do, la co­mi­da, las me­di­ci­nas, los pre­ser­va­ti­vos, la ro­pa

Pe­se a que sa­be­mos de so­bra lo que pa­sa ahí den­tro, mu­chos pu­ti­clu­bes en­cien­den ca­da día sus neo­nes de co­lo­res en mu­chas ca­rre­te­ras

y has­ta la ma­de­ra de las ho­gue­ras que han de en­cen­der pa­ra ca­len­tar­se mien­tras exhiben sus des­nu­dos cuer­pos. ¿Quie­ren co­no­cer las ta­ri­fas de la pros­ti­tu­ción low cost? Vein­te ser­vi­cios a vein­te eu­ros ca­da uno es la me­dia de pro­duc­ción por no­che. Y una vez más es­tán ahí, a la vis­ta de to­dos sin que na­die ha­ga na­da. ¿Por qué? ¿Por qué esa con­ni­ven­cia de las au­to­ri­da­des, de los clien­tes y de la so­cie­dad en ge­ne­ral con los ex­plo­ta­do­res, con los de­lin­cuen­tes? Ya­ni­ra tie­ne una ex­pli­ca­ción fi­lo­só­fi­ca al res­pec­to. «El ofi­cio más vie­jo del mun­do no es la pros­ti­tu­ción –di­ce ella–, el real­men­te an­ces­tral es mi­rar pa­ra otro la­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.