El pe­li­gro nuclear que se es­tá des­con­ge­lan­do

En ple­na Gue­rra Fría, la ba­se nor­te­ame­ri­ca­na de Camp Cen­tury –en Groen­lan­dia– fue to­do un desafío cien­tí­fi­co y mi­li­tar. Se clau­su­ró en 1967, pe­ro ba­jo la nie­ve que­da­ron to­ne­la­das de re­si­duos nu­clea­res que na­die es­pe­ra­ba vol­ver a ver. No con­ta­ban con un nu

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­NIEL MÉN­DEZ / FO­TO­GRA­FÍA: RO­BERT MOORE

en un lu­gar re­mo­to, a 800 mi­llas del Po­lo Norte, se en­cuen­tra un sím­bo­lo de la lu­cha cons­tan­te del hom­bre por con­quis­tar su en­torno, por in­cre­men­tar su ha­bi­li­dad pa­ra vi­vir, y lu­char si es ne­ce­sa­rio, ba­jo con­di­cio­nes po­la­res. Es­ta es la his­to­ria de Camp Cen­tury. La ciu­dad ba­jo el hie­lo». Con es­tas pa­la­bras arran­ca­ba un do­cu­men­tal pro­du­ci­do por el pro­pio Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano en los años se­sen­ta. Es­ta­mos en ple­na Gue­rra Fría y la má­qui­na pro­pa­gan­dís­ti­ca trans­mi­tía las bon­da­des del li­de­raz­go cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co. Des­de aquí, el hom­bre con­quis­ta­ría el Po­lo Norte crean­do unas ins­ta­la­cio­nes su­mer­gi­das a ocho me­tros de pro­fun­di­dad, ca­pa­ces de alo­jar a más de 200 cien­tí­fi­cos y mi­li­ta­res. Aquí se ins­ta­la­ría el pri­mer reac­tor nuclear por­tá­til del mun­do. No so­lo eso. El ex­pe­ri­men­to, con una co­mu­ni­dad ais­la­da en con­di­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te ad­ver­sas, tam­bién iba a ser­vir de en­sa­yo pa­ra una hi­po­té­ti­ca ba­se es­ta­ble en la Lu­na…

Pe­ro nin­gún re­por­ta­je de la épo­ca so­bre es­te pro­yec­to lo con­ta­ba to­do. En sus nu­me­ro­sas apa­ri­cio­nes en los me­dios que­da­ba ‘ol­vi­da­do’ un im­pre­sio­nan­te pro­yec­to bé­li­co. Pro­ject Ice­worm, se lla­ma­ba: pro­yec­to Gu­sano de Hie­lo.

EL TREN DEL TE­RROR Se tra­ta­ba de cons­truir una ba­se mi­li­tar ba­jo el hie­lo. Un com­ple­jo en­tra­ma­do fe­rro­via­rio de 130.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, ar­ma­do con 600 mi­si­les ba­lís­ti­cos ocul­tos ba­jo el man­to po­lar y ca­pa­ces de al­can­zar Moscú des­de más de 2000 pun­tos de lan­za­mien­to dis­tin­tos. Fi­nal­men­te el pro­yec­to Ice­worm fue des­car­ta­do por una se­rie de in­con­ve­nien­tes téc­ni­cos y po­lí­ti­cos (si­gue sin que­dar cla­ro si Di­na­mar­ca, que en­ton­ces go­ber­na­ba Groen­lan­dia, fue in­for­ma­da). Pe­ro atrás que­dó un ‘ca­ra­me­lo’ en­ve­ne­na­do que el cam­bio cli­má­ti­co ame­na­za con sa­car a la luz. Cons­cien­tes de la ines­ta­bi­li­dad de la enor­me ma­sa de hie­lo que cu­bre Groen­lan­dia, los ingenieros nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían cal­cu­la­do una es­pe­ran­za de vi­da pa­ra Camp Cen­tury de so­lo 10 años: de­bía fun­cio­nar en­tre 1960 y 1970. Pe­ro la na­tu­ra­le­za se mos­tró me­nos dó­cil de lo es­pe­ra­do. En 1962, so­lo dos años des­pués de la inau­gu­ra­ción de las ins­ta­la­cio­nes, el te­cho que cu­bría el reac­tor nuclear se des­pla­zó de­bi­do al pe­so de la nie­ve com­pac­ta­da. Dos años más tar­de, el te­cho y los mu­ros es­tu­vie­ron a pun­to de co­lap­sar. Un ac­ci­den­te nuclear no es co­sa de ni­ños y fi­nal­men­te se op­tó por des­man­te­lar la ba­se an­tes de tiem­po. En 1967 se pro­du­jo el des­alo­jo de­fi­ni­ti­vo. Pe­ro lo úni­co que se lle­va­ron con­si­go fue­ron sus per­te­nen­cias y el reac­tor nuclear. To­do lo de­más que­dó aban­do­na­do con la es­pe­ran­za de que que­da­se pa­ra siem­pre en­te­rra­do ba­jo el hie­lo. Una pers­pec­ti­va rea­lis­ta, sal­vo por la apa­ri­ción de un ‘pe­que­ño’ in­con­ve­nien­te: el ca­len­ta­mien­to glo­bal. El con­cep­to ni si­quie­ra exis­tía en­ton­ces, pe­ro unas dé­ca­das más tar­de es ya una reali­dad que ame­na­za con sa­car a la luz to­ne­la­das de desechos aban­do­na­dos en el fa­lli­do Camp Cen­tury.

TONELAD AS DE DESECHOS «Hay unas 9200 to­ne­la­das de ba­su­ra ma­te­rial, co­mo edi­fi­cios o in­fra­es­truc­tu­ra fe­rro­via­ria. Los desechos quí­mi­cos se com­po­nen de 200.000 li­tros de com­bus­ti­ble dié­sel y una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de bi­fe­ni­los po­li­clo­ra­dos», un com­pues­to quí­mi­co al­ta­men­te tó­xi­co prohi­bi­do des­de 1977. Lo ex­pli­ca Wi­lliam Col­gan, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de York (Ca­na­dá) y au­tor de un ar­tícu­lo en el que lla­ma la aten­ción so­bre el ries­go de que to­do aquel ma­te­rial que los ingenieros da­ban por en­te­rra­do pa­ra siem­pre pron­to po­dría que­dar al des­cu­bier­to. La lis­ta de desechos con­ti­núa: 24.000.000 de li­tros de aguas re­si­dua­les y re­si­duos nu­clea­res pro­ve­nien­tes de la cen­tral des­man­te­la­da. To­do es­te ma­te­rial po­dría que­dar al des­cu­bier­to. «No es cues­tión de si ocu­rri­rá o no. Eso es­tá fue­ra de du­da. La cla­ve es cuán­do». Y po­dría ocu­rrir, se­gún sus cálcu­los, en 2090. Ur­ge, pues, reac­cio­nar an­te un pro­ble­ma cu­yas con­se­cuen­cias no se­rán so­lo me­dioam­bien­ta­les. Tam­bién po­lí­ti­cas y di­plo­má­ti­cas. De mo­men­to los re­si­duos se en­cuen­tran, por lo me­nos, a 35 me­tros de pro­fun­di­dad. Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra in­ter­ve­nir. Y de­ma­sia­do ca­ro. Pe­ro avi­sa­dos es­ta­mos: si no ha­ce­mos na­da, en unas dé­ca­das to­dos es­tos re­si­duos aca­ba­rán en el océano.

El ul­tra­se­cre­to pro­yec­to 'Gu­sano de Hie­lo' in­cluía 600 mi­si­les ocul­tos ba­jo el hie­lo ca­pa­ces de al­can­zar Moscú des­de 2000 pun­tos

UN LU­GAR ES­TRA­TÉ­GI­CO La fo­to fue to­ma­da por el pro­pio Ejér­ci­to ame­ri­cano y mues­tra la cons­truc­ción de la ba­se mi­li­tar en el año 1959. Du­ran­te la Gue­rra Fría, el Ár­ti­co fue un lu­gar co­di­cia­do: era la ru­ta más cor­ta en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la URSS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.