A fon­do.

Frau­ke Petry, presidenta y co­fun­da­do­ra del AFD, es la gran fi­gu­ra as­cen­den­te de la po­lí­ti­ca ger­ma­na y la ma­yor ame­na­za pa­ra la he­ge­mo­nía de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍA: HER­MANN BREDEHORST

An­ge­la Mer­kel lle­va on­ce años en el po­der y nun­ca ha­bía te­ni­do ri­val. Has­ta aho­ra. La ul­tra­de­re­chis­ta Frau­ke Petry, presidenta de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, era una des­co­no­ci­da ha­ce un año. Hoy, im­pul­sa­da por la cri­sis mi­gra­to­ria y el mie­do al yiha­dis­mo, es ya la gran as­pi­ran­te a des­alo­jar a Mer­kel de la Can­ci­lle­ría.

rau­ke petry sol­tó es­ta fra­se a prin­ci­pios de es­te año. Fue su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción an­te el mun­do. Cual­quier otro di­ri­gen­te, y más en un país co­mo Ale­ma­nia, que tie­ne a sus fan­tas­mas en­ce­rra­dos ba­jo cua­tro can­da­dos, se hu­bie­ra con­ver­ti­do en un ca­dá­ver po­lí­ti­co. O en una fi­gu­ra ex­tra­va­gan­te. To­do lo con­tra­rio de lo que ha ocu­rri­do con Petry, lí­der de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AFD), un par­ti­do ul­tra, irre­le­van­te por aquel en­ton­ces. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, y en un ca­len­da­rio sal­pi­ca­do de elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les, es­ta mu­jer me­nu­da de ros­tro aniña­do y sin ma­qui­lla­je, pe­lo cor­to y voz dul­ce ha ido ga­nan­do sim­pa­tías. Des­po­tri­ca del eu­ro y anun­cia que va a re­cu­pe­rar su año­ra­do mar­co ale­mán, aun­que lo ha­ga con una son­ri­sa an­ge­li­cal en los labios. Tie­ne en­can­to y ca­ris­ma. La pren­sa ger­ma­na la com­pa­ra con Au­drey Hep­burn en Desa­yuno con dia­man­tes, pe­ro tam­bién con Le­ni Rie­fens­tahl, la ci­neas­ta de Hitler, y, a di­fe­ren­cia de otros lí­de­res ex­tre­mis­tas, su as­pec­to es inofen­si­vo y las sim­pa­tías han cris­ta­li­za­do en vo­tos. Tan­tos que es ya la gran ri­val de An­ge­la Mer­kel pa­ra los co­mi­cios del año que vie­ne. Par­tien­do de ce­ro, en ape­nas tres años de exis­ten­cia, la AFD ya tie­ne una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en 9 de los 16 es­ta­dos fe­de­ra­dos y aca­ba de irrum­pir en Ber­lín, un gra­ne­ro de la iz­quier­da, con un 14 por cien­to de las pa­pe­le­tas. Las en­cues­tas na­cio­na­les –no so­lo en el te­rri­to­rio de la an­ti­gua Ale­ma­nia Orien­tal, don­de los ex­pe­ri­men­tos 'nos­tál­gi­cos' tie­nen más pre­di­ca­men­to– le dan ya en torno al 15 por cien­to de in­ten­ción de vo­to. Y su­bien­do... ¿Frau­ke Petry, can­ci­ller? De mo­men­to, fir­ma­ría una pre­sen­cia de dos dí­gi­tos en el Bun­des­tag el pró­xi­mo oto­ño que le sir­va de tram­po­lín a la Can­ci­lle­ría en 2021. Pe­ro que al­guien le to­sa a An­ge­la Mer­kel, que ha si­do una fi­gu­ra he­ge­mó­ni­ca en sus 11 años al fren­te del país, ya es no­ve­dad. Es la pri­me­ra vez que se ve desafia­da y el des­con­cier­to ha cun­di­do en las fi­las de su par­ti­do. En las ter­tu­lias, las si­glas de la CDU, Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na, han pa­sa­do a sig­ni­fi­car Unión Des­mo­ra­li­za­da Cris­tia­na.

UN DESAFÍ O IN­MI­NEN­TE. Petry le­van­ta tan­tas ad­he­sio­nes co­mo te­mo­res. Karl La­ger­feld la ca­ri­ca­tu­ri­za y la com­pa­ra con Do­nald Trump. Su as­cen­so ha si­do igual de me­teó­ri­co y, aun­que Petry ha­bla­ba en su día del mag­na­te «co­mo un so­plo de ai­re fres­co», hoy ca­li­fi­ca sus re­ce­tas de «de­ma­sia­do sim­plis­tas». Sin em­bar­go, Petry no es una ra­ra avis. Su po­pu­la­ri­dad si­gue la es­te­la de mo­vi­mien­tos ul­tras en paí­ses co­mo Ho­lan­da, Aus­tria, Hun­gría o Fran­cia y se la com­pa­ra con Ma­ri­ne Le Pen por do­tar de 'res­pe­ta­bi­li­dad' a un par­ti­do de pros­cri­tos. Por edad, 41 años, po­dría ser hi­ja de Mer­kel, de 62, a la que sus com­pa­trio­tas lla­man Mut­ti ('ma­má') y, al igual que ella, Petry (Dres­de, 1975) cre­ció en la an­ti­gua RDA. «Me edu­ca­ron pa­ra no ex­pre­sar mis opi­nio­nes en pú­bli­co. Ni si­quie­ra po­días

LAS EN­CUES­TAS LE DAN YA EL 15 POR CIEN­TO DEL VO­TO Y SU PAR­TI­DO ES­TÁ PRE­SEN­TE EN 10 DE LOS 16 PAR­LA­MEN­TOS RE­GIO­NA­LES, BER­LÍN IN­CLUI­DO

pro­nun­ciar la pa­la­bra 'Ale­ma­nia'. Si lo ha­cías, te cas­ti­ga­ba el pro­fe­sor. Te­nías que de­cir RDA o RFA. In­clu­so te pre­gun­ta­ban có­mo era el re­loj del te­le­dia­rio pa­ra en­te­rar­se de si tus pa­dres veían clan­des­ti­na­men­te las noticias del Oes­te, por­que los re­lo­jes de los no­ti­cia­rios eran di­fe­ren­tes», re­cuer­da. Su pa­dre, in­ge­nie­ro, pla­neó du­ran­te una dé­ca­da la fu­ga de su fa­mi­lia. Al fi­nal, con­si­guió una visa de tu­ris­ta y se mar­chó so­lo. Su mu­jer y sus dos hi­jas lo si­guie­ron po­cos me­ses an­tes de la caí­da del Mu­ro. Petry te­nía 14 años. «Nun­ca es­pe­ré el pa­raí­so en la RFA que al­gu­nos com­pa­trio­tas so­ña­ban. Pe­ro sí hu­bo cier­ta de­cep­ción. Re­cuer­do que el ni­vel en ma­te­má­ti­cas y cien­cias era mu­cho más ba­jo en el ins­ti­tu­to. Ade­más, mis com­pa­ñe­ros me mi­ra­ban co­mo a una chi­ca de pue­blo. Me es­for­cé en ha­blar sin acen­to pa­ra que no se rie­ran». Esa ex­pe­rien­cia la for­ta­le­ció con­tra las crí­ti­cas. Petry se li­cen­ció en Quí­mi­cas, co­mo su ma­dre –Mer­kel, en Fí­si­ca–, y tra­ba­jó en Ba­yer. En 2007 fun­dó una em­pre­sa y re­ci­bió un pre­mio por el ses­go me­dioam­bien­tal del pro­yec­to, aun­que que­bró un par de años des­pués. Se afi­lió en 2013 a la re­cién fun­da­da AFD y es­ca­ló has­ta la cús­pi­de sor­pren­dien­do a los di­ri­gen­tes que la con­si­de­ra­ban un adorno. Cuan­do se die­ron cuen­ta, ya era de­ma­sia­do po­de­ro­sa. Al­go si­mi­lar le pa­só a Mer­kel, tam­bién in­fra­va­lo­ra­da por los va­ro­nes de la CDU.

La re­li­gión tie­ne en am­bas una im­pron­ta decisiva. Mer­kel es hi­ja de un pas­tor pro­tes­tan­te y Petry se ca­só con otro, Sven Petry –afi­lia­do tras su di­vor­cio a la CDU–, con quien tu­vo cua­tro hi­jos an­tes de di­vor­ciar­se ha­ce un año. A me­di­da que as­cien­de su po­pu­la­ri­dad, Petry ha­bla ca­da vez me­nos de los re­fu­gia­dos. Con la ru­ta de los Bal­ca­nes se­lla­da y au­to­ri­za­das las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas a Tur­quía, Mer­kel es­tá ape­chu­gan­do ca­si en so­li­ta­rio con el des­con­ten­to ge­ne­ra­do por el mi­llón de per­so­nas que Ale­ma­nia re­ci­bió el año pa­sa­do, mien­tras sus so­cios eu­ro­peos los fil­tra­ban con cuen­ta­go­tas. Se­gún las en­cues­tas, más de la mi­tad de los ale­ma­nes sien­te que «de­ben te­ner cui­da­do con lo que di­cen» so­bre el te­ma y el 46 por cien­to cree po­si­ti­vo que la AFD le dé un to­que de aten­ción a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. «La po­lí­ti­ca de 'puer­tas abier­tas' fue un re­ga­lo pa­ra no­so­tros», di­jo cí­ni­ca­men­te un di­ri­gen­te de la AFD. Petry di­ri­ge aho­ra la ar­ti­lle­ría con­tra la «is­la­mi­za­ción» de Ale­ma­nia, en sin­to­nía con el xe­nó­fo­bo Pe­gi­da. Cri­ti­có por «an­ti­pa­trio­ta» al fut­bo­lis­ta Me­sut Özil, de ori­gen tur­co, por pe­re­gri­nar a La Me­ca; se­ña­la que hay es­cue­las don­de se dan las cla­ses de natación por se­pa­ra­do a ni­ños y ni­ñas y de­nun­cia los ca­sos de aco­so se­xual por par­te de mu­sul­ma­nes y la des­truc­ción de ca­pi­llas cris­tia­nas en ca­sas de asi­lo. El cóc­tel le es­tá ha­cien­do ga­nar adep­tos en­tre la gen­te co­rrien­te, alar­ma­da por el yiha­dis­mo y pe­si­mis­ta so­bre el fu­tu­ro.

MER­KEL LA SUBESTIM Ó . Petry tam­bién car­ga con­tra la UE, aun­que lle­va más cui­da­do des­de el bre­xit. Y, so­bre to­do, ata­ca a Mer­kel. «Ten­go cua­tro hi­jos y Mer­kel, nin­guno. Los hi­jos te lle­van a mi­rar más allá de tu pro­pio ho­ri­zon­te vi­tal. Es al­go que Mer­kel no ha­ce», de­cla­ró. Mer­kel, co­mo can­ci­ller, no pue­de ba­jar a ese ni­vel pa­ra de­fen­der­se. Y mien­tras Petry re­co­rre el país, Mer­kel pro­yec­ta una ima­gen de le­ja­nía en reunio­nes en Washington o Bru­se­las. La opi­nión pú­bli­ca se ha po­la­ri­za­do. A Petry le que­ma­ron el co­che, un Seat, en Leip­zig. Y a 'la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do', de la que los ale­ma­nes se sen­tían or­gu­llo­sos, la abu­chean. Mer­kel sub­es­ti­mó a Petry y tar­dó tan­to en reac­cio­nar que se ha re­sig­na­do a lle­var una man­cha en su ex­pe­dien­te: ha­ber con­tri­bui­do al sur­gi­mien­to de una fuer­za a la de­re­cha de la CDU y qui­zá a su con­so­li­da­ción a lar­go pla­zo. Mer­kel no en­tien­de có­mo al­guien que ha cre­ci­do, co­mo ella, en la RDA pre­ten­de vol­ver al ais­la­mien­to. Petry, por su par­te, di­ce que Mer­kel se pa­re­ce a los lí­de­res se­ni­les de la RDA y ape­la al or­gu­llo na­cio­nal sin im­por­tar­le sol­tar los vie­jos fan­tas­mas: «Los ale­ma­nes siem­pre es­ta­mos pi­dien­do dis­cul­pas. La cul­pa ha ocu­pa­do de­ma­sia­das ve­ces la pri­me­ra lí­nea del de­ba­te y nos ha im­pe­di­do re­cu­pe­rar los as­pec­tos po­si­ti­vos de nues­tro pa­sa­do».

«TEN­GO CUA­TRO HI­JOS Y MER­KEL, NIN­GUNO. LOS HI­JOS TE HA­CEN MI­RAR MÁS ALLÁ DE TU PRO­PIO HO­RI­ZON­TE VI­TAL. AL­GO QUE MER­KEL NO HA­CE»

CUL­TI­VAN­DO UNA IMA­GEN FA­MI­LIAR De pa­dre quí­mi­co y ma­dre in­ge­nie­ra, Petry se crio en Sa­jo­nia, en la an­ti­gua Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Ma­dre de cua­tro hi­jos, Petry cul­ti­va una ima­gen hu­mil­de y fa­mi­liar.

UN AMOR ULTRARRADICAL Con­su­ma­do su di­vor­cio de Sven, la presidenta de la AFD anun­ció que ha­bía desa­rro­lla­do «al­go más que sen­ti­mien­tos de amis­tad» ha­cia Mar­cus Pret­zell, miem­bro del par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta.

EL EX­MA­RI­DO DEL PAR­TI­DO RI­VAL Petry uti­li­za el ape­lli­do de su ex­ma­ri­do y pa­dre de sus cua­tro hi­jos, Sven Petry, un pas­tor pro­tes­tan­te del que se di­vor­ció ha­ce un año y es­tá afi­lia­do a la CDU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.